Últimas Actualizaciones del Evento

REVISTA “MI BIBLIOTECA”. EDITADA POR LA FUNDACIÓN ALONSO QUIJANO. PREMIO NACIONAL AL FOMENTO DE LA LECTURA 2015

Posted on Actualizado enn

portada-MB-53-704x1030.jpg

 

TÍTULO: REVISTA MI BIBLIOTECA

EDITORIAL: FUNDACIÓN ALONSO QUIJANO FACEBOOK TWITTER WEB

PÁGINAS: 113.

¿DÓNDE COMPRARLA?:  AQUÍ

 

 – SINOPSIS –
MI BIBLIOTECA es una revista en formato papel, de periodicidad trimestral, que propone un acercamiento divulgativo y riguroso a las múltiples vertientes del sector bibliotecario. Además de ofrecer experiencias y materiales de formación, pretende dar voz a cualquier persona implicada en la realidad bibliotecaria y en el fomento de la lectura.
  – EDITORIAL 
La Fundación Alonso Quijano -creada por el profesor y escritor Raúl Cremades García, con el apoyo de los demás componentes del patronato fundacional- fue constituida el 27 de noviembre de 2000 en la ciudad de Málaga (España), y aprobada por el Ministerio de Cultura por O.M. de 22 de Enero de 2001 (BOE de 15 de Febrero de 2001). El patronato fundacional se compuso de los siguientes miembros: Amaya Bolinaga AltunaRaúl Cremades GarcíaSalvador Fernández FerrerSusana Guerrero Salazar y Emilio Alejandro Núñez Cabezas.
ACTIVIDADES
  • Cooperación internacional. Envío de libros a diversos países del mundo. En colaboración con varias ONG.
  • Mejora con los libros. Campaña permanente de fomento de la lectura con menores hospitalizados en el Materno Infantil de Málaga. En colaboración con el Ayuntamiento de Málaga.
  • Español para inmigrantes. Enseñanza personalizada  y gratuita de español para inmigrantes adultos.
  • MiniBibliotecas Alonso Quijano. Libros disponibles para consulta y autopréstamo gratuito en lugares públicos.
  • Actividades de formación. Cursos, conferencias y seminarios relacionados con el fomento de la lectura. Convenios con varias universidades españolas.
  • Aula LEO – Lectura y Escritura. Animación a la lectura y a la escritura con apoyo de las nuevas tecnologías para alumnado de Primaria, Secundaria y Bachillerato.
  • Revista Mi Biblioteca. Publicación trimestral, en formato papel,  de ámbito nacional e internacional.
  • Anuario de Bibliotecas Españolas. Publicación que ofrece una visión global de la situación bibliotecaria en España.
  • VG Ediciones. Sello editorial con catálogo de manuales universitarios, libros sobre lectura, español para extranjeros y literatura infantil.
  • Calendario de la lectura. Publicación anual con fotografías comentadas y efemérides de cada día.
  • Concurso de fotografía Momentos de lectura. Fomento de la creatividad artística en el ámbito de la lectura.
  • Recursos sobre lectura en la web. Enlaces, bibliotecas, libros, blogs, revistas, imágenes, etc.

PREMIO NACIONAL AL FOMENTO DE LA LECTURA 2015: https://andaluciainformacion.es/andalucia/600419/la-fundacion-alonso-quijano-de-malaga-premio-nacional-de-lectura/

 GUSTARÁarrow-145786__340
A todos aquellos que van más allá de la afición a la lectura de las revistas en las que predomina la publicidad de las grandes editoriales, el anuncio de la publicación del bestseller del momento, las listas de los más vendidos, las entrevistas a youtubers metidos a escritores y todo lo relacionado con el libro desde la óptica más comercial. La revista “Mi Biblioteca“, no transita por todos estos lugares comunes.
– NO GUSTARÁ arrow-145782__340.png 
A aquellos que buscan y, más en las fechas que se acercan, revistas que vayan a juego con la hamaca del complejo vacacional. Mucha foto, poco texto y, menos aún, arqueología de bibliófilo, relatos humanos entorno al fenómeno literario y modernos proyectos relacionados con el fomento de la lectura y la cultura.
– LA FRASE vintage-1751222__340.png
“En arquitectura, el equivalente al Premio Nobel es el Premio Pritzker, y este año el ganador ha sido el estudio catalán RCR… Según RCR cada vez más bibliotecas han dejado de ser un lugar sagrado para ser un lugar de encuentro de las personas con otras personas y la cultura, y, ante el reto de diseñar un edificio como la mediateca de Gante, las emociones, dudas o sensaciones que les asaltaron fueron, las mismas que nos asaltan y acompañan en todas las obras de arquitectura que creamos… Un impactante edificio provoca un efecto llamada que quizás de otro modo no se produciría, pero puede resultar una pesadilla para los bibliotecarios que trabajan en él. Aunar belleza, vanguardia y originalidad con sencillez en el acceso y versatilidad en el uso de los espacios es extremadamente complicado pero, cuando se logra, se da un paso de gigante en la labor de fortalecimiento de la biblioteca.”
“ULTIMAS MARAVILLAS ARQUITECTÓNICAS DEL MUNDO BIBLIOTECARIO”
María Antonia Moreno Mulas
– RESEÑAletter-576242__340.png
Muy amablemente desde la Fundación Alonso Quijano, nos han hecho llegar la revista MI BIBLIOTECA (AÑO XIV – Nº52 – INVIERNO 2018), para que le echásemos un ojo y diésemos nuestra opinión sobre ella. Pues justamente tras leerla, entramos en su página web para ver si coincidíamos en lo que pensábamos sobre la concepción de la misma, sus normas de estilo y planteamiento editorial. Y así es, coincidimos y explicaremos el porqué.
A nuestro juicio, hoy en día existen dos tipologías de revistas bien diferenciadas, para dos sectores de público irreconciliables. “Los especialistas en la materia”: Un grupo heterodoxo de coleccionistas, científicos, médicos, cinéfilos, arquitectos, abogados, amantes de los coches, de pintar soldaditos de plomo o de armar el Juan Sebastián Elcano con palos de polo de limón. Muy conocedores de la materia a tratar y muy específicos en sus exigencias e inquietudes intelectuales. Al término de estas lecturas, la mayoría de las revistas leídas son catalogadas y archivadas sagradamente por el aficionado lector. Un segundo grupo es el de “Los lectores ocasionales”: Un amplio espectro de compradores de revistas por ocio vacacional en gasolineras, aeropuertos, etc… Compra puntual por “cotillear” la boda del año y los modelitos de los invitados, ver la revelación de un artículo escandaloso o la desnudez de la famosa o famoso del momento, pactado o no, en las playas de Formentera. De un lado tenemos revistas demasiado especializadas (cojan como ejemplo una revista al azar de una sala de espera de una clínica dental, de un despacho de abogados o de un organismo público. Te superan) y, de otro, tenemos el batiburrillo de aquelarre de las denominadas “revistas de peluquería” que al final te sorprendes leyendo, por no haber sido previsor al salir de casa con un buen libro debajo del brazo. Luego estaría el asunto de las publicaciones que se han ido pasando al mundo digital y han abandonado el papel para siempre por un tema puramente de supervivencia editorial… Pero esa ya es otra guerra.
Decíamos que compartimos la idea conceptual de la presente revista. (En sus normas de estilo de publicación para colaboradores podemos leer, y copiamos textualmente):
“* La revista Mi Biblioteca no es una publicación científica, por lo tanto el contenido y el nivel de los artículos debe ser asequible para cualquier tipo de lector no especializado aunque sí interesado por el mundo de las bibliotecas. * En la medida de lo posible, es preferible no usar excesiva terminología científica, y en el caso de hacerlo, conviene explicar en el mismo texto el significado de palabras o expresiones muy especializadas. * Se recomienda que, en la medida de lo posible, tanto las alusiones bibliográficas como las aclaraciones detalladas no aparezcan en forma de bibliografía final o notas a pie de página respectivamente, sino que vayan integradas en el propio texto del artículo”.
En conclusión, nos encontramos ante una revista, que a poco que el lector tenga algún tipo de inquietud por el mundo del libro en su vertiente menos conocida, pero con una voz desenfadada, actual y multidisciplinar, se puede adaptar perfectamente a su contenido y, por lo tanto, disfrutar de los distintos enfoques que tiene el mundo de la literatura, pasando mayoritariamente por el oasis de las bibliotecas, que viven nuevos tiempos de apertura, con actividades culturales y sociales, haciendo de lugar de encuentro intergeneracional.
Los que hemos vivido mil historias; desde la biblioteca del colegio, a la municipal del barrio, pasando por la de la universidad y por el Bibliobús (ese surtidor de novela infantil y juvenil inagotable), hemos observado todo tipo de comportamientos y necesidades entre los usuarios. Desde los amanuenses en las abadías de la Edad Media donde el conocimiento estaba vedado a unos pocos, a las actuales bibliotecas modernas que hasta recientes fechas, tenían una punta de afluencia en época de exámenes, quedando el resto del año prácticamente desiertas. En un mundo digitalizado ya no se necesita acudir a una biblioteca a hacer los “trabajos” de Historia, Geografía o Literatura del profesor de turno, ya que desde casa “toda” la información está disponible a golpe de fibra óptica. Muchas bibliotecas se han quedado como uno de los últimos lugares en los que los chavales pueden estudiar en silencio sin que los padres les digan que hay que bajar a por el pan o que hay que poner la mesa.
De unos años para acá hemos visto que poco a poco se ha modificado el sentido de la utilidad de las bibliotecas. De un lugar en el que los estudiantes pasaban las tardes entre libros, apuntes y ligoteos en los descansos, y los jubilados echaban la mañana leyendo el periódico (y siempre que se pudiera, entablando largas conversaciones con la bibliotecaria de turno. -Eso yo lo he visto-… Y no era amor por las letras). Ahora se conjugan actividades de todo tipo por el fomento de la lectura, la pasión por los libros y, sobre todo, por la creación de una comunidad activa y cohesionada. Siempre existirá un foro de encuentro físico por mucho que los avances tecnológicos nos quieran ahogar (Véase el mundo distópico de “Ready Player One” de Steven Spielberg o de “Los sustitutos” de Jonathan Mostow). En este nuevo punto de encuentro tenemos: Cuentacuentos, presentaciones de libros, charlas y coloquios de todo tipo, lecturas conjuntas, clubs de lectura, manualidades, talleres de encuadernación, cursos para desempleados, juegos para los más pequeños, etc… Así se crea un vínculo con la biblioteca mucho más férreo que el que tiene el estudiante que es infiel con su  lugar de estudio una vez que le construyen una biblioteca más cercana a su domicilio.
En el número 52, que es el que nos ha facilitado la editorial, podemos aprender de temas tan interesantes como: “Las últimas maravillas arquitectónicas del mundo bibliotecario”, “Entrevista a Carmen Juan Lovera archivera y bibliotecaria de 94 años todavía en activo”, “¿Qué hacer con los libros expurgados?”, “Artículos sobre bibliotecas públicas, escolares y universitarias”, “Clubs de lectura en youtube”, “Bibliobuses”, “Bibliotecarios insignes”, “Recomendaciones literarias”, “Cuentos”, “Instagram de biblioteca” y una largo etcétera. Todo ello siempre desde la óptica más rigorista y formativa, pero sin olvidar la accesibilidad y la modernidad de los contenidos.
No tengan miedo, entren en una biblioteca. Bueno si han leído el relato corto “El policía de la biblioteca” de Stephen King a lo mejor algo de miedo sí puede que tengan… pero entren igualmente, los miedos siempre se superan leyendo. Alonso Quijano superaba sus miedos yendo de frente y a contramarea. Enloquezcamos con él, no tenemos nada que perder y mucho que ganar.
Vale.

 

Logo-Mi-Biblioteca-oscuro-JPEG.jpg

OPERACIÓN PICASSO – PEDRO SAUGAR SEGARRA – (AUTOPUBLICACIÓN 2017)

Posted on Actualizado enn

51XDjwXsIhL._SX331_BO1,204,203,200_.jpg

 

 

TÍTULO: OPERACIÓN PICASSO

AUTOR: PEDRO SAUGAR SEGARRA. FACEBOOK TWITTER 

EDITORIAL: AUTOPUBLICACIÓN.

PÁGINAS: 394.

¿DÓNDE COMPRARLO?:  AQUÍ

 

 – SINOPSIS –
Un joven Picasso que se plantea demoler los cimientos del arte con “Les Demoiselles D’Avignon”.
Un joven aspirante a bohemio que languidece en provincias abjurando de su destino.
Pasiones ocultas que se entrelazan y estallan desbocadas.
Un crimen que conecta el París de las vanguardias con la Cuenca de principios del siglo XX.
Una sociedad secreta que quiere demoler el orden establecido.
Un descubrimiento que remueve los cimientos del cubismo.
  – AUTOR 
Pedro Saugar Segarra (Cuenca, 1964). Licenciado en Derecho por la Universidad Autónoma de Madrid, trabaja en la Administración desde 1.990 (Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha).  Actualmente su puesto es de jefe de servicio de transportes en la Dirección Provincial de la Consejería de Fomento en Cuenca. El paso de lector voraz a escritor novato no se atrevió a darlo hasta que la crianza de sus hijas le fue dejando algún hueco de tiempo del que antes carecía, siendo OPERACIÓN PICASSO su primera y, hasta la fecha, única obra literaria. Sus aficiones principales, aparte de la literatura y la familia, son la frecuentación de los amigos, el deporte, el cine y los viajes.
 GUSTARÁarrow-145786__340
A un surtido y heterodoxo grupo de amantes del arte, de la intriga, de la Historia y de Picasso en particular. La presente novela es un vehículo multidisciplinar que recorre gran parte de nuestra Historia desde la óptica de varios narradores, pero siempre con los ojos puestos en la figura del genial malagueño Pablo Ruiz Picasso. Recorreremos más de un siglo a la caza de uno de los mayores misterios artísticos contemporáneos.
 NO GUSTARÁ arrow-145782__340.png 
A los gustosos del thriller atropellado y vertiginoso. Aquí hay que leer con trazo fino, paleta de colores bien delimitada y pincel virtuoso. No valen los atajos ni los saltos de renglón. Tampoco llamará la atención a aquellos que leen de Pascuas a Ramos, ya que perderán el hilo narrativo. 
– LA FRASE vintage-1751222__340.png
“Mira que le tengo manía al dichoso cuadro, y no solo porque le chupa la sangre como una sanguijuela, puede pasarse noches enteras bocetando y dándole vueltas sin ni siquiera advertir mi presencia, sino sobre todo por las bromitas de los amigos. Y no precisamente por el nombre, qué más dará llamarlo “las egipcias”, “el burdel filosófico” o “las señoritas de Avignon”, como proponía Salmon el otro día. Lo que realmente me cabrea es que me identifiquen con una de las putas, aunque las otras sean Marie Laurencin… Sí, sé que forma parte de su constante burla, los conozco muy bien, disfrutan como bufones con estas cosas, pero me repatea, y eso que Pablo, para quitarse hierro, no para de repetir que son personajes imaginarios.”
– RESEÑAletter-576242__340.png
Lo primero que tenemos que destacar es un aviso a los futuros lectores de esta obra de Pedro Saugar, sobre la arriesgada fragmentación del arco narrativo. ¿Conocéis ese momentos en el que os están contado una anécdota y esta va tomando varias ramas y puntos de vista diferentes, pero queremos llegar al final?, pues eso mismo le puede ocurrir al lector novel con la presente novela. Aquí contamos con cinco arcos narrativos diferentes, que según van avanzando las páginas van haciendo encaje de bolillos para aclarar la laberíntica trama en un único punto. Recorremos la figura de Picasso desde 1897 hasta 2013. Desde el París de las luces hasta la Cuenca contemporánea, iremos desgranando su vida y obra, desde su juventud, hasta más allá de su muerte con el legado actual.
En este París de comienzos de siglo, nos encontramos a un Picasso en plena efervescencia juvenil, abrazado a la bohemia de la capital, inconformista, soñador e idealista. Se va conformando la figura del genio que sería más tarde. Es la época en la que aprende (y aprehende) el oficio, se fija en los grandes de la pintura, idea nuevos métodos pictóricos y despliega todo su saber en la búsqueda de nuevos caminos para su arte, más allá de lo que ha existido hasta la fecha. Picasso necesita ir un paso más allá de lo que ha visto y experimentado… El genio se abrirá camino, ante los sinsabores de la vida; familiares, personales y económicos.
Llegó entonces 1907 y Picasso rompió todos los moldes de la Historia del Arte. “Las señoritas de Avignon”, fruto de la mezcla de su período africano y del protocubismo que sería la semilla del cubismo posterior. La rotura con la tradicional del realismo pictórico le encumbrará al Olimpo de la maestría pictórica. Algunos afirman que pudo estar influenciado por El Greco, Cezanne o Ingrés, pero lo cierto es que hay obras que trascienden a su autor y esta lo es. Pero no siempre fue así. Hasta la compra del cuadro a mediados de los años veinte del siglo pasado por el MOMA de Nueva York fue criticado, incluso por sus propias amistades del círculo artístico, coleccionistas, galeristas y críticos del arte vanguardista. Si algo es común en la labor del Genio, es precisamente la incomprensión. Una vez despojado de toda influencia y crítica se puede abrir a su futuro el verdadero maestro de las artes. Es la única manera de llegar a dónde nadie ha llegado, a base de riesgo, incomprensión y ciertas notas de locura. Ante el fracaso, el dolor social, la herencia trágica y los infortunios de la vida, el gran creador rompe los moldes y las reglas establecidas para exponer al mundo su ambición. Una obra pura que mira de forma virginal y sin prejuicios. Se abre al mundo la crisálida.
Y, con todo esto, el autor nos encierra en un bucle de crimen, misterio histórico y sociedades secretas, tras un misterio que trastocará para siempre los pilares del arte contemporáneo. El halo de lo arcano y el hermetismo siempre acompañarán a las grandes creaciones de la Historia de la humanidad. Es precisamente esta falta de conocimiento y de seguridad en los datos sobre el origen de la construcción y diseño de ciertas obras y construcciones, lo que origina que la creación se torne en leyenda y así será contemplada durante los siglos. Aquello que está incompleto en sus explicaciones siempre tendrá un lugar preeminente y honorífico en el imaginario colectivo de una sociedad.
Deambulan con sentido y lugar propio todos los personajes que nos encontramos en esta novela. Todos ellos nos acercan a la figura de Picasso desde ópticas diferentes. Todos ellos arriman su granito de arena para que nos imbuyamos de los trazos de un pintor que ha dejado su impronta en los siglos venideros. Pero hay un personaje en concreto que atenazará el corazón del lector, por razones que aquí no desvelaremos, (Fernande Olivier), el primer y tempestuoso gran amor de juventud del autor. La llaneza, fortaleza y complejidad de este personaje es del todo cautivador.
Sobre el arte, la vida y la muerte, son únicamente los genios los que pueden desgranar su funcionamiento interno y su lógica filosófica. Son ellos los que nos guían. Algunos los llaman locos, pero sin esta locura la cauces de la civilización irían invariablemente por una autopista de cinco carriles sin opción a una salida del pensamiento único. Ellos nos abren los ojos. Nuestro deber es mantener su memoria intacta de fanatismos y de dañinos adalides de la reescritura de la Historia.
Picasso, de la mano de Pedro Saugar Segarra, toma cuerpo, voz y voto en nuestro pensamiento.

 

 

OPERACIÓN HADES – FRANCISCO SAINZ SILVA – EDITORIAL GOODBOOKS 2015

Posted on

OPERACIÓN HADES Portada.jpg

 

 

TÍTULO: OPERACIÓN HADES
AUTOR: FRANCISCO SAINZ SILVA. FACEBOOK TWITTER PRENSA
EDITORIAL: GOODBOOKS. WEB
PÁGINAS: 365.
¿DÓNDE COMPRARLO?:  AQUÍ

 

 – SINOPSIS:
1944. La guerra se encuentra en su punto más importante. Las tropas nazis retroceden ante el avance imparable de los aliados. Estos, tras años de sufrimiento y grandes pérdidas, están al fin cerca de la victoria. Ante ese panorama, el teniente general de las SS Hans Kammler, uno de los ingenieros más brillantes del III Reich, está a punto de finalizar el proyecto más ambicioso de toda su carrera; un arma tan eficaz, que bien utilizada podría suponer la derrota de las fuerzas aliadas, cambiando el desenlace de la guerra.
Ante la posibilidad de que los nazis hayan encontrado la forma de revertir el curso de los acontecimientos, e incluso poder vencer a los aliados, los servicios secretos norteamericanos optan por enviar un pequeño comando al corazón de Alemania para evaluar la amenaza y destruirla. 
El capitán Manuel Ferrer, antiguo soldado republicano durante la guerra civil española, y actualmente al servicio del ejército estadounidense, tendrá que infiltrarse junto a sus hombres tras las líneas enemigas, bajo las ordenes del teniente coronel James T. Andrews, un oficial frío y calculador dispuesto a hacer cualquier cosa con tal de cumplir su misión. 
Una vez allí se dan cuenta que la amenaza es tan real como mortífera. Deben destruirla y cada segundo cuenta. La vida de miles de soldados está en juego. Y el desenlace de la guerra, también.
  – AUTOR:
Francisco Sainz (Piedrabuena, Ciudad Real, 1986).
Gran amante de la lectura, no tardó en desarrollar la afición de escribir sus propias historias. Fue durante un viaje a Alemania en el que visitó el campo de concentración de Sachenhausen, así como otros memoriales de la Segunda Guerra Mundial, cuando comenzó a gestar la que se terminaría convirtiendo en su primera novela publicada, Operación Hades (Goodbooks, 2015) un trepidante relato de espionaje y aventura ambientado en la Europa en guerra de mediados de los años cuarenta.
Ha colaborado de forma habitual con la revista WW2GP magazine, escribiendo artículos de interés relacionados con la Segunda Guerra Mundial y con la revista Anima Barda, en la que ha publicado varios relatos de terror y fantasía. También es posible encontrar en su página web (www.franciscosainz.com) de forma exclusiva y totalmente gratuita, una serie de relatos cortos protagonizados por el detective y antiguo delincuente Miguel Delgado.

 

 

– GUSTARÁ:arrow-145786__340.png
A los lectores que disfrutan de los libros con el ojo puesto en su adaptación cinematográfica. Rápidos, frenéticos y que sudan acción por los cuatro costados. También gustará a los amantes de las novelas bélicas y de espías, pero siempre más desde la óptica visual que desde aquella más cercana a la novela histórica densa y profusamente descriptiva. En Operación Hades, primero se dispara y luego se pregunta.
– NO GUSTARÁ: arrow-145782__340.png 
A los estrictos lectores que se relamen con la novela clásica, sobre todo, por su extensión y complejidad de datos e hilos argumentales que se entretejen en sus páginas. Tampoco apasionará a los lectores aficionados a ritmos más calmados y complejos. El punto de vista de esta novela es el de la cámara al hombro y el olor a pólvora. Abstenerse temerosos y aquellos que se marean en un análisis de sangre.
– LA FRASE:
“Al rememorar el pasado, no pudo evitar pensar en un antiguo camarada y amigo desde los lejanos años veinte. Claus Von Stauffenberg. Stauffenberg había sido uno de los cabecillas responsables del atentado del 20 de julio contra el Führer en la guarida del lobo. Aun podía verlo. Vestido con su uniforme de coronel, y cubriendo la cuenca izquierda allí donde debería haber un ojo”.
 – RESEÑA:
Aunque los tambores de guerra ya venían sonando desde bastante antes, el 1 de septiembre de 1939 comenzó de manera oficiosa la Segunda Guerra Mundial con la famosa fotografía de los soldados de las Wehrmacht destruyendo el puesto fronterizo polaco-alemán. Mediante acciones políticas expansionistas del reciente régimen nazi, con la connivencia de las naciones vencedoras de la Primera Guerra Mundial y con su fallido Tratado de Versalles y Sociedad de Naciones, los vencedores reblandecieron sus discursos con la aplicación del Pacto de apaciguamiento con Alemania, con el que creían que podrían llegar a un acuerdo frente a las políticas de “espacio vital” nazi. Pero se equivocaron. La maquiavélica mano del ministro de propaganda Joseph Goebbels ya apuntaba muy alto desde el inicio de la guerra. Durante los meses anteriores a la invasión de 1939, los periódicos y políticos alemanes llevaron a cabo una campaña propagandística a nivel nacional e internacional, por la cual acusaban a las autoridades polacas de organizar o tolerar la limpieza étnica de los alemanes que vivían en Polonia y que constituían una minoría étnica.El 22 de agosto Adolfo Hitler dijo a sus generales: “Proporcionaré un casus belli propagandístico. Su credibilidad no importa. El vencedor no será cuestionado por si dijo la verdad”.

2_sv_valka_nemecti_vojaci_polsko.jpg

¿Les suena de algo este tipo de discursos supremacistas, xenófobos y racistas?, ¿el Tratado de Versalles nos roba? El populismo trata de eso precisamente, de encandilar al pueblo con discursos que resalten la figura del “salvapatrias de turno” que les sacará de las penurias y solucionará sus problemas. Y no nos equivoquemos, hay todavía muchos turnos en la cola del INEM de sectarios en paro, listos para abducir a los más embobados. Pero para unir el voto no es suficiente sus promesas futuras (y probablemente inalcanzables) sino que hay que elaborar el curriculum del enemigo común, del demonio que engendra a todos los males que asolan a una población depresiva, sin recursos y normalmente de clase más humilde. Y ahí es cuando aparece un líder “amantísimo” que aglutina el odio sobre el opresor exterior, llevando (casi siempre) a su pueblo a la perdición más desalmada, al caos más cruel y a la destrucción final. Fascismo y comunismo enseñaron los dientes a la Historia dejando marcadas para siempre sus páginas. Pero no es un problema del pasado, el hombre tropieza en muchas piedras. Con cambios de siglas, de atuendo, de semblantes y de operaciones publicitarias de una estética cercana y juvenil, están siempre pugnando por aparecer. En el “black friday” de las pieles de cordero siempre hay un puñado de lobos agolpados en las puertas, esperando para asaltar el trono de discursos edulcorados con los que se ganan el favor del populacho carente de herramientas reflexivas, educativas y de perspectiva histórica. Ya saben aquello de “… luego vinieron a por mí… pero ya era demasiado tarde”… pues eso.
En estas lides estamos cuando Francisco Sainz Silva nos embarca en una aventura épica de furia de comandos y espías. Nos acordamos en este punto del fantástico videojuego español “Commandos: Behind the enemy lines” de Pyro Studios 1998. En la presente novela nos encontramos como en las distintas fases del mencionado videojuego, con personajes perfectamente perfilados en sus diferentes habilidades. Hemos tenido muy presente que la “pantalla” que más nos gustaría jugar sería la de la mansión Böhm. Sería apasionante. Varios escenarios, técnicas de distracción, eliminaciones de enemigos quirúrgicamente, extracción del trofeo y colocación de explosivos tácticamente para cubrir la huida. La mansión Böhm de la presente novela,  para que se hagan una idea, es parecida al castillo de Rennes de la película “Los doce del patíbulo – Robert Aldrich 1967”, pero con un mayor espíritu libidinoso y moral distraída. Aquí los horrores de la guerra se mojan en whisky de importación con bailarinas especialistas en la danza horizontal.
Son estas las imágenes que nos han traído la lectura de este libro: “Los cañones de Navarone”, “El desafío de las águilas”, “Los héroes del Telemark”, “El puente sobre el río Kwai”, “Tobruck”, “Comando en el mar de China”, “Las ratas del desierto”… entre otras.  Muchos hombres y mujeres dieron la vida para destruir infraestructuras esenciales para el devenir de la guerra o bien para hacerse con planes bélicos o de armamento del ejército nazi. 

bel_mission20_pyro.jpg

En este libro el papel de la mujer es fundamental. Es la época dorada del espionaje que contó con muchas mujeres listas a prestar la labor más ingrata y arriesgada que puede realizar un civil, ya que con casi toda seguridad, el ser descubierto significaba la tortura y la muerte. Ahí están ejemplos como Mata-Hari, Krystyna Skarbek, Virginia Hall, Margarita Konenkova, etc. En muchas ocasiones han sido silenciadas por los historiadores dejando de manifiesto que, las “cosas bélicas”, son asuntos masculinos. Muchas de ellas dieron la vida por su país. Su memoria, como la de sus compañeros, debería ser siempre respetada y valorada. En muchas ocasiones se arrojaron a misiones suicidas que evitaron la muerte de sus compatriotas. 
Francisco Sainz nos trae lo mejor de la literatura de espías y comandos suicidas (sin llegar a ser Juego de Tronos, aquí hay bajas en todos los bandos… Siempre sale algo mal… al tiempo). En la línea de los grandes escritores del género como Ken Follett, Frederick Forsyth, Graham Greene, John LeCarré, Ian Fleming, Tom Clancy, Robert Harris, etc… el autor nos mete de lleno en un magnífico fregado en el que el destino de la guerra, de Europa y del Mundo está en juego. Contemplamos los cohetes V1, V2 y la casi consecución de armamento nuclear que Hitler pudo tocar con la yema de los dedos pero que se le escapó finalmente de las manos… ¿y si la guerra hubiera durado apenas seis meses más? ¿y si Hitler tuviera un último as en la manga? (Historia/ficción que dejaremos para la ucrónica distopía de Philip K. Dick en su obra “El hombre en el castillo” de 1962.

el-hombre-en-el-castillo.jpg

Cabe destacar dos aspectos en la narración de la presente obra: El pundonor y resistencia femenina, fundamental en la consecución de los objetivos de la misión. Nunca un grupo de resistencia ha hecho tanto por su país (incluso el nazismo era criticado veladamente por algunos detractores en su propias filas. El camino que llevaba a la perdición del país y las noticias sobre las “soluciones finales”, dejaban un poso amargo en algunos ciudadanos que veían que según corría la campaña, las promesas que les habían realizado estaban siendo una ponzoña destructiva). El segundo factor destacable es la eliminación de la delgada línea entre los buenos y los malos (que los nazis son los malos nadie lo cuestiona. Solamente algunos que hoy en día comulgan con ideas negacionistas sobre el Holocausto), pero “los buenos”, en un contexto bélico, se tornas hienas ignominiosas, que solamente buscan salvar el pellejo y desplegar sus más bajas pasiones. En situaciones límite de supervivencia no todos los “buenos” se comportaran como tales. Una guerra es una pausa en las reglas que todo grupo humano se ha otorgado. El dolor, la frustración, las torturas y mirar a la muerte con ojos encendidos, machaca la mente de quienes, por desgracia,  han tenido que comer del barro de las trincheras.
Por último, también hay que comentar que el propio autor tras el impacto que le produjo la visita al campo de concentración de Sachsenhausen, no pudo menos que introducir en su narración un pequeño fragmento acerca de la situación de estos lugares donde la muerte se abría camino diariamente a golpe de guadaña. El mundo pudo conocer hasta dónde somos capaces de llegar cuando no vemos en el semejante más que despojos. La Eugenesia moral siempre acaba con el intento de destrucción de colectivos minoritarios… Y no estamos libres de que estos sucesos vuelvan a ocurrir.

Tour_Sachsenhausen.jpg

Francisco Sainz Silva nos ofrece una “pelinovela” muy entretenida, llena de valientes, de buenos y de malos, de misiones imposibles, de momentos de sangre y destrucción (física y moral). Es la lucha de los principios éticos en tiempos duros y grises que no debemos olvidar. Días en los que se daba la vida por la patria y no se subían tus progresos a Twitter ni a Instagram. Los campos de batallas de Europa quedaron regados con las almas de anónimas personas que dejaron en este mundo su pequeña pieza en el engranaje de una necesaria victoria. Hoy pocos les recuerdan, pero de sus gestas nació nuestra libertad.
Operación Hades o cómo nunca el infierno ha estado tan cerca de ganar la partida.
P.D. El Gran Hermano de la sociedad ocultista Thule siempre vigila. ¡Avisados están!

nazi_ufo.jpg

 

BOHEMIAN RHAPSODY 2018

Posted on Actualizado enn

A raíz de la publicación del trailer de la próxima película de Bryan Singer y Dexter Fletcher, “Bohemian Rhapsody”, que contará en modo autobiográfico, la vida y obra de Freddie Mercury y de su inmortal grupo “Queen”, no podemos dejar pasar la oportunidad de hacer aquí nuestro pequeño homenaje. Del ahora y del antes. Por todo lo que significa esta canción, sin duda pieza fundamental de la Historia de la música moderna. Algo irracional se desata con las primeras notas de piano. Algo atávico que llega muy lejos y muy profundo.
En palabras del cantante: “Es una de esas canciones que tienen un aura de fantasía alrededor. Pienso que la gente debería simplemente escucharla, pensar en ella y luego formar su propia opinión acerca de lo que les dice… ‘Bohemian Rhapsody’ no salió de la nada. Hice algunas investigaciones, porque está pensada para ser un modelo de ópera, ¿por qué no?”.
El secreto de la canción, de su éxito y de su talento, se lo llevó (antes de tiempo) a la tumba.

FOREVER BOHEMIAN… FOREVER RHAPSODY

MOTTAINAI (DIARIO DE UN HOMBRE ROTO) – JAVIER OLASAGARRE IBAIBARRIAGA – EDICIONES EMILIANENSES 2017

Posted on Actualizado enn

 recommended-stamp-4-1024x793

descarga (2).jpg

TÍTULO: MOTTAINAI (DIARIO DE UN HOMBRE ROTO).
AUTOR: JAVIER OLASAGARRE IBAIBARRIAGA. FACEBOOK PRENSA
EDITORIAL: EDICIONES EMILIANENSES. WEB
PÁGINAS: 173.
¿DÓNDE COMPRARLO?:  AQUÍ

 

 – SINOPSIS:
Mottainai es un concepto de origen japonés que hace referencia a un sentimiento de inmenso vacío ante el desperdicio de un recurso de gran valor como puede ser el tiempo, las emociones, el talento, los sueños… o la propia alma. Embadurnado voluntariamente con esta amarga sensación, nos encontramos frente a un hombre consciente de su situación, pero inerte ante su efecto.
Con decenas de hábitos y cientos de exigentes reflexiones presenciamos en primera persona la peregrinación agónica de un joven observador ante un día completo de su propia vida a principios del siglo XXI. Un diario implacable. Un diario descarnado. El diario de un perdedor.

 

  – AUTOR:
Javier Olasagarre Ibaibarriaga (Pamplona, 1985), tuvo la dicha de crecer y formarse entre las localidades riojanas de Logroño y Briones. Desde su infancia se interesó por la lectura no obligada y ya en la pubertad escribió varios relatos breves que no pasaron de sus círculos más cercanos o de su propio ordenador. Con el paso del tiempo finalizó sus estudios superiores y se vio obligado a compaginar su trabajo con sus diferentes inquietudes.
Adicto a la música más estruendosa, guitarrista del grupo Volvone (Briones, 2005) con el que intercala conciertos (https://www.youtube.com/watch?v=UXzwvcfd7JQ)
y algún que otro disco (10y25, en 2015). Ex-futbolista digno en activo y deportista perpetuo, ilustrador ocasional. Con todo ello intenta mantener a flote la escritura y ha terminado en 2017 su primera novela Mottainai Diario de un hombre roto.

 

– GUSTARÁ:arrow-145786__340.png
A las reflexivas mentes de los lectores que se plantean su lugar en este hormiguero que nos ha tocado vivir y que buscan cual pollos sin cabeza su pareja de baile al acorde de una vital letanía monocorde, claudicante y reiterativa. Gustará a los lectores que surfean bajo la lluvia las alienantes olas grises en su triste cotidianidad. Verse desnudo en el espejo deslucido por el vaho del paso del tiempo y las grietas de un presente descorazonador y aciago.

 

– NO GUSTARÁ: arrow-145782__340.png 
A los lectores más recreativos y aficionados a la novela más “correteadora” y “accionil”. Aquí el lector debe estar preparado para ponerse el traje a rayas y pulular por el cadalso, quizás sin subir los escalones del “no retorno“, pero, sí al menos, a circundar el destino que se encuentra colgado y mirándole directamente a los ojos. ¿Dispondrá el lector de arrestos suficientes para saltar al vacío en un circo de los horrores que planta su carpa de falsos sueños en la misma puerta de su casa?

 

– LA FRASE:
“Una plutonomía en la que soy conocedor de miles de desgracias ajenas y que decido, por mi propia voluntad, mirar hacia otra parte y dejar que se ejecuten impunemente. En el que mi salvoconducto es lo más importante. Solo soy un productor y un consumidor muy poco instruido, ignorante y estúpido, en una cadena ilimitada de gente como yo. Sin objetivo ni sentido real al final de todo el camino. Vivo en una sociedad que, a todas luces, está enferma. Soy cómplice de ello…”

 

– RESEÑA:
“Si miras fijamente al abismo, el abismo te devuelve la mirada” ya Nietzsche sabía por dónde iban los tiros. Vivimos tiempos en los que miramos demasiado el abismo, cual Anillo Único del todopoderoso Sauron al que no podemos dejar de babear con los ojos, pues nos encandila con sus cantos de sirena. A este abismo le podemos poner la denominación de origen de: telebasura, hiperconectividad, esclavismo laboral, sociabilidad obligada, desapego de las raíces personales y familiares o evasión y huida hacia ninguna parte. Machihembrar elementos que no encajan en un puzle al que le faltan piezas, con reglas del juego que cambian a mitad de partida. Una pulsión que nace de dentro de nosotros y te estalla en el pecho cual “Alien nihilista” que campa a sus anchas por nuestros sentimientos, aflojándonos la sesera (y la billetera) en una carrera de autos locos y payasos tristes hacia una meta del eterno retorno en el día de la marmota. El abismo te mira y a nuestro derrengado cuerpo ya no le quedan fuerzas para sostenerle la mirada.
Ya en la antigüedad, desde textos hebreos del Eclesiastés llegaron las primeras ideas nihilistas que tomaron cuerpo, método y formalismo, en la Rusia de mediados del siglo XIX, con Iván Turguénev, Piotr Kropotkin o Dimitri Pisarev entre otros muchos. El concepto de “la nada” de Antón Chéjov es muy característico en su obra. Cohabitan personajes a quienes les pasa de todo, pero finalmente no les pasa nada. Un círculo no virtuoso en el que corremos como cobayas en una eterna noria, bien engrasada de ilusiones, pero carente de sentido. A mayor velocidad, mayor cansancio, y siempre con la línea de salida inmutable a los pies. El avance está vedado. El tratamiento existencialista y nihilista de filósofos y escritores como Kierkegaard, Nietzsche, Sartre o Camus nos muestra un mundo de norias y cobayas drogadas en la búsqueda del todo, pero encontrándose, en cambio, con el vacío. Siempre con la guerra por medio, nacen los ejemplos de las plumas de Albert Camus con “El extranjero” o “la peste” o de Jean-Paul Sartre con “Los caminos de la libertad“. Nos acercan a la supervivencia del ser humano en un entorno ponzoñoso y estéril. La vivencia de la guerra con sus consecuentes profundas reflexiones les conminan a llegar a la conclusión de que Dios ha muerto. Una vez vistos los horrores de las confrontaciones armadas, consagran como claro ganador al sinsentido del existencialismo más cruel . Tampoco olvidemos “La Colmena” de Camilo José Cela o “Nada” de Carmen Laforet. La literatura de posguerra siempre está habitada por el desencanto, el desamparo moral y la insondable tristeza de los personajes que miran, pero no ven. Dios muere y aparece el hombre que había estado oculto bajo muchas capas de culpabilidades, obligaciones litúrgicas y miedo reverencial. Pero con este nuevo renacer también eclosionan las más bajas pasiones mundanas que, en aras del liberalismo, se vuelven libertinas. Las culatas devolverán los tiros y, si bien antes era Dios el freno moral, ahora lo será el propio ser humano con su creciente desprecio por sus semejantes y su involución hacia su cortijo umbilical.
Aquí es donde Javier Olasagarre nos pone las gafas unidimensionales de visión nocturna y nos clava en la mente de un joven observador que se siente diferente (aunque transita la misma senda mancillada que el resto de elefantes hacia el cementerio de paquidermos ebrios de realidad reducida). En su Show de Truman particular recorremos de su mano una depresiva ciudad que nada (literalmente) en una atmósfera deslucida de lluvia y gabardinas cenicientas de personas que agachan la cabeza, bien para no mojarse, bien para interactuar con sus dispositivos móviles. Llamémosle Truman al protagonista de la novela (ya que desconocemos su nombre). Pues bien, Truman, es un productor/consumidor que ha salido un momento de la cadena de montaje en la que recibe su jornal diario para boquear en silencio sus penurias y su eterna sombría. Truman no caminavaga. Nos encamina por distintos escenarios no nominativos y en todos ellos deja su efímera huella en la arena de una playa que más que cocoteros tiene: asfalto, polución, hormigón y desencanto. 
Si este libro fuera una serie televisiva estaría a caballo entre “Perdidos” y “A dos metros bajo tierra”, puro existencialismo, todo dudas, todo preguntas. Vitalidad descabalada en sendas inciertas que confluyen en un regreso determinista. Nuestro superviviente, Truman, hace de guía cual Virgilio urbano en el infierno de Dante de esta brillante novela. Por su devenir de veinticuatro horas conoceremos con negrura acidez y crítica urticante, la vida de personajes de código de barras y mirada hueca en: oficinas que rompen filas con responsables absentistas de ausente garbo, becarios bienintencionados pero explotados por la sonrisa de la fotocopiadora que ya ha dado el primer aviso de encontrarse en la reserva de fuel, secretarias torneadas en el mármol de la resistencia a dejarse vencer, comerciales que no saben si compran o venden, desorientados parroquianos de bares “matapenas”, establecimientos comerciales viciados de aluminosis sistémicas con carteles de saldo por derribo ético, y despojos del boom inmobiliario de extrarradio con riadas de pesadumbre y charcos de saldo y esquina. Todo ello con, únicamente, dos lugares para resistir a la opresión: un pequeño apartamento donde colmar el vaso de las lágrimas y unos auriculares que aíslan al personaje de su entorno (evitando así: saludos, conversaciones y demás enlaces con el exterior. El protagonista se conecta al entorno digital para apartar el calor de un rostro analógico).
Aquí no ha sido la posguerra lo que ha ocasionado esta hecatombe ética y moral. Nos parece que Javier Olasagarre nos habla de los posos que deja la crisis. Crisis que comienza siendo económica, para anclarse en su vertiente más personal y alienante. Ejemplares son: el consumismo desaforado, el vuelco hacia posiciones metacapitalistas, bancarias e inmobiliarias, la oclusión digital que no nos deja ver a la persona que se nos acerca para abrazarnos, la manivela dorada con la que hombres enmoquetados mueven el cotarro, el sinsentido laboral que precinta la creatividad de sus acólitos y obligados rumiantes o la invisibilidad orwelliana del sujeto ante sus semejantes. Parece que es necesario que de vez en cuando nos den un bofetón de realidad. Aquí el autor se resiste a plegar velas y predica su Palabra de “neoprofeta” para aquellos (pocos) que sean capaces de levantar la vista.
Es la suerte final de la figura del “Hikikomori” japonés, del “Ángel exterminador” de Luis Buñuel o del moderno aislacionismo digital con la actualización del mito de “Robinson Crusoe” de Daniel Defoe. La rueda sigue girando y aunque duela, la única solución para salir del círculo vicioso en el que nos encontramos es saltar en marcha y, atender, las sensatas señales que nos deja el autor con forma de migas de pan-cartas de cristalinos mensajes escritos con sangre enrabietada.
¿Pastilla roja o pastilla azul?