Últimas Actualizaciones del Evento

MR. MERCEDES – STEPHEN KING – EDITORIAL PLAZA Y JANÉS 2014

Posted on Actualizado enn

Screenshot_20170816-174800

descarga

 

Trailer en versión original de la reciente adaptación en televisión de Mr. Mercedes.

 

TÍTULO: Mr. Mercedes.

AUTOR: Stephen King (1947 – ).

EDITORIAL:  Plaza y Janés (2014).

PÁGINAS: 493.

SINOPSIS: Justo antes del amanecer, en una decadente ciudad americana, cientos de parados esperan la apertura de la oficina de empleo para reclamar uno de los mil puestos de trabajo que se han anunciado. Han hecho cola durante toda la noche. Invisible hasta que lo ven encima de ellos, un Mercedes surge de la fría niebla de la madrugada. Su conductor atropella y aplasta a los que encuentra a su alcance. Después da marcha atrás y vuelve a arremeter contra ellos. El asesino huye dejando atrás ocho muertos y quince heridos. Meses después, un policía jubilado, Bill Hodges, sigue obsesionado con este caso sin resolver cuando recibe la carta de un anónimo que se declara culpable de la masacre. Brady Hartfield vive con su madre alcohólica en la casa donde nació. Disfrutó tanto de aquella sensación de muerte debajo de los neumáticos del Mercedes que quiere recuperarla.

GUSTARÁ: A los seguidores del Maestro de Maine, que siempre aporta situaciones de luz y maldad. Esta vez con un trío secundario antológico, que suman al brillante protagonista y a su correspondiente cruel antagonista.

NO GUSTARÁ: A los seguidores del King más oscuro y terrorífico. O a aquellos que después de leer mucha novela negra detectivesca clásica, vean aquí como se actualizan demasiado los cánones del género.

RESEÑA: Primera incursión en el género detectivesco de Stephen King tras 40 años de prolífica carrera como escritor de éxito. No es la primera vez que Stephen King se aleja del mundo de la fantasía o del terror. Hay claros ejemplos en: Rabia, (1977), El cuerpo, (1982), Cadena perpetua, (1982), Colorado Kid, (2005), etc, aunque no son abundantes en su bibliografía, siempre plagada de elementos fantásticos.

Mr. Mercedes nos presenta al más clásico de los clásicos detectives posibles. Un policía recién retirado que vive su jubilación entre vapores etílicos y juegos malabares con su pistola reglamentaria. De este círculo de perdición solamente podrá salir con la inestimable “ayuda” del psicópata de turno que le atrapará desde un primer momento en una espiral de violencia, mentiras y autodestrucción. Este juego solamente podrá acabar con la salida de la partida de uno de los dos, (o de ambos).

Será fruto de la casualidad pero mientras el autor nos ha mostrado en varias novelas a un plantel de chiquillería en sus obras más corales, en la fase adulta normalmente nos hemos encontrado con un protagonista individual, normalmente masculino, que hace frente a todo lo que se le venga encima. Pero en esta ocasión es diferente, contamos con un “Ka-Tet” perfectamente delineado, que acompañará al protagonista en un camino de espinos. Será la edad del escritor y que sus hijos están  empezando a cosechar éxitos de ventas, el caso es que Stephen King como alterego de sus personajes protagonistas, se siente en este caso más cómodo con la ayuda de varios secundarios, (exquisitos eso sí).

En Mr. Mercedes, no encontraremos sucesos extraordinarios, pero si ordinarios. Ordinarios de personas que enferman en el yugo de su hogar. Diezmadas por sus propios familiares que les llevan al límite, empapelan su cerebro de cartería de saldo y abrasan sus oídos con histerias, dogmatismos de galleta china de la suerte e intimidades de salones de té herrumbrosos. Esas personas se ciñen fuertemente el cinturón junto con su autocontrol, hasta que les estalla en el momento más inoportuno, y ni medicación ni terapia alguna pueden remediar el mal que llevan dentro, que pagarán con el más inocente que se le cruce en su camino de enfermedad de diagnóstico rabioso.

Si en Carrie, (1974), el detonante de la furia fue una madre de creencias fervorosas, defensora a ultranza de la rigidez formativa y religiosa, en el caso que nos ocupa el personaje desestabilizador comparte parentesco, pero solo eso, pues es una paria de la sociedad que literalmente no tiene donde caerse muerta. De aquellos polvos, estos lodos, la causa-efecto está servida para que el mal se abra camino.

A mi juicio donde peca Stephen King, es simplemente con el devenir de los tiempos modernos. Esto es, con la utilización de los nuevos equipamientos tecnológicos que nos rodean continuamente. En Cell, (2006), ya nos avisó de las terroríficas consecuencias del teléfono móvil, que nos dejaba medio agilipollados a casi todos y los que resistían a este primer embate, se llegaban a plantear incluso sino sería mejor quedarse en el durmiente bando de los aletargados babeantes. Ahora nos plantea la cuestión del uso de las redes sociales y de la intimidad de los depredadores que navegan a sus anchas por las autopistas de la información, haciendo todo el daño que pueden desde sus atalayas bien defendidas. Entendida la crítica subyacente a la intercomunicación global hay una pequeña fisura, y es que el autor es plenamente analógico, por edad y por costumbres. Disfrutamos mucho más, cuando sus personajes en apuros se encuentran en mitad de la noche en el bosque careciendo de un teléfono móvil. En cualquier caso es un King ágil y directo, alejado de sus obras más hercúleas, y que más que por el argumento, gana por la composición de los personajes.

Hay que recordar también que se trata de una trilogía: La segunda parte es (Quién pierde paga – Plaza y Janés 2016), y la todavía no publicada en España (End of Watch – 2017). La reciente serie televisiva pretende abarcar las tres novelas.

LA TIERRA PERMANECE, (EARTH ABIDES) – GEORGE R. STEWART, 1949 – Ed. MINOTAURO 1962.

Posted on Actualizado enn

Screenshot_20170813-220328

descarga

No me resisto a pegar aquí el Documental “La Tierra sin humanos”. Fantástico.

 

TÍTULO: La Tierra permanece (Título original Earth Abides) – 1949.

AUTOR: George R. Stewart (1895-1980).

EDITORIAL:  Minotauro (1962).

PÁGINAS: 379.

SINOPSIS: Un devastador y desconocido virus asola la civilización; inexplicablemente, Isherwood Williams sobrevive a la plaga. A la deriva, ha de afrontar un mundo sin humanidad, de paisajes degradados y hordas de insectos y roedores. Finalmente, dará con una superviviente, con la que fundará una nueva sociedad semejante a la de los antiguos nativos norteamericanos. Único testigo del pasado, Ish nos recuerda que «los hombres van y vienen, pero la Tierra permanece».

GUSTARÁ: A aquellos que quieran seguir el canon de la crítica y disfruten viendo el desmoronamiento de la sociedad con las reflexiones que se plantea el protagonista.  

NO GUSTARÁ: A los que piensan que la acción narrativa, y más en un contexto apocalíptico, es una pieza fundamental en toda novela de este género. Ver al protagonista dar palos de ciego organizativos, dejando al azar la mayoría de sus decisiones, tampoco ayuda.

RESEÑA: La novela alumbra en 1949, con los humos de la reciente finalización de la II Guerra Mundial aún picando en los ojos. Es el mismo año de la publicación de “1984”, la obra cumbre de George Orwell. Son momentos en los que la amenaza nuclear, y el sentimiento de fatalidad vitalista, se instalan en las sociedades que han vivido el horror de una guerra que se ha llevado por medio muchos sueños, relaciones y amigos. Son tiempos de desolación y de reconstrucción de familias rotas e ideales truncados. En este caldo de cultivo son multitud los autores que reflexionan acerca del papel del hombre sobre la Tierra que nos ha sido prestada, durante un período vital relativamente corto. Unos autores se decantarán por la pequeñez y temporalidad del ser humano y sus exiguas circunstancias, mientras otras verán un futuro fascista, amenazador y subyugador de las libertades individuales, como pieza fundamental en el devenir de los acontecimientos. (Orwell erró en “1984” únicamente en el año, pero acabará acertando, es cuestión de tiempo).

La Tierra permanece ganó el Premio International Fantasy 1951, y se puede decir que razones no le faltan en el contexto en que fue laureada. Tras un virus que arrasa a casi toda la humanidad, el protagonista comparte con el lector la problemática de crear una nueva sociedad bajo las antiguas costumbres o el propio derecho consuetudinario o Natural. La logística, el transporte, la vuelta al ámbito rural, la crianza de una nueva generación nacida en valores y circunstancias completamente nuevas, la labor punitiva de las nuevas sociedades, y una larga batería de preguntas que no encuentran respuestas fáciles en los hombros de unos “primeros hombres” que deben cargar con el peso de la creación de una nueva sociedad menos imperfecta de la que tenían. Es su oportunidad. Un gran proyecto que a veces se enfrenta a grandes dudas, poca colaboración y la desidia personal de quienes no creen que esto sea posible.

Hasta aquí las virtudes de la novela, que no son pocas. Además es seguramente el pilar fundamental de todo el género post-apocalíptico que ha venido después, (incluidos zombis e infectados 2.0). Pero STOP, seamos sinceros. A los que disfrutamos con el género de ficción, con las tramas, sus personajes, la tensión y los hilos y vaivenes argumentales, nos encontramos ante una gran decepción en la presente lectura. Posteriormente han surgido multitud de novelas, donde nos han narrado acontecimientos parecidos si bien, además de las lógicas preguntas trascendentales de la muerte y resurrección de una sociedad, nos han brindado momentos de apoteosis argumental, tensión y pasajes terroríficamente míticos. Títulos hay muchos, por mencionar algunos: “La carretera” de Cormac McCarthy, “El mundo sumergido” de J.G. Ballard, “Soy leyenda” de Richard Matheson, “Apocalipsis o La danza de la muerte” de Stephen King, “El canto del cisne” de Robert McCammon, entre otras muchísimos más.

En La Tierra permanece, no solo el argumento y trama principal deja lagunas y momentos sin explicación, sino que los personajes, (y principalmente el protagonista), realizan acciones irracionales y completamente erradas para la necesidad y urgencia de los duros momentos por los que tienen que bregar. Muchos asuntos se concluyen de manera azarosa. El hilo argumental y la motivación de los personajes en cada situación, no es el fuerte de esta novela.

Aunque la calificación haya sido de 3/10, es debido a que se queda corta en el argumento como novela de ficción. Hay que reconocerle muchas virtudes, incluido su final poético, pero a nivel de ficción narrativa, le falta coherencia y sentido de la creación novelesca. Hay que leerlo en cualquier caso, ya que es un clásico del que beben gran parte de todo lo que se ha publicado después sobre este tema. Además leyéndolo en sus capas más profundas, da bastante miedo reflexionar acerca de la mera posibilidad de que el autor antes o después acabe acertando el tiro.

RESEÑA “MAL DE ALTURA” – JON KRAKAUER – ED. DESNIVEL 2008    

Posted on Actualizado enn

Screenshot_20170808-235807

 

 

Maldealtura

 

 


TÍTULO: Mal de altura

EDITORIAL: Desnivel

PÁGINAS: 266

SINOPSIS: Mal de altura se ha convertido en una lectura obligada para todo amante de la literatura de montaña, de aventura o de viajes. Un best-seller internacional tanto por la calidad de la historia como por el acierto con el que su autor, Jon Krakauer, nos narra lo sucedido. Qué más se puede decir de una tragedia que conmocionó el mundo de la montaña incluso transcendiéndolo… quizá sólo que merece la pena empaparse de la intensidad de las palabras y el estilo gráfico del autor que consiguen atrapar al lector y nos llevan en este viaje literario hasta el corazón mismo de lo inevitable.

GUSTARÁ: A aquellos deportistas fornidos y aventureros intrépidos que se encogerán de miedo, viendo en carne ajena, los peligros de la montaña y de la naturaleza desatada.

NO GUSTARÁ: A aquellos que le da frío solamente pensar en sacar al perro a pasear.

RESEÑA: Jon Krakauer nos narra en primera persona la expedición en la que participó en el Himalaya en 1996 para escribir un reportaje acerca de la explotación comercial creciente del Everest. En aquella época varios tours turísticos se dedicaban a llevar a ahorradores montañeros a la cima de mundo, con la promesa de la seguridad y la emoción como pilar principal de la aventura. La intención primordial del autor del libro y periodista de profesión, fue la de intentar averiguar qué le lleva a personas sin aparente formación y amplia experiencia en alpinismo a intentar lograr uno de los retos más complejos al que se puede enfrentar un ser humano. Casualidades del destino, fue precisamente en esta expedición cuando una imprevista meteorología adversa, la falta de pericia de alguno de los integrantes del grupo escalador, así como diversos fallos de organización, seguridad y evacuación, tornaron aquello en una auténtica pesadilla, con varios muertos y heridos incluidos.

Jon Krakauer también es el escritor de “Hacia rutas salvajes”, (https://forolibro.com/2016/11/18/hacia-rutas-salvajes-jon-krakauer-ediciones-b-2009/), publicado en 1996 y llevada al cine por Sean Penn en 2007. Mal de altura alcanzó el primer puesto entre los bestsellers de no ficción en el New York Times.

La presente historia se llevó al cine en 2015.

WATCHMEN – ALAN MOORE – DAVE GIBBONS – DC COMICS 1986-1987

Posted on Actualizado enn

Watchmen-cover.svg.png

 


WATCHMEN

NOTA: 9,0

GUSTARÁ: A los lectores de historias complejas y diferentes, desviadas de los clásicos cómics de peleas eternas, las frases manidas y los personajes planos.

NO GUSTARÁ: A aquellos que prefieren la argumentación clásica, sin sobresaltos, ni intrincamientos argumentales.

Si en el cómic clásico de superhéroes el argumento principal es la eterna lucha entre el bien y el mal, encarnada en las espaldas del héroe y del villano, en Watchmen, la delgada línea entre ambas caras de la realidad se entremezcla de forma sibilina. Aquí nos encontramos con personajes más complejos, en una historia (e intrahistoria propia) muy rica en matices y en situaciones. Rebasamos el predominio de las batallas épicas entre el caballero blanco y el señor maligno para adentrarnos en las razones de unos superhéroes castigados por el tiempo, por los medios de comunicación y por sus propias decisiones familiares y vitales.

A mediados de los años 80, llegando a su fin el período denominado como de “Guerra fría” entre los entonces dos grandes bloques hegemónicos mundiales formados por EE.UU y por la entonces U.R.S.S, el escepticismo moral de la población y de los principios básicos de coexistencia pacífica llega a sus cotas más altas de desconcierto. En Watchmen plasman a la perfección este período, habitándolo de personajes de toda índole, que desgranan sus razonamientos acerca de cómo llevar la batuta del “dios-director” de orquesta, para salvar a la humanidad de sus peores pesadillas. El dilema radica en entender cuál es la mejor solución para un mundo que brega en decadencia y se arrastra moribundo. ¿Cómo afrontar un nuevo orden?, ¿Qué valores morales estamos dispuestos a defender o a modificar en aras del progreso y la paz?

El argumento novelesco principal es sin duda muy interesante. Pero si algo hace de esta obra un intemporal baluarte icónico son sus personajes, y sobre todo, la interacción entre ellos, entre las varias generaciones familiares y de amistad que se enfrentan a su destino con mentalidades diferentes por el devenir de los tiempos. Conflictos que tendrán que solventarse para llegar a respuestas, sobre preguntas muy incómodas, pero que antes o después habrá que afrontar.

El director Zack Snyder, que venía del aclamado éxito de “300 – 2006″” llevó esta obra a la gran pantalla de una manera más que digna en 2009. Posteriormente se lió la manta a la cabeza con “El hombre de acero – 2013″ y ” Batman vs Superman: El amanecer de la justicia – 2016″ con resultados más modestos. Veremos que ocurre con la “Liga de la justicia” que se estrenará en breves fechas. Sabemos que Wonder Woman tendrá mucho que decir. Por algo ha sido sin lugar a dudas el gran descubrimiento del año.

Wathmen lo ha ganado todo, situándose para muchos como la mejor historia de superhéroes de todos los tiempos. No es casualidad que le hayan otorgado galardones tan prestigiosos como el Kirby, Eisner, Harvey, y el Hugo, nunca entregado con anterioridad a ningún cómic hasta la fecha. Watchmen es la única novela gráfica listada en “Las cien mejores novelas desde 1923 al presente” por la revista Time.

¿Quién vigila a los vigilantes?