-

SIBERIA

SIBERIA

TÍTULO: Siberia
AUTOR: Jesús María Sáez AQUÍ
EDITORIAL: Autoedición.
PÁGINAS: 225
¿DÓNDE COMPRARLO?: AQUÍ

– SINOPSIS:
Inspirada en una historia real… María Nikolayevna Ivanova “Masha” exmilitar de las fuerzas especiales, es una chistilshitsa, eficiente asesina a sueldo que responde ante el sector más oscuro e ilegal del Servicio Federal de Seguridad Ruso. A pesar de su cara inocente es una ejecutora implacable, fría, calculadora, con un cierto perfil psicópata y carente de toda compasión, se enfrenta a un nuevo encargo: debe de eliminar a Txema Beristain, un escritor y guionista vasco colaborador habitual de National Geographic, que está preparando un libro sobre los grandes viajes en tren por Europa. Masha, tras su último trabajo en Francia, se dirige a la Costa del Sol para interceptarlo a bordo del lujoso tren Al Andalus. Sin embargo, Txema esconde un enigmático pasado cuando años atrás viajó a Siberia, vivió una intensa historia de amor y descubrió bajo la tundra helada un secreto de estado que ahora podría hacerse público. Y eso no es conveniente…
– BIOGRAFÍA DEL AUTOR:
Txusmi Sáez (Jesús María Sáez en plan más serio), es un escritor, articulista y cuentista profesional del País Vasco que nació hace medio siglo en Vitoria-Gasteiz. Además de sus colaboraciones dominicales en la prensa local, es un estudioso compulsivo de la narcolepsia y la licantropía. Tras su exitosa y divertida Opera Prima titulada: “Mission Jaqueca”, nos perpetra ahora una novela más seria y profunda de género policíaco, acompañada de medido humor negro y gráficos del propio autor. Con varios proyectos en la agenda, no descarta acudir a los premios Planeta como camarero para sacarse unos euros adicionales. http://www.txusmi.com
– GUSTARÁ:arrow-145786__340.png
A los amantes del thriller de espías, mezclado, no agitado.
– NO GUSTARÁ: arrow-145782__340.png
A los lectores que prefieren ritmos narrativos más pausados y menos cinematográficos.
– LA FRASE:
«El miedo es como la fe: se tiene o no se tiene, y yo no soy creyente…»
María Nikoláyevna Ivanova
– RESEÑA:
El autor de “missión jaqueca” nos trae su nuevo thriller, Siberia. Inspirado en hechos reales ocurridos en Rusia, que provocaron que se implantase el estado de emergencia en el estado de Siberia. Anteriormente a estos sucesos, otros de parecida naturaleza han acontecido en territorio ruso y han sido medianamente ocultados por los medios de comunicación. Las consecuencias de los mismos, hasta la fecha, han sido limitados y a nivel local… pero esto podría cambiar en un futuro próximo. La amenaza siempre se encuentra presente y, en manos equivocadas, podría afectarnos a todos. Con el antecedente de la gestión informativa de la central nuclear de Chernóbil, cualquier cosa es posible.
Existe una larga tradición de grandes escritores de novelas de espías: Graham Greene, (El tercer hombre), John LeCarré (La casa Rusia), Frederick Forsyth (El manifiesto negro), Ken Follett (El hombre de San Petersburgo), Robert Harris (El hijo de Stalin), Tom Clancy (La caza del submarino ruso), Ian Flemming (Desde Rusia con amor), y un largo etcétera de novelistas que nos han servido en bandeja de plata los mejores momentos de las contiendas armadas, entreguerras y, sobre todo, de la Guerra Fría. Un momento histórico donde las dos grandes potencias hegemónicas del poder mundial pugnaban, no solamente por mantener su poder en una Alemania dividida, si no también, en el resto de mundo. Y, para ello, abandonadas las armas tras la victoria final sobre el régimen nazi, la lucha pasó a la discreción de la información transmitida por el espionaje y el contraespionaje. Agentes que pugnaban con su desagradecida tarea, bien en salones de postín y suites con sábanas de hilo exclusivo, bien en cloacas apestosas de suburbios paupérrimos. Allí donde estuviera la información se escurrían como ratas.
Esta tradición ha sido postergada hoy en día por los modernos sistemas de telecomunicaciones, con Rusia siguiendo como protagonista de acusaciones de intervenciones encubiertas en los resultados de las elecciones de EE.UU, así como en la incursión militar en Ucrania y “hackeos” incesantes en redes gubernamentales y empresariales de varias organizaciones europeas. Los espías de campo han sido hacinados en cuartos subterráneos, entre cables de fibra óptica y satélites espías.
La época dorada del espionaje contó con muchas mujeres listas a prestar la labor más ingrata y arriesgada que puede realizar un militar, ya que con casi toda seguridad, el ser descubierto significaba la tortura y la muerte. Ejemplos como Mata-Hari, Krystyna Skarbek, Virginia Hall, Margarita Konenkova, etc, en muchas ocasiones han sido silenciados por los historiadores, dejando de manifiesto que las “cosas bélicas” son asuntos masculinos. Muchas de ellas dieron la vida por su país. Su memoria, como la de sus compañeros masculinos, debería de ser siempre respetada y valorada. En muchas ocasiones se arrojaron a misiones suicidas que evitaron la muerte de sus compatriotas.
“Txusmi” Sáez nos regala un vehículo de acción que traspasa fronteras. Un persecución inagotable para ocultar las pruebas de un gran secreto que en las manos equivocadas podría desencadenar una reacción política de magnitudes imprevisibles. Los peones siempre se mueven por el tablero bajo la vigilancia de los poderosos, desde las atalayas abrigadas y seguras de despachos oficiales y oficiosos. Un trama ágil, directa, bien guionizada y documentada, que bien podría aparecer algún día por Netflix, ¿Por qué no?
Esta vez Bond tiene cuerpo (y alma helada) de mujer.
P.D. Notables los dibujos al carboncillo del propio autor que acompañan a la novela.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: