Crítica libros

HIJO DEL HIERRO – J.P. NARANJO – EDICIONES LABNAR 2018

Posted on

recommended-stamp-4-1024x793

portada-hijo-del-hierro_10-52-30_607_800x600

TÍTULO: HIJO DEL HIERRO.

AUTOR: J.P. NARANJO – FACEBOOK TWITTER INSTAGRAM.

EDITORIAL: EDICIONES LABNAR – WEB.

PÁGINAS: 561. 

¿DÓNDE COMPRARLO?:  AQUÍ. 

 

 – SINOPSIS –

Hace 100 años, la humanidad tal y como la conocemos fue destruida por el propio ser humano. Con ella también cayeron sus reglas. En Matter, algún lugar de la vieja Europa, los hombres sobreviven clasificados por su labor social bajo la sombra del nuevo orden. Viven bajo un gobierno creado con el objetivo de evitar las guerras que acabaron con todo. Un sistema diseñado para controlar y eliminar cualquier atisbo de rebeldía y libertad. Una cruel utopía instaurada a consecuencia de la Guerra Global de Naciones. Un mundo dirigido por ellas: las mujeres.
Ellas tienen el poder – Ellos son sometidos

 – AUTOR –

Exmilitar y miembro de las FFCCSE, nació en julio de 1985 en Sevilla. Sus experiencias en misiones internacionales durante sus años de servicio lo convirtieron en lo que es hoy: un contador de historias. Vive de manera itinerante por toda España debido a su trabajo y anhela dedicarse a la escritura en cuerpo y alma. Con la trilogía Fuerzas de la naturaleza (Ediciones Labnar, 2016) consiguió entretener a todo el que leyó sus aventura. Hijo del hierro (Ediciones Labnar, 2018) es el resultado d dos años de trabajo. Es su novela más extensa: una crítica social al orden del día llevada a un escenario distópico. Como a él le gusta decir: <<Una amenaza de lo que ocurrirá si no cuidamos los unos de los otros y, por ende, del mundo>>.
NqB_Q--K_400x400

 

GUSTARÁarrow-145786__340

A aquellos seguidores de la distopía y de los futuribles im(posibles). A los amantes de la ficción apocalíptica que se recrean con nuevas normas y escenarios nacidos de las cenizas de nuestro mundo beligerante y en decadencia. También llamará la atención de aquellos que quieran ver otras ópticas en la lucha de géneros, nicho de radicalismo e intransigencia por ambas partes. Sin olvidar la cuidada edición que tenemos entre manos de Ediciones Labnar, que siempre se esmeran en presentar productos de máxima calidad respecto a materiales, edición y maquetación. Por cierto, algunos “pillarán” la simbólica portada del libro a la primera, otros necesitarán un empujón.

– NO GUSTARÁ arrow-145782__340.png 

A aquellos lectores que la ficción no es su fuerte, y menos, los escenarios más irreales y fantasiosos cargados de una vibrante adrenalina narrativa de idas y venidas. Tampoco gustará a aquellos que comparen esta obra con la de los grandes maestros del postapocalipsis. Aquí el tono es menor, mucho más cercano y menos grandilocuente. Para los versados en la materia pueden resultar algo repetitivas las andanzas del protagonista y demasiado casuales y azarosas el tipo de relaciones y alianzas que sella recorriendo medio mundo. El bastón de mando de la rebelión y el seguimiento ciego de sus acólitos pueden resultar en ciertos momentos algo forzados. Para gustos…

– LA FRASE vintage-1751222__340.png

-¿Ves aquellos arbustos amarillos y rojos? -me pregunta cuando me uno a él, señalando a la maleza que rodea los túneles formados con el fuselaje de los aviones-. Son lirias de sangre. Mi madre decía que antes de la Guerra Global de Naciones su flor solo era blanca, y se usaba para decorar las tumbas de los difuntos. Hoy, gracias a la radiación, son de las flores más bonitas que hay en este mundo”.

– RESEÑAletter-576242__340.png

Si la presente novela fuera una película, podríamos decir: “De los productores que nos trajeron La opción Wesser (Áquí reseña) y Querido asesino (Aquí reseña) regresan ahora con la obra más extensa, postapocalíptica y socialmente transgresora de la temporada, de la mano del director J.P. Orangetree, ya versado en estas lides y con varios títulos de éxito a sus espaldas. En septiembre en los mejores cines…” Pero bueno, de momento dejémoslo en una licencia poética. Hijo del hierro sería un libro muy interesante para llevar a la gran pantalla, o lo que está más de moda, que Hbo, Movistar o Netflix se peleen en el fango, con uñas y dentelladas a la tráquea, para hacerse con los derechos de autor de la presente obra. Cierto es, que las grandes producciones, y este libro la necesitaría, no son del gusto del mundo audiovisual español y del riesgo que no se quiere correr.
20180908_203239En España está acreditado que se nos da bien vestirnos de época: Curro Jiménez, El ministerio del tiempo, Velvet, Las chicas del cable, La peste, Cuéntame, Isabel, El Quijote, Águila roja, etc, y de realismo tragicómico: Médico de familia, Farmacia de guardia, Verano azul, Siete vidas, Aquí no hay quien viva, Anillos de oro, Manos a la obra, etc, ¿pero que ocurre con el género fantástico?, porque autores no nos faltan: Manuel Loureiro, Juan de Dios Garduño, Laura Gallego, Carlos Sisi, Enrique Laso, Javier Negrete, Pilar Pedraza, José Carlos Somoza, Elia Barceló, Juan Gómez-Jurado y muchísimos otros. Pero el problema ocurre en el tránsito a las adaptaciones a cine y televisión. Aquí ganan siempre el resto de géneros y, quitando algunos loables ejemplos como Historias para no dormir de Chicho Ibañez Serrador, tenemos unos formatos bastante flojos y pobres que normalmente se cancelan rápidamente por falta de audiencia. Ejemplos son: La zona, El internado, Luna. El misterio de Calenda, Los protegidos… y muchas más, casi totalmente desconocidas, que pinchan en hueso. ¿Hay solución?, ¿merecemos esto los fervientes seguidores del género fantástico? Pues el único camino que se nos ocurre a nosotros es seguir creando historias para que ellas solas se extiendan entre un nutrido grupo de lectores que posteriormente demandarán que lleguen a la televisión. Y qué mejor ejemplo que con Hijo del Hierro. Leyendo el libro es muy difícil no abstraerse en pensar que, puliendo, abrillantando y adaptando sus páginas a un guión audiovisual, se podría crear un producto ágil, cercano,  vigoroso y encaminado a un amplio espectro de audiencias con todos los elementos que hoy en día son necesarios para que triunfe una serie: Luchas de poder + Malos malísimos + Venganza + Folletin romanticón = Juego de Hierro, digo, de Tronos. O esto o a seguir confiando en el mercado estadounidense sine die.
the-stand-2.jpgHijo del hierro, pertenece al género de la distopía postapocalíptica, uno de los géneros qué más dificultades acarrean a un escritor al tener que crear un mundo prácticamente desde cero. Los únicos pilares que se mantienen en pie son los de una sociedad que caducó en sus propósitos y que arrasada en su lento marchitar se ha convertido en polvo. Con los rescoldos de un mundo pretérito en el que solamente bailan unos leves reflejos en su estructura, el autor tiene la libertad (y la gran responsabilidad) de armar un cuerpo estructuralmente cohesionado, verídico, formalmente inteligible, rico en matices y con rasgos anticipativos de lógica evolutiva. Todo un aparato social, político, religioso, comercial, legal y relacional que tenga lazos atrayentes en todas sus capas para que pueda formar una unidad que funcione sin errores ni sinsabores en la mente del lector. Esta es una labor descomunal en la que se pueden escapar muchos detalles que lastran el resultado final y lo alejan de una composición robusta. Por ello cuando vimos que el libro de J.P. Naranjo tenía casi seiscientas páginas nos alegramos. Crear un mundo nuevo salido de las cenizas del anterior es una obra de ingeniería literaria al alcance de pocos. Muchos se han atrevido con resultados desiguales y, aunque las comparaciones son odiosas, no podemos dejar de mencionar los pilares de este género, como son: La carretera de Cormac McCarthy, Soy leyenda de Richard Matheson, El mundo sumergido de J.G Ballard, La tierra permanece de George R. Stewart,  Apocalipsis de Stephen King, El canto del cisne de Robert McCamon, Ensayo sobre la ceguera de José Saramago o Hijos de hombres de P.D James. Los títulos anteriores son los que más se pueden asemejar a la parte de Hijo del hierro más madmaxiana, de lucha de clanes, de agrestes y vastos espacios naturales yermos jalonados de retazos de supervivencia. Sin embargo, los cien años pasados desde la destrucción completa de la humanidad y los progresivamente consolidados nuevos organismos y estructuras de poder, la asemejan también a una inversión siniestra de El cuento de la criada de Margaret Atwood o a las sumisiones de los distritos en Los juegos del hambre de Suzanne Collins o a reflejos de la santísima trinidad y sancta santorum del género de ciencia-ficción: Un mundo feliz de Aldous Huxley, 1984 de George Orwell y Fahrenheit 451 de Ray Bradbury. De este último incluso disfrutaremos de un cameo muy interesante en el presente libro. 
Hasta la fecha los únicos Hijos del hierro que conocíamos eran los de la Casa Greyjoy de Juego de Tronos. Se podrían realizar interesantes paralelismos entre aquellos y los que ahora traemos a colación en la obra de J.P Naranjo, pero solamente dejaremos apuntada la idea. Aquellos que les interese el tema pueden indagar en los libros de George R.R. Martin.

mad-max-2.jpg

J.P. Naranjo nos presenta esta hercúlea obra con firme pulso en un pentagrama que transita serpenteando notas bélicas entre el adagio y el allegro. La novela está dividida en dos partes complementarias (intramuros y extramuros). En la primera seremos espectadores de lujo, desde la atalaya del protagonista, de la cotidianidad de un nuevo orden mundial en la que el género femenino ha subyugado al masculino, designándole tareas puramente operativas y reproductivas. Esta exposición que contemplamos es una suerte de extra omnes del ritual vaticano de elección papal, que en este caso es pervertido y dado la vuelta por la nueva oligarquía femenina dominante. Quizás esta primera parte sea la más interesante del libro ya que fija la estructura de una nueva sociedad nacida de una anterior aniquilada y que, con su propias razones, ha originado un nuevo régimen autoritario de deriva fascista, déspota y opresora. Esta primera puesta en escena se queda un poco corta en explicaciones, estructura y profundidad, ya que muy rápidamente se desata el paroxismo y el desenfreno de una road movie cargada de anfetaminas. Tras este aldabonazo en la línea de flotación del relato nos adentramos en un planteamiento narrativo muy parecido al de Mad max: Fury Road, 2015, esto esuna breve introducción del estado distópico establecido e, inmediatamente, rock & roll. (Nota Spoiler: Al final de esta película la victoria recae en manos de un grupo de mujeres. ¿Acaso no sería una extraordinaria precuela de Hijo del hierro? Recordemos que a Tom Hardy se le ordeña literalmente la sangre). Asistimos al escrutinio de una generación de mujeres cansadas de la violencia, las violaciones y el abuso masculino, que se rebelan usando la mayor de las fuerzas para imponer sus nuevas normas, invirtiendo la situación y convirtiendo ahora la ciudad de Matter en el centro del mundo libre y civilizado, pero sin abandonar la guerrera que todas llevan dentro y que es esencial para la supervivencia y dominio de la sociedad.
La segunda parte de la novela incide más en la temática clásica del camino del héroe y de la carga reflexiva y filosófica acerca del ejercicio del poder, de las herramientas de la democracia y de la eterna pregunta de si la violencia es capaz de resultar eficaz para erradicar más violencia. El protagonista, una vez abandonado su infierno particular, escenificado en una fundición de metal donde las altas temperaturas, el desapego de sus compañeros y la institucionalización del entorno, le conminan a llevar una vida alienante, insípida y gris, pese a ser un adolescente que en otras circunstancias disfrutaría de los juegos propios de su edad, deberá madurar a un ritmo endiablado. La estima que se ha ganado entre sus semejantes hará que un reducido grupo de “Virgilios” le acompañen en su iniciático camino de redención transitando por los nueve círculos del infierno de Dante para espabilar, aprender y responsabilizarse de la ingente tarea que tiene por delante. Entre todos ellos le abrirán los ojos a una nueva realidad en la que los pueblos oprimidos deberán alzarse en armas para forjar un destino con un nuevo equilibrio de fuerzas. (Recordamos aquí el papel de Daenerys de la Tormenta de la Casa Targaryen, La Primera de su Nombre, Reina de los Ándalos, los Rhoynar y los Primeros Hombres, Señora de los Siete Reinos, Khaleesi del Gran Mar de Hierba, La que no Arde, Protectora del Reino, Rompedora de Cadenas, Madre de Dragones, Señora de Rocadragón, Reina de Meereen, Yunkai y Astapor, Hija del Dragón, Reina de Dragones. Larguísimo nombre para una tarea unificadora parecida a la de nuestro protagonista). Nos zambullimos en un viaje de descubrimiento cual Compañía o comunidad del anillo de Tolkien en aras de congregar a los diferentes pueblos que afrontan individualmente su pugna contra las imperantes féminas, pero que no tienen ni la fuerza suficiente, ni un mando único carismático que les permita tener un mera posibilidad de victoria. El protagonista irá progresivamente adquiriendo conocimientos de varias ramas del saber existente, así como habilidades diplomáticas para revertir la situación del caudillaje imperante. Cual Lawrence de Arabia uniendo a las tribus árabes contra los turcos o como William Wallace haciendo lo mismo con los clanes escoceses ante las tropas inglesas, Dórean, Hijo del hierro, comandará una coalición de intereses para la consecución de un bien mayor: la libertad que no rinde nunca pleitesía.

La obra está escrita en primera persona, por lo tanto lo que ganamos estando tan cerca de la respiración agitada del protagonista y de sus vicisitudes, inseguridades y desvelos, nos lo perdemos de conocer circunstancias que suceden en el mismo tiempo y en distinto espacio, así como de la omnisciencia de un narrador que podría entrar por todos los vericuetos de este complejo mundo. (Nos quedamos con ganas de conocer más a fondo, en paralelo a la historia principal, el sentir de la ciudad de Matter con la actividad de sus líderes). Nosotros preferimos las diferentes ópticas y tiempos del narrador, ya que en estas novelas tan colosales, suman riqueza, matices y enjundia a la composición. La narración tiene un lenguaje cercano, gramaticalmente adaptado a unos personajes que nos indican que en cien años se han moldeado nuevas palabras y giros expresivos. Hijo del hierro juega con terminología y formas que nos recuerdan que estamos en un mundo futuro que ha sufrido grandes modificaciones en todos sus aspectos, excepto en el tecnológico, en el que andan todavía en pañales. La vuelta a la edad media de los conocimientos iguala a la mayoría de sus moradores. Únicamente en este camino se le podría achacar a la novela no tener esa profundidad texturizada y ambiental que ha dotado al mito del héroe desterrado y resucitado en referencia inmaterial de la literatura: Ulises en la Odisea, Paul Atreides en Dune o Aragorn en El señor de los anillos, etc. Todos ellos tendrán que forjar su alma lejos de su casa, en el exilio, para demostrar con su retorno el crecimiento interior adquirido. Pero no creemos que debamos hacer comparaciones y menos con los maestros: Homero, Frank Herbert o J.R.R Tolkien.
Por último y, no por ello menos importante, cabe destacar la velada reflexión del autor a la identidad de género tan de actualidad en nuestra sociedad y que ha conseguido llevar a las trincheras de la discusión más tirante a las distintas ideologías y corrientes de pensamiento sobre este aspecto. Si la Historia nos ha enseñado algo es que cuando un régimen es abolido por la fuerza de los que han sido oprimidos por el propio sistema suprimido, es muy difícil volver a la normalidad,  con el perdón y el olvido de los bandos enfrentados. Normalmente la bancada ganadora impone su criterio por la fuerza y la legitimidad de la victoria, armando un discurso oficial y populista que no permite ni un atisbo de disidencia. Este nuevo orden tendrá vigencia hasta que se alcen en armas unos nuevos rebeldes y así volvemos al principio del mito del círculo infinito (ver de nuevo la portada del libro)… Por eso la saga cinematográfica de Star Wars (ahora en manos de la mercadotecnia de Disney) nos sobrevivirá a todos y se convertirá en eterna, como eterna es la lucha entre los que mandan y los que obedecen. Anotar también que el autor expone un canto libre a las relaciones homosexuales y entre diferentes, como parte de ese espíritu germinal de concordia y sensibilidad de los pueblos oprimidos que defiende el protagonista.
Hijo del hierro de J.P. Naranjo es la otra cara tenebrosa de “El cuento de la criada” de Margaret Atwood. Una fábula de amazonas guerreras, educadas en el matriarcado radical y alejadas del discurso feminista clásico de justicia e igualdad de Wonder Woman. Road Movie madmaxiana despiadada, beligerante y visionaria con un trasfondo reflexivo semejante al Bellas durmientes de Stephen y Owen King. Bienvenidos a Matter, donde el hombre sumiso vale lo que produce y no tiene opción a ponerse en huelga como en la Lisístrata de Aristófanes.  

DlDc0D1W0AAlEOL.jpg

EL ESPEJO EGIPCIO – PILAR GONZÁLEZ – AUTOPUBLICACIÓN 2018

Posted on

El-espejo-egipcio.jpg

 

TÍTULO: EL ESPEJO EGIPCIO.

AUTORA: PILAR GONZÁLEZ FACEBOOK  TWITTER INSTAGRAM

EDITORIAL: AUTOPUBLICACIÓN 2018.

PÁGINAS: 237.

¿DÓNDE COMPRARLO?:  AQUÍ. 

 

 – SINOPSIS –

¿QUÉ PASARÍA SI UN DÍA AL COMPRAR UN ESPEJO TU VIDA SE CONVIRTIERA EN UNA PESADILLA? Esto es lo que le sucede a Dago, el protagonista, un escritor que se encuentra en un periodo de bloqueo creativo y distanciamiento de su pareja. Él comienza a tener extrañas revelaciones acerca de los anteriores propietarios del objeto, desde el faraón Akenatón hasta un pintor fauvista, pero esta no será la mayor amenaza a la que se enfrentará. La madre del protagonista desaparece en circunstancias sospechosas antes de recibirlo como regalo. Miguel, su editor y un hombre peculiar, muere asesinado y en ese momento se descubre que tenía uno similar al de Dago. Con la ayuda de su amigo Carmelo y una arqueóloga, el escritor inicia una investigación para desvelar el secreto del espejo en un viaje del que no imagina su desenlace. Por otra parte, el inspector Cabrera, tratará de descubrir qué relación ha podido tener el espejo con la muerte de Miguel. Esta es una historia con cierta dosis de intriga, aventura y misterio, en la que nadie dejará de preguntarse: ¿Sucumbirá Dago al poder del espejo? Una novela que no podrás dejar de leer, misteriosa y atrayente, con un final inesperado.

 

– AUTORA –

descarga.jpg
Nací en Sevilla en 1962. Además de escritora soy trabajadora social y terapeuta Gestalt. Desde siempre he sentido la necesidad de escribir, de contar historias imaginadas y de expresar, mediante lo que escribo, sentimientos, ideas y fantasías. Además, me interesan los temas relacionados con la búsqueda interior, descubrir nuevos aspectos de mí misma y transmitir todo lo que me ha resultado válido para llevar una vida más plena y feliz. Ello me ha llevado a publicar, en principio, libros de autoayuda. Hace unos tres años inicié una nueva etapa en la que me propuse escribir novela, ha sido un nuevo reto del que he disfrutado muchísimo mientras escribía. Tres son los títulos que en un futuro verán la luz: La constelación del olvido, Miradas de humo y El espejo egipcio (ya publicado).

GUSTARÁarrow-145786__340

A aquellos enamorados de las aventuras con tintes históricos, a las maldiciones clásicas y a las tramas de desapariciones, asesinatos e intrigas desasosegantes. Pilar González despliega aquí todas las armas de un thriller multidisciplinar, original en su planteamiento y frenético en su desenlace. Viajaremos desde los ecos de un pasado milenario enterrado en las arenas del desierto hasta la Sevilla más contemporánea y cosmopolita en busca de respuestas a la mirada aviesa de un misterioso espejo marcado con el sello inmortal de sus antiguos propietarios.

– NO GUSTARÁ arrow-145782__340.png 

A aquellos que buscan lecturas pegadas a la narrativa realista contemporánea en la que disfrutan más de la forma y estructura de los personajes y escenas cotidianas que de ambientes ficticios y fantasiosos como es el presente caso. También se le quedará algo corto a lectores exigentes de novela histórica que gustan de desgranar pormenorizadamente los datos del pasado.

 – LA FRASE vintage-1751222__340.png

“Procuro reparar mis maldades. Busco al nuevo hombre que vive en mí por arenas lejanas. En tierras enemigas cumplo mi destierro, libremente elegido. En medio del desierto purgo mis pecados. Miro mis asesinas manos y un afán desmedido me impulsa a redimirme de mis faltas. Sé que no puedo devolverles la vida a aquellos que maté. Sé que los futuros robados se han perdido. Aún así, esta penitencia impuesta, este castigo merecido, hallará recompensa”.

– RESEÑAletter-576242__340.png

1024px-John_William_Waterhouse_-_Echo_and_Narcissus_-_Google_Art_Project.jpgEn la mitología griega, Narciso era un joven apuesto y apolíneo que encandilaba a las mujeres con su belleza. Las doncellas se enamoraban de él, pero éste las rechazaba sin contemplaciones pues no eran dignas de su propia belleza. Entre las jóvenes heridas por su amor estaba la ninfa Eco. Narciso cruelmente se negó a aceptar su amor, por lo que la ninfa, desolada, se ocultó en una cueva y allí se consumió hasta que solo quedó su voz. Para castigar a Narciso por su engreimiento, Némesis, la diosa de la venganza, hizo que se enamorara de su propia imagen reflejada en una fuente. En una contemplación absorta, incapaz de separarse de su imagen, acabó arrojándose a las aguas. Allí donde cayó creció una hermosa flor, que hizo honor al nombre y la memoria de Narciso.
Desde los albores de la humanidad existen mitos y leyendas intrínsecamente unidas a las maldiciones que llevan a la perdición, normalmente por un uso indebido o abusivo de ciertos artefactos vedados, esotéricos y poderos. De todos ellos, la maldición del espejo, del reflejo, del yo que nos mira desde el otro lado es una de las que más calado tiene y ha llegado, actualizada, hasta nuestros días. Son incontables los mitos que se entrelazan en este terreno sinuoso de ensoñaciones entre la realidad y la ficción. Es nuestra propia alma la que nos mira desde un mundo ajeno e insondable, analizando y enjuiciando quienes somos para concluir si nos merecemos su aquiescencia para seguir viviendo. Los ejemplos de espejos y reflejos malditos se agolpan ya desde la aparente inocencia infantil con: “A través del espejo y lo que Alicia encontró allí” (Lewis Carroll 1871) o Blancanieves  (hermanos Jacob y Wilhelm Grimm 1857). Son también muchos autores los que hacen referencia a los espejos en su obra: Marcel Schwob, H.P. Lovecraft, Virginia Woolf, Isaac B. Singer, G. K. Chesterton, Goran Petrovic, Borges, Edgar Allan Poe, Walter de la Mare, Angela Carter, Bioy Casares o Giovanni Papini. 
william_wilson___edgar_allan_poe_by_mgkellermeyer-d6px8cr.jpg
El mito se siguió engrandeciendo con la aparición del término doppelgänger acuñado por Jean Paul Richter, siendo su gran referente la narración de Edgar Allan Poe “William Wilson” (1839). Otro gran ejemplo es “El retrato de Dorian Gray” (Oscar Wilde 1890). La maldición del espejo se enfrenta contra el propio protagonista espectador. El romanticismo literario, pugnando contra la Ilustración, impone nuevos cánones mostrando y criticando el racionalismo exacerbado, formalista y clásico. Huye de las estructuras creadas en un todo perfeccionista de obras pulcras y cerradas. Mana el liberalismo y la libertad en las pautas de la creación literaria. Liberados del corsé estructural de la etapa anterior saltan al coso de las letras el drama, la novela gótica e histórica y la ficción no necesariamente didáctica. También dejó su impronta en este tema el renombrado J.R.R Tolkien con elementos como los Palantir, o la escena de la ciénaga de los muertos donde cae Frodo fruto de los mareos y ensoñaciones que sufre viendo la cara de los antiguos guerreros fallecidos bajo las oscuras aguas de aquel antiguo campo de batalla. Una vez más, es el reflejo el que tiene un terrible poder de adicción sobre el que lo mira demasiado tiempo con escrutinio torturador intentando entrar en lo más insondable e inalcanzable del alma humana.
En el mundo cinematográfico tenemos también muchos ejemplos del espejo como símbolo maldito de seducción, engaño, turbación y muerte: (Reflejos, 2008), (Oculus, 2013), (Candyman, 1992), (El espejo, 1975), (Al otro lado del espejo, 2003), (El espejo roto, 1980), (Dark Mirror, 2007), (El espejo de la bruja, 1962). También hay otras superficies que hacen las veces de espejos y tienen las mismas nefastas consecuencias. (Poltergeist, 1982) o (Ringu 1998). Sin olvidar el clásico capítulo de la serie “Amazing Stories” – (Mirror, Mirror – 1985), donde volvemos a encontrar el anatema del reflejo como símbolo de la fatalidad vital. Pero donde la maldición del reflejo en el espejo toma su mayor dimensión es en la figura del vampiro, encarnada en Drácula como su mayor baluarte. Ya no es el espejo el maldito, sino que la propia maldición del chupasangre ha trascendido a su propia figura arrebatándole su humanidad y con ella su propia imagen. El vampiro es un ser con sombra pero sin alma, que queda patente en la ausencia de su propio reflejo. Ni vivo ni muerto. Aquí el espejo nos expone claramente la situación descarnada de este personaje. No nos podemos resistir a hacer un inciso introduciendo este breve extracto de la obra cumbre de Bram Stoker.

“Dormí sólo unas cuantas horas al ir a la cama, y sintiendo que no podía dormir más, me levanté. Colgué mi espejo de afeitar en la ventana y apenas estaba comenzando a afeitarme. De pronto, sentí una mano sobre mi hombro, y escuché la voz del conde diciéndome: “Buenos días.” Me sobresaltó, pues me maravilló que no lo hubiera visto, ya que la imagen del espejo cubría la totalidad del cuarto detrás de mí. Debido al sobresalto me corté ligeramente, pero de momento no lo noté. Habiendo contestado al saludo del conde, me volví al espejo para ver cómo me había equivocado. Esta vez no podía haber ningún error, pues el hombre estaba cerca de mí y yo podía verlo sobre mi hombro ¡pero no había ninguna imagen de él en el espejo! Todo el cuarto detrás de mí estaba reflejado, pero no había en él señal de ningún hombre, a excepción de mí mismo. Esto era sorprendente, y, sumado a la gran cantidad de cosas raras que ya habían sucedido, comenzó a incrementar ese vago sentimiento de inquietud que siempre tengo cuando el conde está cerca. Pero en ese instante vi que la herida había sangrado ligeramente y que un hilillo de sangre bajaba por mi mentón. Deposité la navaja de afeitar, y al hacerlo me di media vuelta buscando un emplasto adhesivo. Cuando el conde vio mi cara, sus ojos relumbraron con una especie de furia demoníaca, y repentinamente se lanzó sobre mi garganta. Yo retrocedí y su mano tocó la cadena del rosario que sostenía el crucifijo. Hizo un cambio instantáneo en él, pues la furia le pasó tan rápidamente que apenas podía yo creer que jamás la hubiera sentido. —Tenga cuidado —dijo él—, tenga cuidado de no cortarse. Es más peligroso de lo que usted cree en este país —añadió, tomando el espejo de afeitar—. Y esta maldita cosa es la que ha hecho el follón. Es una burbuja podrida de la vanidad del hombre. ¡Lejos con ella! Al decir esto abrió la pesada ventana y con un tirón de su horrible mano lanzó por ella el espejo, que se hizo añicos en las piedras del patio interior situado en el fondo”. 
Extracto de Drácula (Bram Stoker 1897).

 

MonkeysPaw.jpgPilar González nos trae con el Espejo egipcio un juego de intriga histórica y paranormal. Una vez nos miremos en su espejo, misterioso en su adquisición e inquietante en sus ensoñaciones, entenderemos la potente estructura narrativa que nos brinda la autora. De lo que ocurra con él no contaremos mucho al respecto por respeto al lector. Con lo que desvela la autora en la sinopsis de la novela será suficiente, no lo repetiremos aquí. Sí contaremos que el misterio de la pieza maldita comprada en un anticuario del pueblo gaditano de Grazalema tiene un pasado que lo acompaña a lo largo del eterno manto del tiempo. (Por cierto, Grazalema, según los datos estadísticos, es el pueblo más lluvioso de toda Andalucía. Es fácil imaginarnos esta escena en una fría y lluviosa noche de invierno). Esto nos recuerda a la película (Gremlins, 1984) donde en el anticuario del Sr. Wing es adquirido un objeto maldito, una criatura llamada Mogwai (que en chino cantonés significa “espíritu maligno”). El dueño de la tienda no quiere vender el animal aun cuando se le ofrece una gran cantidad por él, pero su nieto lo vende en secreto porque necesitan el dinero. Partimos pues de escenarios parecidos. Precisamente es en anticuarios y en viajes a lugares exóticos donde se consignan el mayor número de objetos malditos que nos ha dado la literatura (La pata de mono, W. W. Jacobs, 1902). Entre sus estantes o en el petate de vuelta de tales viajes nos hemos encontrado artefactos que superan toda imaginación. Muchos de ellos expoliados a sus legítimos dueños, y otros, con un legado de sangre y destrucción en su interior. El espejo egipcio que aquí subimos a la palestra no podría ser menos y la puesta en escena de su maldición es uno de sus puntos fuertes. La mirada del más allá al propio abismo de los personajes, con los que ha convivido y ha sellado el tacto de su destino, nos motivará a seguir con la lectura siguiendo una pista hermética y ancestral.
8e475b2a87cdfd1083e18ccb9642fdc9.jpg
Disfrutaremos de una singladura onírica por las vidas y hechos de varios de los antiguos propietarios del intrigante espejo. Con ellos conoceremos aspectos muy interesantes de sus andanzas, en un tono diferenciado y propio para cada uno de ellos. Por supuesto, viajaremos al antiguo Egipto, una de las más esotéricas y desconocidas culturas clásicas. Su halo de misterio político, folclórico y religioso ha quedado, en multitud de ocasiones, sepultado en las arenas del desierto. No contamos aún con toda la información sobre su cultura milenaria anclada en la noche de los tiempos. Su panteón religioso, su rica mitología y su tecnología arquitectónica y astronómica, nos invitan a seguir indagando en sus raíces. El espejo de Pilar González nos acercará a la vida de una de sus grandes figuras mediante el sistema de la bola de cristal de una hechicera medieval o del espejo de Galadriel “El señor de los anillos” (J.R.R. Tolkien, 1954). «Puedo ordenarle al espejo que revele muchas cosas —respondió ella— y a algunos puedo mostrarles lo que desean ver. Pero el Espejo muestra también cosas que no se le piden y estas son a menudo más extrañas y más provechosas que aquellas que deseamos ver. Lo que verás, si dejas en libertad al Espejo, no puedo decirlo. Pues muestra cosas que fueron y cosas que son y cosas que quizá serán. Pero si fueron, son o serán, ni siquiera el más sabio puede decirlo.» La catoptromancia es una técnica adivinatoria que se remonta a milenios. El hombre frente a si mismo en un intento de ahondar en sus propios secretos.
Además del apartado más fantástico, la autora nos brinda en la platea un espectáculo de asesinatos e investigaciones por su querida Sevilla (al más puro estilo “Nadie conoce a nadie” – Mateo Gil 1999). La morgue se llenará de preguntas y enigmas mientras el protagonista (situado en una crisis existencialista de órdago) y sus acompañantes intentan desgranar los acontecimientos que les atan a una involuntaria excursión por caminos tortuosos y llenos de esquirlas.  Ecos que se sitúan en el pasado pero que actúan con impunidad maldiciente en el presente. El tono de la presente obra es sencillo, claro, directo y cercano para todo tipo de lectores que se quieran acerca a ella. La narración en primera persona nos zambulle en el dramático momento personal por el que atraviesa el protagonista donde la única manera de zafarse del mismo será una huida hacia adelante en busca de su destino con la resolución de un puzzle originado hace milenios. 
En tiempos de Instagram y del culto a poner morritos en cada espejo, deberíamos cuidar más los reflejos en los que proyectamos nuestros anhelos. Los nativos desconocedores del funcionamiento de las primeras cámaras fotográficas pensaban que les habían robado el alma. Ahora el alma, el tiempo, la sesera y el buen gusto, nos los hacen perder la adoración exacerbada a los medios audiovisuales. Cuidemos los reflejos que compartimos en ellos ya que la razón se nos está escapando sin nosotros saberlo entre tanto ruido de fanfarria y vacuidad moral… Y esto tiene una pena mucho más larga que los consabidos siete años de mala suerte.
Pilar ha creado un espejo en el que, solamente los osados, querrán (querremos) mirarnos.
espejo

LOS NOMBRES DE LA MUERTE – SERGIO SOLA PONCE – LXL EDITORIAL (2018)

Posted on

51S-ac+E6LL.jpg

 

TÍTULO: LOS NOMBRES DE LA MUERTE.

AUTOR: SERGIO SOLA PONCE FACEBOOK  TWITTER.

EDITORIAL: LXL EDITORIAL WEB.

PÁGINAS: 192.

¿DÓNDE COMPRARLO?:  AQUÍ. 

 

 – SINOPSIS –

Oliver Patt y Emily Clark son dos arqueólogos que entienden su profesión de formas diferentes y opuestas. Ambos buscan las tumbas de los grandes personajes que han marcado una época. Oliver encuentra la de Genghis Khan y Emily la de Alejandro Magno. Pero el verdadero hallazgo está en unas inscripciones que hallan en sus sepulturas. Juntos se verán obligados a formar equipo mientras intentan descifrar cuál es el misterio que las envuelven y que parece poner en peligro sus vidas. Por otro lado, en el resto del mundo, una gran guerra estalla. Diversos ataques terroristas se suceden por todas partes, provocando innumerables muertes. Debido a eso, se adoptan medidas de emergencia para evitar lo que llaman La Guerra Santa. Detrás del conflicto, un hombre mueve los hilos siendo el responsable del asesinato de cientos de miles de personas. El autor de Ley Natural y Ley Humana nos sumerge en un thriller; Los nombres de la muerte, donde se suceden las sorpresas en una espiral de acción sin pausa y donde se revela uno de los enigmas más ocultos de la humanidad.

 

 – AUTOR –

sergio-sola-ponce
Sergio Sola Ponce, nació en Junio de 1982 en Valencia. Lleva viviendo desde entonces en la capital del Turia y es donde ha comenzado su aventura de escritor. Desde pequeño, prefería los libros a los juguetes, y siempre tenía mucha imaginación creando historias. Estudió la carrera de I.T. Forestal en Gandía, donde hizo sus primeros pinitos con algunos relatos cortos. Posteriormente comenzó a trabajar en una empresa de servicios informáticos en la que se encuentra en la actualidad. Fue una vez terminada la carrera cuando se animó a desarrollar esas ideas que tenía en su mente, participando en algún concurso de relatos. Su primera novela, Ley Natural nos mete de lleno en una sucesión de acontecimientos sin aparente explicación y que con su continuación, Ley Humana, cerrará la bilogía Ley de vida, publicada con LxL editorial. Ganador a mejor microrrelato con Amor ciego en el evento Book’s Ladder.

 

 GUSTARÁarrow-145786__340

A aquellos seguidores de las historias y tramas propias de héroes de la arqueología de sagas cinematográficas y de videojuegos como: Indiana Jones, Lara Croft o Uncharted y de los libros de autores como: Clive Cussler, Paul Sussman, Wilbur Smith, Steve Allen, Douglas Preston y Lincoln Child, Javier Sierra, etc. También gustará a los amantes de las ciencias ocultas y el contacto con lo desconocido.

– NO GUSTARÁ arrow-145782__340.png 

A aquellos que aprecian en sus lecturas una construcción narrativa profunda y extensa más allá de ritmos frenéticos y cinematográficos. Tampoco encajará a aquellos que los giros de guión y las situaciones límite resueltas con pulso azaroso no son de su estilo. Si no eres de tumbas, tesoros, misterios y oscurantismos varios, este tampoco será tu libro.

 – LA FRASE vintage-1751222__340.png

“Hoy he conocido a la Muerte, pero sigo vivo. Me ha encomendado una misión, por qué a mí solo ella lo sabe. Cada día está más débil porque cada vez mueren menos personas. Y si la Muerte deja de existir, la vida desaparecerá. Para seguir existiendo, debemos morir. Debo alimentar a la Muerte, debo llevarle más vivos. Debo acabar con la vida de miles de hombres para saciar su hambre. Esa es mi misión y si fallo, será el fin de la humanidad”.

– RESEÑAletter-576242__340.png

“Los nombres de la Muerte” de Sergio Sola Ponce es una novela corta donde la arqueología y los poderes ocultos se dan la mano. Este tándem virtuoso lo hemos observado en multitud de ocasiones. Las películas sobre arqueología no se quedan estancadas en encontrar la ciudad perdida, el tesoro del emperador, o los manuscritos de una biblioteca perdida. Donde realmente hipnotizan y emboban al espectador es cuando el misterioso objeto o artículo encontrado encierra unas cualidades o poderes que exceden en mucho el simple cuerpo del objeto hallado, que posteriormente se expondrá en cualquier museo arqueológico del mundo. De esta manera hemos visto como arqueólogos de renombre fílmico inexcusable como Indiana Jones, Lara Croft, Dirk Pitt, Nathan Drake, Rick O´Conell o el mismísimo Tadeo Jones se han batido el cobre con todo tipo de espíritus, maldiciones y seres de otros mundos ante el aplauso y los vivas del público. Desde Fu Manchú, a La Momia clásica en la ficción, hasta la leyenda de la maldición en la apertura de la tumba de Tutankamón por el arqueólogo Howard Carter en 1922 en el plano real, la imaginería sobre un descubrimiento oculto durante siglos siempre ha atraído a lectores y espectadores de todo género y condición. La arqueología es el arte de explicar los porqués de nuestro pasado, forjando los pilares de lo que somos en la actualidad. Del pasado aprendemos de nosotros mismos: miedos, anhelos, cultos arcanos, festividades, tradiciones, creencias, folklores, etc… Pero también pueden desenterrarse las peores pesadillas que fueron confinadas a la oscuridad pero que siempre se topan con la hábil mano de un investigador que las saca a flote rompiendo sus sellos y extendiendo su contenido pandórico sin posibilidad de contención.

002.jpg

En la presente novela nos encontramos a una pareja protagonista donde el personaje masculino, como sus ya tradicionales compañeros de profesión modernos, es de técnicas más karatecas que de pluma y máquina de escribir. Como todos sabemos son licencias poéticas, las mismas que siempre han vestido a James Bond de un refinado espía que igual que reconoce todo tipo de explosivos, puede pilotar una nave espacial o saber qué “Burdeos” de 1967 casa mejor con un plato de foie con frutos rojos. Aquí acompañaremos a una especie de Jesús Calleja de la aventura, pero más misógino, engreído, orgulloso y fenómeno de masas. En cambio su compañera femenina entona una mayor naturalidad y, quizás, realismo, en las formas constructivas de su personaje. En cualquier caso nos encontramos con una pareja protagonista que les va más el correteo que al televisivo Raúl Gómez de Marathon Man. Disfrutaremos con descubrimientos impactantes por medio mundo, con tumbas célebres y de personajes de leyenda donde nuestros héroes sufrirán, lucharán y se sacrificarán en la búsqueda de la verdad, aunque dicha verdad sea mucho más incómoda de lo que en un primer momento les hubiera gustado. Es una carrera de fondo en el que apuestan el todo por el todo y sin saber ni siquiera si podrán llegar a la línea de meta o fenecer en el intento. La meta tampoco será una garantía de éxito… Ya lo entenderán tras leer el libro.
Sergio Sola juega también sus cartas en el apartado de la fenomenología paranormal y de las ciencias ocultas con dos temas que introduce en su novela y nos invita a reflexionar con ellos, estos son: la muerte y la religión. Cómo se entretejen, cómo asolan a todos los que se ven envueltos en sus luchas intestinas. En definitiva, nos abre un marco que corre paralelamente a la acción natural de este tipo de novelas para adentrarnos en caminos mucho más tortuosos donde el poder de la religión y de sus acólitos más fanáticos retan a la propia muerte en un juego cósmico de dimensiones bíblicas. Cada actor tendrá su componente de protagonismo donde sus acciones y juicios de valor obtendrán una respuesta, normalmente belicosa, por parte del resto de los actores del teatro socio-político mundial. La batalla por el control, la supervivencia y el bienestar de la humanidad está en juego.

maxresdefault.jpg

Sergio Sola Ponce, autor de esta novela de aventuras con tintes paranormales, mantiene un tono sencillo, célere, directo y sin pasajes abultados, barrocos o tediosos. El material que tenemos entre manos podría dar para mucho, ya que echamos de menos mayor extensión en sus pasajes y mayor ambientación en los aspectos descriptivos de sus escenas; así como la excesiva, en ocasiones, aparición del “deus ex machina” que campa a sus anchas, sobre todo, al final de la novela. Puede que falte profundidad y más capas de texturas narrativas y expositivas. Pero lo que tenemos claro, es que para el lector poco habitual o con poco tiempo para dedicar al sosiego de la lectura, la presente obra no le pesará dado su formato y su alta velocidad de crucero.
Por cierto, el nombre de una de las protagonistas del libro es Emily Clark, muy parecido al de la actriz Emilia Clarke, famosa por, en otros papeles, encarnar a Daenerys Targaryen de la serie televisiva de HBO “Juego de Tronos“, basada en la novela homónima de George R.R. Martin.
Y ya saben, de la muerte no te puedes esconder. Ya sea en Bagdag o en Samarra, como reza el clásico cuento persa… Allí donde te escondas, la muerte siempre te encontrará. Siempre. Sin distinguir ni a reyes ni a criados.
La pálida muerte llama con el mismo pie a las chozas de los pobres que a los palacios de los reyes.
Horacio  (65 AC-8 AC) Poeta latino

55b4460f5513afe5f486b9b1ac705733.gif

MI HISTORIA Y ONCE MÁS – LEONOR TAMAYO – EDICIONES ÁLTERA 2018

Posted on

41o9tXXq50L._SX331_BO1,204,203,200_

 

TÍTULO: MI HISTORIA Y ONCE MÁS

AUTORA: LEONOR TAMAYO FACEBOOK  TWITTER

EDITORIAL: EDICIONES ÁLTERA WEB

PÁGINAS: 192

¿DÓNDE COMPRARLO?:  AQUÍ 

 

 – SINOPSIS –

En uno de los países del mundo con menor natalidad, una voz diferente nos ofrece una nueva perspectiva sobre la familia, llena de posibilidades. Un libro sobre la mujer, la identidad femenina y, muy especialmente, la maternidad, todo ello visto desde la experiencia personal de una madre de diez hijos. Un recorrido por las distintas facetas de la feminidad: mujer, esposa y madre de una familia más que numerosa.
Un repaso valiente y ameno a la historia del feminismo, con multitud de respuestas sobre cómo la ideología de género ha logrado instalarse tan cómodamente en nuestras vidas. Todo ello mediante la descripción de claves para un matrimonio vivido plenamente y el testimonio, en primera persona, de la autora. Unas páginas repletas de optimismo y la alegría épica de sobrevivir, día a día, en una familia con diez hijos.

 – AUTORA –

En uno de los países del mundo con menor natalidad, una voz diferente nos ofrece una nueva perspectiva sobre la familia, llena de posibilidades. Un libro sobre la mujer, la identidad femenina y, muy especialmente, la maternidad, todo ello visto desde la experiencia personal de una madre de diez hijos. Un recorrido por las distintas facetas de la feminidad: mujer, esposa y madre de una familia más que numerosa.
Un repaso valiente y ameno a la historia del feminismo, con multitud de respuestas sobre cómo la ideología de género ha logrado instalarse tan cómodamente en nuestras vidas. Todo ello mediante la descripción de claves para un matrimonio vivido plenamente y el testimonio, en primera persona, de la autora. Unas páginas repletas de optimismo y la alegría épica de sobrevivir, día a día, en una familia con diez hijos.
2018-03-03 16.56.32-k0nF--620x349@abc

 

 GUSTARÁarrow-145786__340

A aquellos lectores que les interesa indagar en otras realidades y sensibilidades. A aquellos que buscan un relato natural y real acerca de la vida y del amor hacia la familia. Para aquellos que reflexionan sobre los mecanismos que mueven el corazón de una mujer que realiza un gran sacrificio por sus seres queridos. Todo ello aderezado con notas y reflexiones desde lo más profundo del alma femenina que reivindica el lugar que le corresponde en la sociedad, alejándose de posiciones de trinchera y radicales.

– NO GUSTARÁ arrow-145782__340.png 

A aquellos que tienen una ideología de género muy marcada y que no se abren a nuevos relatos desde otra óptica de una feminidad más clarificadora. No interesará a aquellos que abrazan los cánones de lo estadísticamente aceptado por la mayoría, siendo su mantra principal la repetición de los titulares aprendidos de los cabecillas de la policía de la doctrina imperante y, muchas veces, pasajera, que solamente beneficia a ellos mismos.

 – LA FRASE vintage-1751222__340.png

“Es gracioso ver cómo nos miran a veces por la calle, y nos van contando. A veces ha pasado que se dicen unos a otros <<¡OCHO!>>, y entonces nos paramos en seco a ver quién se ha perdido… A los niños les gusta que les pregunten y les hace gracia el silencio que a veces se hace según pasamos por la playa todos en fila buscando sitio. Ellos tampoco sienten que seamos muchos, pero se saben privilegiados aunque también muchas veces tienen que sacrificar mucho y privarse de muchas cosas por esa razón”.

– RESEÑAletter-576242__340.png

“Un repaso a la identidad femenina, el matrimonio y la maternidad desde la experiencia vital y el día a día de una madre de 10 hijos”. Si dos palabras pueden definir este libro, son: “Honestidad” y “Naturalidad”. Aquí encontraremos la visión de una mujer, esposa y madre de diez hijos que desde la sencillez y la ausencia de mascaradas, edulcorantes o filtros, nos expone su propia visión de la vida en todos sus aspectos: familiares, sociales, religiosos, políticos y laborales. La sencilla narración marcada por un texto directo, abarcable y entendible por cualquier lector nos acerca a un humanismo sentido y dichoso de una persona que ha hecho de la familia su fuente de alegría y de sentido a su vitalismo personal. Leonor Tamayo pone negro sobre blanco su día a día, sin tapujos ni autocensura alguna. En tiempos en los que la ideología de género ha anidado en algunos nichos de mercado con toda su fanfarria y fuegos artificiales, la autora nos propone otros caminos, otras vías de tránsito para entender el rol femenino. Sus justificaciones tendrán el recorrido que el lector quiera entender, reflexionar y, en libertad, tomar como alternativas perfectamente válidas al orwelliano pensamiento único que numerosos “lobbies” o “grupos de presión” tratan de imponer, no solamente en el campo de la familia y de la feminidad, sino en espacios mucho más amplios. Sus finalidades, como siempre, bajo la excusa de la libertad y la igualdad, esconden intereses mucho más mundanos, como el poder, la ideología excluyente, las subvenciones institucionales o el propio enriquecimiento de aquellos que se arrogan el poder de las decisiones éticas y morales de sus semejantes. Imposiciones valorativas que a lo único que llevan es al empobrecimiento de una sociedad, a la estigmatización de una minoría y a la creación de tribunales populares callejeros y tuiteros. El Ministerio de la Verdad de la novela 1984 tristemente está elevando sus muros alrededor de nosotros y muchos no se dan cuenta de que en breve acabarán encerrados entre ellos. Y allí, el credo que se manifiesta es unidireccional, sin fisuras ni disidencias. Pensar diferente ofende. Entre toda esta maraña estentórea Leonor Tamayo expone sus cartas sobre la mesa y enciende una vela para contarnos un cuento al abrigo de la noche, un cuento diferente, necesario y esperanzador acerca de su batalla diaria.
Valga la famosa anécdota que en mayor o menor medida todos hemos pasado por ella para explicar la valentía tranquila de la autora: La del negro en el autobús. De pequeños en algún momento, de mano de nuestros padres, hemos visto a la primera persona de una raza diferente a la nuestra, a lo que nuestra inocencia y falta aún de prudencia social nos hizo decir con la característica voz altisonante de niños ¡MAMA ESE SEÑOR ESTÁ PINTADO DE NEGRO!, consecuentemente nuestra madre se sonrojaba y nos decía que bajásemos la voz. Este ejemplo de nuestra cosecha sirve para precisar que Leonor Tamayo no baja la voz, sino que nos explica (y a sus hijos también), el porqué ese señor es negro, normalizando situaciones y creando espacios de comprensión, entendimiento y razonamiento, herramientas básicas de la autora para crear un marco educativo en el que todo tiene una explicación en una visión global, al amparo del paraguas de la familia y de sus valores. Dichos valores son los que en libertad han consensuado los padres y ahí están sus normas, su moral, sus límites y su inaplazable e indelegable amor por sus hijos.

20180829_193406.jpg

Pero donde se encuentra el gran acierto del presente libro es en el tono cercano de la narración. Leonor Tamayo nos habla de cómo “sobrevive” una familia numerosa o “hiper numerosa”. El orden casero, los desplazamientos, el colegio, las compras y su correspondiente austeridad, la adolescencia, las nuevas tecnologías, las vacaciones, los juegos, las comidas. La organización de una “pequeña tropa” tiene unas exigencias y unos protocolos de los que una familia con pocos hijos o sin ellos carecen. Surgen momentos complicados y otros de gran felicidad como relata la autora. La responsabilidad de sus miembros se consagra como parte fundamental en este articulado. Para que la maquinaria esté bien engrasada y el motor funcione, cada individuo del clan tendrá que saber cuál es el lugar que ocupa y la función que se le pide en el engranaje. Toda esta gran labor de conjunto tiene en las páginas de este libro numerosas anécdotas y, sobre todo, una manera de mirar a la organización familiar desde una óptica que la mayoría del resto de familias ni se imaginan. A lo largo de la historia en España las familias que contaban con muchos miembros eran más habituales, hoy en día, por varios motivos (que la propia autora enumera en el libro) quedan pocas, es por ello el interés que despiertan en los demás. Curiosamente somos los demás los que tendemos una cierta mirada recelosa ante aquello que no encaja con nuestra visión, pero los integrantes de esta familia, lógicamente, no se sienten ni diferentes ni enjuiciados, viven  con total naturalidad su situación.
En la parte final del libro, la autora (presidenta de “Profesionales para la ética” y de la “Plataforma internacional Women of the World”) recopila una serie de artículos personales escritos para las asociaciones enumeradas anteriormente y que están muy relacionados con lo narrado en la presente obra. Reflexiones, una vez más, sobre la familia, la feminidad y el papel que desarrolla la mujer en este escenario. Leonor Tamayo comparte con el lector su pensamiento y sus valores sobre una familia que la enriquece cada día y que se retroalimenta del amor que se dan entre todos ellos. Reivindica, a quien la quiera escuchar, una concepción feminista diferente a la que se ha modelado en los últimos tiempos. Pero su reivindicación es transparente, sencilla, paradigmática, en libertad y en conciencia con su personal concepción vital y religiosa. De ahí saca su fuerza y sus ganas de compartirnos su ejemplo. Luego, ya cada cual, que libremente oriente sus pasos hacia el modelo relacional que estime oportuno. Leonor tiene claro cual es el suyo.

 

“Jamás en la vida encontraréis ternura mejor, más profunda, más desinteresada ni verdadera que la de vuestra madre.”
HONORÉ DE BALZAC.

 

IMG_1908-k0nF--510x349@abc

LE DICEN AMOR CUANDO REALMENTE ES BRUJERÍA – LÍA VANESA CRUZ SANZ Y LUCÍA CRUZ (CALIGRAMA 2018)

Posted on Actualizado enn

lantia_cover_5a5f3123bc4bb_360.jpg

TÍTULO: LE DICEN AMOR CUANDO REALMENTE ES BRUJERÍA

AUTORAS: LÍA VANESA CRUZ SANZ Y LUCÍA CRUZ FACEBOOK  

PÁGINAS: 179

¿DÓNDE COMPRARLO?:  AQUÍ 

 

 – SINOPSIS –

Elizabeth Wilvock y Bella Smith dedican su vida a la investigación de casos paranormales desde el momento que una experiencia en común las une de manera irreversible. Juntas descubrirán que no todo es como parece ser y que muchas historias esconden oscuros secretos. Tras años y años de búsqueda de la Verdad, deciden escribir un libro contando al detalle cada suceso de sus vidas y las de diferentes personas que se cruzan en el camino pidiendo ayuda; para poder demostrarle al mundo que no todas las relaciones personales se crean en nombre del «AMOR». ¿Acaso has sentido alguna vez que estás atrapado en una relación sin poder salir, sin motivo aparente? ¿Alguna vez has visto como alguien cambia drásticamente de comportamiento, transformándose en otra persona? ¿Te has preguntado alguna vez si te han hecho brujería?

 – AUTORAS –

fotoAutor5a2edb2a9f701A15315_DSC00562-min

Escritora y Licenciada en Psicología Clínica, graduada en UBA (Universidad de Buenos Aires, Argentina) título homologado en la UAB, Barcelona (España). Especializada en temas espirituales a raíz de sus experiencias paranormales. Hace más de diez años, se dedica a la investigación y al estudio de temas como Reiki, Sanación Cuántica, Animales de Poder y Canalización. Para sus consultas utiliza herramientas como el Tarot, la Numerología Cuántica y la Canalización, entre otras.
Autora de los libros: La Tierra una Oportunidad, para qué, Para salir de Ella y El Oráculo de la Numerología. Creadora también de la Baraja de Numerología.

fotoAutor5a44d4f5d793cA17544_FOTODELASEGUNDAAUTORA-LUCIACRUZ-min

Nacida en 1995. Escritora y Maquilladora profesional. Graduada de Bachiller con orientación en Comunicación Social y estudiante de la carrera universitaria de Diseño de Indumentaria en la UBA (Buenos Aires, Argentina). Paralelamente, cursó seminarios sobre Vestuario y Caracterización Teatral, además de Maquillaje Social. Fue asistente de maquillaje y peinado en dos obras de teatro, además de trabajar de manera independiente para sesiones fotográficas, fiestas y eventos. Actualmente, con más de la mitad de la carrera hecha, decidió volcarse también al mundo espiritual, debido a sus experiencias paranormales, utiliza la escritura como medio para compartir sus conocimientos con los demás.

 

 GUSTARÁarrow-145786__340

A quienes inician su periplo particular por los tortuosos y enigmáticos caminos del mundo de lo esotérico y lo paranormal, llamándoles la atención los conceptos aportados por las autoras de “amarres”, “conjuros”, limpiezas”, etc. También gustará a los que les interesen los libros con un formato diferente a la clásica novela por capítulos.

– NO GUSTARÁ arrow-145782__340.png 

A los escépticos de los fenómenos paranormales o a aquellos que busquen una mayor complejidad y profundización en la trama y la composición literaria. Tampoco terminará de encajar en aquellos seguidores de estas temáticas que esperen ser conducidos más allá de un pórtico expositivo genérico donde no se profundiza en métodos, procedimientos o rituales.

 – LA FRASE vintage-1751222__340.png

“Este secreto que carcome sus almas, la ataba al pasado no resuelto y la arrastraba hacia allí, todo el tiempo, sin que ella fuera consciente. Ahora que sabe la verdad, conserva con más fuerza y ahínco la esperanza que siempre brilló en el fondo de su corazón, reforzada por las palabras de las personas profesionales con las que ha tratado; el día en que podrán entenderse, el día en el cual se hará justicia. Y a partir de aquel momento,  retomarán la amistad que siempre los ha caracterizado, antes de que la oscuridad se metiera en medio”.

– RESEÑAletter-576242__340.png

“Le dicen amor cuando realmente es brujería”. Bajo este mercadotécnico nombre nos encontramos una curiosidad que siempre es bienvenida en el panorama literario español. Lo primero que hay que comentar, ya que es su punto fuerte y débil al mismo tiempo, es la inmersión del lector en los conceptos que nos presentan sus autoras. Aquellos lectores que lean la presente obra desde la barrera y no bajen a pisar el albero con la camisa remangada se cansarán a las primeras de cambio. Existen libros que más allá de su propia temática, exigen a sus lectores una credulidad plena para poder disfrutar plenamente de la experiencia que se les propone. Aquí nos encontramos ante un caso de esta naturaleza. La originalidad del presente libro radica en la fórmula empleada en su formato. (Novela, ensayo científico ¿real o ficcional?, ¿autoayuda quizás?). Todo ello podrá captar la atención y aligerar la lectura o bien creará una leve desorientación en el lector que no sabrá muy bien qué género está leyendo y cuáles son los límites de la verdad y de la imaginación de sus autoras. Aquí radica su mayor baza o su mayor defecto. Serán los ojos del lector los que juzguen. Eso sí, indiferentes no creo que queden.
En la presente obra que parte de una base aparentemente imaginaria no podemos dejar pasar la mano firme de la biografía de sus escritoras.  Lía Vanesa es Licenciada en Psicología Clínica y especializada en temas espirituales. Investigadora del Reiki, la Sanación Cuántica, los Animales de Poder, la Canalización, el Tarot, la Numerología, etc. Mientras que Lucía Cruz está también volcada en el mundo espiritual debido a sus experiencias paranormales. Con estos antecedentes podemos entender que la obra que hemos leído nos plantea una serie de cuestiones muy específicas que, como mínimo, llamaran poderosamente la atención del lector, ya que las autoras, por bagaje personal y experimental, han consagrado buena parte de su tiempo a las presentes pesquisas e investigaciones de campo. En un mundo en el cada vez más los individuos nos planteamos nuevos caminos alternativos a la formalidad científica y racionalista establecida, surgen autores que indagan en materias, en ocasiones, denostadas por el gran público y, sobre todo, por el dogmatismo académico más férreo, intrincado e impermeable a nuevas corrientes de opinión o rutas por descubrir. Por otro lado el escepticismo más congruente se justifica por el aprovechamiento de estas nuevas vías de investigación como vehículos de estafas, sectarismos y resto de ilegalidades. Por ello, es de toda lógica que parte del potencial público que no se siente atraído por este tipo de obras coja tierra de por medio.
La obra que tenemos entre manos tiene un tono sencillo y apto para todos los públicos. Podrán acceder a ella personas de todas las edades que estén interesadas en la parapsicología y en las ciencias ocultas (y aquí reveladas). En concreto el ocultismo en el presente caso viene relacionado con los aspectos más desconocidos que nos plantean las autoras sobre los amarres, las energías, los conjuros y todo aquello que lastra y adormece a las personas y que les impide realmente llegar a la luz y ser plenamente conscientes de su lugar en el mundo y de sus amplias posibilidades de renovación, superación y crecimiento de la autoestima. Nos revelan una vertiente del amor que va más allá de los tópicos que inundan la sociedad contemporánea para darnos las claves de una circunstancias más complejas y etéreas que se deben conocer para llegar a la plenitud y el esclarecimiento del porqué echan raíces unas relaciones personales y otras toman una deriva claustrofóbica, agobiante, paternalista y tóxica.
Entre la realidad y la ficción juega esta obra, en la que para aquellos que se sientan plenamente identificados será todo un regalo entrar en sus páginas aunque haya conceptos que son de difícil explicación y concreción. En ese mundo que nos rodea y que no podemos ver se mueven mareas de energía que nos sobrepasan. Vanesa y Lucía intentarán domarlas para el beneficio personal de cada individuo que se siente perdido en un mar de entelequias y dispersiones malignas. Las autoras harán de guías para abrir los ojos a nuevo plano más humano, conciliador y esperanzador.

amor-2-amarres-ataduras-ligaduras