Crítica libros

OPERACIÓN HADES – FRANCISCO SAINZ SILVA – EDITORIAL GOODBOOKS 2015

Posted on

OPERACIÓN HADES Portada.jpg

 

 

TÍTULO: OPERACIÓN HADES
AUTOR: FRANCISCO SAINZ SILVA. FACEBOOK TWITTER PRENSA
EDITORIAL: GOODBOOKS. WEB
PÁGINAS: 365.
¿DÓNDE COMPRARLO?:  AQUÍ

 

 – SINOPSIS:
1944. La guerra se encuentra en su punto más importante. Las tropas nazis retroceden ante el avance imparable de los aliados. Estos, tras años de sufrimiento y grandes pérdidas, están al fin cerca de la victoria. Ante ese panorama, el teniente general de las SS Hans Kammler, uno de los ingenieros más brillantes del III Reich, está a punto de finalizar el proyecto más ambicioso de toda su carrera; un arma tan eficaz, que bien utilizada podría suponer la derrota de las fuerzas aliadas, cambiando el desenlace de la guerra.
Ante la posibilidad de que los nazis hayan encontrado la forma de revertir el curso de los acontecimientos, e incluso poder vencer a los aliados, los servicios secretos norteamericanos optan por enviar un pequeño comando al corazón de Alemania para evaluar la amenaza y destruirla. 
El capitán Manuel Ferrer, antiguo soldado republicano durante la guerra civil española, y actualmente al servicio del ejército estadounidense, tendrá que infiltrarse junto a sus hombres tras las líneas enemigas, bajo las ordenes del teniente coronel James T. Andrews, un oficial frío y calculador dispuesto a hacer cualquier cosa con tal de cumplir su misión. 
Una vez allí se dan cuenta que la amenaza es tan real como mortífera. Deben destruirla y cada segundo cuenta. La vida de miles de soldados está en juego. Y el desenlace de la guerra, también.
  – AUTOR:
Francisco Sainz (Piedrabuena, Ciudad Real, 1986).
Gran amante de la lectura, no tardó en desarrollar la afición de escribir sus propias historias. Fue durante un viaje a Alemania en el que visitó el campo de concentración de Sachenhausen, así como otros memoriales de la Segunda Guerra Mundial, cuando comenzó a gestar la que se terminaría convirtiendo en su primera novela publicada, Operación Hades (Goodbooks, 2015) un trepidante relato de espionaje y aventura ambientado en la Europa en guerra de mediados de los años cuarenta.
Ha colaborado de forma habitual con la revista WW2GP magazine, escribiendo artículos de interés relacionados con la Segunda Guerra Mundial y con la revista Anima Barda, en la que ha publicado varios relatos de terror y fantasía. También es posible encontrar en su página web (www.franciscosainz.com) de forma exclusiva y totalmente gratuita, una serie de relatos cortos protagonizados por el detective y antiguo delincuente Miguel Delgado.

 

 

– GUSTARÁ:arrow-145786__340.png
A los lectores que disfrutan de los libros con el ojo puesto en su adaptación cinematográfica. Rápidos, frenéticos y que sudan acción por los cuatro costados. También gustará a los amantes de las novelas bélicas y de espías, pero siempre más desde la óptica visual que desde aquella más cercana a la novela histórica densa y profusamente descriptiva. En Operación Hades, primero se dispara y luego se pregunta.
– NO GUSTARÁ: arrow-145782__340.png 
A los estrictos lectores que se relamen con la novela clásica, sobre todo, por su extensión y complejidad de datos e hilos argumentales que se entretejen en sus páginas. Tampoco apasionará a los lectores aficionados a ritmos más calmados y complejos. El punto de vista de esta novela es el de la cámara al hombro y el olor a pólvora. Abstenerse temerosos y aquellos que se marean en un análisis de sangre.
– LA FRASE:
“Al rememorar el pasado, no pudo evitar pensar en un antiguo camarada y amigo desde los lejanos años veinte. Claus Von Stauffenberg. Stauffenberg había sido uno de los cabecillas responsables del atentado del 20 de julio contra el Führer en la guarida del lobo. Aun podía verlo. Vestido con su uniforme de coronel, y cubriendo la cuenca izquierda allí donde debería haber un ojo”.
 – RESEÑA:
Aunque los tambores de guerra ya venían sonando desde bastante antes, el 1 de septiembre de 1939 comenzó de manera oficiosa la Segunda Guerra Mundial con la famosa fotografía de los soldados de las Wehrmacht destruyendo el puesto fronterizo polaco-alemán. Mediante acciones políticas expansionistas del reciente régimen nazi, con la connivencia de las naciones vencedoras de la Primera Guerra Mundial y con su fallido Tratado de Versalles y Sociedad de Naciones, los vencedores reblandecieron sus discursos con la aplicación del Pacto de apaciguamiento con Alemania, con el que creían que podrían llegar a un acuerdo frente a las políticas de “espacio vital” nazi. Pero se equivocaron. La maquiavélica mano del ministro de propaganda Joseph Goebbels ya apuntaba muy alto desde el inicio de la guerra. Durante los meses anteriores a la invasión de 1939, los periódicos y políticos alemanes llevaron a cabo una campaña propagandística a nivel nacional e internacional, por la cual acusaban a las autoridades polacas de organizar o tolerar la limpieza étnica de los alemanes que vivían en Polonia y que constituían una minoría étnica.El 22 de agosto Adolfo Hitler dijo a sus generales: “Proporcionaré un casus belli propagandístico. Su credibilidad no importa. El vencedor no será cuestionado por si dijo la verdad”.

2_sv_valka_nemecti_vojaci_polsko.jpg

¿Les suena de algo este tipo de discursos supremacistas, xenófobos y racistas?, ¿el Tratado de Versalles nos roba? El populismo trata de eso precisamente, de encandilar al pueblo con discursos que resalten la figura del “salvapatrias de turno” que les sacará de las penurias y solucionará sus problemas. Y no nos equivoquemos, hay todavía muchos turnos en la cola del INEM de sectarios en paro, listos para abducir a los más embobados. Pero para unir el voto no es suficiente sus promesas futuras (y probablemente inalcanzables) sino que hay que elaborar el curriculum del enemigo común, del demonio que engendra a todos los males que asolan a una población depresiva, sin recursos y normalmente de clase más humilde. Y ahí es cuando aparece un líder “amantísimo” que aglutina el odio sobre el opresor exterior, llevando (casi siempre) a su pueblo a la perdición más desalmada, al caos más cruel y a la destrucción final. Fascismo y comunismo enseñaron los dientes a la Historia dejando marcadas para siempre sus páginas. Pero no es un problema del pasado, el hombre tropieza en muchas piedras. Con cambios de siglas, de atuendo, de semblantes y de operaciones publicitarias de una estética cercana y juvenil, están siempre pugnando por aparecer. En el “black friday” de las pieles de cordero siempre hay un puñado de lobos agolpados en las puertas, esperando para asaltar el trono de discursos edulcorados con los que se ganan el favor del populacho carente de herramientas reflexivas, educativas y de perspectiva histórica. Ya saben aquello de “… luego vinieron a por mí… pero ya era demasiado tarde”… pues eso.
En estas lides estamos cuando Francisco Sainz Silva nos embarca en una aventura épica de furia de comandos y espías. Nos acordamos en este punto del fantástico videojuego español “Commandos: Behind the enemy lines” de Pyro Studios 1998. En la presente novela nos encontramos como en las distintas fases del mencionado videojuego, con personajes perfectamente perfilados en sus diferentes habilidades. Hemos tenido muy presente que la “pantalla” que más nos gustaría jugar sería la de la mansión Böhm. Sería apasionante. Varios escenarios, técnicas de distracción, eliminaciones de enemigos quirúrgicamente, extracción del trofeo y colocación de explosivos tácticamente para cubrir la huida. La mansión Böhm de la presente novela,  para que se hagan una idea, es parecida al castillo de Rennes de la película “Los doce del patíbulo – Robert Aldrich 1967”, pero con un mayor espíritu libidinoso y moral distraída. Aquí los horrores de la guerra se mojan en whisky de importación con bailarinas especialistas en la danza horizontal.
Son estas las imágenes que nos han traído la lectura de este libro: “Los cañones de Navarone”, “El desafío de las águilas”, “Los héroes del Telemark”, “El puente sobre el río Kwai”, “Tobruck”, “Comando en el mar de China”, “Las ratas del desierto”… entre otras.  Muchos hombres y mujeres dieron la vida para destruir infraestructuras esenciales para el devenir de la guerra o bien para hacerse con planes bélicos o de armamento del ejército nazi. 

bel_mission20_pyro.jpg

En este libro el papel de la mujer es fundamental. Es la época dorada del espionaje que contó con muchas mujeres listas a prestar la labor más ingrata y arriesgada que puede realizar un civil, ya que con casi toda seguridad, el ser descubierto significaba la tortura y la muerte. Ahí están ejemplos como Mata-Hari, Krystyna Skarbek, Virginia Hall, Margarita Konenkova, etc. En muchas ocasiones han sido silenciadas por los historiadores dejando de manifiesto que, las “cosas bélicas”, son asuntos masculinos. Muchas de ellas dieron la vida por su país. Su memoria, como la de sus compañeros, debería ser siempre respetada y valorada. En muchas ocasiones se arrojaron a misiones suicidas que evitaron la muerte de sus compatriotas. 
Francisco Sainz nos trae lo mejor de la literatura de espías y comandos suicidas (sin llegar a ser Juego de Tronos, aquí hay bajas en todos los bandos… Siempre sale algo mal… al tiempo). En la línea de los grandes escritores del género como Ken Follett, Frederick Forsyth, Graham Greene, John LeCarré, Ian Fleming, Tom Clancy, Robert Harris, etc… el autor nos mete de lleno en un magnífico fregado en el que el destino de la guerra, de Europa y del Mundo está en juego. Contemplamos los cohetes V1, V2 y la casi consecución de armamento nuclear que Hitler pudo tocar con la yema de los dedos pero que se le escapó finalmente de las manos… ¿y si la guerra hubiera durado apenas seis meses más? ¿y si Hitler tuviera un último as en la manga? (Historia/ficción que dejaremos para la ucrónica distopía de Philip K. Dick en su obra “El hombre en el castillo” de 1962.

el-hombre-en-el-castillo.jpg

Cabe destacar dos aspectos en la narración de la presente obra: El pundonor y resistencia femenina, fundamental en la consecución de los objetivos de la misión. Nunca un grupo de resistencia ha hecho tanto por su país (incluso el nazismo era criticado veladamente por algunos detractores en su propias filas. El camino que llevaba a la perdición del país y las noticias sobre las “soluciones finales”, dejaban un poso amargo en algunos ciudadanos que veían que según corría la campaña, las promesas que les habían realizado estaban siendo una ponzoña destructiva). El segundo factor destacable es la eliminación de la delgada línea entre los buenos y los malos (que los nazis son los malos nadie lo cuestiona. Solamente algunos que hoy en día comulgan con ideas negacionistas sobre el Holocausto), pero “los buenos”, en un contexto bélico, se tornas hienas ignominiosas, que solamente buscan salvar el pellejo y desplegar sus más bajas pasiones. En situaciones límite de supervivencia no todos los “buenos” se comportaran como tales. Una guerra es una pausa en las reglas que todo grupo humano se ha otorgado. El dolor, la frustración, las torturas y mirar a la muerte con ojos encendidos, machaca la mente de quienes, por desgracia,  han tenido que comer del barro de las trincheras.
Por último, también hay que comentar que el propio autor tras el impacto que le produjo la visita al campo de concentración de Sachsenhausen, no pudo menos que introducir en su narración un pequeño fragmento acerca de la situación de estos lugares donde la muerte se abría camino diariamente a golpe de guadaña. El mundo pudo conocer hasta dónde somos capaces de llegar cuando no vemos en el semejante más que despojos. La Eugenesia moral siempre acaba con el intento de destrucción de colectivos minoritarios… Y no estamos libres de que estos sucesos vuelvan a ocurrir.

Tour_Sachsenhausen.jpg

Francisco Sainz Silva nos ofrece una “pelinovela” muy entretenida, llena de valientes, de buenos y de malos, de misiones imposibles, de momentos de sangre y destrucción (física y moral). Es la lucha de los principios éticos en tiempos duros y grises que no debemos olvidar. Días en los que se daba la vida por la patria y no se subían tus progresos a Twitter ni a Instagram. Los campos de batallas de Europa quedaron regados con las almas de anónimas personas que dejaron en este mundo su pequeña pieza en el engranaje de una necesaria victoria. Hoy pocos les recuerdan, pero de sus gestas nació nuestra libertad.
Operación Hades o cómo nunca el infierno ha estado tan cerca de ganar la partida.
P.D. El Gran Hermano de la sociedad ocultista Thule siempre vigila. ¡Avisados están!

nazi_ufo.jpg

 

MOTTAINAI (DIARIO DE UN HOMBRE ROTO) – JAVIER OLASAGARRE IBAIBARRIAGA – EDICIONES EMILIANENSES 2017

Posted on Actualizado enn

 recommended-stamp-4-1024x793

descarga (2).jpg

TÍTULO: MOTTAINAI (DIARIO DE UN HOMBRE ROTO).
AUTOR: JAVIER OLASAGARRE IBAIBARRIAGA. FACEBOOK PRENSA
EDITORIAL: EDICIONES EMILIANENSES. WEB
PÁGINAS: 173.
¿DÓNDE COMPRARLO?:  AQUÍ

 

 – SINOPSIS:
Mottainai es un concepto de origen japonés que hace referencia a un sentimiento de inmenso vacío ante el desperdicio de un recurso de gran valor como puede ser el tiempo, las emociones, el talento, los sueños… o la propia alma. Embadurnado voluntariamente con esta amarga sensación, nos encontramos frente a un hombre consciente de su situación, pero inerte ante su efecto.
Con decenas de hábitos y cientos de exigentes reflexiones presenciamos en primera persona la peregrinación agónica de un joven observador ante un día completo de su propia vida a principios del siglo XXI. Un diario implacable. Un diario descarnado. El diario de un perdedor.

 

  – AUTOR:
Javier Olasagarre Ibaibarriaga (Pamplona, 1985), tuvo la dicha de crecer y formarse entre las localidades riojanas de Logroño y Briones. Desde su infancia se interesó por la lectura no obligada y ya en la pubertad escribió varios relatos breves que no pasaron de sus círculos más cercanos o de su propio ordenador. Con el paso del tiempo finalizó sus estudios superiores y se vio obligado a compaginar su trabajo con sus diferentes inquietudes.
Adicto a la música más estruendosa, guitarrista del grupo Volvone (Briones, 2005) con el que intercala conciertos (https://www.youtube.com/watch?v=UXzwvcfd7JQ)
y algún que otro disco (10y25, en 2015). Ex-futbolista digno en activo y deportista perpetuo, ilustrador ocasional. Con todo ello intenta mantener a flote la escritura y ha terminado en 2017 su primera novela Mottainai Diario de un hombre roto.

 

– GUSTARÁ:arrow-145786__340.png
A las reflexivas mentes de los lectores que se plantean su lugar en este hormiguero que nos ha tocado vivir y que buscan cual pollos sin cabeza su pareja de baile al acorde de una vital letanía monocorde, claudicante y reiterativa. Gustará a los lectores que surfean bajo la lluvia las alienantes olas grises en su triste cotidianidad. Verse desnudo en el espejo deslucido por el vaho del paso del tiempo y las grietas de un presente descorazonador y aciago.

 

– NO GUSTARÁ: arrow-145782__340.png 
A los lectores más recreativos y aficionados a la novela más “correteadora” y “accionil”. Aquí el lector debe estar preparado para ponerse el traje a rayas y pulular por el cadalso, quizás sin subir los escalones del “no retorno“, pero, sí al menos, a circundar el destino que se encuentra colgado y mirándole directamente a los ojos. ¿Dispondrá el lector de arrestos suficientes para saltar al vacío en un circo de los horrores que planta su carpa de falsos sueños en la misma puerta de su casa?

 

– LA FRASE:
“Una plutonomía en la que soy conocedor de miles de desgracias ajenas y que decido, por mi propia voluntad, mirar hacia otra parte y dejar que se ejecuten impunemente. En el que mi salvoconducto es lo más importante. Solo soy un productor y un consumidor muy poco instruido, ignorante y estúpido, en una cadena ilimitada de gente como yo. Sin objetivo ni sentido real al final de todo el camino. Vivo en una sociedad que, a todas luces, está enferma. Soy cómplice de ello…”

 

– RESEÑA:
“Si miras fijamente al abismo, el abismo te devuelve la mirada” ya Nietzsche sabía por dónde iban los tiros. Vivimos tiempos en los que miramos demasiado el abismo, cual Anillo Único del todopoderoso Sauron al que no podemos dejar de babear con los ojos, pues nos encandila con sus cantos de sirena. A este abismo le podemos poner la denominación de origen de: telebasura, hiperconectividad, esclavismo laboral, sociabilidad obligada, desapego de las raíces personales y familiares o evasión y huida hacia ninguna parte. Machihembrar elementos que no encajan en un puzle al que le faltan piezas, con reglas del juego que cambian a mitad de partida. Una pulsión que nace de dentro de nosotros y te estalla en el pecho cual “Alien nihilista” que campa a sus anchas por nuestros sentimientos, aflojándonos la sesera (y la billetera) en una carrera de autos locos y payasos tristes hacia una meta del eterno retorno en el día de la marmota. El abismo te mira y a nuestro derrengado cuerpo ya no le quedan fuerzas para sostenerle la mirada.
Ya en la antigüedad, desde textos hebreos del Eclesiastés llegaron las primeras ideas nihilistas que tomaron cuerpo, método y formalismo, en la Rusia de mediados del siglo XIX, con Iván Turguénev, Piotr Kropotkin o Dimitri Pisarev entre otros muchos. El concepto de “la nada” de Antón Chéjov es muy característico en su obra. Cohabitan personajes a quienes les pasa de todo, pero finalmente no les pasa nada. Un círculo no virtuoso en el que corremos como cobayas en una eterna noria, bien engrasada de ilusiones, pero carente de sentido. A mayor velocidad, mayor cansancio, y siempre con la línea de salida inmutable a los pies. El avance está vedado. El tratamiento existencialista y nihilista de filósofos y escritores como Kierkegaard, Nietzsche, Sartre o Camus nos muestra un mundo de norias y cobayas drogadas en la búsqueda del todo, pero encontrándose, en cambio, con el vacío. Siempre con la guerra por medio, nacen los ejemplos de las plumas de Albert Camus con “El extranjero” o “la peste” o de Jean-Paul Sartre con “Los caminos de la libertad“. Nos acercan a la supervivencia del ser humano en un entorno ponzoñoso y estéril. La vivencia de la guerra con sus consecuentes profundas reflexiones les conminan a llegar a la conclusión de que Dios ha muerto. Una vez vistos los horrores de las confrontaciones armadas, consagran como claro ganador al sinsentido del existencialismo más cruel . Tampoco olvidemos “La Colmena” de Camilo José Cela o “Nada” de Carmen Laforet. La literatura de posguerra siempre está habitada por el desencanto, el desamparo moral y la insondable tristeza de los personajes que miran, pero no ven. Dios muere y aparece el hombre que había estado oculto bajo muchas capas de culpabilidades, obligaciones litúrgicas y miedo reverencial. Pero con este nuevo renacer también eclosionan las más bajas pasiones mundanas que, en aras del liberalismo, se vuelven libertinas. Las culatas devolverán los tiros y, si bien antes era Dios el freno moral, ahora lo será el propio ser humano con su creciente desprecio por sus semejantes y su involución hacia su cortijo umbilical.
Aquí es donde Javier Olasagarre nos pone las gafas unidimensionales de visión nocturna y nos clava en la mente de un joven observador que se siente diferente (aunque transita la misma senda mancillada que el resto de elefantes hacia el cementerio de paquidermos ebrios de realidad reducida). En su Show de Truman particular recorremos de su mano una depresiva ciudad que nada (literalmente) en una atmósfera deslucida de lluvia y gabardinas cenicientas de personas que agachan la cabeza, bien para no mojarse, bien para interactuar con sus dispositivos móviles. Llamémosle Truman al protagonista de la novela (ya que desconocemos su nombre). Pues bien, Truman, es un productor/consumidor que ha salido un momento de la cadena de montaje en la que recibe su jornal diario para boquear en silencio sus penurias y su eterna sombría. Truman no caminavaga. Nos encamina por distintos escenarios no nominativos y en todos ellos deja su efímera huella en la arena de una playa que más que cocoteros tiene: asfalto, polución, hormigón y desencanto. 
Si este libro fuera una serie televisiva estaría a caballo entre “Perdidos” y “A dos metros bajo tierra”, puro existencialismo, todo dudas, todo preguntas. Vitalidad descabalada en sendas inciertas que confluyen en un regreso determinista. Nuestro superviviente, Truman, hace de guía cual Virgilio urbano en el infierno de Dante de esta brillante novela. Por su devenir de veinticuatro horas conoceremos con negrura acidez y crítica urticante, la vida de personajes de código de barras y mirada hueca en: oficinas que rompen filas con responsables absentistas de ausente garbo, becarios bienintencionados pero explotados por la sonrisa de la fotocopiadora que ya ha dado el primer aviso de encontrarse en la reserva de fuel, secretarias torneadas en el mármol de la resistencia a dejarse vencer, comerciales que no saben si compran o venden, desorientados parroquianos de bares “matapenas”, establecimientos comerciales viciados de aluminosis sistémicas con carteles de saldo por derribo ético, y despojos del boom inmobiliario de extrarradio con riadas de pesadumbre y charcos de saldo y esquina. Todo ello con, únicamente, dos lugares para resistir a la opresión: un pequeño apartamento donde colmar el vaso de las lágrimas y unos auriculares que aíslan al personaje de su entorno (evitando así: saludos, conversaciones y demás enlaces con el exterior. El protagonista se conecta al entorno digital para apartar el calor de un rostro analógico).
Aquí no ha sido la posguerra lo que ha ocasionado esta hecatombe ética y moral. Nos parece que Javier Olasagarre nos habla de los posos que deja la crisis. Crisis que comienza siendo económica, para anclarse en su vertiente más personal y alienante. Ejemplares son: el consumismo desaforado, el vuelco hacia posiciones metacapitalistas, bancarias e inmobiliarias, la oclusión digital que no nos deja ver a la persona que se nos acerca para abrazarnos, la manivela dorada con la que hombres enmoquetados mueven el cotarro, el sinsentido laboral que precinta la creatividad de sus acólitos y obligados rumiantes o la invisibilidad orwelliana del sujeto ante sus semejantes. Parece que es necesario que de vez en cuando nos den un bofetón de realidad. Aquí el autor se resiste a plegar velas y predica su Palabra de “neoprofeta” para aquellos (pocos) que sean capaces de levantar la vista.
Es la suerte final de la figura del “Hikikomori” japonés, del “Ángel exterminador” de Luis Buñuel o del moderno aislacionismo digital con la actualización del mito de “Robinson Crusoe” de Daniel Defoe. La rueda sigue girando y aunque duela, la única solución para salir del círculo vicioso en el que nos encontramos es saltar en marcha y, atender, las sensatas señales que nos deja el autor con forma de migas de pan-cartas de cristalinos mensajes escritos con sangre enrabietada.
¿Pastilla roja o pastilla azul?

 

 

 

TODAS LAS HISTORIAS ACABAN HABLANDO DE AMOR – EMMA TRILLES LAYUNTA – (BATIDORA EDICIONES 2018)

Posted on

todas-las-historias.png

 

TÍTULO: TODAS LAS HISTORIAS ACABAN HABLANDO DE AMOR.
AUTORA: EMMA TRILLES LAYUNTA. WEB TWITTER
EDITORIAL: BATIDORA EDICIONES. WEB
PÁGINAS: 203.
¿DÓNDE COMPRARLO?:  AQUÍ

 

 – SINOPSIS:
En Todas las historias acaban hablando de amor, Emma Trilles nos transmite con toda cercanía el día a día de una consulta psicológica, a través de ocho historias basadas en hechos reales llenas de aprendizaje y superación; encuentros y desencuentros, amor y desamor… Un libro de divulgación lleno de color y de sentimiento.
Es un libro para sentir; hará que te identifiques o identifiques a personas queridas con muchos de los protagonistas de las historias que se cuentan.  Te ayudará a ser más tolerante, a ver la vida desde diversos puntos de vista, a eliminar prejuicios, a entender el porqué de determinados comportamientos, quizás opuestos a los tuyos.
La vida son etapas, y para vivirlas y disfrutarlas en plenitud, se requiere aprender a gestionar emocionalmente los acontecimientos que nos ocurren de un modo sereno, viviendo el presente, pero sin perder de vista que algo maravilloso nos puede suceder en cualquier momento.

 

 – AUTORA:
Me llamo Emma Trilles y desde que tengo uso de razón, me he sentido atraída por las personas y sus emociones, los comportamientos, las reacciones humanas, los sentimientos,…. mi gran fascinación.
Inicialmente me decanté por estudiar la Diplomatura en Magisterio, especializándome en Educación Infantil; los niños, otra de mis debilidades….. El entender como la educación que recibe el niño en sus primeros años de vida es fundamental para su desarrollo; para sus habilidades motoras, físicas y por supuesto psicológicas, como la educación recibida en los primeros años puede fraguar positiva o al contrario negativamente en la personalidad del adulto. Está inquietud me ha llevado a emprender el Proyecto CREZCO FELIZ, cuya misión es entrenar la inteligencia emocional en los niños; trabajar por la salud emocional de los más pequeños.
Tras finalizar Magisterio, sin dudarlo me matriculé para cursar la Licenciatura en Psicología y  fue durante esos años donde me di cuenta de que efectivamente quería ejercer mi carrera profesional como psicóloga.
Un Posgrado en Dirección de Recursos Humanos y Organización hizo que mi trayectoria posterior se centrara en el mundo de los Recursos Humanos. Durante casi quince años he trabajado a nivel nacional para multitud de empresas, siendo mi especialidad el estudio la personalidad orientada a diversos trabajos.

 

– GUSTARÁ:arrow-145786__340.png
A los lectores de no-ficción que buscan incesantemente la veracidad de los hechos acaecidos a personas corrientes. Historias que abrazan la realidad que surge en cualquier situación y en la que pueden verse reflejados. También interesará a aquellos que quieran sentarse, aunque sea por un rato, en el sillón del psicólogo y ver lo que se cuece en el diván de enfrente. Vivir en primera persona lo que oye, siente, reflexiona y actúa metódicamente un profesional de la mente. 

 

– NO GUSTARÁ: arrow-145782__340.png 
A aquellos lectores amantes de la ficción novelada o a aquellos que los temas relacionados con la psicología en su vertiente más sentimental no les interesan. (Incluso aunque luego sean asiduos consumidores de novela romántica). 

 

– LA FRASE:
 “Yo la estaba observando y en ese momento su semblante empezó a cambiar, lo que me indicaba que en breves instantes me desvelaría el motivo real de su problemática. No me podía imaginar cómo iba a continuar la historia, y sentía cierta intriga…”.

 

– RESEÑA:
Solamente observando la edición del presente libro, ya adivinamos el trato profesional y rigorista de la obra. La línea pulcra y monocromática por la que apuesta Batidora ediciones hace de sincero continente de lo que nos vamos a encontrar en su interior. Ya desde la portada nos miran unos ojos sin más rasgos determinantes. No seremos capaces de saber qué nos dicen esos ojos, pues su falta de expresividad, junto con la ausencia de sonrisa, nos llevan a reflexionar acerca de la naturaleza de las historias que se encuentran en su interior. Esta primera mirada limpia y sin prejuicios nos llevará a escuchar lo que la mente de sus intervinientes nos quieren compartir. En su interior las ilustraciones de Antonio Valenzuela (Facebook), nos hacen acompañar a los personajes en sus realidades cotidianas y en su pugna por reflotar sus mentes del naufragio al que han sido sometidas sus vidas. Naufragio en que lo han perdido todo. La autora en un primer momento y mucho antes de que lleguen a tierra firme, intentará que consigan asirse a un salvavidas para coger aire, escupir el salitre, comenzar a nadar y, progresivamente, poner rumbo al futuro, incierto, pero prometedor.SoyLoProhibido-big.jpgGestión emocional + Autoconocimiento = Autoestima. Así nos plantea la autora la ecuación de  la “felicidad emocional”. Sin ella, nos explica en su nuevo libro, la empinada cuesta del día a día no dejará de aumentar escalones mientras se pierde en las alturas. Son muchas las referencias que nos encontramos en el libro de Emma Trilles. Sea la resiliencia, el estoicismo o la propia cultura popular con las frase atribuida a varios autores No podemos elegir las cartas que nos dan, pero sí cómo jugarlas” se entrecruzan en el albero de las atribuladas almas que nos presenta. Ya desde los tiempos bíblicos del metafórico relato de Saulo camino de Damasco, que tuvo que caerse del caballo para trascender a una nueva realidad y, por tanto, a un conocimiento nuevo, el hombre ha buscado la redención y la iluminación. Conversión de la que puede venir el dicho folclórico de “si te caes de un caballo, vuelve a montarlo inmediatamente, para que aprenda quien es el domador“. Lo que a lo mejor no nos han contado es que el caballo somos nosotros mismos y que la doma, en casos puntuales, debe ser tratada por un profesional. Muchas veces nuestra obcecación es tal, que ni siquiera sabemos que para auparse a la grupa hay que utilizar los estribos con desenvoltura y técnica depurada.
No podemos dejar la ocasión de nombrar el ejemplo de Nelson Mandela, encarcelado por razones políticas durante 27 años. Paradigmático ejemplo de resistencia ante la adversidad, gestión emocional y superación. Son ya clásicas las siguientes líneas escritas durante su cautiverio. 

 

Más allá de la noche que me cubre
negra como el abismo insondable,
doy gracias a los dioses que pudieran existir
por mi alma invicta.
En las azarosas garras de las circunstancias
nunca me he lamentado ni he pestañeado.
Sometido a los golpes del destino
mi cabeza está ensangrentada, pero erguida.
Más allá de este lugar de cólera y lágrimas
donde yace el Horror de la Sombra,
la amenaza de los años
me encuentra, y me encontrará, sin miedo.
No importa cuán estrecho sea el portal,
cuán cargada de castigos la sentencia,
soy el amo de mi destino:
soy el capitán de mi alma.

 

Cuando un individuo tiene claras sus prioridades y objetivos, luchará firmemente en su convicción. Sin embargo y, en caso contrario, la falta de metas, de ilusiones, de horizontes a los que llegar para hundir la bandera de la realización, conllevan en ocasiones una infinita ausencia, desasosiego y desorientación.
Todas las historias acaban hablando de amor” es el título de la presente obra, aunque nosotros podríamos apostillar que todas las historias acaban hablando de miedo a la pérdida. El ser humano y, más concretamente el occidental, ha llegado a unas altas cotas de consumismo, conformismo y acumulación de bienes y sentimientos diversos que le impiden concretar y enfocar sus intereses en algo esencialmente tangible. De ahí nacen sus miedos. Se ve así mismo en un trono sobre una montaña de bienes y “personas” ganadas con el tiempo y el trabajo. Por ello tiene miedo, mucho miedo a perderlos, no por el hecho del valor que les otorga, sino por que el cambio que eso le produciría, modificaría su agenda diaria de pensamientos y sentimientos.
Se nos estropea el teléfono móvil, se retrasa el tren, cancelan tu serie favorita, retiran de la carta de postres “el pecado de chocolate”… vivimos imbuidos en el miedo a la pérdida. Y cada vez los condicionantes sociales nos alejan de las herramientas eficaces para afrontar con éxito la frustración o, simplemente, la flexibilidad para modificar los planes originales. Si este es el comportamiento para temas baladíes y de poca importancia, que no nos ocurrirá con los asuntos más relevantes como los de las relaciones personales más cercanas. En una sociedad en la que los padres envuelven en plástico de burbujas (ya lo anticiparon Los Simpson – a partir del 1:38;-)), el adolescente y después el adulto que a pocas batallas se ha enfrentado,  no será capaz de encontrar su lugar en la cruenta batalla que le toca vivir en la jungla social. Tiene colmillos, pero se los han limado.
La gestión del cambio, el autoconocimiento y la responsabilidad personal son factores que indica la autora como pilares esenciales para afrontar lo que nos ocurre en momentos de desavenencias internas y externas. Con dichas herramientas podremos hacer frente con más papeletas (no pataletas) a los problemas de mayor calado, esto es: los sentimentales. Por las páginas de “Todas las historias acaban hablando de amor“, desfilan una procesión de sujetos atormentados por sus obras y decisiones: personajes infieles, individuos que han perdido toda esperanza en encontrar el amor, bien por su edad o bien por su condición física, integrantes de matrimonios que han caído en desgracia y no saben cómo remontar el vuelo, aventureros de sábanas pasajeras, sujetos que viven una doble vida o tienen una relación de dependencia, pacientes que, al fin y al cabo, no asumen una ruptura o bien no saben cómo provocarla o gestionarla adecuadamente. Emma indaga en la problemática de las situaciones de cada uno de ellos para averiguar las razones que les han llevado hasta allí, invitando a aquellos que están dispuestos a atarse fuerte el cinturón y embarcarse en el viaje, a que hagan fluir sus relatos sin censura alguna y, poder así, guiarlos en el duro trance de atravesar el túnel en busca de la luz de su futuro.
La zona de confort es un volcán que siempre está a punto de erupcionar. La vida y sus acometidas son cíclicas, siempre subiendo y bajando. Emma se lo recuerda a sus pacientes. Todo lo malo y todo lo bueno nos acabará pasando a todos los que socialmente vivimos acompañados de nuestros semejantes en este mundo incierto. De cómo logremos comprender los sentimientos, su alcance, su entorno, su limitación y su relación empática con el medio que nos rodea, radicará el éxito de nuestro bienestar. 
Emma estructura su obra en tres partes. La historia del paciente: (son ocho en total) donde introduce durante la misma algún pequeño comentario a modo de apunte a mano en la sesión terapéutica. La metodología: a seguir para afrontar y superar el problema que se plantea en la historia personal de cada uno. La reflexión: de la que nos hace participes con sus pensamientos acerca de la materia tratada.
Por supuesto, esto no es una novela romántica ni de final feliz, ni de final trágico. No hay final, las historias que se cuentan llegan a medio cocinar y se despiden sin sellar el último capítulo. La autora llega justo en el momento de la intervención. Las vidas seguirán adelante. Unos casos tendrán un desenlace satisfactorio, otro no tanto, pero esto solamente lo sabe ella. Cancerbera del secreto de sus clientes que le depositan el mayor de sus tesoros: la verdad, a veces incómoda, que les hostiga y les aprisiona.
Emma escribe este libro en mitad de un deseo irrefrenable de hacerse oír. Dicen que las personas estadísticamente más felices son las que ayudan a los demás con sus problemas. Este mutualismo armónico engloba a todo el que entra dentro de su esfera… y así se construyen sueños y mundos mejores.
Que las historias y los dueños de las mismas sigan creciendo. 

 

 

EMMA-SLIDE3

 

EL LEGADO DE LOS COHEN – M.GEMA MARÍN – (AUTOPUBLICACIÓN 2018)

Posted on Actualizado enn

hardcoverjacket_447x671.png

 

TÍTULO: EL LEGADO DE LOS COHEN
AUTORA: M. GEMA MARÍN. WEB TWITTER
EDITORIAL: AUTOPUBLICACIÓN 2018
PÁGINAS: 367.
¿DÓNDE COMPRARLO?:  AQUÍ

 

 – SINOPSIS:
En el siglo XII, los salvajes y bárbaros musulmanes que están bajo las órdenes de Abu Yacub Yusuf han invadido la ciudad de Qarzis, la ciudad más disputada de la Reconquista.
En la actualidad, Cáceres es una capital con gran riqueza cultural y atrae a gran cantidad de estudiosos de todas partes del mundo. Andrea es la misteriosa alumna que rebate las enseñanzas de Álvaro Dávila, profesor de la Universidad en la que imparte Historia del Arte. Ambos son pacientes de Montaña, una prestigiosa psicóloga que colabora con la policía en la resolución de algunos crímenes y que, ante su asombro, tendrá que hacerlo también en esta ocasión cuando se descubre que Álvaro Dávila ha sido asesinado. Montaña descubrirá que en Cáceres existe una red de familias poderosas que tienen el control de la ciudad.
El reverendo Julio Céspedes llega a Cáceres con la intención de pasar unos días de vacaciones. Conocido por su poca empatía, será vigilado en todos sus movimientos por sus superiores. Pero ¿quién le teme y por qué?
El Legado de los Cohen es una apasionante historia que nos muestra una ciudad tan bella como misteriosa en la que sus habitantes, siglos después de la Reconquista, continúan luchando por el poder en una trama que subyace bajo la vida cotidiana. Cáceres será de nuevo escenario de una lucha por su dominio, en la que, desde muchos siglos atrás, nadie se da por vencido.   
 – AUTORA:
Gema Marín es una mujer de treinta y muchos. Sus pasiones son escribir, leer y dar paseos por la playa con sus dos westies y su pareja. De pequeña leía tan rápido que ganó varias veces el concurso de velocidad lectora del colegio. Estudió Dirección y Administración de Empresas y tras pasar casi diez años en el sector bancario, decidió cambiar de sector y aterrizar en el aeroportuario. Ahora compagina su trabajo con sus estudios de psicología y la escritura.
Su primera novela, “Black Dollar“, es un thriller clásico que tiene como telón de fondo el sector bancario y el inicio de la crisis económica. Después escribió “El Dios que nada traspasa”, thriller psicológico ambientado en Roma y en la isla de Fuerteventura. Esta novela quedó entre las cien primeras en el concurso de autores indies de Amazon 2015, lo que le supuso un aliciente para seguir escribiendo. Ambas novelas están en proceso de reedición, muy pronto se podrán adquirir.
Su tercera novela “El Legado de los Cohen” está ambientada en la ciudad de Cáceres porque, al margen de ser bellísima (comenta la autora), le tiene mucho cariño y el escenario de palacios, callejuelas, pasadizos y leyendas, le dio la idea para escribirla. Su sueño es poder vivir de la escritura y dedicarse a tiempo completo a este oficio.
– GUSTARÁ:arrow-145786__340.png
A aquellos lectores que disfrutan con las tramas de intriga en un contexto histórico y patrio conocido, pero que la novela puramente histórica profusamente descriptiva les pesa demasiado. Lectores que priman los ritmos más frenéticos con personajes sencillos, naturales y contemporáneos. Y, por supuesto, a todo aquel que ha contemplado la ciudad de Cáceres en el atardecer de un largo día de verano.
– NO GUSTARÁ: arrow-145782__340.png 
A aquellos que no son especialmente amantes del género de secretos, misterios e intrigas de cualquier índole, ni del tándem histórico/cultural en el que se desarrollan. También a los exigentes del género histórico que necesitan una mayor documentación y profundidad en los acontecimientos que se cuentan, muchas veces en detrimento de la propia acción narrativa. 
– LA FRASE:
 <<Toda la ciudad está llena de pasadizos. Nosotros somos sus guardeses, tenemos la orden de patrullar y revisar los que comunican las torres defensivas. Una vez a la semana, el grupo encargado revisa que los mecanismos que sellan las entradas y salidas funcionen de forma correcta. Así evitamos que el enemigo pueda conquistar la ciudad desde su parte más sensible: las entrañas. Pero desconozco por completo el pasadizo en el que estoy>>.
– RESEÑA:
Curiosidades estadísticas, Cáceres es el municipio más grande de España ¿lo sabían?, nosotros tampoco. A lo mejor es que en este cómputo además de la punta del iceberg en superficie, se cuenta también el gran espacio laberíntico que se halla en su interior.
En el siglo I a.C. es cuando los romanos se asentaron en los campamentos de Castra Cecilia y Castra Servilia de manera permanente en el entorno en la que estaría la colonia Norba Caesarina junto a la importante vía de comunicaciones que después se conocerá como Vía de la Plata.  Dicha vía, de origen anterior a la conquista romana de Hispania, se utilizó durante la misma, para el movimiento de tropas y relaciones comerciales entre Augusta Emerita (actual Mérida), y Asturica Augusta (actual Astorga). La Vía de la Plata, ruta imprescindible de peregrinación a Santiago de Compostela  será custodiada por los Frates de Cáceres, Freires o Caballeros de la Espada, de los que se da buena cuenta en esta obra. Posteriormente en el Siglo V, el empuje de los visigodos desde el norte de Europa arrasó estos incipientes asentamientos de la época romana y no fue hasta la llegada de los musulmanes en el siglo VIII, los cuales aprovecharon los antiguos restos de construcciones romanas para hacer frente militarmente al empuje desde el norte de la Reconquista, cuando Cáceres empezó a tomar una gran importancia estratégica, comercial y demográfica. Tras largas etapas de movimiento de líneas del frente de batalla y escaramuzas temporales, fue el 23 de abril de 1229 cuando definitivamente Alfonso IX conquisto la ciudad para el cristianismo.
Cáceres ciudad de leyenda y tesoros. No contaremos aquí nada acerca de la denominada “Casa del tesoro” (hoy parte de las dependencias municipales de la ciudad), ya que tiene un protagonismo esencial en la novela, y debe ser cada lector el que indague en su historia y leyenda. Pero hay más, en una ciudad que apacigua los hollines del pasado, siempre surgen puntualmente láminas de recuerdos que nos hacen reflexionar sobre la tierra que pisamos. En los años 50, una familia que vivía en una casa cercana a la Torre de Bujaco, picó un muro para quitar humedades y se encontraron con un arco oculto que contenía una olla con una bolsa con monedas y documentos del siglo XIII. En septiembre de 1993, en unas obras realizadas en las proximidades de la Fuente Concejo, al tirar una vieja casona, aparecieron numerosas monedas y una espada. Y en la Cuesta de Aldana, por la misma época, se desenterró una olla de barro que contenía varias joyas de época medieval.
Valgan las líneas anteriores para entender, aunque sea someramente, los secretos que puede esconder una ciudad, que ha sido cuna de varias civilizaciones y, en consecuencia, nicho de cruentas luchas de poder militar, civil y religioso. Dicen que hay ciudades en que pegas una patada y salen restos arqueológicos. En el Cáceres de Gema Marín lo que sale a cada paso son relatos ocultos en sus empedradas callejas. Historias que esperan su momento, pacientes, expectantes, sedentes, a que una incipiente chispa se abra camino a través de una pequeña grieta de un túnel cegado. Leyendas que una vez reflotadas y oxigenadas, cobrarán viva de nuevo con frescura y lozanía, llevando a un grupo de azarosos protagonistas a verse inmersos en una suerte de saltos sin red bajo circunstancias que les sobrepasan. Pues allí, oculto entre las sombras, se ocultan las riendas de una ciudad que el tiempo va repartiendo a ritmo de perpetuación endogámica que sueña libre en la algarabía superficial de sus plazas, mercados y tránsito universitario, pero que es tejida en las profundidades con protocolo castrense de férreas maromas. Y todo ello, para que todo encaje y nada se escape de su red de araña clientelista, de favores, supervivencia y control extraoficial.
En un mundo cada vez más complejo e interrelacionado siguen moviendo los hilos del poder organizaciones parapolíticas, que desde diversos frentes, pergeñan las líneas maestras de actuación más adecuadas para su supervivencia, confort y bienestar, de ellos y de su círculo de influencia y organizativo al que pertenecen. Ahí están moviendo los hilos, El club Bildeberg, el Bohemian Club, el Consejo de Relaciones Exteriores, la Comisión Trilateral, la francmasonería, el Skulls and Bones, el Rotary International, el Lions Club, los Rosacruces, la Cienciología, la Sociedad Teosófica, etc. Muchas de las anteriores se quedan en simples organizaciones de favores mutuos entre sus socios y espacios de discusión, reflexión y búsqueda incesante de puestos de responsabilidad en esferas económicas y políticas de relevancia. Las verdaderamente poderosas son aquellas de las que se desconocen sus funciones, sus lugares de reunión y el nombre de sus verdaderos miembros (una especie de Eyes Wide Shut Kubrickiano pero a lo grande). Como dijo un experto en esta materia: Si tienen página web muy secretas y poderosas no serán. En el libro de Gema Marín tenemos un grupo de doce personajes, vocales de sus propias familias, que cumplen dogmáticamente con todos las características anteriormente señaladas de los grupos de poder e influencia. Estos “doce apóstoles” se deben al silencio y a la pertenencia a un grupo que no pueden abandonar, rindiendo cuentas a un “cristo” pagano al que le deben ciega lealtad… Fer de Fer.
Gema Marín baña su pluma en los frisos tornasolados de la Historia agreste y despiadada de los pueblos que han campeado sangre, sudor y lágrimas en tierras extremeñas y que encontraron en la ciudad de Cáceres el teatro perfecto para acompasar sus almas con los designios del destino. El mundo antiguo y el contemporáneo se dan la mano (temblorosa) entre las piedras que no olvidan. Transitaremos indeleblemente por la mansión de los Fernán Núñez, la Torre Redonda, el Arco de la Estrella, las Torres del Bujaco, de los Púlpitos y de La Yerba, la Concatedal de Santa María, y palacios y plazas diversas dentro del casco antiguo, que es un recinto hermético para jugar a un Cluedo sin reglas pautadas. Este crisol de tiempos y de circunstancias nos llevará al suave crepitar del misterio entre sus veteadas callejas de aspiraciones comunales y venganzas del Alan Moore más barbudo y revolucionario. 
La autora confronta a un ciudad moderna con los olvidos de un pasado que no ha terminado de irse. Lanza a unos personajes a la dura tarea de realizar actos heroicos que nos les corresponden pero que el destino, lanzándoles el guante a la cara en una afrenta irrefrenable, les conmina a que haciendo de tripas corazón,  aprieten los dientes y no eludan el duelo sellado al amanecer. 
Bien como recreación del amor por una ciudad, bien como un thriller de intriga raudo y frenético, la presente novela puede ser engullida con la misma avidez, aunque con diferente paladeo. De tintes naturales, con prosa cercana, sencilla y asequible, es apta para todo tipo de lectores que se quieran acercar a este género con la pretensión del divertimento con enfoque histórico y cultural. Cáceres y quienes la conocen se merecen  entrar a portagoyola en las páginas de este libro.
El Legado de los Cohen es, en definitiva, un cuidado plato de presa (pluma y secreto ibérico) servido en la última cena de un condenado a vagar para siempre en los estratos de la Historia más encarnizada de nuestros antepasados, que golpean con rabia la tapa del ataúd para recordarnos que de sus polvos vienen nuestros lodos. Nos avisan para que estemos atentos y miremos siempre a nuestras espaldas, ya que las peores sombras siempre nos pisan los pies. Es su legado. Es su Vendetta.
 
descarga
DISPONIBLE EN AMAZON

LA INVASIÓN DE LOS SOMBRÍOS – JORDI VILLALOBOS – (EDICIONES PROUST 2016)

Posted on Actualizado enn

recommended-stamp-4-1024x793

9788416912094.jpg

 

 

TÍTULO: LA INVASIÓN DE LOS SOMBRÍOS.
AUTOR: JORDI VILLALOBOS. AQUÍ
EDITORIAL: EDICIONES PROUST 2016. AQUÍ
PÁGINAS: 342.
¿DÓNDE COMPRARLO?:  AQUÍ

 

 – SINOPSIS:
¡Mejor novela SweekStars 2017 en castellano!
Un hechizo que lo puede cambiar todo, un romance inesperado, una guerra inevitable, dos historias entrelazadas…¡Los sombríos acechan!
Quieren conquistar toda Frienia. Orcos y humanos, después de muchos años en guerra, deben aliarse para hacer frente al nuevo enemigo común. La forzada unión entre Syriel, el príncipe humano, y Lirieth, la princesa orco, será el sello de esa alianza. Pero entre ellos empieza a surgir un verdadero romance que se ve enturbiado con una sospecha de traición.
¿Esconde Lirieth algo oscuro en su pasado? La nueva alianza y sus enemigos, intentarán captar dragones y otros poderosos aliados para reforzar sus filas. ¿Conseguirán los príncipes reunir un ejército robusto para poder combatir a los sombríos? Dos mil años antes un perverso mago llamado Mazorik, conocedor del peor hechizo de magia negra que puede existir: Linderiun Tesarien Racem
Planea dominar a todas las razas de Frienia: elfos, humanos, enanos, medianos, gigantes y sombríos. ¿Conseguirá alguien desbaratar sus planes?Dos historias que se entrelazan, en medio de guerras, traiciones, romances, intrigas y aventuras, concluyendo en un desenlace sorprendente.El inicio de una saga que te hará disfrutar la fantasía
 AUTOR:
Mi nombre es Jordi Villalobos, un informático que está iniciando un incierto camino como escritor de novelas fantásticas. He tardado unos seis años en acabar mi primera obra Linderiun tesarien racem: La invasión de los sombríos. Estudié Ingeniería en Informática de Sistemas y actualmente ejerzo de responsable de proyectos en una importante compañía del sector. No sé si alguna vez podré cambiar mi profesión por la de escritor, eso dependerá del escurridizo éxito, pero me apasiona escribir y lo seguiré haciendo mientras tenga ideas que teclear, de hecho, ya estoy iniciando la segunda parte de Linderiun tesarien racem.
GUSTARÁ:arrow-145786__340.png
A los que se dejaron la infancia entre mundos de fantasía, diversos seres y criaturas de cuento y devorando la serie de dibujos animados de dragones y mazmorras. A todos ellos, que ya crecidos, siguen viviendo en verdes prados de hierba alta, en cascadas ocultas de cristalina agua, en castillos que esconden terribles secretos entre sus antiguos sillares o en mares lejanos donde se hallan increíbles tesoros. Para toda una generación de “neverlanders” que ya se ponen corbata o calzan zapatos de tacón pero que aún guardan una daga élfica atada al cinto bajo la chaqueta.
NO GUSTARÁ: arrow-145782__340.png 
A todos aquellos a los que les gusta tener los pies en la tierra (no en la Media) y que se alejan de cualquier personaje que no se puedan encontrar en una estación de tren de una polucionada gran ciudad. Así como a los puristas y exquisitos del género que piensan que después de J.R.R. Tolkien no hay nada más que escribir.
LA FRASE:
“Jamás pensé ver alma tan pura y bondadosa en un ser de raza orca ni profesar tanto amor entre un orco y un humano. Grande y oscuro es el secreto que guardas en tu interior y harías bien en no escondérselo más a tu amado, aunque es muy peligroso también el juramento que te ata a silenciarlo”.
RESEÑA:
Un escritor español se ha calzado las botas de montar dragones y se ha embarcado en una alada fantasía plagada de criaturas que intrigan, luchan, mueren y aman en un mundo que les pertenece a todos y del que algunos quieren apropiarse para su uso y disfrute personal. Jordi Villalobos ha afilado su verbo y su acero (¿valyrio?) y cual montaraz embozado en su máquina Underwood nos golpea en las sienes con su obra. ¡Despierten! suenan trompetas de guerra. En Frienia todo es posible… Presten atención a Jordi, tiene una gran historia que contarnos.
Hablando de fantasía, espada, brujería y mundos plagados de criaturas mitológicas, no tenemos más remedio de acudir al jefazo de todo este asunto. Si bien Tolkien no inventó a la mayoría de seres que habitan en su fantástico mundo y ni siquiera originó las complejas historias que allí se cuentan (El Silmarillón, el Hobbit, El Señor de los anillos y el resto de la obra “menor” relacionada con la Tierra Media), lo que sí hizo es apropiarse por derecho (y, seguramente, para siempre) del relato y de su leyenda imaginativa.
Los orígenes de su mundo y de sus referencias se pierden en el albor de los tiempos. Tolkien bebió (y mucho) de mitos y leyendas. Buceó en el folclore y en los cuentos de hadas del norte de Europa y, como experto lingüista, aprendió (y aprehendió) de relatos y cuentos nórdicos perdidos. También incluyó en su obra la historia de la invasión germánica del siglo V de Gran Bretaña por los anglos, los sajones y los jutos. Añadió características de los pueblos vikingos junto con la inspiración que le produjo el poema Beowulf que cuenta la historia del héroe escandinavo que ayuda a Hrothgar, rey de los daneses, en su lucha contra el monstruo Grendel. La mitología nórdica fue una inagotable fuente de inspiración para Tolkien también, y una de sus obras más representativas son Los Edda, una colección de relatos escrita en 1220 por Snorri Sturluson, juez islandés que recogió todas esas historias tradicionales para enseñar lo que era buena poesía a su pueblo. Tampoco olvidemos las referencias en su obra al Macbeth de Shakespeare ni al ciclo artúrico, con Galdalf a la cabeza cual Merlín (¿el encantador?). Ni tampoco a la mitología griega, principalmente a Ulises como antecedente de Eärendil, el marinero, padre de Elrond y un medio elfo que viajó durante años por los mares.
Y de todo lo anterior lo que más se asemeja a la inmortal obra de Tolkien es El Cantar de los Nibelungos, un poema épico germano del siglo XIII que cuenta la historia de Sigfrido y su búsqueda del tesoro de los nibelungos (enanos que vivían bajo tierra). El tesoro está custodiado por un dragón y contiene un anillo de oro que está maldito. La historia de Sigfrido la narró Richard Wagner en su ópera El anillo del nibelungo. Aquí el enano Alberich roba el anillo de poder, oculto en el fondo del río Rhin (Ring en inglés significa anillo – ¿casualidad?) Esto nos suena bastante a la historia de Gollum.
Decíamos al comienzo de la reseña que Tolkien, aunque no inventó el mundo de La Tierra Media, lo que sí hizo es fijarlo para la posteridad, los caracteres de las distintas razas, las interrelaciones entre ellas y, sobre todo, la temática final de la obra. El poder como arma de opresión y desgaste mental de su portador, la ecología, la desmesurada industrialización, el amor que franquea el tiempo y las condiciones sociales, la devastación de la guerra, la camaradería y la vida sencilla en el medio rural, las cruentas luchas intestinas entre las propias filas y, principalmente, la lucha del individuo anónimo contra el mundo entero. El camino del héroe más complicado y espinoso siempre aparece en su obra. Y si Tolkien fijó la letra, Peter Jackson nos clavó en la retina el dibujo, color y matices de los personajes y paisajes con su trilogía cinematográfica de El Señor de los anillos (y, la menos lograda, aunque interesante, El Hobbit). Con ambas obras en el imaginario colectivo ahora a ver quién se atreve a escenificar un mundo del que casi todo se ha dicho y que conocen tan bien los amantes del género fantástico (además en estos momentos el triple salto mortal es más complicado. Todo gracias a George R.R. Martin con su Juego de Tronos, que aunque tenga un tono más “folletinesco” no deja de ampliar el legado de Tolkien, sin elfos esta vez, pero con enano, hombres que ansían más el poder que el mismísimo Sauron y dragones que harían sudar al mismísimo Smaug).
Tolkien, desde sus contemporáneos hasta hoy en día, sigue generando inquietudes en la mentes de muchos escritores que no han tenido reparo alguno en acudir a su mito inmortal y casi bíblico para seguir por los caminos que su imaginación les ha ido dictando. Escritores como Patrick Rothfuss, Steven Erikson, Andrzej Sapkowski, Tracy Hickman y Margaret Weis, C.S. Lewis, Brandon Sanderson, Robert Jordan, Robin Hobb, R.A Salvatore, Laura Gallego y Christopher Paolini… y, entre todos ellos, también se ha atrevido a entrar en este fantástico mundo el español Jordi Villalobos, con una obra atrevida, directa y muy cinematográfica.
En La invasión de los Sombríos (Sombríos vs Caminantes blancos, ¿quién ganaría?) Linderiun Tesarien Racem, tenemos a nuestro alcance, una vez más y con sabor patrio, una vuelta al mundo de fantasía que a tantos nos ha cautivado desde nuestra niñez. Y esto, siempre es una grata noticia. Lo primero (que suele ser el final en otras obras) es empezar por los amores aparentemente imposibles del príncipe humano Syriel y su prometida, la princesa orco Lirieth que nos recuerda una vez más a la prosa tolkeniana de la historia de Lúthien, una elfa inmortal y el humano Beren o la más conocida, de Arwen y Aragorn.
Jordi Villalobos, nos arroja sin paracaídas en un mundo repleto de intrigas, venganzas y pactos secretos que llevarán a sus protagonistas al límite. Nos plantea un juego de conveniencias y acuerdos entre razas que rompe la idea preconcebida de lo que siempre nos ha representado la literatura  fantástica sobre la raza orca. Además la insignificancia de la mujer en dicha raza tradicionalmente inmunda, aquí cobra un protagonismo que desarmará las disposiciones del ávido lector.
El autor emplea la técnica de la doble línea narrativa para llevarnos de un punto a otro y acabar convergiendo en un escenario final planificado y profusamente explicado. Al contrario de otros compañeros de género, Jordi Villalobos planifica su novela desde el plano más entusiasta de la acción, en lugar de con una descripción más pormenorizada de la tierra, personajes y costumbres de Frienia. Esto descargará de peso a los menos aficionados al género fantástico, pero podría dejar con ganas de mayor profundidad a los más exigentes. Es la diferencia entre la novela juvenil y la que emprende el salto a mayores y complejas tramas, capas, trasfondos, reflexiones, alcances, etc. Pensamos que La invasión de los Sombríos se puede quedar en tierra de nadie y, por lo tanto, ser apta para todo tipo de lectores.  Algunos echarán en falta complejidad, violencia y casquería, mientras que para otros les será suficiente. Cuestión de gustos.
¡Ah! y Frienia tiene mapa y todo. No busquéis La Comarca arriba a la izquierda, ni Mordor abajo a la derecha. Soltad lastre, resetead el disco duro y enfrentaos a los Sombríos, a los secretos secretísimos, a los amores imposibles y a la bella historia de unas piedras singulares que son el pilar fundamental de las intrigas que atormentan el presente y por las que luchan los protagonistas… Por cierto, los tambores resuenan en lontananza, parece que la continuación de esta novela estará en breve en las manos de aquellos incautos que como nosotros siempre hemos querido vagar libres por tierras extrañas.
Suerte Jordi, que los Sombríos te acompañen.

 

 

 

– NO NOS HEMOS PODIDO RESISTIR A PONER DRAGONES Y MAZMORRAS AQUÍ –

 

 

ALMAS PERDIDAS – (REMORDIMIENTO) – F.J. BERISTÁIN – AUTOPUBLICACIÓN 2016

Posted on Actualizado enn

recommended-stamp-4-1024x793
51w-mD88BcL

 

TÍTULO: Almas perdidas (Remordimiento).
AUTOR: F.J. Beristáin
EDITORIAL: Autopublicación 2016.
PÁGINAS: 309.
¿DÓNDE COMPRARLO?:  AQUÍ

 

 – SINOPSIS:
Tras una década de exilio, Julián regresa a Getaria con su flamante título de psicología; ha sido contratado por el alcalde como colaborador de la policía local.
Pero aún permanecen inalterables, enterrados en la zona más oscura de su alma, los recuerdos de la tremenda discusión con su padre ante el consumido cadáver de su madre. Aquella cama de hospital, con los restos que el cáncer quiso dejar de su madre, han quedado atrás junto con ese aborrecible hombre que abandonó a su madre a las puertas de la muerte. Julián, apenas es capaz ya de recordar ya el rostro de ese hombre maldito: sus caminos se separaron tras aquella pelea y nunca más volvieron a cruzarse… o al menos eso cree Julián.
Nada parece haber cambiado en el pequeño pueblo costero: la absoluta tranquilidad, la lluvia constante, diríase que perfecta e inalterable. Las gentes esquivas, desconfiadas, incluso hurañas… Todo parece haberse conservado exactamente igual; cómo si nunca se hubiera ido. Pero la misma semana que toma posesión de su cargo, Julián se ve inmerso en un tan sangriento como inexplicable asesinato: ”un muchacho lugareño que jamás había roto un plato machaca, con inusitada violencia, el cráneo de un forastero”. 
¿Es posible que ese chico candoroso haya aplastado el cráneo de un hombre? Se pregunta Julián justo antes de practicar el primer interrogatorio a un muchacho que parece puro y absolutamente encantador.
Inmerso en el análisis del enigmático crimen, en las palabras afables y en extremo inteligentes del joven asesino, Julián luchará contra todas las adversidades con el fin de desencriptar el porqué de violencia tan brutal.
Pero al cerrar los ojos cada noche, Julián cree distinguir en la oscuridad que hay algo más, algo desfigurado proveniente del pasado. Algo de lo que lleva huyendo desde que se marchó. Y esa desfiguración le susurrará al oído esos secretos familiares que nunca quiso escuchar. Secretos tan remotos como terroríficos que será necesario descubrir para que todas las piezas por fin encajen.
– GUSTARÁ:arrow-145786__340.png
A los lectores exigentes en la pulcritud narrativa y en el exquisito empleo de la palabra. A los amantes de los ambientes y los personajes profusamente descriptivos, de la pausa literaria y del formato redondeado que nutren los engrasados engranajes de una buena novela. El menú es largo y sabroso, así que hay que degustarlo con los sentidos a pleno rendimiento, con mantel de hilo y cubertería de plata. Mejor acompáñenlo de chimenea que de flexo de Ikea.
– NO GUSTARÁ: arrow-145782__340.png 
Al lector de “thrillers” de temporada, lista de los más vendidos y “bestsellers” de librería del aeropuerto o kiosko de variedades de un gran hospital. Gustosos de los ritmos desenfrenados buscando al asesino de turno o desentrañando una conspiración judeomasónica ancestral. Aquí hay que atender al escritor y a sus vericuetos dramáticos en primera fila de pupitre. De otra manera se perderá el banquete.
– LA FRASE:
“Quizá el empuje del pueblo pudiera servir como bálsamo de comprensión. Quizá el pueblo podría perdonar lo que la justicia no. El pueblo de Judea había condenado a Cristo; quizá este otro pueblo fuera más benévolo frente a conductas que caminaban con un pie en el lado de la venganza y el otro en el de la justicia”.
– RESEÑA:
Existen pueblos o pequeñas localidades varadas en los infortunios del pasado. Lugares donde una marea invisible de acontecimientos ha calado hasta el tuétano y los vecinos saben cuando los vigías del ayer vuelven a sus puestos de observación porque les duelen los huesos. Son emplazamientos que han sido golpeados con fuerza por el tiempo de las desesperanzas, los naufragios familiares y los secretos “fuenteovejunos“. Su laberinto está tan enquistado que ni el aire fresco y perfumado de las nuevas generaciones es capaz de abrir los postigos de sus lúgubres y desvencijadas ventanas para poder mirar a un futuro en el que el olvido y la normalidad lleguen a sus costas al abrigo del espigón. En ciertos lugares es mejor hablar en un tono bajo y proscrito, ya que la llama del ocaso se encuentra en cualquier recodo de sus traviesas calles adoquinadas. Calles que filtran todos los sentimientos de sus personajes cuando llueve y los guían hasta los vertederos del alma.
Getaria duerme el sueño de los justos. Mientras, sus vecinos se afanan por desempeñar el papel que la ruleta les ha arrendado en sus grises vidas. El renqueante letargo parsimonioso y el frágil equilibrio en el que se hayan todos los personajes de esta tragicomedia, detonará cuando la gota que colma el vaso de la memoria, la venganza, la justicia y el honor perdido, rebose sin freno alguno por los mentideros más oníricos de los fumaderos de opio del municipio. Cuando el cancerbero pierde la atención y se echa una cabezadita, los asuntos pendientes manan su reflujo en las alcantarillas. Y una alcantarilla que rebosa nunca trae nada bueno, solamente inmundicias y un pasado mal enterrado por las prisas y el miedo.
En esta roldana endogámica de recuerdos apresados bajo mentes débiles, siempre sucede que un día salta el resorte chispeante que hace recordar las viejas historias y en la que, una vez eliminado el primer sopor, los implicados en aquellos polvos se calzan las botas de agua para lidiar con los nuevos lodos. La manivela que abre el telón de la función de estreno y rearma al público olvidadizo llega cual elegante aldabonazo cadavérico de Laura Palmer en Twin Peaks, pudiendo acabar con la inquisitorial metáfora de La Comunidad de Alex de La Iglesia. Todos callan mientras el beneficio les sonríe, pero todos pugnan cuando el honor y el pellejo de cada uno se pone en riesgo.
Remordimiento (Almas perdidas) o Almas perdidas (Remordimiento), tanto monta… se debe tomar por ese tarro de cristal que ha roto su precinto de vacío y que por una fisura se han introducido pequeñas partículas infinitesimales que con el tiempo han creado una ponzoña en su interior. A través del vidrio se puede observar que algo no va bien, el color se ha tornado algo deslucido. Pero solamente al abrir dicho tarro para su consumo, podremos observar y oler que la aparente calma y normalidad de su contenido ha sido contaminado por años de filtraciones. Su corazón está muerto. Solamente la fachada sigue en pie ante los embates de la marejada e, incluso eso, con el tiempo, acabará por caer junto con la desdicha de sus protagonistas.
En esta novela, su autor, F.J. Beristáin, nos habla de las incidencias de los secretos del pasado que olvidados en la confianza de la oclusión que el velo del tiempo suaviza, retornan con mayor virulencia. El secretismo y el poder se hermanan con el pasado y el olvido para abrir nuevas vías de agua en las ya de por sí deterioradas relaciones personales de sus protagonistas. Asistimos a una prosa muy cuidada, elegante, compleja en ocasiones (densa dirán algunos), exploratoria de texturas y matices de los personajes. Agónica y asfixiante en unos momentos. Dramática e hiperrealista en otros. La envoltura de la pesadumbre se cierne sobre un pueblo que difícil redención podrá encontrar.
Recuerden: Cuando el período vacacional finaliza en alguna de las pequeñas localidades a las que acude el solícito turista en busca de sosiego y largas caminatas, sus habitantes cierran el chiringuito y se recogen en un estado de hibernación plagado de cuentas pendientes. Su paraje idílico de verano se tornará en una insondable negrura del almas perdidas paciendo en un inverno de remordimientos. Y, en esos momentos, es mejor apartarse de su camino, volver a la marabunta de la gran ciudad, dejando que el choque de cuchillos largos siga su curso natural hasta la desembocadura del crimen.

d1e1d9315abc4e3506d4d564710695bb.jpg

LA TERAPIA DE NEKA – NEKANE – AUTOPUBLICACIÓN 2017

Posted on

 20180319_195450.jpg
TÍTULO: La terapia de Neka.
AUTORA: Nekane AQUÍ
EDITORIAL: Autopublicación 2017.
PÁGINAS: 262.
¿DÓNDE COMPRARLO?:  AQUÍ

 

– SINOPSIS:
Nekane era una niña cuando su padre murió. Pero no fue la desaparición de ese hombre casi desconocido que ocasionalmente le daba un revolcón entre juegos lo que contrajo su alma. Han pasado los años y tras la ruptura con su novio, Neka ha caído en un pozo demasiado hondo para salir. En este pozo de desesperación y miedos ocultos, con la ayuda de su terapeuta, intentará descifrar que se esconde tras ese desánimo que alcanza la desesperanza. Y mientras ella busca la salvación en sus amigas, comienza a desenterrar esos recuerdos que sepultó cuando era una niña que se perdió en el infortunio de una muerte. Y el apretón de la mano de su madre, cuando el ataúd de ese desconocido descendía al negro foso ante ellas, atraviesa el tiempo como un relámpago. Y con ese recuerdo atraviesa también el tiempo la transformación de su madre en otra: porque durante aquel instante en que su madre le aferró la mano con todas sus fuerzas, ella supo que con el cuerpo de ese padre iba a quedar enterrada parte del alma de su madre. ¿Será Neka capaz de desenterrar aquella alma que quedó sepultada en el pasado? ¿Logrará que su madre vuelva a ser su madre y no esa otra mujer que la suplantó cuando ella era sólo una niña? NOTA DE LA AUTORA. Ante posibles dudas, quiero aclarar que “La Terapia de NEKA”, no es MANGA ni una lectura destinada únicamente a jóvenes y adolescentes. En su interior he pretendido plasmar las contradicciones más simples de nuestra sociedad. Las peligrosas distopías a las que nos arriesgamos cada día. Feliz lectura y dulces pensamientos.
– BIOGRAFÍA DE LA AUTORA:
De la misteriosa autora, Nekane, podemos aportar el siguiente decálogo para que la conozcáis un poco mejor. (Mantenemos su anonimato).
1.- Soy de San Sebastian, Donostia y tengo como veinti-tantos años desde hace unos poquillos y espero tenerlos siempre.
2.- Me encanta el deporte, el cine, el teatro, el ballet y los musicales… aunque me es difícil verlos ya que hay que ir a Madrid… aunque por suerte tengo alguna amiga loquilla por allí.
3.- Me encantan los animales… Y adoro a mi perro Nico… Es lo más guapo que hay… Aunque os confesaré que un tío mío siempre me dice: “los animales son hermosos y los humanos guapos…” Pero insisto, Nico es guapísimo.
4.- Me encanta salir por ahí, a tomar lo que sea vamos: reconozco que soy más búho que otra cosa.
5.- Me encanta debatir sobre lo que sea; desde las estrellas del firmamento a si son más guapos los rubios o los morenos.
6.- Reconozco que voté a Aitana en OT; es que siempre he imaginado a Neka como ella.
7.- Ya en plan aburrido, diré que he ganado algún concurso de cuentos y relatos.
8.- Que me encanta como escribe Víctor del Árbol (os lo recomiendo siempre) y que me encantaron las novelas “El tiempo entre costuras” y “Dime quién soy”… bueno y otras muchas más.
9.- Mi Blog es: https://laterapiadeneka.site123.me/
10.- Me encanta la lluvia en invierno y el sol en verano.
– GUSTARÁ:arrow-145786__340.png
A los adolescentes con las hormonas más revueltas que un vampiro donando sangre. También a aquellos que quieran comprobar el vértigo que sufre la mente de los individuos que se encuentran ante el abismo de la adultez, reaccionando de maneras muy atropelladas e irreflexivas. Todo ello siempre bajo el amparo, abrigo y enjuiciamiento de los camaradas de armas. Los amigos.
– NO GUSTARÁ: arrow-145782__340.png 
A los lectores, que ya por edad, ya por haber pasado los vaivenes de los peores remolinos laberínticos de la adolescencia, han arribado a puerto seguro lejos de aguas procelosas, viéndose más interesados por temas más calmos en playas tranquilas. O al menos más previsibles y rutinarios.
– LA FRASE:
“Luego de milenios de reconcializaciones, las mujeres hemos aprendido que únicamente existe una forma de que la mujer despechada supere su rabia y el rencor hacia el homo cavernícola que la enamoró… Aguijonearla hasta que salga en su defensa y reconozca que aún bebe los vientos por el asqueroso cavernícola”.
– RESEÑA:
Hace pocos días publicábamos la reseña de la novela “La última negociación” de Patricia Bernardo, donde ya dimos nuestra opinión acerca del enmarañado juego de sentimientos que se traían entre sí los personajes de la novela de la escritora ovetense. Dicha novela se perfila en el tablero de juego a mitad de la partida. El final de la partida será al estilo de “Volver a empezar” – José Luis Garci – 1981. Amores crepusculares que narran en pasado sus vidas lastradas por los cruces de caminos, cosas que nunca se dijeron y miradas que buscan expiación en los albores del abrazo otoñal del tipo de la guadaña. Las relaciones que mas tarde madurarán e irremisiblemente acabarán en un parque dando de comer a las palomas, en una asistencia hospitalaria dejándose las hebras grises sobre la almohada con la mano apoyada sobre una persona que ha compartido los sinsabores de un proceloso viaje asaeteado de contratiempos y vicisitudes diversas o en un divertido baile de “los pajaritos” en algún complejo hotelero de Benidorm.
Pero ahora ese futuro queda lejano, extraño e inaccesible. Con la terapia de Neka empieza el camino, se pone el cronómetro a cero y suena el pistoletazo de salida en las mentes más jóvenes. Llega el momento de la jungla, de la guerra, de las carreras intempestivas a risotadas en busca de un taxi libre de madrugada, de las interminables sobremesas de domingo en las mesas de madera en la ribera de un río en primavera, o de los festivales de música electrónica alternativa en alguna cala de Santa Eulalia (Ibiza).
En el caso que nos ocupa, Neka y su reducido grupo de acérrimas amigas, deslenguadas y procaces, nos llevan a un lugar de tránsito. Deambulan todas en la sala de espera de un gran aeropuerto. Llegaron juntas con los primeros rayos de la adolescencia y, ahora, sin saberlo, tras muchas confesiones nocturnas, terapias de Cruzcampos y Oreos, planes concebidos en conjunción de carpetas forradas por ídolos pop y ansias de descubrimientos personales, se topan con la afronta de que cada una de ellas deberá tomar un vuelo diferente a destinos insospechados, salvajes, cruentos, solitarios y cargados con legajos de incertidumbres. Sus caminos se forjaron juntos, pero ha llegado el momento de marchar, todas lo saben, el destino no espera ni a princesas ni a sapos.
El tránsito, la cruzada de fe, el rito de paso, la ordalía de Dios, emerge en sus ya pisados senderos. El punto de no retorno les conmina a rendirse o a llenarse de heridas con las zarzas desolladoras de la vida. En esta adolescencia tendrán la oportunidad de gritar que están vivas y que se creen inmortales, (de ahí sus temerosas y, a veces, estúpidas decisiones). Bruñen sus días en la irreflexión de la batalla, intentando labrarse un lugar en un mundo que no entienden y que intuyen que les debe un billete en clase preferente. De esto culparán, con su verborrea pulsante y sintomática del embarazo fluyente de corrientes internas hormonales, a los enemigos, a los otros, a los diferentes, a aquellos que no piensan ni sienten como ellas, a aquellos que, en definitiva, les atraen e imantan a un juego del que solamente conocen el índice del reglamento pero en el que aún no saben jugar con desenvolvimiento. A los “homos“, los hombres. Son tales sus ansias de conocimiento y de exploración, que desechan y pisotean la paciencia reflexiva con tacones afilados, para jugársela en un paroxismo de “all in” con una simple pareja de sotas de corazones.
La novela, aunque pueda sacarle detalles interesantes un público más adulto, esta claramente encaminada a la etapa adolescente y su mirada es claramente femenina. Precisamente por ello el lenguaje y las situaciones son típicas de una fase vital en la que el cerebro se encuentra en una lucha encarnizada con un mundo que no entiende y que le es del todo extraño. Es el precio de romper el cascarón y querer volar (a veces), antes de cuenta, por unos cielos bravíos plagados de aves de rapiña.
Neka y sus amigas luchan por atravesar el mar tormentoso de la adolescencia, para intentar arribar a las playas del nuevo mundo de los adultos. Durante la marejada serán vapuleadas por incontables criaturas, boquearán indefensas en muchos momentos. Solamente se tendrán a ellas mismas como flotadores de supervivencia. Un día llegarán a aquellas costas y, tras limpiarse de salitre, de las algas y de la espuma de mar, mirarán hacia atrás y ya no podrán acordarse por dónde ni por qué han venido hasta aquí, a la tierra de los adultos y de los hombres…
…pero todavía no.

 

2000_58d81405897ca.jpg