Crítica libros

OSADA DESVALÍA – NOEMÍ SARRIÓN – EDITORIAL CÍRCULO ROJO, 2019

Posted on

51cBlLj5ntL._SX355_BO1,204,203,200_

TÍTULO: OSADA DESVALÍA.

AUTORA: NOEMÍ SARRIÓN FACEBOOKINSTAGRAM

EDITORIAL: EDITORIAL CÍRCULO ROJO, 2019 – WEB

PÁGINAS: 134.

¿DÓNDE COMPRARLO?:  AQUÍ

 

 – SINOPSIS –

Osada Desvalía no es una novela: es la novela. La novela en la que conviven literatura y realidad. Osada Desvalía es la única novela que mezcla poesía, microrrelato y diálogo para expresar lo que siente un alma frágil en un mundo tan cruel. Porque ¿quién no se ha sentido frágil alguna vez?

– AUTORA –

Noemí Sarrión (Elche, 1991), apasionada desde la adolescencia de la literatura. Además de novela, también escribe poesía, microrrelato y relatos tanto de ficción como de no ficción.

– GUSTARÁarrow-145786__340

A quienes anima transitar páginas ágiles con más aire que texto. A los incondicionales de los relatos breves cualquiera que sea su contenido.

– NO GUSTARÁ arrow-145782__340.png 

A quienes aprecian la descripción de situaciones y la coherencia en el comportamiento de los personajes. A los que gustan de escenarios comprensibles incluso en el caos. A los que reverencian la parte de oficio que tiene la literatura.  

– LA FRASE vintage-1751222__340.png

“La violencia crea violencia y la frustración es, cada vez, mayor. La única salida es la violencia. Pagar con violencia todo el amor que no es recibido”.

– RESEÑAletter-576242__340.png

066-nivolaHoy traemos para reseñar: “Osada Desvalía”, de Noemí Sarrión. En la contraportada se nos presenta como “La novela” ya que “es la única novela que mezcla poesía, microrrelato y diálogo para expresar lo que siente un alma frágil en un mundo tan cruel”. Nos prevenimos ante tan rotundo y audaz anuncio. Nos viene a la mente el maestro Unamuno que en el primer capítulo de su novela “Niebla”, escrita en 1907 y publicada en 1914, nos presenta a Don Augusto Pérez, saliendo a pasear por la calle en un día lluvioso. En ese momento, el genio bilbaíno creó el género que llamó “nivola”, como dejó reflejado en el capítulo XVII de la propia obra. Recordamos también el aforismo “Greguería”, sorprendente y agudo, que nos legó Ramón Gómez de la Serna donde leemos  que “los mejillones son las almejas de luto”, como ejemplo de este “axioma” del celebrado autor. El premio Nobel, Camilo José Cela y Trulock, decidió experimentar y escribir, utilizando un solo punto en todo el texto, su memorable “Cristo versus Arizona” en 1988. Claro que antes ya había escrito, entre otros muchos títulos de su casi inabarcable bibliografía, “La familia de Pascual Duarte” (1942) o “La colmena” (1951). Habría otros “casos de éxito” para citar pero, como muestra baste un botón. Sin embargo muchos otros autores han naufragado en sus intentos de crear géneros literarios, reformarlos, o dotarlos de un empaque que los distinga y los prestigie en esta profesión. La realidad es que muy pocos lo consiguen y los intentos fallidos suelen conducir a la melancolía. Para crear, modificar, distinguir o publicitar, con reconocimiento, se precisa bastante más que la mera voluntad de un autor. Nos asomamos pues, ligeros de etiquetas, a la Osada Desvalía y tropezamos con una peculiar “Institución”, mezcla incongruente de manicomio, hospital y residencia de reposo, que se establece como marco ambiental para albergar la trama. Allí se encuentra Aimee, la sufriente gacela, que mortifica el cuerpo con su veloz carrera.
alguien_volo_sobre_el_nido_del_cuco_1975_3A partir de ese momento Noemí Sarrión nos plantea tal cantidad de interrogantes que nos cuesta mantener la atención en el hilo conductor del relato. No sabemos si es fruto del azar, de la precipitación, o premeditada táctica para llevarnos entre versos y diálogos por un vacío y un sufrimiento, presente en casi cada página, donde nada de lo demás cuenta. La “Institución” es manejada por una directora que, a fuerza de corrupción en opinión de Odeth, parece delictiva. ¿A qué reglamentos, leyes o normativa se atiene el centro? Esta pregunta sería un tema menor de no ser por las prácticas dignas del film “El Gabinete del Dr. Caligari” de 1920, salvando todas las distancias. Siete años después, en 1927, Fritz Lang colmaría los gustos cinéfilos de Aimee con otra película que también tiene lo suyo, “Metrópolis”. Y, por analogía asociada de recintos, mencionaremos a un impresionante Jack Nicholson cuando voló sobre “El nido del cuco”. Ambientes opresores enemigos acérrimos de lo excelso.
Por cierto, nos llena de curiosidad saber cuál es el papel “oficial” que permite a una persona ajena a la “Institución” intervenir con los internos y deambular como “Pedro por su casa” por las instalaciones. Respetando (como no puede ser de otra forma) la libertad de la autora para mostrar lo que considera oportuno y omitir el resto, intentamos saltar por encima de otras muchas incógnitas que, como lectores, hubiéramos preferido que nos fuesen despejadas. ¿Qué papel e influencia económica tiene el padre de Aimee para el sostenimiento de la Institución?, ¿sabe ese señor las circunstancias y condiciones en que su hija se “aloja” en el centro?, ¿cuál era la relación preexistente entre la directora y Odeth?, ¿qué méritos adornan a Odeth para que se le confíe tan delicado encargo?, ¿y las causas para retirárselo abruptamente? Definitivamente, eludiendo más interrogantes, nos centramos en la relación interpersonal de Aimee y Odeth que, suponemos, es el “leit motiv” de la autora. Aquí nos encontramos con una secuencia constante de altibajos, muchas veces contradictorios en su propia esencia, dulcificados por alguna que otra pastilla de chocolate. 
Noemí Sarrión en “Osada Desvalía” refleja triste y dramáticamente, como en la realidad misma, que las vidas jalonadas por la ausencia de autoestima, la rabia, la confusión, el dolor y el odio, transitan entre dagas y puñales camino del vacío y de la NADA.

28122019933491w

 
 
 

 

TIEMPO MUERTO – FRAN CASTILLO – AUTOPUBLICACIÓN, 2019.

Posted on

libro-recomendado-fondo-blanco

51pL9xR-vaL

TÍTULO: TIEMPO MUERTO.

AUTOR: FRAN CASTILLO – WEBTWITTERINSTAGRAMYOUTUBEFACEBOOK

EDITORIAL: AUTOPUBLICACIÓN, 2019

PÁGINAS: 329.

¿DÓNDE COMPRARLO?:  AQUÍ

 

 – SINOPSIS –

Un extraño virus se está propagando rápidamente por todo Madrid y otras ciudades de España. Los infectados pierden la cordura y se vuelven agresivos. La capital ya no es segura y miles de ciudadanos se sumergen en un increíble caos que no pueden controlar. Sus rutinas se ven interrumpidas y sus vidas amenazadas. Tiempo muerto narra la historia de algunos individuos que intentan sobrevivir a las primeras horas de una situación extrema. Las decisiones que deben tomar para llegar vivos al día siguiente los empujan a sobrepasar sus propios límites. Tal vez sus actos serían diferentes si tuvieran otra oportunidad para decidir. Esta podría ser otra novela cualquiera de zombis, pero no lo es.

– AUTOR –

img_20200621_111338_658

Fran Castillo (Córdoba, 1979)
Ingeniero informático y traductor. Escritor y cineasta. Ha escrito y dirigido una veintena de cortometrajes, con los que ha sido galardonado en tres ocasiones: primer Premio en el certamen Freakfest Cortobasura (2002) con Dos van por tres calles; segundo Premio en Cortomanía (2004) con Un corto con La Buitrera; y primer Premio en el I Festival Internacional de Autocine (2004) con In-volutionComo escritor cuenta con relatos y novelas cortas, pero ha sido Tiempo muerto la obra con la que se ha dado a conocer de forma internacional en la plataforma online Wattpad y con la que ha dado el salto al mundo editorial.

 

– GUSTARÁarrow-145786__340

Principalmente a los amantes del género zombi, y de estos, a quienes busquen algún título que se diferencie del torrente de novedades editoriales que se publica sobre los No muertos en los últimos tiempos. A los lectores que sepan apreciar los cambios de rumbo o sorpresas narrativas y que se dejen llevar por las mismas. 

– NO GUSTARÁ arrow-145782__340.png 

A los puristas del género o a aquellos que prefieren lecturas más armadas, profundas, descriptivamente pausadas y con un carácter más ambicioso. Tiempo muerto no oculta su concepción visual en su desarrollo y su carrera desbocada hacia un lugar que el autor oculta al lector adrede. Esta es la pieza fundamental de la narración que gustará o defraudará al lector. (También El bosque, de M. Night Shyamalan, es un peliculón por muy distintas razones, pero que no casa con todos los espectadores).

– LA FRASE vintage-1751222__340.png

“La enfermera salió de la habitación y siguió al grupo de personal médico del pasillo hasta la zona donde se realizaban las autopsias para ver con sus propios ojos lo que le había dicho el enfermero al psiquiatra. Allí encontró a un grupo bastante numeroso de trabajadores del hospital (médicos, enfermeros, celadores y auxiliares), que rodeaba a una camilla de autopsia. Se empujaban unos a otros para acercarse a mirar más de cerca”.

– RESEÑAletter-576242__340.png

zombies--620x349
Hoy traemos para reseñar: Tiempo muerto, de Fran Castillo. Una novela de zombis donde lo primero que tenemos que destacar es su título. Tan aparentemente revelador en su superficie pero críptico en el fondo, (ya lo detectarán los lectores cuando lleguen a la mitad del camino). El lema promocional de la portada del libro que reza: “Podría ser otra novela cualquiera de Zombis”, hace honor a su contenido. Ciertamente, más allá de las normas del género que la mayoría de lectores asiduos a estos contenidos conocerá de sobra, la presente novela encierra un giro argumental (o plot twist que dicen ahora los modernos) que la llevará por unos originales derroteros. Esta apuesta narrativa por parte del autor será recibida por el lector con, seguramente, sensaciones encontradas, y es que cuando se rompen ciertas reglas no escritas, los resultados, al menos al principio, son algo desorientadores. En el riesgo está la fuerza de la narrativa. Caminos trillados hay muchos.
quentinEntonces, ¿esto no es una novela de zombis? Sí que lo es, por supuesto, plenamente de zombis. Lo dicho anteriormente que no espante a los lectores del género, ya que aquí encontrarán todas las dentelladas y persecuciones que el género exige. Lo que tratamos de comentar es parecido a la sensación que tiene un espectador que ve por primera vez la película Abierto hasta el amanecer (Robert Rodríguez, 1996). Lo que parecía una road movie tradicional sobre la huida de unos criminales hacia la frontera mexicana se torna es un espectáculo gamberro y desinhibido de supervivencia vampírica. Al igual que el libro de Fran Castillo, la película de Robert Rodríguez guarda un as en la manga a mitad de metraje. Si en 1994 Neil Jordan adaptó de una manera brillante la Entrevista con el vampiro de Anne Rice con un ejercicio de gótico tradicional, fotografía nocturna de velas y excelente dirección artística, dos años después, Abierto hasta el amanecer rompía la flema y las formas ampulosas del vampiro seductor e intelectual para poner a plena potencia una thermomix llena de picadillos. A eso nos referimos con este Tiempo muerto de Fran Castillo; es una novela jugona, urbana, autoconsciente, sencilla y trepidante (para disfrute de un tipo concreto de lector y no tanto para los que buscan mayor profundidad en tramas y personajes). El autor, en su viaje al caos y al apocalipsis, recorre muchos de los puntos más reconocibles de Madrid con el realismo de quien va a trabajar en metro a diario y ve como el mundo se desploma a su lado. (Mención especial, buscada o no por parte del autor, acerca de la desidia que nos embarga a los urbanitas con la suerte o la desgracia de nuestros semejantes cuando las circunstancias se ponen cuesta arriba. Para las risas nos apuntamos todos inmediatamente, pero para arrimar el hombro, ¡tonto el último!). 
pegatinas-coches-motos-riesgo-biologicoAdemás de la propia narrativa zombi (y el easter egg o huevo de pascua de su segunda parte) el autor juega en paralelo con un diario científico que va desgranando las claves del suceso apocalíptico que aquí se narra, la complejidad y explicaciones del paciente cero, las consecuencias de sus imprudentes actos, el devenir de los pasos que dejan sembrada la semilla del caos, etc. Este paralelismo hará que el lector entienda de una manera global qué está ocurriendo al tiempo que sigue a una serie de personajes en su lucha por la supervivencia en un Madrid en pie de guerra y mordiscos por doquier. Y a la carrera claro está; lejos quedaron aquellos primigenios tambaleantes de George A. Romero, ahora los zombis (que han promocionado al estatus de infectados) corren como hijos del viento (véanse 28 días después, Last of us o WWZ). Aquellos desnortados, lentos y bobalicones No muertos se alzan ahora campeones de atletismo y devoradores de buffet libre de carne humana. 
Todo esto leído durante la peor pandemia que ha asolado España en su historia reciente hace que la presente obra cobre una mayor relevancia en el ámbito reflexivo, tanto desde el punto de vista de aquellos que en los laboratorios juegan a ser dioses, como en cómo actuamos los ciudadanos en cuanto las circunstancias nos ponen patas arriba. Sí es cierto que la realidad no es tan peliculera como se creían algunos (aunque igual de cruel) pero la zombificación ha llegado para quedarse: desde las colas de los supermercados para atragantarse de papel higiénico, pasando por la falta de empatía conciudadana para frenar al virus, hasta la notas que algunos indeseables dejan en las puertas de sus vecinos sanitarios instándoles a que se marcharan del edificio para no infectarles. Esta es la sociedad insolidaria que hemos creado entre todos. Las consecuencias de la misma ya las estamos sufriendo. Vivimos en un mundo hiperconectado, pero le negamos la ayuda al vecino hasta que un día el olor en el rellano de la escalera es tal que llamamos a la policía. Tiempo muerto también apunta a la eterna pregunta de ¿hasta dónde seríamos capaces de llegar para salvar o proteger la vida de un ser querido? (Aquí podríamos hacer un desvelo o spoiler del final de Last of Us 1, que no haremos). En definitiva, parece que los tan apetecibles cerebros con los que tratan de alimentarse los zombis no tienen ya mucha sustancia ya que, a fuerza de egoísmo y falta de empatía, no nos queda mucho que ofrecerles; a lo mejor podían optar por la proteína vegetal, ya que muchos congéneres tienen menos neuronas que el denostado espantapájaros de El mago de Oz. Dura crítica social también podemos leer en Cell (Stephen King, 2006).

Fran Castillo nos trae una novela de puro divertimento pero con cierto poso que, sobre todo en su segunda parte, podría generar un debate acerca de cómo enmendar los errores del pasado para no tropezar con las mismas piedras del camino. Muy cinematográfica, rauda en la mayoría de escenas sin llegar a altas cotas de casquería ni repulsión, reflexiva en su contexto e interesante en la relación del elenco coral de protagonistas. Al final, como en toda obra sobre apocalipsis zombi, prima más y es mucho más interesante, la relación entre los supervivientes que la propia lucha contra los infectados. Así, mientras la serie The walking dead se ha convertido en un folletín y una parodia de sí misma que honra en poco el legado de Robert Kirkman, tenemos el estupendo Apocalipsis Z (al menos el primer libro de la trilogía) de Manel Loureiro. Son los personajes, sus decisiones, sus fracasos, sus miedos y sus rabias contenidas, lo que dan sustancia al género, y aquí creemos que Fran Castillo ha realizado una notable aportación. 

tmcubiertaamazon-copy_page-0001_opt

EL SEÑUELO DE EL IRLANDÉS – M. GEMA MARÍN – AUTOPUBLICADO, 2020.

Posted on Actualizado enn

libro-recomendado-fondo-blanco

PortEbookGrande-scaled

TÍTULO: EL SEÑUELO DE EL IRLANDÉS.

AUTORA: M. GEMA MARÍN – WEB – FACEBOOK – TWITTERINSTAGRAM

EDITORIAL: AUTOPUBLICACIÓN, 2020

PÁGINAS: 427.

¿DÓNDE COMPRARLO?:  AQUÍ

 

 – SINOPSIS –

«No queda otra…»
Es la respuesta de Mayra Abascal cuando, tras la brutal muerte de sus padres a manos de ETA, decide ingresar en la Academia Militar rompiendo todas las normas y convenciones sociales de la época. Desde ese momento, su vida queda ligada al terrorismo, nacional e internacional, y al CNI. Hará de su profesión una forma de vida en la que su familia será el principal y único damnificado. Pero todo tiene un precio, y el coste personal termina pasándole factura obligándola a romper con su vida y empezar de nuevo. Sin embargo, cuando Helena, su resentida hija le pide ayuda para encontrar El Irlandés, un carísimo y cotizado violín Stradivarius que ha desparecido, Mayra no dudará en dejar su cómoda vida en Madrid y volver al terreno de juego. Su mente, estratega e inteligente, trazará un arriesgado plan para atraer al ladrón y ganarse el cariño de su hija. Volverá al mundo en el que fue adiestrada, en el que nada es lo que parece: agentes dobles, espías, terrorismo y paraísos fiscales. Para recuperar El Irlandés, Mayra viajará desde la mágica Isla de Mann, hasta la enigmática Doha, pasando por Ginebra, Cremona y Estambul. Pero no estará sola: contará con sus estimables contactos en el servicio secreto español y con Vadim, un afamado violinista en nómina del servicio secreto de su Majestad.

– AUTORA –

61hShhYoitL._SY600_

– GUSTARÁarrow-145786__340

A todos los lectores que disfrutan con las novelas de espías cimentadas en una amplia investigación previa y que, en la medida de lo posible, pretenden plasmar la realidad lo más naturalmente posible. La presente ficción, aunque tiene todos los elementos del género, explora la parte más protocolaria y formal de la profesión y menos la parte más explosiva y hollywoodiense

– NO GUSTARÁ arrow-145782__340.png 

A aquellos que no tengan interés en el juego del gato del ratón y que les guste ir al meollo de la cuestión lo antes posible. Tampoco será del interés de aquellos que intenten comparar la presente novela con los clásicos de los escritores de este género, muchos de ellos exespías. A los que no les divierta que sus lecturas se ramifiquen en diferentes tramas y escenarios que puedan desnortarlos se les hará un poco cuesta arriba.

– LA FRASE vintage-1751222__340.png

“El meridiano Van Staner era un término que la amigas adoptaron cuando trabajaban juntas, primero en la lucha contra ETA y después en las siguientes guerras. Era un término propio, algo así como un particular código secreto. El meridiano Van Staner era un punto de no retorno. Cuando en una misión llegaban a un punto en el que la única opción era seguir adelante, entonces decían que estaban en el Meridiano Van Staner”.

– RESEÑAletter-576242__340.png

506777Hoy traemos para reseñar: El señuelo de El Irlandés, de la escritora M. Gema Marín de la que ya reseñamos anteriormente su novela El legado de los Cohen. Ahora, en su nueva obra, nos sumerge en el alcantarillado vienés de El tercer hombre de Graham Greene pero pasando del blanco y negro de posguerra a la actual época digital del espionaje global que ha evolucionado, no solo en los métodos de indagación y detección, sino también en las causas y procesos de sus engranajes y lógicas internas. En un mundo interrelacionado la necesidad de información es cada vez mayor. Nunca antes el aleteo de una mariposa ha originado tantos terremotos al otro lado del mundo. La interdependencia de la economía, los medios de comunicación, la legislación supranacional, el flujo de personas, los diversos y cuantiosos intereses empresariales es tal que los países se blindan mediante una fuerza de cuerpos de espionaje (democráticos y supeditados a la ley, pero con márgenes de maniobrabilidad más que cuestionables) que cabalgan bajo la superficie para velar por el sueño de los ciudadanos mientras atajan las amenazas más sensibles para los intereses del estado. Así, M. Gema Marín “entra en el CESID” (que escribiera Pilar Urbano) para, dentro de aquello que se sabe o que se sospecha, tejer e hilvanar una trama que va desde lo particular, con la desaparición de un importante y célebre violín, a engrandecerse con una soterrada trama de terrorismo internacional.
CNI-logo-mediumLa autora se ha documentado pormenorizadamente sobre esta “Casa” de los líos hasta donde ha podido y se han hecho públicos, por diversas fuentes, el contenido de lo que allí se cuece. El ahora denominado CNI se encuentra en el extrarradio de Madrid, en la salida de la carretera de La Coruña, en lo que tradicionalmente se ha denominado la Cuesta de las Perdices que fue frente de guerra en la guerra civil española. Su característico edificio de tres aspas domina un complejo enclaustrado entre las instalaciones del Hipódromo de la Zarzuela y varias urbanizaciones de lujo. Dentro, alejados de los ojos y oídos del tráfico madrileño se diseñan las tácticas y protocolos para defender la seguridad nacional de amenazas internas y externas. Allí donde los jóvenes de los años sesenta probaban sus coches recién comprados para ponerlos a prueba cuesta arriba y luego tomar el aperitivo en El Pardo, hoy en día, de una manera anodina, se encuentra un centro de investigación que saca las castañas del fuego de muchos de nosotros, sin que ni siquiera lo sepamos. (Incluso dando la vida por ello, como bien atestigua el monumento a los espías caídos en Irak).  
conocer-hsitoria-hitler-goring-nazis-arte-museo-1024x722Gema Marín ha hecho los deberes y, tras ello, ha fantaseado para rellenar los espacios vacíos a los que ningún escritor tenemos acceso. La trama, que nos expone en la novela, no dista mucho de las misiones que se podrían estar pergeñando en la realidad. Ninguna misión es secundaria y, tras la apariencia de “asuntos menores”, se hallan circunstancias de primer nivel. En el asunto de “El Irlandés” subyacen los intereses económicos del mercado negro internacional de piezas de arte que tan buenos dividendos otorga a las redes mafiosas y a los grupos terroristas (ejemplos como los de Palmira con el ISIS o los Budas de Bamiyán con los Talibanes encierran redes de financiación con la venta ilegal de antigüedades a hacendadas fortunas occidentales que miran hacia otra parte ante el expolio y los crímenes de estos grupos de fanáticos). Tampoco debemos olvidar que esta circunstancia no solo es obra de la estulticia y del fanatismo religioso contemporáneo. En la Alemania nazi el mismísimo Hermman Göring, mientras con una mano jaleaba la quema de libros y del arte degenerado contrario al Reich, con la otra atesoraba obras de arte de toda condición que “expropiaba” de los museos, principalmente franceses, para llevárselos a su residencia personal de Carinhall a escasos sesenta kilómetros de Berlín que llenó con obras de Cranach, Cezanne o Matisse. Otras fueron vendidas en el extranjero. A día de hoy, muchas han sido recuperadas y devueltas a sus emplazamientos originales, pero algunas siguen en paradero desconocido. Queda claro el lucro y el recreo al que se dan todos estos poderosos.
Pero donde hay malos, hay buenos. Y así, a lo largo de esta trepidante novela, la autora nos muestra una serie de personajes que, por distintas motivaciones, viajarán por medio mundo (literalmente) para hallar la verdad. La autora alterna la parte más formal y académica del mundo del espionaje al estilo John Le Carré, Frederick Forsyth o Robert Harris con la vertiente más ágil y cinematográfica de Ken Follet, Tom Clancy o Ian Flemming. Pero, en cualquier caso, nos muestra un mundo más sibilino, pautado, investigativo y basado en la mesura del seguimiento y método que en persecuciones en Aston Martín, numerosos encamamientos con modelos de pasarela y charletas barrocas con el malo de turno de Spectra antes de ser lanzado a los tiburones. El señuelo de El Irlandés pone más los pies en la tierra y se aleja de reiterativos fuegos de artificio y secuencias propias de un Ethan Hunt que no envejece. Dentro de la premisa del relato novelado, la autora busca la mayor verosimilitud posible dentro de la trama. (Recordemos a Mata hari que tuvo una vida de novela). _98322259_ddee2a7f-a398-4ae2-836b-d5c44716a03eNos encontraremos, como en la mejor tradición de novelas de espías, con un amplio elenco de personajes, viajes por muchos países que hacen volar la imaginación del lector, un sinfín de juegos de lealtades y traiciones, la colaboración interesada de los miembros de diferentes agencias de seguridad o redes clandestinas de criminales que ansían el poder mediante la desestabilización en la sombra de gobiernos y corporaciones multinacionales. Todo narrado desde la piel de unos protagonistas que son personas sencillas en tiempos revueltos. No hablamos de súper espías forzudos y armados hasta los dientes sino de personajes reflexivos, tácticos, adaptativos, estudiosos y planificadores. Ya no se entra como elefante en una cacharrería sino que, en la sesuda investigación, radica el éxito de estas misiones. 
M Gema Marín ha compuesto al violín de su teclado una fábula clandestina de los tiempos que nos ha tocado vivir hoy en día y, sobre todo, ha homenajeado a hombres y mujeres (mujeres en su mayoría en el presente caso) que dan lo mejor de sí, incluso por encima de su deber, para trabajar por la libertad y la seguridad de su país.

Le-secret-de-Stradivarius-Ashmolean-Museum

 

 

AUTOPSIA DE LA AUTODESTRUCCIÓN – MARÍA ALEGRE GÁLVEZ – EDICIONES EN HUIDA, 2019.

Posted on

AUT-portada

TÍTULO: AUTOPSIA DE LA AUTODESTRUCCIÓN.

AUTORA: MARÍA ALEGRE GÁLVEZ – YOUTUBE – FACEBOOK – INSTAGRAM

EDITORIAL: EDICIONES EN HUIDA, 2019 – WEB

PÁGINAS: 98.

¿DÓNDE COMPRARLO?:  AQUÍ

 

 – SINOPSIS –

Nunca me dijo quédate, tampoco vete.
Esta historia no es solo mía, esta relación tóxica ha dormido en la cama de todos. Es como un quiste que necesito sacar de mí, ponerle tapas nuevas y que amanezca en tu mesita, y no en mis sienes.

– AUTORA –

IMG_20190403_035737

María Alegre Gálvez nació el 27 de noviembre de 1993 en Sevilla. Desde pequeña estuvo fuertemente ligada a la Literatura ya que mostró un inusitado interés por la lectura y la escritura durante su infancia y adolescencia. Se graduó en Humanidades en la Universidad Pablo de Olavide en 2015 y realizó con éxito en la Universidad de Sevilla el Máster de Escritura Creativa y el Máster Universitario en Profesorado (MAES) especializado en Lengua y Literatura. Nunca ha dejado de escribir ni de creer en el poder de las palabras. Decía Pío Baroja que “todos los que escribimos necesitamos, por una cosa o por otra, que nos absuelvan”. Y tenía razón.

– GUSTARÁarrow-145786__340

A los que respetan la parte menos idealizada del ser humano. A quienes entienden el lirismo excesivo como una merma de la integridad poética. A quienes paladean el sabor agridulce del desánimo y la esperanza en una sola cucharada. A los que buscan en la poesía un cauce para su imaginación.

– NO GUSTARÁ arrow-145782__340.png 

A los optimistas compulsivos. A los aficionados a la evasión literaria. A los que eluden los juegos de palabras comprometidos o las enigmáticas metáforas, metonimias o sinécdoques. A los detractores del verso en cualquiera de sus formas y medidas.

– LA FRASE vintage-1751222__340.png

“Nosotros ya no podemos hacer juicios, pero quizá, en algún verso, alguien nos está salvando”.

– RESEÑAletter-576242__340.png

Hoy traemos para reseñar: “Autopsia de la autodestrucción”, de María Alegre Gálvez, un poemario en busca de la comunión anímica e intelectual del lector con pensamientos y sensaciones de la autora, autobiográficos o no (que es lo de menos), porque la muerte del corazón se inicia con el primer latido. ¿Hay algún verso, oculto en algún lugar, que no pretenda lo mismo? El poema que no se materializa en imagen, letra u objeto, perceptible por otros, no será tal por mucho que martillee el cerebro y la imaginación del creador. Y después, cuando es percibido, requiere la total atención y además, si fuese posible, el afecto del receptor para tener sentido, para sentirse vivo. A veces el círculo se cierra cuando emisor y receptor son la misma persona pero ello no elimina la necesidad de soporte. María Alegre Gálvez nos ofrece su poemario cual caja de bombones que describe los gustos de los dulces y los aloja entre cartón en consecuencia, o tabla de patés que sugiere el orden de consumo. Probablemente el lector desorientado hallará alivio, pero el buscador de sorpresas, el escudriñador de la belleza o emociones insospechadas, en forma de palabras, se sentirá un tanto encorsetado y, algunos, romperán la disciplina. Muchas veces un solo verso, una sola estrofa, una palabra, contiene toda la magia que el alma anhela o necesita. Claro que para ello es preciso que la chispa prodigiosa encuentre unidos, en un tiempo y un espacio propicios, el combustible y el comburente adecuados. Hay que reconocer que eso es muy raro. La autora refleja sutilmente alguna referencia con sus poetas muertos: Bécquer, Neruda y el predilecto Ángel González que escribió…

 

Esto no es nada
Si tuviésemos la fuerza suficiente
para apretar como es debido un trozo de madera,
sólo nos quedaría entre las manos
un poco de tierra.
Y si tuviésemos más fuerza todavía
para presionar con toda la dureza
esa tierra, sólo nos quedaría
entre las manos un poco de agua.
Y si fuese posible aún
oprimir el agua,
ya no nos quedaría entre las manos
nada.

 

La poesía y la muerte. Muerte simbólica, muerte física. Despojo de sentimientos. Desmembramiento del espíritu. Autopsia de lo que fue. Autopsia de la autodestrucción. Que lujo el de los poetas muertos que nos mostró en pantalla a un Robin Williams lleno de vida, allá por 1989, encarnando al Sr. Keating con su frase “No olviden que, a pesar de todo lo que les digan, las palabras y las ideas pueden cambiar el mundo”. María Alegre Gálvez nos regala en su libro chispas abundantes, con distinta frecuencia, tamaño, potencia e intensidad. Que esas leves centellas inicien el incendio dependerá del oportuno uso que propicie el lector. Lo que tiene en las manos, ante sus ojos, que llevará a su mente, podría producir la deflagración inicial y de ahí al horrísono estallido. ¿Casará la intención de lo creado con lo percibido? ¿Lo revelado tendrá el poder suficiente? Lo que para unos es sublime para otros resulta banal, nunca llueve a gusto de todos y, lo que es más chocante, lo banal puede trocarse en sublime, o viceversa, para el mismo “ser” en distintos momentos. Identificarse con Él o Ella podría ser el inicio del camino, pero la ruta será larga y plagada de bifurcaciones en que perderse: laberintos, risas, farolas, gatos, cigarrillos, relojes y cunetas. Además de un sinfín de otros lugares, objetos y literarios aderezos. Tampoco la afinidad obliga a la fusión del alma, de la esencia que proporciona paz o éxtasis. A veces el rechazo de los polos afines conduce a la catástrofe o, al menos, al desdén y al olvido. No hay resurrección sin muerte, en todos los sentidos. Al final, como siempre, el lector será el dueño del libro y de los sentimientos que le haya producido.

club-poetas

 

ASÍ ACABA TODO O EMPIEZA – SANTY PORTELA – EDICIONES ATLANTIS, 2020

Posted on

Portada-Así-acaba-todo-web

TÍTULO: ASÍ ACABA TODO O EMPIEZA.

AUTOR: SANTY PORTELA – WEB – FACEBOOK – TWITTERINSTAGRAM

EDITORIAL: ATLANTIS, 2020

PÁGINAS: 133.

¿DÓNDE COMPRARLO?:  AQUÍ

 

 – SINOPSIS –

Seis historias de terror y ciencia ficción. Seis historias protagonizadas por mujeres por la sencilla razón de querer reivindicar a los personajes femeninos en este género. Seis historias que quieren ser también un altavoz de situaciones sociales muy graves en la actualidad como son la violencia de género, la inmigración o el abuso de poder. Porque con el terror se puede y se deben levantar gritos no únicamente de miedo, sino también que tengan su poso. Hay viajes estelares, caníbales, seres inmortales, torturas, sangre y tensión. Pero, lo más importante, hay voces que se levantan contra las injusticias.

– AUTOR –

Santy-Portela-482x321

Santy Portela (Madrid, 1988). Licenciado en Interpretación por HDMElSubmarino. Socio fundador de la compañía Vaivén Teatro que cumple este 2020 su décimo aniversario trabajando en el circuito off madrileño. Como dramaturgo, Santy Portela ha estrenado obras como “Influencia”, “Reflejos”, “Último beso”, “Besos”, “Soledad en la habitación” o “Tu Voz”. Ha sido galardonado con el XII Certamen de Teatro Mínimo AnimaT.Sur por su obra “Miseria Partida. Vivir jugando” y con el XVIII Certamen de Teatro Mínimo Rafael Guerrero con “Veintitrés”. Ha publicado varios textos teatrales: “En estado de espera”, “Miseria Partida”, “Veintitrés”, “Cuatrocientos ochenta y siete” y “La Gran Marioneta”.
«Me gusta pensar que mi estilo es como el mar: siempre en movimiento, siempre mutando. Tengo una obsesión por las relaciones humanas en su parte más íntima y dura, así como con la psique humana y sus locuras y sus sueños; y me gusta investigar con la realidad y lo onírico. Sensaciones, sentidos y sueños. El mundo es cruel, la sociedad es cruel y a la hora de escribir busco que esa crueldad esté presente siempre de manera explícita, ya que veo que hay miedo a arriesgar con ella, miedo a mostrar, a pasarse. Veo que se busca y explota el, llamémosle, buenismo, tratando a los espectadores como niños. El teatro debería ser una herramienta movilizadora del pensamiento. Suelo jugar con estructuras fragmentadas del tiempo, el espacio e, incluso, el argumento, para provocar una búsqueda en el espectador/lector, para que se sumerjan en la obra hasta encontrar el deseo que la moviliza. Pero lo más importante para mí es que mi “estilo” no es fijo, siempre viene y va. Siempre quiero probar, siempre quiero nuevas influencias, siempre quiero buscar.» (Santy Portela).

– GUSTARÁarrow-145786__340

A los incondicionales de la ciencia ficción y del terror en cualquiera de sus formas y estilos. A quienes aprecian las situaciones inverosímiles que podrían tornarse reales con cualquier estornudo del destino. A los que buscan “enseñanzas” en la maldad o imperfección humanas.

– NO GUSTARÁ arrow-145782__340.png 

A quienes prefieren el género fantástico más tecnológico y elaborado o el de terror más amplio, sutil y psicológico. A los que buscan solo diversión y entretenimiento, lejos de cualquier orientación moral, social o política.   

– LA FRASE vintage-1751222__340.png

“No somos parásitos. Sobrevivimos porque somos superiores. Y los seres superiores prevalecen sobre el resto y acaban con ellos.

– RESEÑAletter-576242__340.png

maxresdefaultHoy traemos para reseñar: “Así acaba todo o empieza”, de Santy Portela que, como el propio autor anuncia, es un libro donde la mujer es protagonista en cada uno de sus seis relatos. El terror y la ciencia ficción vehiculan y soportan el andamiaje de crítica social (mejor crítica de la sociedad) que Santy Portela proyecta desde sus páginas, empezando por la propia condición de sus personajes. Con la vista puesta en esa premisa, leitmotiv de la obra, acompañamos a Alba en otra de sus travesías espaciales. El viaje emprendido, propiciado por una tecnología desconocida “made in the heart”, que se muestra muy eficiente y del dominio de los inteligentes y avanzados terrícolas, nos deposita en el mundo de los Gahaürie. Allí encontraremos de la mano de Alba, muy a nuestro pesar, la primera admonición del autor y la convicción de que, a inteligencia y a maldad, siempre hay quién gana. Cambiamos el escenario y nos unimos a la expedición marítima que capitanea la intrépida Aissa en su angustiosa travesía a la búsqueda de “El Dorado”. En esta dramática, y truculenta, aventura se nos ofrecen heroicas virtudes y, como contrapartida, las más perversas simas de la condición humana. No cabe duda de que la isla a la que arriban y la comparación con el CIE mencionados son un recurso literario. El autor nos propone una nueva etapa. Ahora contemplamos un despertar, dolorido y confuso, en un sótano tenebroso. Una narración ágil que entreteje vidas y situaciones de una cotidianidad reconocible en cualquier gran ciudad, pero con un lado oscuro y doloroso que, afortunadamente, no se presenta todos los días. Santy Portela, a través de la experiencia de Ainhara, nos recuerda que hay hombres que no aman a las mujeres, también que existen la venganza y la justicia poética. En el aspecto netamente literario es, para nuestro gusto, la historia mejor contada del libro.
supermanEn la siguiente narración pretendemos acceder a las voces que inundan las vidas de Ainhoa, Elvira, Marta y otras tantas, pero comprendemos que esa sinfonía está reservada a unas cuantas elegidas, mujeres claro, y fuera de nuestro alcance. Nos quedamos sin comprender lo que timbra la monitora, pero el relato tiene su “aquel”, como el superoído de Superman. Avanzando en el libro, hallamos un episodio de terror clásico con una singular mansión escocesa y su furiosa tormenta en el exterior. Las investigaciones que la psicóloga Lorna y el médico Alex pretenden llevar a cabo con sus alumnos-cobayas, Madeline y Scott, abrirán las puertas de lugares que casi nadie osaría penetrar. Para finalizar y “así acabar con todo” encontramos la metáfora de la persistencia, de la inmortalidad del omnímodo poder nefasto. Poderosos egoístas, ambiciosos y crueles, combatidos por abnegados salvadores de la humanidad (abnegadas en este caso). Maca no tiene reparos en adoptar métodos expeditivos, propios de los hombres de negro, para conseguir sus fines. Y, como diría San Agustín, los ejemplos arrastran, así que no es de extrañar que Helena siga su estela. Con la herencia genética de Maca vemos reverdecido el aforismo “de tal palo tal astilla” y para ambas “el fin justifica los medios”. 
El lector tendrá que decidir pasar el rato o asumir la tarea de juzgar los mensajes que el autor trata de transmitir.

15387514087426

EL ESPEJO DONDE NADIE SE REFLEJA – SILVIA MAGO – EDICIONES EN HUIDA, 2019

Posted on

EDNSR-portada

TÍTULO: EL ESPEJO DONDE NADIE SE REFLEJA.

AUTORA: SILVIA MAGO – WEB – FACEBOOK – TWITTERINSTAGRAM

EDITORIAL: EDICIONES EN HUIDA, 2019 – WEB

PÁGINAS: 66.

¿DÓNDE COMPRARLO?:  AQUÍ

 

 – SINOPSIS –

El espejo donde nadie se refleja es un conjunto de estaciones que han ido pasando delante de mí; con sus cambios de color, hojas marchitas, trenes que se marchan y despedidas forzadas. Escribí en un cuaderno precioso todas las veces en las que me sentí rota, arañada, dolida o esperanzada. El resto lo hizo el viento al reordenar mis ideas y darme el empujón que necesitaba para dejar esas palabras volar. Con estas letras en forma de poemas, canciones al pasado y vistazos al futuro, he tratado de retratar lo que veo del mundo y la sociedad, incluidos sus matices de sombra. Puede que no todos los lectores estén preparados para verse reflejados en el espejo que les ofrezco a modo de libro, pero necesitaba gritarles a los cuatro vientos que un día un espejo me rompió y desde entonces es él quien tiene mala suerte.

 

– AUTORA –

19724374

“Nací en el invierno de 1998, en un pueblecito de la bahía de Cádiz, por lo que el mar y sus reflejos me dibujaron como soy. Llevo escribiendo desde que mi padre me enseñó a unir palabras y mi primer poema fue para mi madre, cuando con cuatro años me referí a ella como un sol. Desde entonces no he vuelto a soltar el lápiz. Me gustan los poetas muertos que, de alguna manera, me resucitan. Bailo a destiempo melodías olvidadas y llevo soñándome toda la vida. De mayor quiero ser niña, y de corazón quiero seguir latiendo. Para mí, la poesía es una manera de sobrevivirme”.

– GUSTARÁarrow-145786__340

A quienes buscan en los poemarios retazos de su propia alma. A los que consideran la poesía, cualquier poesía, como argamasa imprescindible para la existencia.

– NO GUSTARÁ arrow-145782__340.png 

A los que transitan por otros derroteros de la literatura y la palabra verso les resulta ajena. A quienes prefieren degustar estilos pragmáticos de ensayo o el divertimiento literario en escenarios hilarantes, de aventuras, de acción o de misterio. A los que se niegan a mirar un espejo en el que, tal vez, pudieran encontrar su imagen. 

– LA FRASE vintage-1751222__340.png

“A veces piso las hojas del suelo. En ocasiones, no las miro, pero las oigo crujir bajo mis pasos. Nunca me vuelvo para saber si están bien”.

– RESEÑAletter-576242__340.png

Hoy traemos para reseñar: “El espejo donde nadie se refleja”, de Silvia Mago, una obra escueta en su extensión pero con suficiente contenido para la introspección. Cada lector deberá hallar el grado de densidad que para él, o ella, represente. Después de una guerra que no ganó nadie -¿hay alguna guerra en la que vence alguien?-  la autora nos propone todo un año compartimentado a lo Vivaldi  y sitúa en la primavera 15 pensamientos. Así que, antes de acometerlos, podemos caer en la seducción de entrar en un mundo de alegría ingenua y desbordante, con luz y esperanza por doquier. Pero ¿se puede interpretar el alma de un poeta?, ¿es factible predecir el impulso que le lleva a escribir esto sí y aquello no? El esperado lirismo se ensombrece, con tintes más propios de otra estación, cuando tropezamos con demasiadas flores marchitas, hojas crujientes en el suelo, colores que se aborrecen, rosas de hojas heridas o árboles muertos. Más miedo y reproches que ilusiones y felices anhelos. Avanzamos en la lectura confiando en la bonanza de la siguiente estación, pero el verano de Silvia Mago nos sumerge en 6 olas con distinto batiente, de alas y de agua, de idas y regresos, de extraños afluentes, de voces y reflejos. No encontramos balsámico consuelo.
Llegamos a un otoño que pasará en 6 hojas. En una se nos recuerda que Daniel Gilbert (el hombre que, según El País, tiene la receta para ser feliz) apuesta sin reservas por la primera vez que nos ocurre una cosa maravillosa, después viene el olvido. Tal vez el llanto y el rechinar de dientes, realmente cruel. Pero mientras hay vida, hay esperanza. Confiamos por fin en los 9 abrazos que, para el invierno, nos promete la autora. El primero es demoledor, como de gigantesco oso. Suponemos que hemos dado con ese espejo que a nadie devuelve su imagen. Seguimos adelante para descubrir, apesadumbrados, que uno de los platillos de la balanza de los sentimientos está vencido y tremendamente descompensado. Pareciera que el optimismo es la víctima de un contrapeso ominoso y atroz. Sin dejarnos abatir, volvemos a preguntarnos por un fin último que pudiera trocar las sombras por luces, e insistimos: ¿se puede escrutar el alma de un poeta?, más aún ¿la poesía ayuda a cerrar heridas y a reconciliarse con el mundo? El lector tendrá que decidir, cada uno en cada caso, si esta obra le proporciona beneficioso apósito o anímica y letal hemorragia. Porque la indiferencia no será una opción.

mujer-melancolica-con-paraguas

 

LOS SERES QUE NO SON TÚ – MARINA JIMÉNEZ – EDICIONES ÁBREGO, 2020

Posted on

Portada Los seres que no son tú 1WEB

TÍTULO: LOS SERES QUE NO SON TÚ.

AUTORA: MARINA JIMÉNEZ – TWITTERINSTAGRAM

EDITORIAL: EDICIONES ÁBREGO – WEB

PÁGINAS: 82.

¿DÓNDE COMPRARLO?:  AQUÍ

 

 – SINOPSIS –

Te voy a contar la historia de un libro que empezó a escribirse solo. Lo primero de todo fue la vida: risas, lágrimas, instantes en pausa y pulsos que se aceleran. Durante ese tiempo, las ideas, las imágenes y las palabras recorrían las mismas calles que yo, bailaban en los mismos bares y se chocaban, sin saberlo, nuestras espaldas. Había empezado la poesía. Un día me vino a la cabeza una frase: los seres que no son tú. Me sorprendí, días más tarde, pensando constantemente en la gravedad de su simpleza y supe que no era casualidad: tenía que sentarme a dar sentido a toda aquella magia. El papel me encontró y sacamos a la luz juntos todo lo que, de alguna forma, ya estaba allí. Lo que sostienes ahora entre las manos es una suma de historias. Las mías, las vividas, las soñadas, las escuchadas, las imaginadas. Todas removieron algo en mi interior, así que todas son verdad. Un buen amigo me dijo un día: «Si hablas del amor, hablas de todo». Los seres que no son tú es un libro de amor, pero también de muchas otras cosas: inspiración, poesía, amistad, sueños… Son tardes en cafeterías, noches en las que llegaba corriendo a casa con una metáfora entre los labios. Así fue como supe que la poesía discurre en paralelo a la vida, incluso cuando no la ves.En la poesía he encontrado mi hogar y el verdadero significado de Los seres que no son tú. Espero que tú también seas capaz de descubrirlo.

– AUTORA –

EOEqQQRWsAA4wCv
Marina Jiménez Rodríguez nació en Sevilla en 1993. Graduada en Periodismo y especializada en Marketing de Contenidos y redacción creativa. Durante varios años ha sido colaboradora de la sección de Cultura de El Correo de Andalucía y redactora para diferentes instituciones y empresas. Autora de la novela “Tu nombre en la ventana” (Seleer, 2016). Mantiene una cuenta en Instagram, (@marinajimenezpoesia), donde va volcando a menudo su creación poética. “Los seres que no son tú” representa su salto literario al ámbito de la poesía.

– GUSTARÁarrow-145786__340

A los incondicionales de la poesía. A quienes buscan el contraste de los sentimientos impresos de un escritor con los suyos propios. A quienes huyen del lenguaje rudo y descarnado de la cotidianidad.

– NO GUSTARÁ arrow-145782__340.png 

A quienes prefieren la evasión literaria en rutas de acción o de misterio. A los enemigos de escudriñar los reflejos polifacéticos de un espejo en el que, tal vez, pudieran ver reflejos de su rosto.  

– LA FRASE vintage-1751222__340.png

“Del vagón en el que ya no caben ni las dudas y de las veces que hubiera jurado que no quedaba nada más que decir. De todo eso me ha salvado la poesía”.

– RESEÑAletter-576242__340.png

Hoy traemos para reseñar: “Los seres que no son tú“, de Marina Jiménez. Como toda la poesía que en el mundo ha sido (y será), fija su meta en los sentimientos del autor, en este caso autora, y los exporta negro sobre blanco al universo ignoto de lectores que “pueden ser” o que “podrían ser”. Con pluma clarificadora rellena todos esos pequeños huecos que, en el día a día, se nos escapan para ahondar en los detalles prófugos que circundan las circunstancias vitales de cada uno y que consagran su camino, desde lo minúsculo a lo esencial. Los poetas que circunscriben y limitan su “público objetivo” a un solo destinatario, quizás en ese amor ideal, indiferente y desdeñoso, tienden a ignorar que la servilleta de papel (a veces manchada de café, coca-cola o carmín) puede ser desvelada y, muy a su pesar, incluida en una antología con el paso del tiempo. La autora, haciendo bueno el refrán: “a buen entendedor…”, no desaprovecha la ocasión de incluir “un guiño” al admirado Pedro Salinas:
¡Si me llamaras, sí;
si me llamaras!
Lo dejaría todo,
todo lo tiraría;
los precios, los catálogos,
el azul del océano en los mapas,
los días y sus noches,
los telegramas viejos
y un amor.
Tú que no eres mi amor,
¡si me llamaras!…
El “escribidor de sentimientos”, profundamente autoanalíticos, reflexivos y elevados, cuando exprime su corazón y su mente sin pretender alimentar su ego o su estómago, no repara en extensiones, calidades, métricas o cualesquiera otros corsés que le desvíen de su propósito. Teletransporta el alma y ya está. Aparte de la diferencia entre el formato de la novela y la poesía, una de sus diferencias consustanciales que no siempre se indica es que la novela, normalmente, es un ejercicio de reflexión a largo plazo con un camino ya preestablecido; en cambio, la poesía, nace de la fuerza del momento, del arrebato, del poderío de la idea y del estado anímico provisional del autor. Es por ello que muchos la trasladan al papel bajo la posesión demencial de la escritura automática. En la obra de Marina Jiménez percibimos tardes-noches, y quizás madrugadas, de introversión y silencio, tal vez soledad, en medio de muchedumbres “fiesteras” y bafles atronadores. El paso del tiempo, reflejado en el “paso ligero” de los días de la semana (y el engañoso engaño de engañar al tiempo) marcan los angustiosos mensajes subliminales, o explícitos, de espíritus y corazones en busca de su engarce perdido y trascendente, con un Cupido extenuado de por medio. No faltarán lectores que, en este universo inabarcable, sintonicen más de lo que quisieran y también lo padezcan. Pero la ilusión del encuentro con el “ser” complementario no debe desfallecer.

482b4cc717daed82144fbba7f24dbbca5292bcd03b49c6d01b067c2cf67a6bf8-rimg-w1200-h675-gmir

ALICIA SALANUEVA: TIEMPOS DE AMOR Y GUERRA – ANA LARRAZ GALÉ – EDITORIAL BESOS DE PAPEL, 2019.

Posted on Actualizado enn

51ElOaFX15L

TÍTULO: ALICIA SALANUEVA: TIEMPOS DE AMOR Y GUERRA.

AUTORA: ANA LARRAZ – WEB – FACEBOOK – TWITTERINSTAGRAM

EDITORIAL: EDITORIAL BESOS DE PAPEL, 2019 – WEB

PÁGINAS: 322.

¿DÓNDE COMPRARLO?:  AQUÍ

 

 – SINOPSIS –

En un pequeño pueblo de España, la familia Salanueva debe adaptarse a los cambios de la época en la que se encuentra. Militares extranjeros inundan las calles y su casa, mientras que sus hijos se ven obligados a estar en el frente. Alicia Salanueva, la menor de la familia, no está dispuesta a resignarse al papel que le han asignado como mujer. En un país deshecho por la guerra, la joven se enfrentará a los convencionalismos en busca de su propio destino. Un destino en el que el amor será un pilar fundamental.

 

– AUTORA –

ana_larraz_gale

“Nací el 30 de julio de 1964 en Zaragoza, aunque viví toda mi infancia en Tauste. Fui una niña tranquila, que pasó muchas horas leyendo, tocando el piano y en compañía de adultos, sobre todo de mi abuela Carmen, viuda de guerra.   A los 14 años, me marché a estudiar a Zaragoza y cuatro años después, a Valencia donde me hice Arquitecto Técnico y me quede a vivir. Allí me case y nació mi hija. Como siempre me gustó mucho escribir e investigar, aprovechando la baja maternal, comencé a Hacer lo mismo con la desaparición de mi ángel Ángel en la Guerra Civil. Tanto me apasionó el tema, que desde entonces no dejó de hacerlo.   Hacia el verano de 1994, mi trabajo nos obligó a trasladarnos a Santa Cruz de Tenerife y cuatro años después a Las Palmas de Gran Canaria, donde vino al mundo mi hijo y donde seguimos viviendo.   A finales del 2013, con toda la documentación recopilada a lo largo de mi vida, las anécdotas que mi abuela me contó, y las cartas que me hicieron frente, mi escritora con mi primera novela La fotografía. de un soldado que esta a la venta.   Al mismo tiempo, comencé a escribir pequeños relatos con los que he quedado finalista en varios concursos.   Poco después, en unión de amigas, nos embarcamos en la aventura de hacer un libro de relatos escritos entre las tres: Doce tríos y doce a solas, que ya está a la venta.   Y, ahora mismo, estoy escribiendo otra novela y sigo participando en certámenes de relatos, antologías y publicaciones en revistas”.

– GUSTARÁarrow-145786__340

A los aficionados a la novela rosa y romántica en cualquiera de sus vertientes. A quienes aprecian las situaciones en las que predominan las pulsiones sentimentales que prevalecen sobre los controles racionales. Satisfará a los que disfrutan reconociendo, o intentando reconocer, lugares, marcos y paisajes que permanecen en el subconsciente colectivo de una época. A los que son capaces de recordar su propia época de la inocencia. A los que rinden homenaje al lado femenino de cualquier persona.

– NO GUSTARÁ arrow-145782__340.png 

Por definición, a los que consideran éste género como algo menor. A quienes prefieren personajes más complejos para “psicoanalizarlos” página a página. A los amantes de la acción constante y turbulenta, con rotundas dosis de violencia. A los que disfrutan con exóticas aventuras o géneros fantásticos.

– LA FRASE vintage-1751222__340.png

“…me parece que ya deberías empezar a llamar a Alicia, señorita Alicia, tata —dijo de repente y sin venir a cuento Elena, la mayor de las tres chicas, que no hacía mucho tiempo había cumplido los veinticuatro—. Ha dejado de ser una niña, tiene quince años, y ya es hora de que algunas cosas cambien. Como esta costumbre tan tonta de que desayune mucho más tarde que el resto y en su alcoba, ¡también debería terminar!”.

– RESEÑAletter-576242__340.png

38374279Hoy traemos para reseñar: “Alicia Salanueva, Tiempos de amor y guerra” donde hallamos juventud, amor, libertad de acción, ingenio, independencia y rebeldía. Si creemos en la “doctrina” o tradición numerológica asumiremos que todos estos términos, y algunos más, están íntimamente asociados al número 15. Y, aunque la numerología no sea lo nuestro, tendremos que aceptar la tremenda influencia de esa cifra en  el imaginario colectivo cuando se asocia al aniversario de una jovencita. La novela de Ana Larraz Galé se inicia, prácticamente, en la mañana del decimoquinto cumpleaños de Alicia Salanueva, familiarmente Ali. Una jornada que se anuncia feliz en un tiempo y un lugar poco propicios para celebraciones. Lo que hoy conocemos como “fiestas de los quince años” de lucidísimo vestuario juvenil, con origen atribuido a las grandes culturas precolombinas, no era homologable para nuestra protagonista en la España de 1937, tampoco para la exaltación del “amor de quince años”, por un dinámico dúo musical, ya que aún faltaban veintitrés años para el lanzamiento de ese éxito. Pero en la fiesta de Alicia no iban a faltar ni la música ni los vestidos.
La autora enmarca la parte principal del relato en plena guerra civil española para disponer de escenarios y acontecimientos donde acomodar y situar a sus personajes, sin guerra no habría novela, pero Ana Larraz Galé de lo que realmente nos habla es de sentimientos, anhelos, ilusiones y esperanzas. Tampoco faltan la melancolía, las frustraciones y el dolor. Los desastres bélicos son tratados con rotundidad pero sin truculencia artificial que estimule o exacerbe los resortes más negativos de la personalidad de algunos. El conflicto y su fatídica influencia está omnipresente (como no podría ser de otra forma) pero queda siempre “por detrás” de los actores que nos presenta la autora. Las actuaciones, comportamientos e interrelaciones entre los personajes obedecen fundamentalmente a factores íntimos de la personalidad de cada uno, o al uso social de la época y del lugar de dónde provienen o interactúan. En todo caso la guerra aleja y aproxima, ofrece oportunidades, frustra deseos, condiciona decisiones.
polka mazourka_thumbAlicia Salanueva representa, probablemente, el arquetipo de una generación de mujeres que el destino situó en una complicada frontera en tránsito de lo rural y analógico a los albores de lo digital, de lo provinciano a lo universal, de lo convencional a lo rompedor. Todo un difícil equilibrio para una vivaracha y alegre jovencita que igual obsequia a su auditorio de familiares y amigos con valses y “mazorcas”, bailables ejecutados al piano, con menos pericia que sus hermanas mayores, o intenta educar a su perro Boby al tiempo que debe controlar los latidos de su corazón. Mientras, de forma sutil y oportuna, Ana Larraz Galé hace su discreto guiño (u homenaje) al Romanticismo de Schumann, de Gustavo Adolfo Bécquer, o de Corín Tellado. El periplo, que lleva de Ali quinceañera a Alicia madura, transcurre ameno y animado en una lectura “plurifuncional” que permite tanto una reflexión reposada sobre los personajes y sus motivaciones, como un entretenido pasatiempo, en el que encontramos un final con su justa dosis de misterio, intriga y sorpresa. 
En esta obra Ana Larraz Galé ya nos anuncia su próxima novela cuyo título parece mostrarnos la otra cara de la moneda, pero eso será otra historia.

condor-k6xD-U213738484225WvG-575x323@Diario Vasco

EL REFUGIO DE LOS INVISIBLES – ALBERTO CEREZUELA – EDITORIAL CÍRCULO ROJO, 2020

Posted on Actualizado enn

libro-recomendado-fondo-blanco

51nfafBPAoL

TÍTULO: EL REFUGIO DE LOS INVISIBLES.

AUTOR: ALBERTO CEREZUELA – WEB – FACEBOOK – TWITTERINSTAGRAM

EDITORIAL: CÍRCULO ROJO, 2020 – WEB

PÁGINAS: 510.

¿DÓNDE COMPRARLO?:  AQUÍ

 

 – SINOPSIS –

El cadáver de una joven con un extraño tatuaje aparece en la antigua fortaleza árabe de Almería, la Alcazaba. A su lado, una pistola de otra época y un libro con una sugerente dedicatoria. Todas las miradas apuntan a su autor, el exitoso escritor Héctor Coronado, cuya vida está repleta de sospechas, críticas y enemigos.
Pero no será el único crimen que azote la ciudad. Por eso, la inspectora Reyes Martínez, del Grupo de Homicidios de la Policía, se enfrentará al caso más difícil de su carrera: una intrincada malla de sobresaltos, pistas falsas, puertas que no terminan de abrirse y fantasmas del pasado que pueden regresar en cualquier momento. Y los que hablan sobre amores prohibidos son los que más daño hacen. Ella no dudará en saltarse las reglas para encontrar al asesino porque, de lo contrario, sus propios miedos acabarán por destrozarla.
El refugio de los invisibles es una novela negra que baila con la pasión, los errores, las leyendas, la mitología y, especialmente, con lo más profundo de la mente humana. ¿Hasta dónde serías capaz de llegar para conseguir aquello que consideras tuyo? ¿Matar? ¿Encubrir? ¿Mentir? Una constante lucha entre el bien y el mal en la que nadie sabe quién saldrá victorioso. Todos pueden ser culpables. Todos parecen mentir. Todos tienen motivos para hacerlo. La única verdad es que nunca terminas de conocer a quienes te rodean.

– AUTOR –

ALBERTOCEREZUELAELREFUGIODELOSINVISIBLES

Alberto Cerezuela (Almería, 1982) llegó al mundo con un libro debajo del brazo. Pasó su infancia y adolescencia con las historias de Sherlock Holmes, Agatha Christie y Stephen King, a quienes más tarde acompañaron las de Iker Jiménez y Javier Sierra. Después de licenciarse en Humanidades, intentó publicar un libro sobre misterios de su tierra, pero se encontró con muchas dificultades.
Por eso decidió fundar Editorial Círculo Rojo en 2008, revolucionando el sector editorial tras haber publicado más de doce mil títulos distintos de autores de toda España. Como escritor, tiene tres ensayos: La Almería Extraña, Almería: Secretos y Misterios, y Misterios de Almería. Cerezuela es invitado habitual a coloquios, congresos y espacios que tienen que ver con los libros y los misterios, como el programa Cuarto Milenio de Cuatro, o varios cursos de verano de la Universidad de Almería, donde participa como ponente. Ha sido galardonado en varias ocasiones; así, destacan el Premio Argaria (2014) del Gremio de Libreros de Almería, el Premio FITUR (2015), Premio Poniente de Cadena SER (2015), y la Bandera de Andalucía y el Premio Talentia, otorgados por la Junta de Andalucía en 2018.

– GUSTARÁarrow-145786__340

A los incondicionales de la novela negra y policíaca en cualquiera de sus variantes. A los que saborean los golpes de timón y cambios de rumbo narrativos como brega necesaria para finalizar la singladura. A quienes aprecian las situaciones de acción con la justa dosis de “casquería” y violencia como acicate. A los lectores que son capaces de “multidireccionar” su atención ante estímulos atractivos. A los que aprecian el sutil trasfondo que aportan los ambientes y paisajes reales.

– NO GUSTARÁ arrow-145782__340.png 

A quienes prefieren una clara y lineal disección de los personajes que incluya todos los resortes de sus biografías, incluyendo los recovecos psíquicos y psiquiátricos de segundo y tercer nivel. A los admiradores de la acción trepidante y sobresaltada, en contraposición con los anteriores, que renuncian a todo reposo narrativo. A los puristas de la descripción más “realista” de los usos, métodos y funcionamiento de servicios e instituciones públicas, aún en detrimento del interés narrativo.

– LA FRASE vintage-1751222__340.png

“Todo el mundo disfruta con los escándalos. Da igual la magnitud del chismorreo, sobre todo si es verdad o al menos lo parece. ¿Acaso hay algo más entretenido que ver caer al que se cree todopoderoso? ¿No es divertido ver a un triunfador pasando vergüenza públicamente? Cuando los pecados de alguien salen a la luz, la mayoría de personas no se paran a analizar si son verídicos, eso es lo de menos”.

– RESEÑAletter-576242__340.png

el-crack-1981-alfredo-landa-jpg-1570139175Hoy traemos para reseñar: “El refugio de los invisibles” de Alberto Cerezuela que, en esta ocasión, se aparta del género de ensayo transitado con anterioridad y ofrece a sus lectores una novela negra. Mantiene, eso sí, un indisoluble anclaje con Almería donde sitúa el núcleo de la acción y la identidad de los protagonistas. 
En los años setenta y ochenta los lectores y cinéfilos españoles se vieron sorprendidos por personajes como Pepe Carvalho (protagonista de la novela “Tatuaje”, de Manuel Vázquez Montalbán, en 1974) o Germán Areta (Alfredo Landa en “El crack” de José Luis Garci, en 1981). La novela y el cine negro, de origen foráneo, se transformaron en  autóctonos para tomar carta de naturaleza en nuestro país e iniciar una trayectoria en constante ascenso hasta nuestros días. Hoy acogemos con normalidad, incluso con familiaridad, a personajes como la inspectora Reyes Martínez y los acompañamos en sus procelosos recorridos cotidianos, mientras nos mantenemos vigilantes y alerta a la espera de finales muchas veces inciertos y desconcertantes. 
Una de las mejores bazas tradicionales del género consiste en que nada parezca lo que es y lo que es no se parezca a lo que se vislumbra. Además, lógicamente, de contar con las adecuadas dosis de truculencia, misterio y violencia. Al caer el telón todo debe encajar. El entusiasmo del lector adicto, y el agradecimiento en su caso, serán directamente proporcionales a la suavidad y coherencia con que se acoplen y giren las piezas y engranajes en el mecanismo final. Cualquier mínimo desajuste puede deslucir y perjudicar el conjunto. A diferencia de otros universos literarios históricos, fantásticos, románticos, aventureros o intemporales, el género negro tiende a incardinarse en escenarios contemporáneos que el propio lector o espectador puede datar no mucho más allá de las dos o tres generaciones precedentes. Un universo reconocible donde poder situarse personalmente. Un poco más atrás en el tiempo y se desdibuja “lo negro” para dar paso al “misterio”, la “intriga”, el “suspense” o el “terror”, pero ya sería otra historia. Edward G. Robinson disparando desde la cadera, o Bogart surgiendo de las sombras nos resultan tan familiares hoy como “La Dalia Negra” de James Ellroy de 1987, llevada al cine en 2006 por Brian De Palma o “Fariña” de Nacho Carretero en 2015. Todo el género negro, sin excepción, está unido por invisibles lazos y por tanto “El refugio de los invisibles” no está libre de ese cordón umbilical.
cerro-san-cristobal-muralla-jairan-turismo-almeriaEn esa confianza nos sumergimos en la novela de Alberto Cerezuela y acompañamos a sus personajes por espacios y ambientes que, en su mayor parte, resultan aparentemente muy conocidos por el autor y que, por ello, da la impresión de que hurta al lector foráneo, quizás intencionadamente,  alguna descripción más extensa de ciertas localizaciones. En todo caso como los “juicios de intenciones” los carga el diablo, dejamos a la parte imaginativa y de ficción los necesarios complementos a la lectura. La trama, que está sólidamente condensada en la sinopsis, se inicia con la aparición del cadáver de una mujer en el cerro de San Cristóbal, dentro de La Alcazaba de Almería que es, según algunos, la mayor de las ciudadelas árabes construidas en España. Este monumento turístico con sus 1.430 m2 de espacios abiertos y edificaciones tiene una única puerta de acceso y es muy visitado y vigilado, constituye por tanto un lugar poco apropiado para cometer un crimen o deshacerse de un cadáver. Bajo esa premisa la inspectora Reyes Martínez y el subinspector Lucas Campillo inician la investigación. Alberto Cerezuela avanza en la narración presentándonos a sus personajes en tono reposado y convincente al tiempo que, como al azar, sitúa a algunos de ellos en su propia esfera autobiográfica y de afición. A lo largo de la novela nos hace reparar, o nos recuerda, la existencia de temas adyacentes al principal hilo conductor que pueden tener relación directa, o no, con los acontecimientos medulares. Al final el lector juzgará. De esta forma topamos con misteriosos yacimientos prehistóricos, como Los Millares; controvertidos “libelos de sangre” antijudíos, como el Santo Niño de la Guardia y otros inocentes; la enigmática desaparición de Agatha Christie el 3 de diciembre de 1926;  alertas OVNI y avistamientos, contrastados o imaginarios, que suponemos apreciaría Sixto Paz; macabras actividades de asesinos en serie con o sin saco, en barrancos del horror, y otros acontecimientos inquietantes. No faltan guiños a noticias atrasadas, sucesos, o films de culto como “La semilla del diablo”. Encontramos, incluso, contundentes y dolorosas sorpresas en salas de autopsias. Estos escenarios proporcionan un atractivo mosaico para picotear con la imaginación, mientras la trama prosigue imperturbable.
01-1140Los personajes de Alberto Cerezuela se desenvuelven y entrecruzan, a veces “endogámicamente”, en lugares o situaciones que pudieran ser reales y tangibles o fruto de la fantasía. Un Castillo del Rey como refugio de recuerdos atormentados o elaboración obsesiva de deseos por cumplir. Títulos de antiguas novelas de piratas homónimas de modernos podcast que, al menos hasta ayer, aún pudimos encontrar en  internet (habría que ver a Julio Verne tecleando en un ordenador el enlace que dejamos al final). A veces el autor nos hace cruzar “el charco” y aterrizamos en lugares exóticos como el Mango Tropical Café, en Miami, o el restaurante La Guarida en La Habana. Todo sea por mantener la vista sobre Héctor Coronado, Leire Domínguez, Martina Bautista o Rubén Salmerón. Ellos cenan, toman combinados tropicales, o bailan. Los lectores atentos no les quitamos el ojo de encima, a estos y a todo un amplio elenco que resultaría extenso mencionar y que, aquí o allí, también alternan y tapean con cervezas o bebidas de mayor graduación. Mientras se barajan indicios y opiniones que habrá que analizar. El autor tiene la deferencia de ir situando, muy frecuentemente, a cada interviniente con un comentario sobre su actividad, o alguna otra pista identificativa, que evita al lector tener que “relocalizarlos” páginas atrás. Es el caso opuesto a la admirada Agatha Christie que “nos obligaba” a ir al índice una y otra vez hasta familiarizarnos con sus personajes, lo que no solía ocurrir antes de la mitad de la obra.
lupa-de-detectivesA medida que avanzamos en la lectura nos deslizamos por una pendiente que se va haciendo progresivamente más pronunciada, donde se multiplican los actores del drama (mejor, de los dramas), y van perdiendo su grisáceo “pseudoanonimato coral” para adquirir polifacéticos protagonismos. A uno y otro lado del océano, en la trastienda, encontramos sectas y amarres, ambición, traumas, santería, pasiones desatadas, satanismo, violencia y cómo no, muerte. Toda una apasionante sinfonía macabra jalonada por letras de canciones y citas literarias sugerentes que nos acompañan mientras contemplamos la parte más oscura del alma humana y los agridulces recovecos del mundo editorial, de la medicina, de la política o de la comunicación. Ansiamos expectantes conocer los resultados, científicos y emocionales, de la investigación que lleva a cabo la resolutiva (y a veces contradictoria) inspectora Reyes Martínez, en su intento de resolver más de un trágico rompecabezas, al tiempo que compensar los desvelos del rotundo comisario Ramón Malvido. Al alcanzar la que debería ser reconfortante meta compartimos con la inspectora un torbellino de sentimientos encontrados. Las notas finales que nos deja Alberto Cerezuela, en la página 501, facilitan la suavidad de los engranajes que citamos al principio y la caída de un telón que, desearíamos, solo marcase el fin de un primer acto. 
“Mientras dure la humanidad, siempre habrá invisibles en busca de refugio”.
P.D. ¿Encontraría Julio Verne atractivo este Faro del Fin del Mundo?

72304323_2794575223938082_4935379548700147712_n

CUERVOS BLANCOS, PALOMAS NEGRAS – ANTONIO GUISADO – AUTOPUBLICACIÓN, 2020

Posted on Actualizado enn

libro-recomendado-fondo-blanco

41VAXSu0y0L

TÍTULO: CUERVOS BLANCOS, PALOMAS NEGRAS

AUTOR: ANTONIO GUISADO WEBTWITTERINSTAGRAMFACEBOOK

EDITORIAL: AUTOPUBLICACIÓN, 2020

PÁGINAS: 316.

¿DÓNDE COMPRARLO?:  AQUÍ

 

 – SINOPSIS –

«Al parecer debía escribir algo que les advierta sobre lo que se cuenta entre el título y las tres letras del final. Es más, me veo obligado, ya lo entenderán. Una contraportada vacía es difícil de digerir; casi tan difícil como escribir un buen principio, no digamos un libro. Siempre he pensado que en una novela es importante un principio de esos buenos. Ya saben, una o dos de esas frases acertadas e impactantes que perduran; de esas que se quedan y enganchan, que invitan a seguir leyendo. A veces no hace falta más. No corran, este no es el caso. Es casi, casi tan difícil como elegir un buen título. Así que lo único que me atrevo a prometerles es que si consiguen acopiar una mínima fuerza de voluntad para continuar tras ese primer par de párrafos, me acompañarán sin remedio y bucearán en la historia arañando páginas, y querrán saber, saber toda la verdad, y hasta quizás cerrarán el libro o lector con vehemencia para salir a buscarme mientras aún rebote en el sillón, a mí, el narrador de esta historia, para soltarme un par de cosas a la cara, sean palabras o no; o igual me comprenden y se ponen en mi lugar, y hasta nos fundimos en un abrazo cómplice. Total, yo podría ser cualquiera de ustedes. ¿No les basta? El caso es que no tengo del todo claro cómo anticiparles lo que leerán. Ya me cuentan ustedes. Jo, supongo que si quitamos la paja podría decirse que es la historia de cuatro amigos a quienes se les torció la vida». Una novela que sorprende, inquieta, desconcierta y no deja indiferente; un protagonista al que no sabrán si amar u odiar; unos personajes entre los que elegirán para reflejarse. Sangre; sexo; cárcel; actualidad; negocios; maldad; humor; lujuria; amistad; traición; muerte… y vida. Una novela de la que agradecerán no saber más hasta devorarla.

– AUTOR –

TLlAPfww_400x400

Antonio Guisado. Sevilla, 1973. Escritor de vocación, velero de profesión. Se define a sí mismo como aprendiz de todo y maestro de nada. Con Cuervos Blancos Palomas Negras, cumple con la deuda pendiente desde la adolescencia publicando su primera novela, utilizando el suspense y unas gotas de humor para planear sin entrar a juzgar sobre temas de punzante actualidad, dejando al lector la deuda del veredicto. Desde Sevilla, donde sitúa su novela, prepara ya la siguiente compaginando la escritura con el día a día, el mar y las velas.

– GUSTARÁarrow-145786__340

A todos aquellos lectores que disfrutan con contenidos que no buscan ser aleccionadores sino que simplemente exponen los hechos para que el lector pueda sacar sus propias conclusiones. La presente novela tiene trama urbana, coral, muy conversativa, rauda y frenética en ocasiones. Pero además, cuenta con pausas o interludios reflexivos del narrador que, mediante la repetición de unos hechos luctuosos, intenta sacarse de dentro la culpa y, en la medida de lo posible, reparar aquello que ha roto sin querer hacerlo.

– NO GUSTARÁ arrow-145782__340.png 

A aquellos lectores de novela más juvenil donde los estándares de las relaciones de la muchachada están muy trillados y encorsetados, pero aún así esas reglas son sus predilectas. Tampoco será del interés de aquel lector de novela negra o de periodismo de sucesos donde los detalles escabrosos y la lluvia de casquería y lenguaje muy soez le son imprescindibles para entrar de lleno en la trama. Aquí tenemos realismo social pero sin caer en el hiperrealismo. El autor no se recrea en asombrarnos con fuegos de artificio o efectismos baratos de bestseller, sino que simplemente pone por escrito lo que hubiera puesto alguien “normal” que pierde el anonimato por un traspié y que trata de enmendar sus acciones.

– LA FRASE vintage-1751222__340.png

“El taxi buscaba ya el punto de fuga, encogiendo con la distancia en aquella avenida estrecha y larga hasta cansar, fundiéndose en la noche hasta convertirse en dos pequeños puntos rojos, que en una mitosis invertida se ensamblaron para convertirse en uno solo que se resistía a apagarse para siempre, como las ascuas que quedan tras una fogata olvidada. En la acera, frente al bar, tres conocidos se miraban cómplices y mudos; un cuarto los esquivaba. En la sombra y ausentes, presencias acusadoras amenazaban con prender mecha a la escena”.

– RESEÑAletter-576242__340.png

descargaHoy traemos para reseñar Cuervos blancos, palomas negras, del escritor Antonio Guisado. Seguramente uno de los títulos más alegóricos y poéticos de lo que llevamos de año. Una novela de género negro en sus cimientos pero con un poso mucho más social, periodístico, crítico y cosmopolita. Intentaremos desgranar su esqueleto sin caer en desvelos innecesarios o spoilers. Difícil en esta novela, dividida en tres actos, que nos acompaña en un viaje sin retorno al infierno de la casuística humana, en la que el narrador es protagonista en primera persona de unos sucesos que van embarrando el terreno de juego de la vida de un grupo de jóvenes. Ya se encargará el personaje principal de la trama de llevarnos y traernos del presente al futuro con notas de desvelamiento puntuales, que no harán otra cosa que ir preparando al lector para la caída en desgracia del reparto coral que nos expone el autor, desde la naturalidad y la sencillez. Como el símbolo del Yin y yang el título del libro nos evoca la clave de bóveda de la condición humana: la gama de grises. No existen personas puramente blancas ni negras, sino que fluctuamos en una grisácea paleta eterna de circunstancias, comportamientos diversos, y momentos en los que la vida nos pone a prueba. Con un Mihura delante nadie sabe cómo reaccionar pero, llegado el momento, hay que espabilar de golpe no rigiéndose por el habitual talante, educación o convicción personal, sino como el lobo con piel de oveja que todos llevamos dentro.   
este-muerto-esta-muy-vivo-ted-kotcheff-vanavision-400x240@2xPrecisamente la fuerza de la presente novela (NOVELA también en su plano metaliterario que podrá comprobar el lector según avanza en las páginas) pivota en la consistencia de su reparto de actores. Este no está inflado, repleto de clichés, ni adaptado a las nuevas fórmulas de la novela juvenil (y también adulta) donde los arquetipos narrativos se repiten una y otra vez. El autor tampoco estira a sus personajes hacia los bajos fondos ni los pone al límite en una suerte de refrito efectista que adopta fórmulas de Trainspotting, Historias del Kronen o Leaving Las Vegas. Ni siquiera se desparrama en el histrionismo norteamericano de los springbreakers tipo Project X, Una noche fuera de control y demás “perlas”. Cuervos blancos, palomas negras juega a la exposición, cámara en mano, sin asirse a grandilocuencias innecesarias (aunque lógicamente como novela de ficción que es, las hay, como no podría ser de otra manera) ni a fórmulas identificativas con el lector para orientarle en qué es lo correcto, llevándole de la mano hacia un bando de la trinchera o hacia el contrario. Al revés, parece como si el autor hubiera tirado los dados y se hubiera limitado a describir el resultado de los mismos. Llegados a este punto nos gustaría hacer un paralelismo con una escena del libro relacionada con una cebolla (no diremos más) para indicar que la metáfora empleada por el autor es muy pertinente, ya que hasta que no se le quitan todas las capas a esta planta herbácea no podremos comprobar el tamaño y el alcance de las lágrimas. Tras pasar por los nueve círculos del infierno de Dante solamente Virgilio podrá acceder al siguiente nivel de conocimiento. Aquí, el protagonista, tras bajar a lo más profundo, será capaz de tomar perspectiva de lo que ha sido, es y será su vida, que pasa de la cotidianidad del anonimato a la primera línea del telediario. Llegado a este punto tendrá que reventar o seguir caminando.
discusionTampoco comentaremos nada sobre el tercer acto donde existe un baño de realidad, locura, violencia, desasosiego y furia. El final de la caída se torna muy doloroso. El narrador en primera persona nos pide disculpas al lector por que en varias ocasiones se enrolla con explicaciones tangenciales a la trama principal del relato; al final entenderemos el porqué de dichos circunloquios. El protagonista trata de explicarse mediante el arte depurativo de la escritura que llega hasta el lector. Expone lo ocurrido en una fatídica noche donde todo se salió de madre y en la que todos, de alguna forma, fueron verdugos y ajusticiados. Que la sinopsis del libro sea una NO SINOPSIS dice mucho de la intencionalidad de la obra. Creemos que si en lugar de ser un libro autopublicado fuese de editorial tradicional, nos tememos que la misma estaría más enfocada al thriller y a la llamada  a la compra. Gracias a su falta de concreción nos podemos introducir en la lectura sin que nos marquen un camino señalado de adoquines amarillos por los que sabemos que llegamos a Oz antes de emprender la caminata. Subyace también en la lectura un poso de existencialismo, fatalismo y nihilismo según en qué circunstancias y bajo qué reflexiones de los protagonistas. Hay una dejadez vital, una apatía en forma de Déjà vu, un hartazgo y un conformismo capitalista muy acorde con la sociedad contemporánea en la que nos ha tocado vivir. Pero, lógicamente, todos esos días de vino y rosas tienen su correspondiente caída del Impero romano en el tercer acto; llegados a ese punto se apagan los focos del postureo presumido de Instagram para dejar paso a la última capa de la cebolla: la cruel realidad desmaquillada y desnuda que ni tiene memoria ni hace amigos. Solo actúa, iguala y trata a todos con el mismo rasero.
También tenemos a un narrador al que no le gusta el cine, pero nos asaetea con referencias y homenajes a cada página, a un grupo de amigos que, llegado el momento, gritan ¡tonto el último!, un juegos de lealtades, deslealtades y traiciones, paralelismos con sucesos penales (tristemente muy actuales) y una exposición crítica del sistema administrativo y jurídico donde claramente la justicia y la repercusión mediática no es igual para todos. Pero, sobre todo, de lo que nos habla Cuervos blancos, palomas negras es de las consecuencias, aparentemente mundanas  y cotidianas, que pueden desembocar en la más triste de las desgracias. La presente novela da un toque de atención sobre la delgada línea que soporta nuestra vida que puede quebrarse o voltearnos en cualquier momento, como en el corto de animación de Pixar: For the birds. Más que buenos y malos, defiende el narrador, hay circunstancias que nos moldean según las atravesamos.

discoteca-kapital-madrid