Crítica libros

RESEÑA: APOESÍA: ESCENAS COTIDIANAS – MARIO SILES – AUTOPUBLICACIÓN, 2021.

Posted on

libro-recomendado-fondo-blanco

1643164335

TÍTULO: APOESÍA: ESCENAS COTIDIANAS.

AUTOR: MARIO SILES – TWITTERFACEBOOK

EDITORIAL: AUTOPUBLICACIÓN, 2021.

PÁGINAS: 131.

¿DÓNDE COMPRARLO?:  AQUÍ


 – SINOPSIS –

Apoesía son miradas perdidas en la cola del paro, precariedad y esperanzas truncadas. Lidiar con la ansiedad que te atenaza, los miedos y traumas. Aferrarse en las tinieblas a los rutilantes destellos de unos ojos de gata provocando la anoxia de todos esos fantasmas en un mar de lechosa lava. Es un profundo ejercicio de autoconocimiento, pero también un baño en las aguas ácidas del humor. Reírse de todo, más cuanto más trágico; pero por encima de todas las cosas, de uno mismo. Apoesía no es más que una liza entre desengaños y quimeras. Un modo, tan válido como cualquier otro a fin de cuentas, de sobreponerse a esta deriva que es la vida.

– AUTOR –

61ur2ve87eL._UY200_

– GUSTARÁarrow-145786__340

A los amantes del verso libre y de la poesía contemporánea desinhibida y desprejuiciada que llama a cada cosa por su nombre. Será del interés de todos aquellos lectores que se ven rodeados de impertinencias, mecanismos de ingeniería social y trucos de trilero institucional y que les agrada saber que sus inquietudes también rondan por la cabeza de otros semejantes. Apoesía es la lectura ideal para momentos de lectura ligera, recreo de bocata, siesta de primavera, cambio de aires y cata de entremeses entre obras más extensas.

– NO GUSTARÁ arrow-145782__340.png 

Los puristas de la forma, la estructura y la métrica no encontrarán aquí su formato matemático más preciado. Tampoco esta obra será de los que prefieren que las palabras sugieran y propongan y no tanto que vayan de frente y sin pelos en la lengua. Apoesía está tan pegada a la actualidad (aunque hable de temas universales) que será difícil que contente a aquellos que prefieren difuminar el contexto en las obras en verso.

– LA FRASE vintage-1751222__340.png

EL PODENCO
La labor
de un escritor,
de raza,
consiste en buena medida
en proferir ladridos,
ante la abulia de extraños.
Como un perro,
solitario,
haciendo guardia
en el cortijo.

– RESEÑAletter-576242__340.png

41ICsXdmhkLHoy traemos para reseñar Apoesía: Escenas cotidianas, de Mario Siles. El autor de Aguijonazos vuelve al ruedo para exponer su crítica observadora del medio contemporáneo en el que, por suerte o por desgracia, le ha tocado vivir. Todo un mundo ceñido a un ejemplar de tapa dura (poco habitual) publicado en Amazon. Este fenómeno de la multilocación de la empresa de venta online más importante del mundo ha llevado a una gran transformación del comercio mundial. Sin extendernos, ya que no es ni el foro ni el momento de hacerlo, sí podemos comentar que entre ventajas e inconvenientes de este nuevo mercado global y a raíz del tono de la presente obra, podemos destacar lo siguiente: Amazon ha permitido la accesibilidad de creadores particulares y anónimos, escritores en este caso, para poder compartir su trabajo con el mundo entero. Antes de esta globalización cultural (con su consecuente lado oscuro incluido) los canales para llegar al público eran más dificultosos y tenían que pasar a la fuerza por la criba de editores, redactores jefe, directores de medios o responsables de contenido de radio o televisión. En cambio, a día de hoy, cualquiera puede exponer sus inquietudes mediante la venta online en múltiples plataformas, blogs, webs, redes sociales, canales en directo… Los inconvenientes los dejaremos para otro día. La ventaja principal radica en que se elimina al censor, cribador o interlocutor entre el mensaje y el receptor del mismo. El mensaje es más libre que nunca, lo que podría llevar al debate de la calidad del contenido publicado y de la responsabilidad de su autor para con la sociedad en el que lo introduce… Pero eso ya es otra historia.
alienaciontrabajo¿Pero qué tenemos en estas escenas cotidianas de Mario Siles? Algunas de las palabras que podemos verter sobre ellas debería confirmarlas el propio autor ya que nosotros solamente podemos aventurarnos a entablar ciertos panoramas (a veces desoladores) sobre sus mortificantes y raudos apuntes. La pesadumbre y el nihilismo vital de la pandemia han afectado por igual, salvando las distancias, a príncipes y a mendigos. Pocos momentos en la pseudo tranquilidad de la sociedad de confort occidental post Segunda Guerra Mundial hemos tenido más tensos como el confinamiento por el odioso bicho que vino de lejos, de forma natural o forzada, para aguarnos nuestra rutinaria vida de hormiguitas trabajadoras. Dentro de la desigualdad inherente a toda sociedad es la muerte la que equilibra las fuerzas. Y con la muerte presente se puede incluso mentar a la madre del diablo como aquí hace el autor. Mario Siles deja la piedad para cuando vea a su ajusticiado haciéndose de vientre en el cadalso. A lo mejor, solo en ese momento, el autor tendría piedad y suspendería la condena. En Apoesía hay escenas cotidianas con una mirada socarrona, punzante, crítica y desvergonzada. Con todo y con todos se atreve el autor. Al olor de la pieza herida, Mario Siles se abalanza para dar el golpe de gracia. Su punto de vista vital recorre algunas de las áreas contemporáneas más pujantes del momento.
264x262_ade1Dentro de estas escenas cotidianas de burla, vodevil y esperpentos varios el autor hace hincapié en todo aquello que intenta sacar pecho para asaetear con su soflama al espectador circundante, pero que en el fondo lo único que procura es taparse las impotentes vergüenzas de su insignificante grano en un desierto o lamerse las heridas de la ausencia de público. Así somos testigos de capones y collejas a tronistas, tindefílicos, misterwonderfuls de sainetes sanvalentines, coachers de coachings vendehumos, senseis que hablan ex cátedra desde sus púlpitos, youtubers en fiscal desbandada, crossfiteros extra motivados de protocolos estrictos y maneras sectarias… Mario Siles traslada al papel la barahúnda que bulle a su alrededor y que le merece afilar el bisturí. A lo largo de poco más de un centenar de páginas también pone su punto rojo de francotirador en el orden social establecido: el trabajador o artista incomprendido bajo el yugo del presentismo laboral precario de extenuantes jornadas, el impacto de la era digital deshumanizante en el comportamiento de consumidores y usuarios, el político que llena sus faltriqueras al tiempo que vacía las del bien común o las grandes corporaciones que engordan dividendos y empobrecen al currito. También se escapan pequeños retazos personales e intransferibles que el autor desliza entre tanta tinta corrosiva, incluido un recuerdo muy especial para las franquicias de las librerías de segunda mano: Re-read, Tikbooks, libros&co…
la-metamorfosis-kafkaApoesía: escenas cotidianas, tras una impecable puesta en escena de tapas duras y acompañada con ilustraciones del propio autor, encierra en su fondo un poso furioso, sísmico, cascarrabias e irónico. Esto hace que el lector ponga en común su visceralidad con la del propio autor. Mediante la escritura se puede uno enfrentar y ordenar sus fantasmas y demonios. Estructurar y fijar sobre el papel una serie de apabullantes y recurrentes pensamientos sirve para conocer el alcance del desequilibrio mental en el que se encuentra todo ser sintiente. Enfrentarse al buen puñado de asuntos que nos incomodan y, por descarte, unirnos en comunión con aquellos pocos temas que de verdad merecen la pena. Pensar en la muerte realza la vida, enfrentarse al infortunio espolea la supervivencia en un mundo de malos poderosos ante una resistencia desconectada con los pantalones bajados.
En resumen: tenemos un poemario contemporáneo, libre de formas y corsés, accesible a todas las sensibilidades, pero no apto para el omnipresente sector de los ofendidos, victimistas y absortos en la marea de medios y mensajes patrocinados por plumas interesadas. De lenguaje sencillo con metáforas de diferentes niveles de caza, variada temática (a veces contrapuesta, a veces autoculpable) y sin amo, patria ni bandera. Mario Siles apuesta todas las fichas a cada poema, con riesgo de bancarrota, con riesgo de hacer saltar la banca, con riesgo de romper con la alienación kafkiana.

¿Quieres que hagamos una reseña de tu libro? Escríbenos.

RESEÑA: EL CABO DEL FIN DEL MUNDO – G. VICENTE-ARCHE – EDITORIAL MIRAHADAS, 2021

Posted on

1643198933

TÍTULO: EL CABO DEL FIN DEL MUNDO.

AUTOR: G. VICENTE-ARCHE – INSTAGRAM

EDITORIAL: MIRAHADAS – WEB

PÁGINAS: 342.

¿DÓNDE COMPRARLO?:  AQUÍ


 – SINOPSIS –

Ellos llegaron desde una galaxia muy lejana… para salvarnos. En el espacio profundo, un agujero negro ha colapsado. La Tierra arderá y nuestro sistema solar desaparecerá. Mientras tanto, en Galicia, un grupo de antropólogos encontrará un extraño petroglifo, que hará que descubran un secreto escondido durante milenios. Ese secreto les llevará a los confines del cosmos en busca de respuestas, en un universo donde nada es lo que parece. Nuestro planeta se extingue. ¿Podrán salvarlo?

– AUTOR –

gq6jvn1ue8iv122i9n5nm3d4m3._SY600_

Nací en 1966, el mismo año en el que el mundo conoció al Capitán James T. Kirk y al resto de los tripulantes de esa maravillosa nave interestelar que era el Enterprise. Mi fascinación sobre el espacio fue alimentándose durante años: las misiones Apolo a la luna, los libros de Flash Gordon, series como Star Trek, Espacio 1999 o V, y como no, ese fantástico universo creado por George Lucas en las películas de Star Wars. Esa admiración por la grandiosidad del cosmos fue tomando cuerpo en un universo imaginario, un universo distinto, peligroso e implacable, pero también repleto de vida.
…Y llegó el momento de compartirlo. Como diría el Sr. Spock «Larga vida y prosperidad».

– GUSTARÁarrow-145786__340

A los seguidores incondicionales de la ciencia ficción en sus múltiples propuestas y en cualquier formato visual o narrativo. También gustará a los amantes de las novelas de aventuras con multiplicidad de escenarios y personajes. Agradará a quienes disfrutan analizando y diseccionando actitudes y comportamientos lineales de los personajes. A aquellos que aprovechan cualquier oportunidad para interrogarse sobre qué y quiénes somos, de dónde venimos y cómo fuimos creados. A quienes encuentran nexos y aprecian el esfuerzo para conseguir la vinculación narrativa entre lo real y lo fantástico.

– NO GUSTARÁ arrow-145782__340.png 

A los que consideran toda la ciencia ficción un género menor, solo “enmarcable” en las páginas de un tebeo o  cómic. A los puristas de la densidad literaria y las más completas y minuciosas descripciones de paisajes, métodos, procedimientos y sistemas tecnológicos. Tampoco gustará a quienes prefieren entornos barrocos y profundas descripciones psicológicas de los personajes, cuanto más retorcidos y atormentados mejor. A los que gustan de relatos con multitud de incógnitas que no se revelan y momentos intensos, alternados con otros más planos y reposados.

– LA FRASE vintage-1751222__340.png

El universo se creó para ser perfecto, y lo que no sea perfecto ya estáis vosotros para solucionarlo”, esta frase ya se ha quedado como el exponente máximo de colaboración entre nuestras dos razas —dijo Makio con voz cansada.
—Pues esto ahora ya no es perfecto y lo sabes, viejo amigo—respondió Planco—. Los Frabontes terminarán por encontrarnos y no podréis con ellos.
—Ya lo sé— contestó el general Makio—. Aunque también sé que, aunque somos muy pocos, la fuerza de un Atlante, de uno solo, podría ponernos en ventaja.
 —Todos aquí lo sabemos, tenéis una fortaleza que ninguna raza tiene —replicó Planco—, pero la destrucción de vuestro planeta pesa como una losa, quizás sea el momento de olvidar para luego reinventarse.

– RESEÑAletter-576242__340.png

¿Qué pensó el eminente científico Jor-El cuando tuvo la certeza de que su planeta, Krypton, iba a ser irremediablemente destruido? Es evidente que el futuro de su hijo Kal-El supuso la mayor de sus preocupaciones y también su principal ocupación para preservar al futuro Superman de la extinción. La célebre publicación de Action Comics, creación de Jerome Siegel en colaboración con Joe Shuster en 1938, es probablemente la obra más conocida y la que mejor representa para el gran público del siglo XX el arquetipo del final de una civilización.
30124257420Hoy nos asomamos a la novela de G. Vicente Arche, El Cabo del Fin del Mundo, que nos muestra su particular visión sobre  la inquietante posibilidad de la total aniquilación de la vida en el planeta Tierra. Una obra con extensa nómina de civilizaciones y razas, cada una con sus peculiaridades, sus actitudes filantrópicas y ocasionalmente sus nefastas ambiciones. Razas y civilizaciones protectoras o destructoras según convenga al caso. El autor, incorporando a su relato los clásicos recursos literarios de la ciencia ficción, como el descifrado de inscripciones, jeroglíficos, textos de leyendas, cuevas misteriosas, sagas, escrituras religiosas y mitológicas, etc. presenta al lector un amplio espectro. La Biblia o el Talmud,  los Vedas o el confucionismo, las obras de Erich von Däniken o del controvertido Lobsang Rampa, son mínimas referencias del amplio y variopinto catálogo que El Cabo del Fin del Mundo refleja.
La ciencia ficción casi siempre va más allá de procurar un cierto divertimento al lector y en el terreno audiovisual al espectador. Los autores, guionistas y directores suelen enviar mensajes y códigos que encierran diversos grados de dificultad a la hora de ser aprehendidos y asimilados por los receptores. Ni siquiera en todos los casos los emisores actúan deliberadamente pues, en ocasiones, estos proceden directamente de su subconsciente e incluso de su universo onírico. Se ha dicho que la magia (o la alquimia) de ayer transformó la ciencia del presente y que alucinadas profecías del pasado podrían convertirse, o haberse convertido ya, en catastróficos futuros. Pongamos, como pincelada de muestra, el mensaje de Mel Gibson en su impresionante film Apocalypto.
Podemos escarbar en la Historia o en la Fantasía y siempre, tras el cataclismo apocalíptico, atisbaremos la esperanza. Con Atila a las puertas de Roma, los ángeles tocando estruendosamente las trompetas del Juicio Final o los protagonistas de esta obra en el corazón de la Atlántida, indefectiblemente habrá hombres y mujeres con fe en su futuro. Otra cosa será la forma en que decidan afrontar ese futuro por breve y oscuro que pueda parecer y la influencia en sus comportamientos y actitudes que fuerzas tan poderosas como el amor o su contrario, el desamor, la traición y los celos puedan tener.
1345110163_199738_1345118850_noticia_normalLos protagonistas de la obra de G. Vicente-Arche recorren sus páginas con un ritmo y dinamismo tan juvenil (mientras acometen proezas cósmicas, titánicas y universales), que resulta muchas veces más propio de Los tres investigadores de Robert Arthur o de la pandilla de Los Cinco de Enid Blyton por contraposición con el jovencísimo Ender Wiggin de Orson Scott Card o del mismísimo Han Solo y los jedis de Star Wars.
La lectura de esta novela, con estilo sencillo y directo resulta fácil, divertida y amena. Cada cual puede trascender el mero entretenimiento y rebuscar por su cuenta capas más profundas de introspección o metafísica, pues pistas y enunciados, para los menos versados, no faltarán.
Seguramente para la mayoría de lectores hispanohablantes, especialmente españoles, resultará gratificante ver a la cabeza del grupo de héroes plurinacionales o “plurigalácticos” a Santiago, un Vigilante galaico de pura cepa, que aprovecha sus peripecias para transmitirnos las excelencias de su tierra, la hermosa Galicia, que en nuestra opinión todos deberían conocer. Como dijo el poeta Paul Éluard: “Hay otros mundos, pero están en este”.

RESEÑA: EL PRECIO DE SUS ALMAS – MANUEL S. PÉREZ – AUTOPUBLICACIÓN, 2020.

Posted on Actualizado enn

libro-recomendado-fondo-blanco

1642988389

TÍTULO: EL PRECIO DE SUS ALMAS.

AUTOR: MANUEL S. PÉREZ – WEBINSTAGRAMTWITTERFACEBOOK

EDITORIAL: AUTOPUBLICACIÓN, 2020.

PÁGINAS: 400.

¿DÓNDE COMPRARLO?:  AQUÍ


 – SINOPSIS –

¿Qué hacer cuando tu deber no obedece a lo que dicta la razón? Cuando la única solución es separarte de tu familia para que estos no corran peligro… Heinrich y Gabriel son los protagonistas de esta historia cargada de intriga, emoción, guerra, lealtad y amor. Métete en la piel de los personajes y descubre todas sus emociones. En la Alemania Nazi, desde el frente, hasta el holocausto, para finalmente, verte involucrado en un plan arriesgado y complejo ideado para salvar vidas, cuya pieza clave es el libro de un escritor famoso. ¿Cómo acabará todo?

– AUTOR –

9cv5s8nca5j49mhslcv936e5od._SY600_

– GUSTARÁarrow-145786__340

El precio de sus almas será del interés de los lectores de novela histórica contemporánea con una profunda carga didáctica y expositiva. Los hechos sorprenderán a aquellos que no sean duchos en la materia y recordará a los conocedores del Holocausto que el ser humano es capaz de las mayores aberraciones al tiempo que de los gestos de solidaridad y compasión más arriesgados. Interesará también a todos los lectores que quieran ampliar conceptos y sucesos particulares más allá de los grandes temas del género mucho más comunes y conocidos.

– NO GUSTARÁ arrow-145782__340.png 

A los que prefieren dejar a un lado la cara más oscura del alma humana y centrarse en lecturas más vitalistas, ligeras o acomodadizas. Tampoco será del interés de aquellos lectores más cercanos al vértigo y al dinamismo de novelas que bullen en el suspense o en la acción. El precio de sus almas, para puristas e historiadores, se podría quedar algo corta ya que el relato toma mayor peso en el apartado relacional y dialogante por encima de la minuciosidad descriptiva.

– LA FRASE vintage-1751222__340.png

«A cada prisionero se le ubicaba en un barracón en función del tipo de insignia que llevara en el traje. A mí y a otros cuatro prisioneros que lucíamos en el pecho la estrella de David amarilla, nos asignaron uno que estaba situado muy cerca de la entrada al campo, exactamente, el barracón número 38. Cuando pisé por primera vez el suelo del cuarto de literas, una sensación de desamparo me embargó por completo. El hedor reinante en la sala se antojaba insoportable y las literas de madera de tres pisos presentaban un estado lamentable».

– RESEÑAletter-576242__340.png

moon-watcher-en-2001-una-odisea-en-el-espacio-1968-de-stanley-kubrickHoy traemos para reseñar la novela de Manuel S. Pérez, El precio de sus almas. Una novela que indaga en la relación entre la crueldad y la compasión, entre los horrores más ignominiosos de la guerra y las almas salvíficas que intentan adaptarse incluso en el mismísimo infierno sobre la tierra.
Para algunos, el Holocausto, el genocidio y la limpieza étnica son temas trasnochados y de otros tiempos. Algo caduco que ocurrió en blanco y negro y del que estamos ya todos a salvo en nuestras confortables vidas modernas, digitales, de bailes, tuits impertinentes y coreografías en las redes sociales. Pero la memoria, que es flaca cuando el horror no nos golpea en el presente, es necesario refrescarla sin aspavientos ni ruido ensordecedor, pero sí con docente exposición. Ya lo dijo Thomas Hobbes: Homo homini lupus (El hombre es un lobo para el hombre).
Hasta aquí hemos llegado los más fuertes e inteligentes (lean la amena exposición de este concepto del historiador Yuval Noah Harari) a costa de los menos preparados y peor adaptados. Una vez en la cúspide de la cadena alimenticia y social hemos traicionado a nuestros ancestros. En la naturaleza hay pocas muestras de crueldad, tampoco de solidaridad o empatía (propias del Homo Sapiens). Estas características, inherentemente humanas, han originado que juguemos con la comida, aspecto que no ocurre en la lucha por la supervivencia natural. No nos conformamos con el bienestar personal y el de nuestro clan, sino que disfrutamos pisando el cuello al otro. Y cuando se dan los condicionantes históricos para que el horror se propague como la pólvora sin que nadie frene la mecha, ocurre lo que tenemos en estas páginas. El demonio se abre paso como un cuchillo caliente en mantequilla. Ya lo dijo el telepredicador de la película El amanecer de los muertos de George A. Romero (Dawn of the dead, 2004): cuando el infierno esté lleno, los muertos caminarán sobre la tierra. Algo parecido debieron pensar las tropas aliadas cuando fueron liberando campos de concentración por toda Europa y fueron testigos de las deplorables y famélicas condiciones en las que se encontraron a los prisioneros supervivientes.
palabrasquevenden.es-La-lista-de-errores-de-SchindlerEl precio de sus almas nos introduce en el campo de concentración de Sachsenhausen. A tan solo 40 kilómetros de Berlín el terror se instaló dentro del territorio alemán. Más lejos quedaban otros campos alemanes como Bergen-Belsen, Breitenau, BuchenwaldDachau. Más lejos aún los infames campos polacos con Auschwitz-Birkenau tristemente a la cabeza con su legado documental, literario y cinematográfico. De la epopeya dramática de La lista de Schindler (Steven Spielberg, 1993) podemos rescatar varios momentos para acercarnos a la novela de Manuel S. Pérez, principalmente tres: El descubrimiento gradual por parte de Oskar Schindler de los horrores del exterminio de los judíos por los nazis; la locura del comandante de campo Amon Goeth con la cosificación de los prisioneros al tiempo de su divinización personal al más puro estilo del Nerón de Peter Ustinov; la niña del abrigo rojo como recurso para pasar de lo abstracto a lo concreto (Spielberg pone el foco del horror en la figura inocente de una niña para obligar al espectador a individualizar el horror y hacerlo propio y devastador. Uno de los grandes problemas de lo colectivo es que no somos capaces de observar las situaciones y dramas concretos. Si no se nominalizan las sucesos desgarradores se corre el riesgo de que estos pierdan importancia para el que se asoma a los mismos, aunque esté mirando directamente al abismo). Todos estos puntos los toca Manuel S. Pérez de una u otra forma en su conmovedora y realista novela. Una interesante reflexión jalona toda la narración: verdugos y víctimas son roles que pueden perfectamente intercambiarse dependiendo de los condicionamientos sociohistóricos con los que nos topemos. El ser humano es uno de los ejemplos más claros del yin y el yang. Fuerzas contrapuestas que se equilibran. El problema surge cuando un puñado de hombres encarnan al mal absoluto y a la oposición benefactora le es imposible aplacar la megalomanía del tirano de turno.
Maletas-prisioneros-Auschwitz-Foto-angularfotograficacom_LRZIMA20160607_0020_11Manuel S. Pérez narra la historia paralelas en el tiempo de dos individuos que, como comentábamos anteriormente, solo son culpables de haber sufrido condiciones diferentes o dicho popularmente «estar en un sitio concreto, en el momento indicado». El autor va desgranando la vida de cada uno de ellos: relaciones familiares, laborales, sueños, expectativas, afinidades políticas, creencias religiosas… Todo ello contribuirá para que el lector conozca qué factores y decisiones les llevan a cada uno hacia un destino del que no será fácil desprenderse. Es importante, antes de criticar a una persona, saber cuál ha sido su bagaje cultural para llegar a tomar sus (buenas o malas) decisiones. En El precio de sus almas el autor hace un importante esfuerzo por cimentar los pilares de cada personaje para que el lector entienda que sus aciertos y sus errores vienen marcados por un pasado del que es difícil deshacerse. El rumbo de colisión de dos realidades muy diferentes llegará a establecerse en un lugar de pesadilla.
El autor va engarzando e hilvanando el rumbo de colisión de los dos protagonistas. Es muy interesante observar los distintos derroteros que toma la vida de cada uno de ellos. Partiendo de posiciones parecidas vemos el ascenso y la caída en desgracia progresiva de cada uno de ellos. El judío tendrá que hacer frente a un día a día de ocultación, estraperlo, juego de lealtades y traiciones, sacrificios familiares y personales, y toda una batería de artificios para procurarse la supervivencia en el momento en el que su nombre se convierte en un número. Al tiempo, el militar, se aplicará a fondo para conseguir un puesto en el estamento castrense que enorgullezca a su familia, aunque esto suponga hacer de tripas corazón y bregar con los aspectos más oscuros del alma humana con la eugenesia y la supremacía como estandartes. Para conseguir este lienzo cotidiano el autor acompaña a sus protagonistas por tareas rutinarias que le servirán al lector para profundizar en la psicología de cada uno de ellos. No son momentos de alta tensión ni frenéticos la mayoría de ellos, pero sirven para fijar el realismo histórico del momento y se alejan del corte más de thriller narrativo para entrar en terrenos más introspectivos en primera persona. Cuando la tragedia se desata en toda su intensidad llegará el punto de no retorno. La novela se encaminará entonces hacia la parte más dinámica con trazas de Los falsificadores (Stefan Ruzowitzky, 2007) o de La gran evasión (John Sturges, 1963). La esperanza se alternará con el dramatismo en los momentos finales y todo será posible en el desenlace de estas dos almas condenadas a entenderse.
«Quien con monstruos lucha cuide de no convertirse a su vez en monstruo. Cuando miras largo tiempo a un abismo, también este mira dentro de ti». (Friedrich Wilhelm Nietzsche).

campo-concentracion-sachsenhausen

PENITENTIA – GONZALO VÁZQUEZ CAGIAO – EDITORIAL CALIGRAMA, 2021.

Posted on Actualizado enn

libro-recomendado-fondo-blanco

1642437119

TÍTULO: PENITENTIA (BALADA DE SOMBRAS ERRANTES).

AUTOR: GONZALO VÁZQUEZ CAGIAO – WEBINSTAGRAMFACEBOOK

EDITORIAL: CALIGRAMA, 2021 – WEB

PÁGINAS: 516.

¿DÓNDE COMPRARLO?:  AQUÍ


 – SINOPSIS –

Max Béker, agente antidroga fallecido en acto de servicio, aparece en Penitentia, la megalópolis donde residen millones de almas con el propósito de expiar sus pecados. Dispuesto a redimir los suyos y escapar de este purgatorio donde solo van a parar criminales, Max debe colaborar en la investigación de la muerte de Simón Noret, uno de los jueces que la inflexible autoridad de la ciudad emplea en secreto para impartir justicia y decidir quién se salva y quién se condena para la eternidad.

– AUTOR –

96t4d7fbbm9uc2km299h3h9qii._SX450_

Nace en Sevilla, en 1969. Año y medio después, su familia se traslada a La Coruña, donde transcurre su infancia. Actualmente reside en Madrid. Compagina su trabajo habitual como colaborador en varias editoriales con el de la escritura, publicando en 2012 La clave Blake, un thriller ambientado en el Berlín de 1944, que relata la misteriosa desaparición de un cuadro durante su traslado a la cancillería del Führer, y un año después Cíclopes y lestrigones, donde se narran las primeras horas de un grupo de comandos británicos en el desembarco de Normandía. Penitentia es su tercera novela de ficción.

– GUSTARÁarrow-145786__340

A todos los amantes del género fantástico y policíaco. Penitentia conjuga ambos mundos derrochando un llamativo y efectivo brío. Será una lectura ideal para aquellos lectores que les gusta descubrir narrativas que fusionan elementos y recursos de una manera fluida e interesante. Penitentia es para todas aquellas almas descarriadas que se piensan que sus pecados no tendrán consecuencias negativas en un futuro.

– NO GUSTARÁ arrow-145782__340.png 

A aquellos lectores, puristas la mayoría, que prefieren que los cánones de los distintos géneros se mantengan inamovibles o, al menos, contenidos. Quien no lleve bien fantasear e indagar por nuevos caminos del género tampoco hallará aquí su lectura ideal. Penitentia tiene una lógica única y especial que no es para todos los lectores.

– LA FRASE vintage-1751222__340.png

«Pensar en acabar encerrado y torturado de por vida bajo la superficie de Penitentia acentuó la necesidad de beber un buen trago de cerveza. Tenía el gaznate tan seco como la negra tierra que rodeaba la ciudad. Una palabra más y brotarían de mi boca fumarolas tan violentas como las que escupía el subsuelo que había contemplado antes de traspasar los muros de aquella particular prisión».

– RESEÑAletter-576242__340.png

El último refugio 2Hoy traemos para reseñar la novela de Gonzalo Vázquez Cagiao, Penitentia. Una obra que puede calificarse por medio de sus muchas (y acertadas) aproximaciones al género fantástico. Son muy variadas las referencias que utiliza el autor para crear esta obra gigantesca. Nos vienen a la cabeza varios enfoques para la reseña. Esperemos ser capaces de aproximar el contenido y significado de la presente narración a todos aquellos que nos leen para saber si esta será o no una de sus próximas lecturas. Respuesta rápida para impacientes: sí, lo es. Cualquier amante del género fantástico en alguno de sus cientos de ramificaciones es un lector potencial de Penitentia (pero atención, que los amantes del noir más clásico aquí tendrán disfrute y homenaje para pasar un buen rato con destellos de los grandes del género a lo Dashiell Hammett o Raymond Chandler).
Pero ¿qué demonios es este conglomerado de Penitentia? (demonios, ahí está el quid). Cuando el cine o la literatura han tocado el tema del Purgatorio, siempre han acudido a una narración ascendente. Esto es, que todas las distintas peripecias que ocurren en estas tramas están fundamentadas en conseguir llegar hasta las puertas de San Pedro con un visado en vigor y válido de entrada al cielo. Todo pivota en torno a la llegada a la casilla central de El juego de la oca con diferentes vueltas sobre uno mismo para alcanzar el paraíso. Llamémosle juego templario de iluminación ancestral o Divina Comedia dantesca en donde los círculos enseñan a Virgilio que lo mejor es portarse bien durante la vida (misma idea del aviso de los tres fantasmas a Ebenezer Scrooge antes de que se convierta en potencial inquilino de los dominios de Hades). En Penitentia nos encontramos un cambio de guion sustancial. Esta escalera de Jacob de Gonzalo Vázquez está plagada de ángeles caídos en desgracia que se despiertan en una nueva realidad. Si en el Purgatorio clásico la esperanza y la expiación de los pecados elevan a la mayoría de las almas a la salvación, en Penitentia el camino es descendente (son los dominios de las causas perdidas). Pese a grandes esfuerzos la mayoría de sus habitantes arderán en el fuego eterno que ajusticia con mano firme a criminales y pecadores.
ghost-mas-alla-del-amor-79522La realidad de Penitentia será percibida por el lector sin necesidad de una compleja y abigarrada descripción por parte del autor (que se podría haber pausado en mostrar hasta el último aspecto de esta interesantísima ciudad, pero que ha optado por el juego de capítulos cortos, cambiantes y dinámicos para hacer despegar la narración). La ciudad de las almas perdidas imaginada por el autor recuerda al Sin City de Frank Miller, al sucio Londres de V de Vendetta de Alan Moore, o a Los Ángeles de eterna lluvia oscura de Blade Runner (con menos luces y neones, pero con la misma alma liberticida). Penitentia es una Gotham City en donde la tristeza, la desesperanza y el desasosiego campan a sus anchas, con unos habitantes que, ante el destino que les espera, dan rienda suelta a sus más bajas pasiones (total, poco tienen que perder, ¿o sí?).
La novela comienza con una escena que sirve para fijar el tono y el encuadre que el autor quiere darle a la novela. Si lleváramos un poco más lejos una de las atroces electrocuciones de La milla verde de Stephen King, la llegada de las sombras oscuras del final de Ghost o la apertura de la Puerta Negra con la llave omega en Locke and Key de Joe Hill estaríamos cerca del comienzo de la novela. Si queremos dar un paso más hacia la locura podemos entregarnos al horror más absoluto del núcleo de la nave Horizonte final, a los dibujos de pesadilla de Zdzisław Beksinski, o al que habita al otro lado del umbral en los Mitos de Cthulhu de H.P. Lovecraft. Elementos que se comen el cuerpo y el alma de los condenados o de aquellos que han querido aproximarse demasiado a indagar en los misterios cósmicos que les están vedados a los humanos.
judge-dredd-artPenitentia también es un lugar que nos recuerda al caladero de ajusticiamientos del Juez Dredd y a la fórmula de erradicación del crimen de Minority Report con los Precogs. Esto no significa que Penitentia se parezca demasiado a algo ya manido y repetido. Gonzalo Vázquez es capaz de elaborar, con un buen puñado de referencias, un mundo nuevo y desligado de obras meramente repetidoras de clichés y lugares comunes. Si bien es cierto que es prácticamente imposible huir de los pilares del género y crear algo completamente nuevo y original, el autor ha hecho un gran esfuerzo para situarse en una tierra prácticamente virgen en la que establecer su espectáculo de juego de cartas efectivo con pequeñas dosis de experimentación y remezcla de elementos que engarzan perfectamente con la historia propuesta. Si las múltiples versiones de Blade Runner de Ridley Scott oscilan entre un Deckard humano, pasando por un Deckard con dudas, a un Deckard potencialmente replicante; en Penitentia seremos testigos de las reflexiones personales de varios de sus protagonistas en relación con el papel que se les ha asignado en esta ciudad libertina y endemoniada.
Tenemos interesantes reflexiones sobre La montaña mágica de Thomas Mann, el penal de Escher (¿subes, bajas o ambas?), un tipo llamado Pendergast (¿no serás tú, querido Aloysius?), una muy bien escogida elección de los nombres de locales, callejero y terminología en general, con trazas bíblicas (uso del latín para acercar más la ciudad a su origen sacro) y mitológicas. Un videojuego de mundo abierto que espera ser explorado. ¡Ah!, y a Johnny Cash.
Abrahel2Erradicadores, magistratus, judicatores, íncubos, súcubos… En Penitentia se dan cita una serie de personajes únicos que pertenecen a distintos oficios, clases sociales o niveles burocráticos. La lógica de todos ellos, su interacción con el entorno y el despliegue relacional fortalecen la estructura interna del relato. El autor consigue que la ciudad tome forma y realismo en la voz de cada actor. Tenemos muchos personajes en liza. Un reparto coral que habla en primera persona y que describe al resto de personajes. Esta descripción en primera persona concatenada a lo largo de capítulos de pequeña extensión refuerza el dinamismo de la novela y sirve para que la introducción de los distintos personajes sea progresiva, certera y se quede en la memoria del lector durante más tiempo (aunque sí recomendamos que Penitentia es para leer de una sentada y así evitar perderse).
Gonzalo Vázquez Cagiao se ha sacado de la chistera creativa una mitología fresca, llamativa y poderosa. Seguramente el mayor acierto de la narración es crear un «mundo espejo» con el contemporáneo en el que una narración policíaca engarza perfectamente en un mundo fantástico sin desentonar ni sacar al lector de la novedosa premisa. Penitentia funciona como un ente con cerebro propio sin tener que explotar el lado más extravagante del lugar, al poder ceñirse a una narración absorbente de género negro. Ahí radica su brillantez. Lo que se cuenta tiene sustancia propia independientemente del espacio y el tiempo en el que lo cimenta el autor. El aparataje se conjuga a la perfección con la trama y no se supedita a la misma. La forma y el fondo encajan. Las relaciones de los personajes, que dialogan en primera persona ofreciéndonos sus distintos puntos de vista, suman puntos para escrutar a fondo la ciudad.
Y recuerden: en Penitentia los teléfonos no empiezan por 555, sino por 666. Llamen si quieren al número de atención al cliente y pregunten lo que quieran. A lo mejor les responde el padre Karras con información muy útil por si algún día tienen que pasar por allí. ¡Penitenciagite!

Oldgotham-1 (1)

LA QUINTA NORMA – AMELIA BENNETT – EDITORIAL CALIGRAMA, 2020.

Posted on

TÍTULO: LA QUINTA NORMA.

AUTORA: AMELIA BENNETT – INSTAGRAMFACEBOOK

EDITORIAL: CALIGRAMA, 2020 – WEB

PÁGINAS: 308.

¿DÓNDE COMPRARLO?:  AQUÍ


 – SINOPSIS –

Un grupo de amigos deberá enfrentarse a un mundo devastado. Un mundo en el que la muerte engrosa un ejército, cuya única misión es acabar con la raza humana. Para sobrevivir deberán luchar contra la oscuridad y contra ellos mismos. Y descubrirán que la mentira puede ser el arma más peligrosa de todas.

– AUTORA –

– GUSTARÁarrow-145786__340

La quinta norma será del interés de todos aquellos lectores de novela juvenil contemporánea (young adult) con tintes fantásticos y de acción postapocalíptica. También a destacar el marcado componente relacional entre los personajes, desde los sinsabores familiares a los nexos de amistad y los amoríos en la batalla. Una novela que gustará a los lectores de piezas ágiles y entretenidas que juega sus mejores bazas en los diálogos y en el juego de lealtades y desconfianzas.

– NO GUSTARÁ arrow-145782__340.png 

A aquellos lectores que prefieran embarcarse en obras más profundas en la descripción de escenas, lugares y situaciones, así como a todos aquellos que necesiten una cercanía mayor con la realidad y los sucesos factibles.

– LA FRASE vintage-1751222__340.png

«Alyssa, abrumada, entró en la armería y contempló todas aquellas armas con cierto temor. Nunca le habían gustado, creía que provocaban más problemas de los que resolvían, pero ahora no era el momento de andarse con remilgos activistas. Las observó detenidamente. No sabía cuál escoger. En la pared del fondo estaban, perfectamente colocados, cuchillos, machetes, sables, dagas, espadas, catanas y otras muchas que no conocía. <<Elige la más grande>>, pensó. Entonces, una espada en concreto llamó su atención. Estaba en un segundo plano y se perdía entre armas más modernas. Pero cuando la vio, supo que debía cogerla».

– RESEÑAletter-576242__340.png

1Hoy traemos para reseñar: La quinta norma. Primera parte de la bilogía El legado del hombre, de Amelia Bennett. Una primera parte, de una obra todavía inconclusa, que nos introduce en una fantasía contemporánea con escenarios seguro muy reconocibles para una inmensa cantidad de lectores. Tanto por el tono como por el fondo de la narración y la tipología de los personajes la presente novela tiene un carácter juvenil, ágil y evasivo. A destacar también los lazos familiares por encima, incluso, de la propia narración fantástica. El subtexto que recorre toda la novela enraíza con temas de la literatura clásica. La institución familiar y todo lo que la rodea para mantenerla a flote, mentiras y medias verdades incluidas. Seremos testigos de la pugna de los distintos roles, la lealtad, la jerarquía descendente, el uso y el abuso de posición, la ocultación de secretos tanto para evitar el castigo como para alejar el sufrimiento. Toda esta tensión intra familiar queda muy bien reflejada en La quinta norma.
Sí debemos avisar a los lectores principiantes o con poco bagaje en estas temáticas que pueden sufrir, durante los primeros tres capítulos, una leve desorientación relacionada con el tiempo y el espacio narrativo. A lo largo de las primeras páginas de la novela tenemos numerosa información en un corto espacio de tiempo, esto hará que algún lector le cueste encontrar el tiempo y el lugar de donde parte la misma. Pero esta cuestión se solventa cuando la obra se sitúa ya en tierras gaditanas donde comenzará la pesadilla que pillará en mitad del fregado al grupo protagonista. Estos no solo tendrán que sobrevivir al pandémico suceso que les puede llegar a sobrepasar, sino que deberán unirse en sus desavenencias para superar el escenario de pesadilla en el que se verán envueltos.
La quinta norma toma como telón de fondo las consecuencias de una plaga o pandemia universal (tristemente de plena actualidad, aunque no de las devastadoras consecuencias que muestra aquí la autora). Este marco narrativo es el que espoleará a los protagonistas corales de la presente novela en su lucha por la supervivencia, tanto del enemigo externo como de algo más intangible que se mueve dentro de las propias filas y que puede hacer tambalearse los nexos de su improvisada comunidad. Un gran secreto que se va desvelando poco a poco y que entroncará directamente con la trama fantástica de la narración que ya asomó su planteamiento en el primer capítulo de la novela. En esta huida hacia adelante los personajes protagonistas irán creciendo en responsabilidades: en concreto, la «señalada» para empuñar el objeto esencial de la narración oscilará entre los momentos de seguridad, aplomo y tesón, y los de duda, impotencia y desconfianza. La autora pone de manifiesto con las relaciones que genera entre sus jóvenes personajes, a los que pone en primera fila por delante de los adultos que en condiciones normales deberían ser los que deberían tomar las riendas en este tipo de situaciones límite, las dudas y desencuentros entre las distintas formas de afrontar el mal.
664476aEs precisamente en la categoría narrativa de infectados, zombis, no muertos o rottens (que no tomatoes), como los denomina aquí la autora, donde se fija La quinta norma. El concepto parte de la misma premisa aunque las características de cada uno de ellos dependerá mucho de cada autor y del contexto histórico en el que hagan su aparición. Del zombi clásico, lento y bobalicón de cementerio rural de George A. Romero hasta el moderno infectado por un virus de laboratorio de 28 días después, Resident Evil o World War Z que corre cual atleta de élite y es mucho más difícil de matar. Pero detrás de este género siempre subyace el cómo se enfrenta la humanidad a tal situación en pequeños grupos. Cuando la sociedad se desmorona vuelven los pequeños reductos familiares y tribales para protegerse de la amenaza externa al tiempo que surgen los problemas de cómo regirse en un nuevo mundo sin reglas férreas ni estados protectores. 
Amelia Bennett vuelca el mayor peso narrativo en este primer volumen de El legado del hombre en las ligaduras familiares y de amistad caprichosa que se forjan en los momentos duros. A esto hay que sumar el papel crucial de los personajes femeninos en un mundo nuevo que no está diseñado para los débiles. Los cuestionamientos de lealtad son continuos y atañen a todos los personajes. Por supuesto, el lector dudará entre si lo que se le cuenta es verdad o los secretos serán más profundos de lo que realmente aparentan. La sombra de una misteriosa Hermandad sobrevuela por toda la novela y afecta a muchos de los hechos principales, aunque aparentemente sean estos casuales. Incluso la distorsión de la realidad se abrirá paso en este teatro de fatalidades.
doble personalidadTambién habrá tiempo para las pataletas juveniles, los romances de urgencia donde el roce hace el cariño y la pura convivencia del día a día de un grupo de personas que intentan continuar con su vida en mitad del peor escenario posible, hasta que todo llega al clímax. Un momento final para repasar los comportamientos de cada uno de los personajes en relación a una mitología fantástica que aporta la autora para explicar el por qué de las decisiones (a veces irreflexivas) de todos ellos. Cuando el mundo de los humanos se junta con otro que está más allá del umbral, las consecuencias serán imprevisibles.
La quinta norma de Amelia Bennett es una obra de fantasía contemporánea eminentemente juvenil por los personajes utilizados y el propio tono de la obra que trata los temas de la lealtad, la confianza, las relaciones personales, la superación, el sacrificio o el control de las emociones. La autora, en un tono sencillo, ágil y dinámico, pone la primera piedra de esta bilogía fantástica en la que quedan muchas explicaciones por explorar de un oscuro mundo que nos recorre en paralelo y que tiene sus propias normas y razonamientos.

LOS 101 VERICUETOS DE MARRAKECH (PERIPECIAS DE UN EXPATRIADO) – JESÚS GREUS – EDITORIAL NAZARÍ, 2021.

Posted on Actualizado enn

libro-recomendado-fondo-blanco

Los 101 vericuetos de Marrakech - cubierta 06-11-2021

TÍTULO: LOS 101 VERICUETOS DE MARRAKECH (PERIPECIAS DE UN EXPATRIADO).

AUTOR: JESÚS GREUS – TWITTER – FACEBOOK

EDITORIAL: EDITORIAL NAZARÍ, 2021 – WEB

PÁGINAS: 287.

¿DÓNDE COMPRARLO?:  AQUÍ

 – SINOPSIS –

Los 101 vericuetos de Marrakech resume quince años de vida del autor en Marrakech. Vividos en primera persona, nos describe los avatares de la vida social y cultural de una ciudad, cruce de caminos para una variopinta comunidad internacional. Esta recopilación de retratos y de relatos novelescos nos pasea por la peculiar e interracial sociedad local en una urbe delirante y heterogénea. Personajes disparatados, amoríos absurdos, delirios de grandeza, enardecidos artistas, asesinatos en la vieja medina, riqueza y pobreza amalgamadas. Desde la vida familiar de barrio hasta las fiestas más mundanas, un universo de asombrosos contrastes palpita en estas páginas. No pueden faltar las costumbres tradicionales: los imprescindibles cafés, los curanderos, la magia, el lenguaje gestual, las miradas en la calle, las festividades musulmanas tal y como se viven dentro de un barrio popular, la muerte y la vida codo con codo. A la vez, esta obra sirve de guía para el visitante ocasional, indicándole rutas a seguir en la ciudad, lugares y museos, así como excursiones al Atlas y alrededores. Esta obra es, en fin, una ventana abierta a la vida cotidiana de Marrakech.

– AUTOR –

Los-101-vericuetos-de-Marrakech-Jesús-Greus-72ppp-1024x884

Jesús Greus nace en Madrid y es licenciado por el Institute of Linguists de Londres. Ha sido colaborador de los periódicos ABC, Diario 16 de Baleares, El Día del Mundo, Libération du Maroc y, actualmente, de diversas revistas literarias digitales. Novelista, ensayista, poeta, dramaturgo, músico, gestor cultural, conferenciante (Universidad de la Sorbona, Burdeos y Silves, institutos Cervantes…). En el año 2015 fue invitado a participar en la antena de Marrakech de la prestigiosa fundación Ted Talks. Ha publicado las novelas Ziryab, Junto al mar amargo, Aquella noche en el mar de las Indias, Sólo una sombra y El enigma de Abravanel; el libro Así vivieron en al-Andalus, en Ediciones Anaya, que ha sido 13 veces reimpreso; el ensayo Rebuscar entre las nubes. Anécdotas, tormentos y manías de los grandes escritores en Huerga & Fierro; los relatos de Laberinto de aljarafes. Cuentos morunos; un Diccionario español-árabe marroquí, y la obra poética Claro de luna y Luces de La Habana, libro de relatos ambientados en Cuba.

– GUSTARÁarrow-145786__340

A los lectores que se deleitan con narrativas descriptivas, sencillas, directas y teñidas de humor. A los amigos de los libros de viajes que van más allá de las convencionales guías turísticas. A los curiosos escrutadores del alma humana, vista a través de sus interacciones y peripecias sociales. A quienes aprecian la ironía inteligente, las segundas lecturas y el encanto del vodevil social.

– NO GUSTARÁ arrow-145782__340.png 

A quienes son partidarios de la construcción más barroca de la biografía y la novela. A aquellos que  prefieren degustar estilos pragmáticos de ensayo o rehúyen el divertimiento literario. A los que se niegan a mirar un espejo en el que tal vez, si tuvieran la oportunidad, podrían encontrar su imagen.

– LA FRASE vintage-1751222__340.png

“Pomerantz decía de Aldous que era masoquista, se regodeaba en el sufrimiento. Lo apodaba el Sufriente, y decía de él, socarrón: Le atraen las amistades peligrosas. Terminará sus días deliciosamente ahogado en un baño de sangre, con una sonrisa feliz en los labios”.

– RESEÑAletter-576242__340.png

Hoy traemos para reseñar Los 101 vericuetos de Marrakech que nos relata Jesús Greus, en una muy ágil y entretenida obra, elaborada sobre la base de sus 15 años de vivencias en una de las cuatro ciudades imperiales de Marruecos, por cuyo nombre también fue conocida antiguamente en español. Capital que fue en su momento del Imperio Islámico y centro de convulsas turbulencias durante siglos. A Marrakech fueron llegando en los años de entreguerras (los felices 20 y 30 del siglo XX) personajes multinacionales de toda laya: artistas, intelectuales, millonarios, bohemios y vividores, como exóticas vanguardias transformadoras de usos y costumbres ancestrales. Jesús Greus nos revela que llegó a la Ciudad Roja en el inicio del siglo XXI, con tiempo aún para disfrutar y padecer las tremendas modificaciones físicas que, inevitablemente, el padre Cronos propicia sin descanso y sin final. También para contemplar algunos retazos del pasado esplendor arquitectónico y, muy especialmente, para conocer e interactuar con algunos especímenes residuales, herederos intelectuales de aquellos colonos vanguardistas mencionados. Su relación con estos, y con la población autóctona con la que convive y se relaciona el autor, con naturalidad y en muy diversos planos, se incardina intensamente en estas crónicas que llegan directamente a la mente y al corazón del lector.
window-morocco-marrakech-blue-design-wallCualquiera que se traslada de un país a otro puede hacerlo bajo una de las múltiples etiquetas que la sociedad ha elaborado: Turista, animoso viajero, emigrante económico, exiliado forzoso, refugiado político, expatriado voluntario, etcétera, todo dependerá de múltiples circunstancias, unas voluntarias y otras no. Jesús Greus nos permite transitar junto a él por sus 101 vericuetos de Marrakech con el espíritu abierto y la aguda mirada de un viajero, devenido en residente, que se pega al terreno y lo escruta con detenimiento. Ofrece al lector interesado ciento y una ventanas a las que asomarse con curiosidad para ser sorprendidos por ciento y un cuadros reflejados en un  mismo lienzo. Pero el autor va más allá, consigue multiplicar por diez o por cien el título y nos hará vivir mil y una aventuras y saborear las pinceladas locales que todo turista sueña y que muy pocos osan experimentar. Pasajes sencillos de la vida de un expatriado, como Jesús Greus se autodenomina, que harán las delicias de aquellos apresurados coleccionadores de países, a más de uno por día, que trotan tras el guía acompañante para ponerse en manos del guía local. Ahhh (piensan algunos), quién pudiera ocupar asiento toda una tarde en un café de barrio y observar a los vecinos aborígenes, fuera de las rutas turísticas. No digamos dedicar una mañana entera a visitar un mercado local, cuyo nombre no está en las guías turísticas, y (quizás algo perturbados por penetrantes olores) entenderse por señas con paisanos y comerciantes que ni siquiera hablan el universal inglés, de Toro Sentado, que practican los más osados del colectivo visitante: “I like you product but it is very expensive” “yo gusta tu artesanía, pero ser muy caro”.
Para el turista occidental que visita por primera vez alguno de los destinos turísticos de la órbita musulmana, “estrella” de las agencias de viajes, como Estambul, Túnez o El Cairo, resulta muy impactante el estruendoso y colorido aspecto de plazas y mercados que, en alguna medida, resulta  intimidante. No es extraño que los engloben en el terreno de lo exótico. Es como el misterio de la acera de enfrente, la que siempre está al otro lado de la calle, o de las antípodas con la necesidad de atravesar la tierra, o rodearla, para acceder a ellas. Con lo exótico pasa otro tanto, al puro neoyorquino de Manhattan le resultará exótico un paisaje de Groenlandia, una choza del Serengueti o una callejuela de Toledo. Al campesino indio de Sirikonda le parecerán exóticas la 5ª Avenida de Nueva York o las Torres Petronas de Kuala Lumpur.
shutterstock_685174879-compressor-e1547277066304Así que si piensa en viajar a Marrakech no deje de incluir este libro en su equipaje y disfrute con los escenarios reales que aún mantengan su presencia física en el mapa o disfrute imaginando el pasado esplendor, o la decadencia, de los lugares que Jesús Greus describe magistralmente en sus páginas. En lugares emblemáticos como La Plaza, Yemaa el-Fna, de irremediable visita, podrá encontrar (o podría haber encontrado) parte de la legión de contadores de cuentos, músicos “gnaua” o bereberes, hombres travestidos, encantadores de serpientes, videntes, dentistas, faquires “aisauas”, curanderos y charlatanes. Un madrileño de pura cepa, “un gato” que describiría con certeza Manuel G. Sanahuja, en su Historia de Madrid, pensaría en los mejores tiempos del Rastro, pero “a lo bestia”. También a un parisino, un londinense o a un lisboeta, les recordará a su Marché aux Puces, al Mercado de Portobello, o a la Feira da Ladra, respectivamente. Siempre, eso sí, multiplicados por muchos enteros, todo asombroso y desmesurado. Pero lo mejor es que también podrá hacer ese viaje sentado cómodamente en su sillón de lectura aunque le falten los olores, sabores, sonidos y, sobre todo, el pálpito cardiaco. No obstante, se aproximará tanto al Marrakech descrito como Douglas Quaid a Marte por medio de Memory Call (si recordamos a Arnold Schwarzenegger en el film de ciencia ficción “Desafío total” de Paul Verhoeven).
En cualquier caso consuela saber, y hace la lectura más agradable, que en la más cruda realidad hasta un curtido residente como Jesús Greus puede necesitar armamento más pesado que una zapatilla o un cepillo de dientes para “defenderse” de un ejército de gorriones (qué pensaría Hitchcock), o que también al autor puede costarle trabajo convencer a un pertinaz borracho, en el idioma del bebedor, que se vaya a casa a dormir la mona. Tampoco será una anécdota menor tomar el té en casa de un amigo con mayor o menor riesgo de que el techo se venga encima si no soporta el peso de una vaca aunque, como diría Asurancetúrix, probablemente eso no pasará mañana.
Sería quimérica la tarea de pincelar todos y cada uno de los 31 capítulos, que como 31 documentales de vivencias, merecerían su propio comentario. Pero cuando, de la mano de Jesús Greus, nos sumergimos en una fiesta de “marraxíes” (nada que ver con Mallorca) nos resulta imposible no establecer comparaciones con otras ”faunas”, cinematográficas o literarias, que tanto juego y tanto jugo han dado. Personajes como Lady Cebra, Anunciada de Bergia o el galerista gay Henry Heller podrían representar el compendio de estilos de vida que la mayoría de los mortales presencian solamente en papel cuché o en celuloide, si se permiten los arcaísmos. Por analogía “animal” resulta obligada la remembranza de Yalinka Galdámez, la propietaria, gestora y diseñadora del emporio Mundo Cebras, S.L., con la que nos hizo disfrutar, desde las páginas de Pinceladas de Harmonía.con, su creador José Luis Fernández Juan.
Zoco-de-MarrakechEn Los 101 vericuetos de Marrakech podemos apreciar como el drama y la comedia a menudo se funden en los diferentes planos de una fiesta que puede ocultar miserias y frustraciones bajo capas de alocado histrionismo y “postureo”, escenas que ora divierten, ora inquietan al espectador. Innumerables los ejemplos, mayores y menores, dramáticos y cómicos que ciertos tipos de amalgamas sociales producen: desde La Dolce Vita de Fellini, hasta Los organillos (novela de Henri-Francois Rey y film dirigido por Juan Antonio Bardem), pasando por La Pantera Rosa del director Blake Edwars o Una jaula de grillos que orquestó Mike Nichols. La obra de Jesús Greus tiene estructura y materia sobrada para pasar con éxito al mundo audiovisual. Con soltura, humor y elegancia, el autor nos cuenta un sinfín de amenas anécdotas. Tan pronto nos pasea por La casa de los diablos de Guillaume de Pomerantz, creador de artistas insospechados por ellos mismos, a quien Jesús Greus describe como “un crío que no quería crecer”; como nos presenta a El Idrissi, chef de altura que tuvo su restaurante en la que fue residencia del Jefe de eunucos del Pachá de Marrakech (que también perteneció al modisto Pierre Balmain); así como nos invita a conocer a un estudioso “marrachí”, que por mor de presuntuoso fue apodado El Cardenal, y también al sufrido loco por amor Aldous, cuyas impagables desventuras pueden hacer saltar las lágrimas (de risa) a algún despiadado lector; sin dejar atrás la claridad mental de Liberto Albornoz y su amante. Tampoco faltan otros estrafalarios merecedores de llamativos y divertidos motes que recorren los vericuetos, como Juan Luis Monsalve, “Gopala” como nombre iniciático, “Abd el Malek” por nombre musulmán y “Abd el Plasta” para los amigos.
Desde el prólogo al adiós hemos disfrutado sin tregua y compartido con agrado las peripecias del autor en ese mundo fascinante, para nosotros mucho más que exótico y encantador en el sentido mágico de la palabra. Un gran autor, como Émile Salomón Wilhelm Herzog más conocido como Marcel Proust, dijo que “Cultura es lo que queda después de haber olvidado lo que se aprendió”, confiamos en que los vericuetos de Jesús Greus hayan dejado en nosotros algo de su personal cultura y una perdurable huella de su paso por la gran ciudad de Marrakech.

where-to-stay-in-marrakech-toubkal-climbing-riads

LA TRADUCTORA – JOSE GIL ROMERO Y GORETTI IRISARRI – HARPER COLLINS, 2021.

Posted on

libro-recomendado-fondo-blanco
81fHQW8BmPS
TÍTULO: LA TRADUCTORA.
AUTORES: JOSE GIL ROMERO Y GORETTI IRISARRI.
WEBYOUTUBE – INSTAGRAMTWITTER –  FACEBOOK
EDITORIAL: HARPER COLLINS IBÉRICA, 2021 – WEB
PÁGINAS: 320.
¿DÓNDE COMPRARLO?:  AQUÍ

 – SINOPSIS –

Octubre de 1940. El general Francisco Franco planea dirigirse en tren hasta Hendaya, donde se reunirá con Adolf Hitler. Elsa Braumann es una joven traductora de libros alemanes que subsiste en el Madrid de 1940 al cuidado de su hermana. Una noche, en la Capitanía de Madrid se requiere a Elsa para una misión de carácter secreto y que está relacionada con el encuentro entre Franco y Hitler. A lo largo de los siguientes días, Elsa comienza a intimar con el capitán Bernal, jefe de seguridad de la operación, hombre cultivado y amante del cine, como ella. Pero alguien amenaza a Elsa para involucrarla en una operación de contraespionaje: dispondrá de tres minutos para robar ciertos documentos a Franco en el tren que les llevará hasta Hendaya. El devenir de la Segunda Guerra Mundial está ahora en las frágiles manos de Elsa Braumann, esas que están a punto de traicionar al hombre de quien se está enamorando.

– AUTORES –

joseygore

Jose Gil Romero (Las Palmas de Gran Canaria, 1971) y Goretti Irisarri (Vigo, 1974) forman un tándem creativo desde hace más de veinte años. Comenzaron su colaboración creando un exitoso colectivo de cortometrajes, galardonados con más de cuarenta premios en diversos festivales, a lo que siguieron años de trabajo conjunto en el mundo del guión de cine, la ficción televisiva o la animación, donde desarrollan proyectos propios y ajenos; así mismo fundan con otros compañeros el colectivo La Playa de Madrid donde realizan crítica de literatura y cine, además de ediciones experimentales. Tras ello deciden dar el paso a la novela. Han publicado la trilogía de novelas TODOS LOS MUERTOS (CAEN ESTRELLAS FUGACESEL MECANISMO DE LOS SECRETOS y LA CIUDAD ENCERRADA) así como la novela FEROX, bajo el seudónimo de Olivia SterlingAcaban de publicar este septiembre del 2021 su última novela, con la editorial Harper Collins: LA TRADUCTORA.

GUSTARÁarrow-145786__340

A los que disfrutan con las narraciones de hazañas bélicas, de espías y de acción. A los aficionados a la novela histórica que gustan perderse entre las realidades y fantasías en épocas próximas en el tiempo, además de a los que prefieren acciones y peripecias que puedan contrastar, refutar o ampliar si los decorados todavía conservan rasgos identificables. A los amantes de la literatura de estilo directo, realista y vital, carente de artificios. A los que se interesan por la reciente historia de España. A aquellos que juegan a: ¿qué hubiese pasado si las cosas se hubiesen desarrollado de otro modo? (What if?).

– NO GUSTARÁ arrow-145782__340.png 

A los amigos de las narraciones barrocas y densas. A quienes son incapaces de contemplar con asepsia quirúrgica las luces y sombras de personajes históricos. A quienes apuestan por la radical separación de géneros entre los hechos históricos y la fantasía literaria. No cuadrará a los que, de la novela histórica, se quedan más con la parte de «histórica» y menos con la de «novela».

– LA FRASE vintage-1751222__340.png

“—¿Cómo es Hitler?— preguntó de pronto Elsa.
—¿Cómo es? No lo conozco en persona— respondió Bernal encogiéndose de hombros—, pero dicen que impone.
—Todo ese poder…—musitó la traductora—, tiene que imponer, claro. Tanto poder sobre tanta gente. Es asombroso, la capacidad de decidir sobre nuestras vidas, la de algunas personas tan alejadas de nosotros, que no conocemos; personas que ayer no significaban nada, pero que mañana decidirán nuestra suerte”.

– RESEÑAletter-576242__340.png

Las_bicicletas_son_para_el_verano-840836802-largeEl primero de abril de 1939 el general Franco firmó su primer, único y último parte de guerra: “En el día de hoy, cautivo y desarmado el ejército rojo…” dejando así constancia de que la dramática guerra civil española había terminado. Había llegado la paz o, según palabras del genial actor Agustín González (don Luis), en la  versión cinematográfica de 1984 de la obra de Fernando Fernán Gómez adaptada por Jaime Chávarri “Las bicicletas son para el verano”, lo que había llegado era la victoria. También habían llegado todo tipo de penurias de posguerra y se iniciaban, a pesar del Auxilio Social, los tristes años del hambre. Con ellos los recelos, las clasificaciones y rendiciones de cuentas. Los responsables de actos inconfesables, antes y durante la contienda, sabían que lo eran y lo que podría ocurrirles. La mayoría de los demás que no pertenecieron al bando vencedor, santos inocentes, vivían en la incertidumbre.
la-entrevista-de-hendaya_a9b4c6b7_1280x887Acabada la guerra civil española Adolf Hitler, invadiendo Polonia el 1 de septiembre de 1939, marca la fecha oficial del inicio de la Segunda Guerra Mundial. El éxito inicial de la llamada, por algunos, guerra relámpago no mitigó el deseo de Hitler de asegurar todas las bazas. La posible colaboración de la España de Franco era una de ellas. En 1940 los españoles estrenaron sus cartillas de racionamiento mientras el estraperlo, nacido en la década de los 30 en ruletas de casinos y garitos, trasladaba su campo de acción y se enseñoreaba aún más en alimentos básicos como el pan, los huevos o la leche. Gran parte del ejército vencido, unos 245.000 combatientes, había pasado la frontera francesa dejando atrás, en bosques y montañas, a los irreductibles maquis en la ilusoria espera de una intervención extranjera que liquidara al régimen vencedor, o que se activara exitosamente su final por algún atentado vital contra Franco. Con este escenario de fondo, sobre el conocido encuentro de dos personajes históricos en un lugar fronterizo de la Francia ocupada, pivota la novela de José Gil Romero y Goretti Irisarri. La cita de Hendaya, a pesar de su indiscutible influencia potencial en los avatares de la Segunda Guerra Mundial más que nada por aquello del efecto mariposa, no tuvo ninguna consecuencia drástica e inmediata en el resultado final de la contienda. Fue el planteamiento de una mínima jugada intermedia en la dramática partida que se prolongó desde el primero de septiembre de 1939 hasta el 2 de septiembre de 1945.
Difícil y aventurado colegir las últimas intenciones de Hitler en relación a la entrevista, salvo su prisa por la entrada de España como aliada de Alemania en la guerra. Al otro lado inescrutable el auténtico designio de Franco para un acuerdo con los alemanes: ¿recuperar Gibraltar? Como preconizó en su día su inmediato antecesor en el “cargo” de dictador, el general Primo de Rivera que estaba interesado, según nos cuenta José M.ª Pemán en su libro “Mis almuerzos con gente importante” en abandonar el protectorado marroquí, y aún Ceuta y Melilla, a cambio de recuperar Gibraltar. ¿Interesaba al Caudillo saldar con Alemania la deuda de guerra?, ¿anexionar territorios de África, como Marruecos o Guinea? ¿Ninguno de los anteriores supuestos o, sencillamente, no entrar en una nueva guerra sin desairar en exceso al nazi? Lo relevante para Elsa Braumann, la traductora de los pactos junto con Luis Álvarez de Estrada y Despujol, barón de las Torres, es que el encuentro se produciría inexorablemente y ella habría de estar presente; así se vería introducida en el ojo del huracán sin escapatoria posible.
unnamedToda novela con soporte histórico e importante protagonismo de personajes y hechos muy conocidos, cuando básicamente estos se respetan, corre el riesgo de parecer menos atractiva al disminuir su “factor sorpresa”. Afortunadamente La traductora puede resistir y sobreponerse a cualquier revelación anticipada por profusa que resulte puesto que, a pesar de ser una novela histórica de intriga, de acción y de suspense, mantiene su interés hasta el final y oculta numerosos estratos en los que un lector atento puede excavar. José Gil Romero y Goretti Irisarri muestran al lector, como de paso, paisajes rurales y urbanos que conservan rasgos muy reconocibles y que, hábilmente mezclados con los que son fruto de su imaginación o licencias literarias, contribuyen a dar solidez al relato. Elsa Braumann, la traductora, en un inquietante recorrido de madrugada desde su casa al Palacio de Buena Vista, sede del Cuartel General del Ejército de Tierra, anterior sede del Ministerio de la Guerra, que según rumores y leyendas, no exentas de humor, como las citadas en los Misterios en Madrid de Manuel G. Sanahuja, podrían situar allí una partida de julepe entre los espíritus del general Juan Prim, un guardia civil teórico suicida, cuyo nombre se ocultó y el obrero Servando Rodríguez asesinado en el siglo XVIII. En un desván de dicho palacio, cuenta también el citado autor, aparecieron en los años ochenta varias máquinas Enigma fabricadas en Alemania en 1923.
Pero Elsa Braumann no está para rumores ni leyendas, y mucho menos para bromas, mientras recorre y recuerda los nombres de dos de los tramos originales de la actual Gran Vía madrileña (Pi y Margall y Conde de Peñalver) y otros muchos apelativos que también fueron oficiales en distintos períodos junto con aquellos nombres o motes espurios con los que denominó a esta avenida el pueblo llano. Este corto viaje con escolta policial es el comienzo de sus aventuras y desventuras. No siempre a quién madruga Dios le ayuda. La traductora de José Gil Romero y Goretti Irisarri nos presenta a una mujer arrastrada irremisiblemente por acontecimientos ajenos a su voluntad que no habría soñado ni en sus peores pesadillas y que la convertirán en un engranaje más de la complicada maquinaria de estrategias, intereses, venganzas y represalias que todo conflicto bélico comporta. 
Nadie, salvo grotescas e interesadas excepciones, duda de que el general Franco murió apaciblemente (más o menos) en la cama, el 20 de noviembre de 1975 y que Adolf Hitler lo hizo truculentamente, por su propia mano, en el búnker berlinés de la Cancillería, el 30 de abril de 1945. Todos los intentos de acabar con la vida de ambos, en múltiples ocasiones y por diversos protagonistas, habían resultado estériles. Según qué autores a Hitler se le contabilizan 42 tentativas de atentado mortal y a Franco 17. También, según qué autores, los diversos episodios tuvieron muy diferentes gradaciones y consecuencias, desde meros “tanteos” y letales proyectos a impresionantes ejecuciones tácticas donde los protagonistas “objetivo” estuvieron a punto de perecer.
FRANCOMOSCARDOLa novela de José Gil Romero y Goretti Irisarri nos introduce en la atmósfera de preocupación, rayana en la paranoia, que respiran los encargados de la protección de Franco, el coronel Bernal y su superior el general José Moscardó Ituarte, moderno Guzmán el Bueno y héroe del Alcázar de Toledo, que a la sazón fue jefe de la casa militar del jefe del Estado. No extraña su inquietud habida cuenta de los antecedentes mencionados ya que incluso antes del alzamiento, y con intención de paralizar este (el 14 de julio de 1936), tres anarquistas de la FAI (Federación Anarquista Ibérica), bajo el acuerdo de esta y del Comité Federal de Canarias de la CNT (Confederación Nacional del Trabajo), estuvieron a punto de “ejecutar” al entonces comandante militar de las islas Canarias. No cabe duda de que Franco tenía baraka. En 1940 el ya Generalísimo y Caudillo de España no solo estaba en el punto de mira de sus tradicionales enemigos declarados: republicanos en general, comunistas, masones, socialistas, anarquistas, separatistas, etc. sino también de recientes aliados suyos durante la contienda civil, desencantados o traicionados con su liderazgo, “solo responsable ante Dios y ante la Historia”, por muy diversos motivos, con predominio de grupos o facciones de requetés, monárquicos de Alfonso XIII o falangistas. De tal forma que su protección personal debía ser extrema y extenderse mucho más allá de su vistosa Guardia Mora. En la parte alemana, en la narración que nos ocupa y en territorio español, la seguridad del Führer estará encomendada a las S.S. (Schutzstaffel) en la persona del sibilino y repulsivo coronel Gunter Schlosser, conocedor de que era más que probable que los servicios secretos de otras potencias extranjeras también estarían interesados en la eliminación de uno, o ambos, de los mandatarios que se iban a reunir.
Unido a todo ello flotan en el ambiente de la conferencia, de forma explícita o soterrada, planes del más alto secreto militar, elementos, personajes y operaciones tácticas o estratégicas decisivas que traerán a la memoria del lector, inevitablemente, sonoros nombres en clave fundidos armoniosamente de realidad y ficción como: El hombre que nunca existió; la máquina Enigma de Arthur Scherbius; la Operación Overlord o el Día D; la Operación Mincemeat y el comandante Wiliam Martin; el almirante Canaris; el matemático Alan Turing; la Operación Barbarroja y un sinfín de otros ejemplos reales, literarios o cinematográficos imposibles de reflejar aquí con una mínima extensión y sentido de la justicia.
El dinamismo, el lenguaje, la ambientación y el “atrezo” también juegan un importante papel en la credibilidad de la narración de José Gil Romero y Goretti Irisarri, por lo que es de agradecer el minucioso trabajo de los autores a la hora de cuidar los detalles y los elementos a describir para que encajen, casi a la perfección, con el estilo y el ambiente de la época. Pero sobre todo es el carácter y el comportamiento de los personajes principales que muestran rotundidad y solidez al tiempo que profundas contradicciones que, por excesivas, se normalizan y los hacen netamente humanos y próximos. Con La traductora los autores nos hacen disfrutar y padecer con las peripecias del núcleo central y también nos permiten escudriñar, con una cierta delectación, a los actores secundarios, pues son personajes paradigmáticos que representan casi todo el espectro de virtudes y defectos humanos. Podríamos destacar a la valiente traductora Elsa y a su ingenua y alocada hermana Amelia, junto al noble coronel Bernal, al rufián Valentino, al Payés Miquel Arnau, a la aguerrida Casia o al intrigante relojero Eduardo Beaufort. Sin embargo, nos quedaríamos cortos pues hay muchos más y a nuestro juicio todos interesantes, pero dejemos a los lectores el placer de descubrirlos.

1417113105_770658_1417113895_album_normal

GLADIADORES DE LO TENEBROSO – FRAN SIERRA – EDITORIAL LETRA MINÚSCULA, 2020.

Posted on

1637841117
TÍTULO: GLADIADORES DE LO TENEBROSO.
AUTOR: FRAN SIERRA – WEBYOUTUBE – INSTAGRAM –  FACEBOOK
EDITORIAL: LETRA MINÚSCULA, 2020 – WEB
PÁGINAS: 132.
¿DÓNDE COMPRARLO?:  AQUÍ
 

 – SINOPSIS –

Gladiadores de lo Tenebroso es una obra necesaria en este tiempo y en cualquier otro, porque siempre necesitaremos de la generosidad, la valentía y la consciencia de quien escribe los versos que todos sudamos pero pocos se atreven a abordar. Fran Sierra está aquí para ofrecernos la oportunidad de ser “Gladiadores de lo Tenebroso” por una vez en nuestras vidas, aunque luego regresemos a las novelas pastoriles que siempre nos vendieron haciéndonos creer sus protagonistas.

– AUTOR –

Escritor de aforismos y reflexiones, además de  poeta y pintor. Con una intensa actividad creativa, tiene trabajos vinculados al teatro.  Es colaborador en infinidad de grupos literarios, webs y  revistas poéticas como por ejemplo la revista Repoelas o insolitosjp.blogspot.com, Revista Aquarellen, etc. Nacido en Santander, el mar para él es una gran fuente  de inspiración como también lo son los paisajes, la belleza conjunta, y la montaña baja más solitaria de los pensamientos mezclados con cigarrillos adornando el  eclipse de nuestros días. Fundador y editor de la: Los Ecos Sumergidos  ha contado con su participación como escritor y la de variados artistas. Ha publicado por la Editorial Fanes: Simulación A Deshielo siendo éste uno de sus primeros poemarios. Después ha publicado por Amazon los siguientes libros  de poesía: Gladiadores De Lo Tenebroso, Poesía En  Entrañas, Todos Tenemos Una Parte De Cuervo, La  Poesía Folladora, Recopilatorio Aproximado, Cúbico  2, En El Ojo Está La Locura, Círculo Vicioso, La Voz  Que No Tiene Habla, El Tesorero De Las Sombras, Las  Extensiones De La Boca Del Lenguaje, El sexo anal de las ranas, Espejos adversos, Poesía con corazón, Otoño (un libro de poemas románticos y reflexiones y más comerciales), Los libros de la serie “Poesía” con subtítulos: 1-Escritos al amor, 2-Escritos a la locura, 3-Escritos al surrealismo, Circunferencias rojas (un libro independiente de poesía combativa, reflexiva y un largo etc, entre otros.
 

GUSTARÁarrow-145786__340

A los lectores que quieren salirse del camino señalado y que no tiran migas de pan para volver a su zona de lectura habitual. A todos aquellos que los saltos al vacío nunca les han dado miedo ni reparo alguno. Gladiadores de lo tenebroso será del interés de los lectores de poemas libres, libertinos y casi de escritura automática que buscan la conexión con su cerebro reptiliano. Un poemario para amantes de la deconstrucción y los hallazgos en un desescombrado.

– NO GUSTARÁ arrow-145782__340.png 

A los amantes de la poesía clásica e incluso de la contemporánea que utiliza recursos tradicionales en la belleza formal y en el fondo de su planteamiento. Tampoco será del interés de los lectores de obras cohesionadas, estructuradas, predecibles y narrativamente enmarcadas en los géneros y recursos habituales.

– LA FRASE vintage-1751222__340.png

Arreglo el riego del centro de tu
función y cerebro, desvanecido de tanto vivir
Crónicas rocas vomitan ausentes y el
brillo de la lluvia solo indica a través del
llanto: humedad y vicio.

– RESEÑAletter-576242__340.png

Hoy traemos para reseñar: Gladiadores de lo tenebroso de Fran Sierra. Una rara avis de poemario imbuido por la libertad de formas y el libertinaje de conceptos que se atropellan y se solapan entre ellos mismos formando una tonalidad batalladora de ideas, mensajes y fórmulas conceptuales de exposición literaria. En esta obra se conjuga una suerte de escritura automática, seca y descarnada con la mordacidad de la mezcla y la remezcla de ingredientes de toda índole y condición.
Ni todos los poetas y literatos gozan del gusto y del favor de la estructuración narrativa, ni todos quieren abrazarla. Este es el caso de la biografía de Fran Sierra, de la que se puede destacar: el cultivo del aforismo, las reflexiones y su labor poética, pictórica y teatral. Además de ser asiduo asistente a charlas, recitales y reuniones culturales y fundador, editor y gestor de la revista Los Ecos Sumergidos. Todas estas inquietudes redundan en una lucha interna que explosiona en una nube de esquirlas hacia el exterior. En el fragor de la batalla se mueve el poeta entre el ruido de las trincheras y la caída de los obuses. Ahí, en ese desconcierto cacofónico, surgen estos gladiadores que reparten estopa a diestro y siniestro. Estos no tienen amo, ni patria, ni bandera y se arriman a la sombra del árbol que mejor cobija.
raroA lo largo de la historia de la literatura, tanto en prosa como en verso, han surgido numerosos autores que se han salido de la corriente literaria que les correspondía. Esta disonancia ha tenido como resultado que algunos que se resistían a seguir el camino de la moda de su tiempo hayan podido liberarse de las cadenas estructurales que marcaban su generación. De esta manera, estos versos libres pudieron (y pueden) tomar riesgos, alternativas y nuevas inventivas. La exploración de estas nuevas sendas, en un tiempo que nos les tocaba, han ocasionado tanto el favor del público como una legión de detractores. Algunos se quedaron en simples anécdotas individualistas otros, en cambio, abrieron nuevas vías conceptuales que con el tiempo se instalarían e, incluso, ensancharían el panorama cultural del momento. Así es como Fran Sierra y sus tenebrosos gladiadores blanden sus armas y exponen sus cartas sobre la mesa a sabiendas de que su estilo no casa con el discurso predominante de las letras actuales.
El lector encontrará en estas poco más de cien páginas de composiciones eclécticas y briosas, un buen número de recodos, giros imposibles y engarces de la más pura literatura creativa que le pondrán a prueba. El hilo conductor de cada composición conectiva congrega un razonamiento interno difícil de normalizar y, por lo tanto, poco asequible por la vía tradicional de la comprensión lectora. Fran Sierra se muestra esquivo y saltarín cual niño que cambia de tema con la naturalidad de la inocencia sin obligarse a hilar con rigor cualquier tipo de discurso o postulado. Gladiadores de lo tenebroso transita por una senda salpimentada con las esquirlas de lo poco común y los ramalazos de la deconstrucción de conceptos, ideas, exposiciones y enunciados. El presente poemario hierve de la excitación del momento presente y se reivindica con esputos afiligranados contra los fuertes muros de empalizadas herméticas y templos matemáticos.
Gladiadores de lo tenebroso despierta del letargo, a fogonazos, a propios y extraños con una batería directa y sin concesiones en la que el espectador intentará atrapar al vuelo aquello que pueda aunque le faltarán manos para atar las piezas del puzle que propone el autor. Mucho se quedará por el camino, otro tanto será rescatado de aguas ponzoñosas y, por último, algunas partes engranarán a la perfección con el mundo apocalíptico, displicente y contradictorio en el que vivimos. En cualquier caso, será el lector el que tendrá que indicar si el picahielos lo ha herido de muerte o, por el contrario, se ha conseguido salvar del pitón de las palabras dirigidas con saña hacia sus córneas. En la arena del circo, como en el amor, no hay reglas, las trampas son aceptadas y se impone la ley del poeta más fuerte.

coliseo

 

RESEÑA: HASTA QUE LA MUERTE NO NOS SEPARE – JESÚS GARZÁS – ÉRIDE EDICIONES, 2021.

Posted on

libro-recomendado-fondo-blanco

1636403339

TÍTULO: HASTA QUE LA MUERTE NO NOS SEPARE.
AUTOR: JESÚS GARZÁS – WEBLINKEDINTWITTER –  FACEBOOK
EDITORIAL: ÉRIDE EDICIONES, 2021 – WEB
PÁGINAS: 226.
¿DÓNDE COMPRARLO?:  AQUÍ
 

 – SINOPSIS –

¿Qué pasaría si al morir tuvieras la posibilidad de vivir tu vida de nuevo? ¿Y si a priori fueses el único con recuerdos de tu anterior existencia? En esta tesitura se encuentra Ángel, el protagonista de nuestra historia. Esta oportunidad que, sin saber cómo, le ha sido concedida, dará inicialmente lugar a algunas situaciones cómicas, pero a medida que pase el tiempo también le abocará a una lucha constante entre la vida pasada y la presente, entre la oportunidad de redimirse de algunas desgracias que ocurrieron en su anterior existencia y la posibilidad de vivir una totalmente nueva y plena, consiguiendo que nos preguntemos en cada página:¿Qué haría yo en su lugar? En definitiva, el lector de Hasta que la muerte no nos separe se encontrará una historia divertida, tierna sin ser ñoña, llena de nostalgia, humor, drama, interrogantes, y amor en el sentido más extenso de la palabra.

– AUTOR –

Jesus-taza-escritor10-scaled

Ha pasado la mayor parte de su vida escribiendo en los huecos que le dejaban las otras actividades profesionales con las que paga sus deudas, especializándose así en contare historias cortas: artículos en diferentes blogs, monólogos para su grupo de humor, Críticos Cítricos, y también, durante dos temporadas, para la televisión, en concreto para “El club de Flo”. Con la edad empezó a despertarse espontáneamente a las 7 de la mañana incluso en fin de semana, y encontró allí un hueco donde dar salida a esas historias más largas que rondaban por su cabeza. En 2018 publicó “Los besos que no se dan”, su primera novela, con Éride. Ahora publica “Hasta que la muerte no nos separe”.

GUSTARÁarrow-145786__340

A los lectores que les interesan los asuntos cotidianos, pero observados desde la óptica de una ficción que permite plantearse más preguntas que respuestas. Novela para todos aquellos que degustan con fruición los what if (¿qué pasaría si…?). A los amantes de los juegos de sentimientos que van, vienen, se moldean, cogen impulso… Lectura para todos aquellos que piensan que las cosas se pueden hacer de varias maneras y que no hay un camino trazado y marcado para los pasos dados.

– NO GUSTARÁ arrow-145782__340.png 

A todos aquellos que no terminan de interesarse por la fusión de géneros. Hasta que la muerte no nos separe parte de una premisa fantástica, pero toma unos derroteros de tragicomedia sentimental y de reflexión interna con un protagonista que se encuentra entre dos tierras y que no termina de adaptarse a ninguna de ellas. Tampoco será la lectura predilecta de los lectores de contenidos más cercanos a la pura fantasía novelada.

– LA FRASE vintage-1751222__340.png

«…Si pensase que existe un ente divino, desde luego que no se podría negar que se gasta una ironía fina. Pero, a mi edad, y con todo lo vivido, tiendo a creer que el universo en sí es un ser vivo autónomo, con mecanismos internos para corregir sus propios errores, con una utópica aspiración a alcanzar el equilibrio en cada uno de sus átomos. Átomos binarios. Hoy recuerdo dos vidas, y pronto no recordaré ninguna».

– RESEÑAletter-576242__340.png

262070.jpg-c_310_420_x-f_jpg-q_x-xxyxxHoy traemos para reseñar: Hasta que la muerte no nos separe de Jesús Garzás. Una fábula contemporánea sobre las segundas oportunidades (nunca tan literales como en la presente novela), los sinsabores y las aristas que acontecen a aquel que parece que tiene todas las cartas ganadoras en su mano. Incluso al que le han chivado las preguntas del examen puede que los nervios le atenacen en el momento de afrontarlo, ya que una cosa es la teoría y otra la práctica. La presente novela pica de varios clásicos narrativos para introducir una concepción diferente en el abordaje de la eterna pregunta del ¿qué ocurriría si pudiera cambiar el pasado y tomar decisiones diferentes? Estamos ante el eterno dilema del causa/efecto físico, cósmico y filosófico que con respecto a la narración ficticia se ha explorado en numerosas variantes. En el apartado fantástico tenemos obras como El cielo se equivocó (Emile Ardolino, 1989), Reencarnación (Jonathan Glazer, 2004) Atrapado en el tiempo (Harold Ramis, 1993), Destino final (James Wong 2000), Al filo del mañana (Doug Liman, 2014) o las inmortales: ¡Qué bello es vivir (Frank Capra, 1946), basada en el cuento de The Greatest Gift (El mayor regalo), escrito por Philip Van Doren Stern en 1943 y Cuento de Navidad (Charles Dickens, 1843). Respecto a los clásicos viajes en el tiempo tenemos un plantel amplísimo que transita desde H.G Wells hasta Stephen King, pasando por Robert Zemeckis y el Ministerio del tiempo de Pablo y Javier Olivares; y sin olvidarnos del Anacronópete de Enrique Gaspar publicado en 1887 (publicado trece años antes de la insigne obra de Wells. Así que, por tanto, es posible decir con razón que la primera máquina del tiempo literaria es española). En otro apartado de Hasta que la muerte no nos separe está el plano más humorístico e irreverente con el ejemplo de ¡Mira quien habla! (Amy Heckerling, 1989). De todo esto hay en esta obra. Jesús Garzás pone su granito de arena a este género literario en el que, con poco que se le agite al lector, este entrará al trapo y empatizará con la lectura, ya que todos tenemos varios cruces de caminos vitales en los que nos gustaría saber qué hubiera pasado si hubiéramos escogido la otra senda.
La premisa de Jesús Garzás podría extenderse hasta el infinito ya que solo con la descripción de la reexperiencia vital y el acompañamiento de las peripecias revividas por el protagonista daría para una obra hercúlea. En cambio, nos enfrentamos con un relato vitalista que alcanza poco más de doscientas páginas. La consecuencia será que mientras unos lectores echarán en falta ciertos momentos clásicos de la infancia y juventud a los que meterles mano dado el punto de vista de la narración que se presta a ello otros, en cambio, apreciarán que, tanto por el tono como por la profundidad, el relato mejora en agilidad, cercanía y fluidez. El abanico de circunstancias que puede abordar un autor en este tipo de recorridos personales puede ir desde el somero apunte a la pormenorización de cada acto, suceso y recuerdo. El lector tendrá que enjuiciar si los puntos en los que incide el autor son aquellos en los que le gustaría detenerse en el tiempo o si son mas bien otros. Difícil circunstancia cuando la vida de cada lector ha pasado por mil y una aventuras que quieren ser rescatadas del olvido de la mocedad, además de otras muchas que quieren ser olvidadas.
22.11.63-franco-gadonUna vez puesta la premisa encima de la mesa y echada a rodar surgen las primeras incidencias. El protagonista pretende conseguir lo mejor de creerse el poseedor de todas las cartas de la baraja. De un lado disfrutar de su posición de conocimiento y poder sobre su vida (como diría el poeta William Ernest Henley en su poema Invictus en 1875: «Ya no importa cuán estrecho haya sido el camino, ni cuántos castigos lleve a la espalda: Soy el amo de mi destino, soy el capitán de mi alma») y, de otro, modificar, subsanar o, al menos, dulcificar algunos de los momentos que le recuerdan momentos tristes y aciagos. Pero, cual recurso narrativo clásico de fábulas y cuentos, quererlo todo tiene consecuencias. Ya lo apunto Stephen King en 22/11/63 (seguramente una de las mejores y más desconocidas obras sobre los viajes en el tiempo): «…el pasado se resiste a ser cambiado, es obstinado». Esta obstinación puede venir de su propio razonamiento cósmico intrínseco por el cual las sendas ya transitadas han dejado una marca que no puede ser borrada. El caso es que aquellos insensatos que se enfrentan al cosmos pueden encontrarse con cambios más profundos e involuntarios, muy alejados de sus deseos iniciales. El protagonista de esta novela, consciente de que sus planes no son tal cual los había previsto, tendrá que lidiar con una nueva realidad que ya no es amigable y en la que ya no es tan fácil agarrarse a lo que le da sentido a su propia existencia (cabe recordar aquí la famosa Constante de la serie Lost entre Desmond y Penny). 
Hasta que la muerte no nos separe nos habla de las segundas oportunidades de manera literal, pero con un trasfondo claramente metafórico ya que, en una sola vida se pueden tener tantas oportunidades como trenes pasan por penúltima vez y cruces de caminos existen. Trata sobre el poder de las decisiones tomadas, las responsabilidades de las mismas (ya saben <<un gran poder conlleva una gran responsabilidad>>), las cambiantes formas de relacionarse y los pequeños detalles que modifican aleatoriamente el resultado aunque las condiciones iniciales sean las mismas. También encontramos el tema recurrente de los recuerdos, de los fallos de la memoria y de las mentiras autoaceptadas para sanarnos de aquello que nos dolió en el pasado. Construimos toda una vida en función de unos recuerdos que, en ocasiones, son erróneos o falsos. Creemos en sucesos que no se desarrollaron como realmente ocurrieron y, a no ser que alguien que estuvo allí nos saque de nuestra cerrazón, seguiremos aceptando nuestras propias <<verdades>> sobredimensionadas (acuérdense de aquel famoso incidente del programa Sorpresa, Sorpresa de 1999, que no ocurrió pero que todo el mundo dijo haber visto). Hasta que la muerte no nos separe indaga (aunque podría haberlo hecho más profundamente) en los falsos recuerdos y en cómo marcan el carácter y la personalidad del adulto. En el mundo de la infancia suceden una serie de vínculos con lo misterioso y lo fantástico que con la madurez se borran o quedan aletargados.
pedir-tiempo-kAuB--620x349@abcLa presente obra, aunque con elementos claramente fantásticos o de ciencia ficción en su premisa principal, huye de la narrativa al uso del género para entrar en un terreno más introspectivo, con trazas de realismo mágico latinoamericano. El relato abraza también momentos líricos, humorísticos, algo de crítica y cinismo contemporáneo, pero sin caer en lo grotesco. Tanto la trama como el contenido se alejan del suspense novelístico para introducirnos en un plano más sentimental de idas y vueltas románticas en donde el protagonista es testigo de cómo todo cambia, para que nada cambie. En un juego de espejos caprichoso en el que mirarse surgirán giros inesperados del destino y un doblez de recuerdos con los que lidiar y no perder la cabeza por el camino en la eterna búsqueda de la serenidad de la aceptación. Lo importante no son las <<first dates>>, sino las <<last dates>>.

RESEÑA: EL RESURRECIONISTA – LUCAS BARRERA – AUTOPUBLICACIÓN, 2021.

Posted on

libro-recomendado-fondo-blanco
1633081076
TÍTULO: EL RESURRECCIONISTA.
AUTOR: LUCAS BARRERA – WEBINSTAGRAMYOUTUBE –  TWITTER –  FACEBOOK
EDITORIAL: AUTOPUBLICACIÓN, 2021
PÁGINAS: 700.
¿DÓNDE COMPRARLO?:  AQUÍ
 

 – SINOPSIS –

Londres, 1831. Cada noche, Vane Blackwood y sus compañeros salen en busca de cadáveres recientes que robar para vender a los anatomistas por cuantiosas sumas de dinero. Los llaman resurreccionistas, la mayor escoria de todo Londres, peores en reputación que un asesino. Llevan a cabo uno de los trabajos más infames y desagradables que se haya ejercido jamás, uno que no permite escrúpulos y les hace ser temidos, pero, sobre todo, odiados. Es algo que tienen asumido, va en el sueldo, pero están a punto de descubrir que siempre hay alguien peor. Veinte años antes, León Ravenscroft, hijo de un humilde estibador, entra en la Marina Real británica por pura casualidad. En ese momento, no tiene ni idea de que pronto su vida dará un giro radical hacia una sucesión de eventos extraordinarios en los que una funesta oscuridad parece empeñada en acompañarle. En El Resurreccionista, los ladrones de tumbas no son más que la punta de lanza de un complejo mercado negro que empieza en lo más bajo de los muelles del Támesis, pasa por la adinerada burguesía y termina en las casas de los más distinguidos nobles. Supervivencia, aventura, venganza, amor, historia, leyendas… Todos estos ingredientes se dan cita en esta historia épica que va desde la Inglaterra previctoriana hasta el Nuevo Mundo y el África ignota, una epopeya que nos cuenta la historia real que dio lugar a la Ley de Anatomía de 1832 en el Reino Unido.

– AUTOR –

Lucas-Barrera-web

Licenciado en Comunicación Audiovisual, desarrolla su carrera en cine, publicidad y medios de comunicación. Se especializa en los departamentos de dirección, cámara y guion. Actualmente compagina el trabajo audiovisual con la escritura. En 2009 publica su primera novela corta, Por quién suenan las campanas, un thriller oscuro sobre superstición el los principios del S. XX. Ya en 2013, llega la que hasta ahora había sido su obra de mayor éxito: La Suerte de las Marionetas, una novela negra trepidante, con un rotundo éxito en Amazon y unas ventas que la hicieron estar entre los libros del año en la plataforma. Este éxito le supondría la entrada en el mundo editorial. Dos años después, publica nuevamente una novela corta, bajo el nombre De la piel del Diablo, una historia de terror que camina en el filo entre lo real y paranormal, el horror psicológico es uno de los puntos fuertes del autor. La obra tiene buena acogida y pronto es traducida al inglés y al italiano. Actualmente están disponibles las tres versiones bajo los nombres: La pelle del Diavolo y From the Devil`s skin. En 2016 llegaría la que hasta hace muy poco era su última publicación, se trata de In Articulo Mortis: El último aliento. Una antología de relato corto y medio de misterio y terror psicológico donde se mezclan algunos de sus escritos de los últimos quince años. Es llevada directamente al papel por El Salto Editorial, con muy buena acogida. Ahora, lanza su nueva, esperada y más ambiciosa novela hasta el momento: El Resurreccionista. Un drama histórico donde crea un universo completo y personal, con una documentación cuidada y exhaustiva del mundo a principios del S. XIX. El Resurreccionista toca muchos géneros, es la aventura propia de los grandes exploradores y sus viajes, también el retrato urbano de la sociedad Londinense de 1800, donde las diferencias sociales eran inmensas, también es el esclavismo, el amor y la amistad. Al fin y al cabo, una historia épica, una epopeya con personajes inolvidables. En lo personal, Lucas Barrera disfruta viajando, leyendo, escribiendo y viendo cine. También le apasionan los deportes de riesgo, la aventura y siempre está abierto a propuestas audaces.

GUSTARÁarrow-145786__340

A los aficionados al género de terror en todas sus variables y con todos sus flecos. A quienes aprecian una buena ligazón literaria entre la ficción y la realidad, consecuencia de la investigación que sustenta y la imaginación que proyecta. A los amantes de la novela histórica en cualquiera de sus estratos. A quienes entusiasman las situaciones de acción y de intriga, con profusión de inciertos héroes y villanos, en extrañas mezcolanzas de papeles. A los que supieron disfrutar por igual a Mary Shelley o a Emilio Salgari.

– NO GUSTARÁ arrow-145782__340.png 

A quienes desagradan las historias donde el líquido vital es derramado con violencia, o mana perezosamente por gravedad, junto a otros fluidos. A los racionalistas históricos que prefieren nítidos compartimentos entre hechos y ficción. A los que impresiona la violencia extrema, de cualquier género, hasta el punto de turbar su sueño, especialmente aquella ejercida sobre los más débiles. A los que se sobresaltan con los ruidos nocturnos después de una lectura truculenta. A los enemigos de sospechosos bisturíes, escalpelos o lancetas.

– LA FRASE vintage-1751222__340.png

«El otoño de 1830 había sido especialmente duro y el invierno estaba siendo aún peor. Las gélidas noches hacían más difícil su penoso trabajo pero, irónicamente, esta era una gran noticia para cualquier resurreccionista, pues mantenía frescos los cuerpos por más tiempo y eso significaba más dinero».

– RESEÑAletter-576242__340.png

El resurreccionista, de Lucas Barrera, podría ser un compendio antitético de lo que venimos llamando humanidad. Las sumas y restas de valores, probablemente más restas que sumas, que conforman el mundo actual y que, individual o colectivamente, lo han marcado desde el principio de los tiempos. Afortunadamente, la realidad es que nos encontramos ante una gran novela, tanto cuantitativa como cualitativamente que utiliza de forma equilibrada la argamasa realidad-ficción. Vivimos tiempos apresurados donde afrontar la construcción de una obra, que acaba impresa en setecientas páginas, es hoy día, cuando menos, un acto de valor. Pertenecemos a una sociedad que parece rendirse a la inmediatez y al eslogan, al tuit, al selfi, al titular periodístico y, en definitiva, a aquello que impacte mucho y que precise el mínimo esfuerzo por parte del receptor. Literariamente, en el género que nos ocupa, con todos los respetos para ellos, se juega habitualmente en el campo de la novela corta y, si es posible, en el microrrelato. Profesionales muy cualificados de la pluma, que han merecido los máximos premios literarios de novela en España en los últimos años, no han sobrepasado para lograrlos las 550 páginas. El Planeta 2021, “La Bestia”, escrita a seis manos, de Carmen Mola, es de las más extensas (544 páginas), mientras que el Alfaguara 2021, Los abismos de Pilar Quintana se plasmó en menos de la mitad (256 páginas). Es evidente que no tiene por qué haber proporcionalidad entre la extensión y la calidad (en muchísimos casos no la hay) pero reconforta saber que, como en el caso que nos ocupa, tampoco la deteriora y, por el contrario, la amplitud de El resurreccionista se celebrará por muchos devotos lectores.
El_ladr_n_de_cad_veres-556673851-largeEl término resurreccionista (body snatcher) no existe en el diccionario de la RAE, aunque es un eufemismo tan extendido y conocido que, quizás, debería figurar en él. Es verdad que los practicantes de dicha <<profesión>> no ejercitan nada que pueda revivir a un difunto y, por el contrario, contribuyen a condenarlo a una segunda y truculenta muerte. A veces a una tercera. Pareciera que no merece la pena insistir ni comentar más sobre tan desagradable ocupación, dada la profusión que de ella han hecho la literatura y el cine. Encontramos numerosos ejemplos para todos los gustos del uso y el destino que, a lo largo de los siglos, se ha venido dando al cuerpo humano, vivo o muerto, que como Templo del Espíritu Santo (Corintios: 6-19) para unos y <<androide mecanicista>> para otros, alberga materias y potencias de variada utilidad. La lista sería interminable. De hecho, para todos los interesados hay material desde múltiples publicaciones y casi cualquier enciclopedia, sea física o virtual. Imposible no recordar al enamorado médico Sinuhé el egipcio de Mika Waltari, novela histórica paradigmática de 1945, descriptiva de un mundo tres mil quinientos años anterior al nuestro. También es obligado citar al escocés Robert Louis Stevenson y su cuento de terror de 1884, The body snatcher (El ladrón de cadáveres). Incluso en la llamada literatura juvenil podríamos preguntar, ocho años antes de ese cuento, al bueno de Tom o a su amigo Huckleberry Finn, al doctor Robinson, al indio Joe, o al borracho Muff Potter en Las aventuras de Tom Sawyer de Mark Twain, publicada en 1876. Así confirmaremos que la mala práctica con cadáveres se extiende mucho más allá de las cortapisas que tuvieron Rob, El médico de Noah Gordon y su maestro Avicena. También el cine nos ha dejado innumerables muestras de esta lucha épica entre ambas fuerzas que, en innumerables ocasiones, presenta desenlaces absolutamente indeseados. En tiempos algo más recientes, los controvertidos Cuerpos y Almas de Maxence Van Der Meersch, publicada en 1943, o las diferentes versiones de The Body Snatchers (La invasión de los ladrones de cuerpos o Los invasores de cuerpos) de Jack Finney, publicada en 1955, y su ristra de filmes y seriales, podrían darnos pistas. Incluso podemos dejar (al menos por un momento) al malévolo conde de la capa negra y al doctor cuyo apellido suele confundirse con su <<creación>>, para comprobar que a veces la realidad más actual nos muestra, como al azar, señales inequívocas de la connivencia entre las tumbas y la ciencia médica. Y, en medio, los vehículos necesarios. Los facilitadores de la materia prima.
69La pragmática legalidad actual, y la abundancia de cadáveres cedidos a la medicina, no ha conseguido en todas las ocasiones mejorar la praxis y las actividades conexas, seguramente insustituibles para la ciencia médica pero que también erizan el vello, si bien es de suponer y desear que se trata de casos episódicos. Los lectores del diario El Mundo supieron en mayo de 2014 que 534 cadáveres se almacenaban en condiciones de absoluta insalubridad en la Facultad de Medicina de la Universidad Complutense de Madrid. A consecuencia de ello, y de otras irregularidades relacionadas, fue procesado posteriormente el jefe del Departamento de Anatomía Humana y Embriología. Pero la auténtica <<esencia del género resurreccionista>> la marcó el Diario de un resurreccionista, memorial de un histórico y auténtico miembro destacado de esa infame profesión que dejó un testimonio escrito para echarse a temblar. La novela de Lucas Barrera nos da debida cuenta de todo esto y de mucho más, nos describe al personaje clásico del resurreccionista, criminal de la más baja estofa, y nos ofrece casi todos los ángulos y muestras de sus facetas más depravadas. Sin embargo la novela trasciende la mera semblanza analítica y detallada de estos personajes, de sus usos, métodos y costumbres, incluso de su psicología, para tejer una narración poliédrica donde tendrán cabida múltiples subgéneros de la novela clásica perfectamente imbricados y armónicos; desde el terror a las aventuras, desde el erotismo a la necrofilia, de la intriga y el suspense al más puro género negro, del costumbrismo a la introspección y, a veces, al romanticismo.
foto-2-17De la mano del autor y gracias a su trabajo, el lector puede subir y dejarse llevar con comodidad por una amena <<alfombra mágica>> que le transportará a multitud de variados escenarios. Como es lógico visitará cementerios y criptas, salas de anatomía y oscuras mazmorras, pero también presenciará batallas navales y naufragios. Asistirá a aristocráticas fiestas donde podrá coincidir con inquietantes y remotos descendientes de Vlad Tepes (alguno retratado también por Mario Peloche en su Dama Pálida). Se hallará presente en combates con despiadados nativos africanos y en sus espeluznantes rituales. Acompañará a esclavos de toda condición en terribles singladuras y en extenuantes caravanas. Podrá deambular por el sórdido Londres del siglo XIX, con sus peligros, sus pestilencias, sus tabernas y sus burdeles. Podrá, si lo desea, camuflarse en el espeso e inquietante esmog de Whitechapel y pasear  por los territorios <<de caza>> del infausto Jack, que este transitaría más de cincuenta años después del eje temporal de esta novela.
El resurreccionista es una obra bien construida y exquisitamente documentada, sin adornos excesivos que distraigan la atención de la trama. Lucas Barrera demuestra haber puesto su mejor empeño al servicio de sus lectores mostrando, a los menos versados en historia inglesa, curiosos aspectos de la vida y costumbres de la Inglaterra del siglo XIX. Incluye la relación de personajes, reales y ficticios que puede resultar de gran ayuda y unas pertinentes notas aclaratorias iniciales. Más adelante introduce las justas (y amenas) notas a pie de página e incluso una línea de tiempo de la acción y, finalmente, una sugerente y atractiva bibliografía para los más interesados en el género. ¿Hay quién dé más?