RESEÑA: EL PRECIO DE SUS ALMAS – MANUEL S. PÉREZ – AUTOPUBLICACIÓN, 2020.

Posted on Actualizado enn

libro-recomendado-fondo-blanco

1642988389

TÍTULO: EL PRECIO DE SUS ALMAS.

AUTOR: MANUEL S. PÉREZ – WEBINSTAGRAMTWITTERFACEBOOK

EDITORIAL: AUTOPUBLICACIÓN, 2020.

PÁGINAS: 400.

¿DÓNDE COMPRARLO?:  AQUÍ


 – SINOPSIS –

¿Qué hacer cuando tu deber no obedece a lo que dicta la razón? Cuando la única solución es separarte de tu familia para que estos no corran peligro… Heinrich y Gabriel son los protagonistas de esta historia cargada de intriga, emoción, guerra, lealtad y amor. Métete en la piel de los personajes y descubre todas sus emociones. En la Alemania Nazi, desde el frente, hasta el holocausto, para finalmente, verte involucrado en un plan arriesgado y complejo ideado para salvar vidas, cuya pieza clave es el libro de un escritor famoso. ¿Cómo acabará todo?

– AUTOR –

9cv5s8nca5j49mhslcv936e5od._SY600_

– GUSTARÁarrow-145786__340

El precio de sus almas será del interés de los lectores de novela histórica contemporánea con una profunda carga didáctica y expositiva. Los hechos sorprenderán a aquellos que no sean duchos en la materia y recordará a los conocedores del Holocausto que el ser humano es capaz de las mayores aberraciones al tiempo que de los gestos de solidaridad y compasión más arriesgados. Interesará también a todos los lectores que quieran ampliar conceptos y sucesos particulares más allá de los grandes temas del género mucho más comunes y conocidos.

– NO GUSTARÁ arrow-145782__340.png 

A los que prefieren dejar a un lado la cara más oscura del alma humana y centrarse en lecturas más vitalistas, ligeras o acomodadizas. Tampoco será del interés de aquellos lectores más cercanos al vértigo y al dinamismo de novelas que bullen en el suspense o en la acción. El precio de sus almas, para puristas e historiadores, se podría quedar algo corta ya que el relato toma mayor peso en el apartado relacional y dialogante por encima de la minuciosidad descriptiva.

– LA FRASE vintage-1751222__340.png

«A cada prisionero se le ubicaba en un barracón en función del tipo de insignia que llevara en el traje. A mí y a otros cuatro prisioneros que lucíamos en el pecho la estrella de David amarilla, nos asignaron uno que estaba situado muy cerca de la entrada al campo, exactamente, el barracón número 38. Cuando pisé por primera vez el suelo del cuarto de literas, una sensación de desamparo me embargó por completo. El hedor reinante en la sala se antojaba insoportable y las literas de madera de tres pisos presentaban un estado lamentable».

– RESEÑAletter-576242__340.png

moon-watcher-en-2001-una-odisea-en-el-espacio-1968-de-stanley-kubrickHoy traemos para reseñar la novela de Manuel S. Pérez, El precio de sus almas. Una novela que indaga en la relación entre la crueldad y la compasión, entre los horrores más ignominiosos de la guerra y las almas salvíficas que intentan adaptarse incluso en el mismísimo infierno sobre la tierra.
Para algunos, el Holocausto, el genocidio y la limpieza étnica son temas trasnochados y de otros tiempos. Algo caduco que ocurrió en blanco y negro y del que estamos ya todos a salvo en nuestras confortables vidas modernas, digitales, de bailes, tuits impertinentes y coreografías en las redes sociales. Pero la memoria, que es flaca cuando el horror no nos golpea en el presente, es necesario refrescarla sin aspavientos ni ruido ensordecedor, pero sí con docente exposición. Ya lo dijo Thomas Hobbes: Homo homini lupus (El hombre es un lobo para el hombre).
Hasta aquí hemos llegado los más fuertes e inteligentes (lean la amena exposición de este concepto del historiador Yuval Noah Harari) a costa de los menos preparados y peor adaptados. Una vez en la cúspide de la cadena alimenticia y social hemos traicionado a nuestros ancestros. En la naturaleza hay pocas muestras de crueldad, tampoco de solidaridad o empatía (propias del Homo Sapiens). Estas características, inherentemente humanas, han originado que juguemos con la comida, aspecto que no ocurre en la lucha por la supervivencia natural. No nos conformamos con el bienestar personal y el de nuestro clan, sino que disfrutamos pisando el cuello al otro. Y cuando se dan los condicionantes históricos para que el horror se propague como la pólvora sin que nadie frene la mecha, ocurre lo que tenemos en estas páginas. El demonio se abre paso como un cuchillo caliente en mantequilla. Ya lo dijo el telepredicador de la película El amanecer de los muertos de George A. Romero (Dawn of the dead, 2004): cuando el infierno esté lleno, los muertos caminarán sobre la tierra. Algo parecido debieron pensar las tropas aliadas cuando fueron liberando campos de concentración por toda Europa y fueron testigos de las deplorables y famélicas condiciones en las que se encontraron a los prisioneros supervivientes.
palabrasquevenden.es-La-lista-de-errores-de-SchindlerEl precio de sus almas nos introduce en el campo de concentración de Sachsenhausen. A tan solo 40 kilómetros de Berlín el terror se instaló dentro del territorio alemán. Más lejos quedaban otros campos alemanes como Bergen-Belsen, Breitenau, BuchenwaldDachau. Más lejos aún los infames campos polacos con Auschwitz-Birkenau tristemente a la cabeza con su legado documental, literario y cinematográfico. De la epopeya dramática de La lista de Schindler (Steven Spielberg, 1993) podemos rescatar varios momentos para acercarnos a la novela de Manuel S. Pérez, principalmente tres: El descubrimiento gradual por parte de Oskar Schindler de los horrores del exterminio de los judíos por los nazis; la locura del comandante de campo Amon Goeth con la cosificación de los prisioneros al tiempo de su divinización personal al más puro estilo del Nerón de Peter Ustinov; la niña del abrigo rojo como recurso para pasar de lo abstracto a lo concreto (Spielberg pone el foco del horror en la figura inocente de una niña para obligar al espectador a individualizar el horror y hacerlo propio y devastador. Uno de los grandes problemas de lo colectivo es que no somos capaces de observar las situaciones y dramas concretos. Si no se nominalizan las sucesos desgarradores se corre el riesgo de que estos pierdan importancia para el que se asoma a los mismos, aunque esté mirando directamente al abismo). Todos estos puntos los toca Manuel S. Pérez de una u otra forma en su conmovedora y realista novela. Una interesante reflexión jalona toda la narración: verdugos y víctimas son roles que pueden perfectamente intercambiarse dependiendo de los condicionamientos sociohistóricos con los que nos topemos. El ser humano es uno de los ejemplos más claros del yin y el yang. Fuerzas contrapuestas que se equilibran. El problema surge cuando un puñado de hombres encarnan al mal absoluto y a la oposición benefactora le es imposible aplacar la megalomanía del tirano de turno.
Maletas-prisioneros-Auschwitz-Foto-angularfotograficacom_LRZIMA20160607_0020_11Manuel S. Pérez narra la historia paralelas en el tiempo de dos individuos que, como comentábamos anteriormente, solo son culpables de haber sufrido condiciones diferentes o dicho popularmente «estar en un sitio concreto, en el momento indicado». El autor va desgranando la vida de cada uno de ellos: relaciones familiares, laborales, sueños, expectativas, afinidades políticas, creencias religiosas… Todo ello contribuirá para que el lector conozca qué factores y decisiones les llevan a cada uno hacia un destino del que no será fácil desprenderse. Es importante, antes de criticar a una persona, saber cuál ha sido su bagaje cultural para llegar a tomar sus (buenas o malas) decisiones. En El precio de sus almas el autor hace un importante esfuerzo por cimentar los pilares de cada personaje para que el lector entienda que sus aciertos y sus errores vienen marcados por un pasado del que es difícil deshacerse. El rumbo de colisión de dos realidades muy diferentes llegará a establecerse en un lugar de pesadilla.
El autor va engarzando e hilvanando el rumbo de colisión de los dos protagonistas. Es muy interesante observar los distintos derroteros que toma la vida de cada uno de ellos. Partiendo de posiciones parecidas vemos el ascenso y la caída en desgracia progresiva de cada uno de ellos. El judío tendrá que hacer frente a un día a día de ocultación, estraperlo, juego de lealtades y traiciones, sacrificios familiares y personales, y toda una batería de artificios para procurarse la supervivencia en el momento en el que su nombre se convierte en un número. Al tiempo, el militar, se aplicará a fondo para conseguir un puesto en el estamento castrense que enorgullezca a su familia, aunque esto suponga hacer de tripas corazón y bregar con los aspectos más oscuros del alma humana con la eugenesia y la supremacía como estandartes. Para conseguir este lienzo cotidiano el autor acompaña a sus protagonistas por tareas rutinarias que le servirán al lector para profundizar en la psicología de cada uno de ellos. No son momentos de alta tensión ni frenéticos la mayoría de ellos, pero sirven para fijar el realismo histórico del momento y se alejan del corte más de thriller narrativo para entrar en terrenos más introspectivos en primera persona. Cuando la tragedia se desata en toda su intensidad llegará el punto de no retorno. La novela se encaminará entonces hacia la parte más dinámica con trazas de Los falsificadores (Stefan Ruzowitzky, 2007) o de La gran evasión (John Sturges, 1963). La esperanza se alternará con el dramatismo en los momentos finales y todo será posible en el desenlace de estas dos almas condenadas a entenderse.
«Quien con monstruos lucha cuide de no convertirse a su vez en monstruo. Cuando miras largo tiempo a un abismo, también este mira dentro de ti». (Friedrich Wilhelm Nietzsche).

campo-concentracion-sachsenhausen

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.