Últimas Actualizaciones del Evento

UN CORAZÓN ROTO SE VISTE DE AMARILLO – JOSÉ MANUEL PÉREZ VARELA – AUTOPUBLICACIÓN, 2019.

Posted on

libro-recomendado-fondo-blanco

411fNY8YwwL

TÍTULO: UN CORAZÓN ROTO SE VISTE DE AMARILLO.

AUTOR: JOSÉ MANUEL PÉREZ VARELA – INSTAGRAMTWITTER –  FACEBOOK

EDITORIAL: AUTOPUBLICACIÓN

PÁGINAS: 246.

¿DÓNDE COMPRARLO?:  AQUÍ

 – SINOPSIS –

Esta pequeña parte del libro sirve para sintetizar en pocas líneas la obra que tienes entre manos. Sin embargo, me he devanado los sesos y no he conseguido resumirla y mucho menos he sabido definirla. Podría decirte que es una novela histórica, aunque la historia no es lo que se ha vivido, sino lo que se recuerda, cómo se recuerda, cómo se cuenta y quién lo cuenta; y todo esto es muy difícil de llevar a cabo sin apasionamientos. También podría decir que dentro hay una historia de amor, pero no es esta una novela romántica, ni mucho menos. Tampoco la puedo clasificar como bélica, aunque tenga la Guerra Civil Española como trasfondo. Finalmente, y esperando que perdones mi ánimo, prefiero que tú mismo pases la primera página y te adentres en la novela. Te aseguro que será mucho más placentero para ti que vayas desgranando su contenido a través de la mirada triste de su protagonista. Escribí esta obra con todo el cariño y dejándome el alma para que los jóvenes de quince a cien años no olviden nuestra historia. De hecho, puedo desvelarte que vivirás y sentirás lo mismo que Diego, un niño campesino de diez años que es trasladado a un curioso hotel en medio de la nada. Allí dentro, en compañía de otros pintorescos huéspedes y de su viejo zurrón, tratará de recomponer su áspero pasado y descubrir un horrible secreto que le atormenta y que guarda en la hondura de su corazón. ¿Quieres descubrirlo con él?

 – AUTOR –

81X20YEXtHL._UX250_
Nacido en 1979 en Coruña (Galicia) y afincado en Tenerife por motivos laborales. Electrónico industrial, criminólogo, funcionario y en sus ratos libres escritor. Un corazón roto se viste de amarillo es su primera novela. Una novela solidaria cuyos beneficios irán a parar a la Asociación Española Contra el Cáncer.

– GUSTARÁarrow-145786__340

A todos los lectores que aprecian el juego y creación de personajes con una particular sensibilidad en un entorno adverso y asfixiante que les hará luchar con las pocas armas que están a su alcance: la esperanza, la confraternización y la amistad. Esta “fábula” será del interés de todos aquellos lectores que buscan historias donde los personajes, de voces corales, modelan el propio espacio descriptivo.

– NO GUSTARÁ arrow-145782__340.png 

A los que supeditan el ritmo cinematográfico del thriller en sus lecturas al contenido y a la voz de los personajes. Tampoco será del interés de los que busquen un lienzo histórico preciso de la guerra civil española. En la presente novela el hiperrrealismo es tangencial en favor del contexto de una función muy concreta en el espacio y en el tiempo. El texto encuentra antes la moraleja que la fidelidad de los hechos del pasado de posguerra.

– LA FRASE vintage-1751222__340.png

“Diego se retiró cabizbajo a su habitación, no sin antes llevarse su ración de caramelos del postre y también la de sus compañeros de mesa. Pero ni todo el dulce del monasterio podía animarlo. Alcanzó la parte del piso de arriba del hotel y pudo notar que a la pared del ala de su residencia les faltaban cuadros. Su habitación también había sufrido cambios: el mobiliario estaba todo removido, la estantería ya no poseía  los mismos autores, quedaban algunos cuentos de miedo y poemas tristes. El cuadro La cara de la guerra de Salvador Dalí lucía en lugar del lienzo de El Bosco. Alguien había removido la estancia 206 sin en permiso de su dueño. Presentaría una queja a la mismísima dirección. Ya era la segunda vez que invadían su intimidad”.

– RESEÑAletter-576242__340.png

las-carceles-reconvertidas-en-hotel-que-te-sorprenderan-4Hoy traemos para reseñar Un corazón roto se viste de amarillo, de José Manuel Pérez Varela. Una fábula atemporal, aunque el texto quede perfectamente enclavado en uno de los tiempos más convulsos de la historia española: la posguerra de la guerra civil española. A toda guerra, y en especial a las fratricidas, les acompaña y les sucede un período de ajuste de cuentas, silenciamiento de la oposición, asfixio normativo, además del ajusticiamiento inmisericorde y sumario en el que desemboca. Hay dos maneras de contar los relatos históricos para la comprensión y formación de las nuevas generaciones: una es la fiel, ortodoxa, realista y cruda reproducción; la otra es mediante la metáfora, la hipérbole, el histrionismo, la paradoja e, incluso, la ucronía. Así nos podemos encontrar por comparación en la Segunda Guerra Mundial a La lista de Shindler como ariete de un mensaje que ha conseguido llegar de manera global a todos los estratos de la sociedad como ejemplo de las consecuencias del nacionalismo excluyente, adoctrinante, supremacista y dictatorial. De otro lado, se encuentran los relatos que emplean otras fórmulas para llegar al público, tocando diferentes teclas para alcanzar el mismo mensaje: la intolerancia y la violencia intrínseca de los pueblos, tarde o temprano acabará con ellos. Ahí están, desde La vida es bella, a Jojo Rabbit, El niño con el pijama a rayas o, incluso, Malditos bastardos. También queda para los más preparados el extremo realismo de películas como el Hijo de Saúl que arranca el alma del más altanero y hierático espectador. Un corazón roto se viste de amarillo se acerca a esa pequeña extrañeza que le invade a un lector cuando se introduce de lleno en Shutter Island de Dennis Lehane, en Los renglones tornidos de Dios de Torcuato Luca de Tena, en La montaña mágica de Michael Mann, en La peste de Albert Camus o en El Ángel exterminador de Luis Buñuel. Algo no le cuadra, algo no fluye. Siente una rareza.
webEn la presente novela son los protagonista los que “le comen la tostada” al narrador omnisciente. Un plantel coral de almas que vagan sus penas, sus anhelos y sus esperanzas por un hotel que formatea y resetea todo lo que se salga de sus directrices, ideario y procesos normativos. Mientras el individuo se mantenga dentro de los márgenes marcados podrá ser acreedor de una falsa libertad (pueden apreciarse paralelismos con El cuento de la criada de Margaret Atwood), pero al primer atisbo de rebeldía las consecuencias serán implacables. El narrador pincela el contexto histórico-social del panorama de posguerra pero deja vía libre a los personajes para que completen lo que la fría descripción no alcanza. Un corazón roto se viste de amarillo es, principalemente y ante todo, una novela de personajes en la mejor tradición de Wenceslao Fernández Florez, Miguel Delibes, Camilo José Cela, las tragedias de Lorca o Lope de Vega, o los personajes nocturnos, marginales y pendencieros de Luces de Bohemia de Valle Inclán. En la presente obra, un nutrido grupo de personajes crean un atmósfera de realismo mágico entre ellos y con sus celadores, que harán que el lector se cuestione hasta la propia verosimilitud del relato, ya que el propio autor juega con una estructura que se aleja de lo concreto para entrar en el espacio de los abstracto, lo fantástico y lo desarraigado. Las interactuaciones de todos ellos, desde los primerizos recelos hasta la progresiva camaradería batallando con sus penurias, desventuras y miserias, dejarán su impronta en el lector. Y uno por encima de todos: Lola, (descúbranla ustedes, aquí no diremos más). Para redondear el bodegón tenemos al director del hotel donde se alojan estos “huéspedes” que abraza trazas del mejor doctor Frederick Chilton de El silencio de los corderos o del alcaide Norton de Cadena perpetua.
Un corazón roto se viste de amarillo “vuela sobre el nido del cuco” de varias realidades. Se expone el intento de protección de la infancia contra aquellos que quieren manosearla, el abuso sistemático y homofóbico a aquel que mira de distinta manera o la institucionalización de los denominados “niños robados”. En este centro, la falsa “cura del bienestar” afecta a todos, pero con diferente intensidad: los cautivos sufrirán la lucha interna entre salvar su convicciones personales o claudicar en favor del reglamento establecido por la dirección del hotel; y los captores palparán la impotencia de ver cómo sus procedimientos inquisitoriales no dan el resultado que esperaban. En la novela de José Manuel Pérez Varela habita lo mejor y lo peor del ser humano. Son precisamente en los lugares pequeños y claustrofóbicos donde se conoce la verdadera catadura moral de cada individuo. Es ahí donde, una vez despojados de los convencionalismos éticos y morales y en un estado de permanente alerta y supervivencia, aparece el hombre desnudo. La presente novela, a modo de fábula redentora, nos aproximada al horror de lo cotidiano; aquel que, ejercido con periodicidad, acaba minando la cordura del más templado. El crisol escénico del “hotel” planteado por el autor es un microcosmos, un invernadero del ying y el yang humano. De lenguaje raudo, incisivo y permeable a todo tipo de lectores, Un corazón roto se viste de amarillo es una enriquecedora fábula donde se atestigua, una vez más, que en la lucha entre hermanos, solo hay perdedores.

Tierra_del_Fuego_-_Cárcel_del_fin_del_mundo_de_Ushuaia

LEY DE VIDA – JOSÉ LUIS PUJOL – EDITORIAL OBRA PROPIA, 2019

Posted on Actualizado enn

libro-recomendado-fondo-blanco

41C61L8k6sL

TÍTULO: LEY DE VIDA.

AUTOR: JOSÉ LUIS PUJOL – FACEBOOK

EDITORIAL: EDITORIAL OBRA PROPIA – WEB

PÁGINAS: 264.

¿DÓNDE COMPRARLO?:  AQUÍ

 

 – SINOPSIS –

Esta es la historia de tres amigos -Gonzalo, Roberto y Marcos- en la encrucijada de sus vidas, donde se pondrá a prueba su amistad, su lealtad, su futuro y su pasado…en una lucha contra la enfermedad, contra el olvido, contra el engaño y contra la pérdida de identidad. Pero Ley de vida es mucho más que eso: la historia de un hijo que no quiere morir antes que su padre, la de un perro que atiende a la llamada de la naturaleza, la de un marido que quiere mantener viva a su difunta esposa, el relato de un hombre que quiere suicidarse, el de un viudo que busca a la mujer de su vida, el thriller sobre unas cenizas robadas, el encuentro inesperado con la diosa del amor, un artista en busca de su cuadro, un viaje iniciático junto a la muerte, el cuento de dos niños jugando en un tren, un asesinato entre las flores, el relato de un niño con piel de cordero y otro con garras de lobo, de un hijo que pierde a sus padres, y de una hija que los encuentra, la crónica de una vieja fotografía, de un castillo de naipes que se desmorona, la carta póstuma de un padre a su hijo, la historia de un tiburón y cuatro bogavantes que intentan volver al mar…pero sobre todo, la búsqueda de una vida mejor. Sin duda una obra divertida y trágica por partes iguales, controvertida y políticamente incorrecta, profunda y banal, amena y fácil de leer. Una narración inclasificable, a medio camino entre la novela y el relato, que sin duda atrapará al lector desde su inicio, con el magnetismo y el brillo de sus páginas. Todo esto y mucho más… es Ley de vida.

 – AUTOR –

AVT_Jose-Luis-Pujol-Reines_7154
Colaboró como crítico literario para la revista Ajoblanco, como crítico d arte para la revista Arena y como articulista en diversos diarios y publicaciones locales. Autor de “La perla negra y otros relatos”, publicada simultáneamente por esta misma editorial, nos presenta ahora su primera novela. Pero ya se sabe que a cada lechón le llega su San Martín, así que ahora le toca el turno de ser criticado con la misma dureza que departía, por esta su opera prima… es Ley de vida.

– GUSTARÁarrow-145786__340

A los amantes de la experimentación literaria y de los juegos narrativos, pero sin caer en la abstracción superlativa que lo llevaría al absurdo. Será del interés de aquellos lectores que disfrutan con los juegos de enredo sentimental social, los espacios para el drama y los nexos de amistad entre los personajes, rodados desde distintos puntos de vista con avances y retrocesos de cámara.

– NO GUSTARÁ arrow-145782__340.png 

A los que prefieren las lecturas continuistas, cronológicas, ordenadas y sin sobresaltos en los que no es necesario prestar mucha atención para no perderse en la trama de los acontecimientos. Tampoco interesará a los que huyen de los formatos alternativos a la narrativa clásica.

– LA FRASE vintage-1751222__340.png

“Estaba algo nervioso. Jamás antes había entrado en una web de contactos, pero Marta había muerto hacía ya más de dos años y tenía que ponerme de nuevo en circulación… era ley de vida”.

– RESEÑAletter-576242__340.png

MUÑECAS RUSAS (46)Hoy traemos para reseñar Ley de vida de José Luis Pujol. Una aventura y experimento metaliterario que gustará por igual a quienes son lectores de tramas y contenidos sencillos como a aquellos buscadores de nuevas formas de narrar y de divulgar contenidos. Ley de vida es una obra tan particular y alejada del encasillamiento de géneros y formatos que, al menos, el lector no tendrá más remedio que reconocer el esfuerzo del autor por ofrecer un menú diferente, creativo y michelinesco a lo que aparentemente podría haber sido una antología de relatos independientes e inconexos. La vía de la colección la tenía muy fácil. Simplemente con dejar las cosas como estaban, corregir los nombres de los protagonistas y retocar alguna que otra circunstancia, le habría salido un conjunto de relatos más o menos resultón según, gustos, colores y exigencias varias del sesudo lector. Pero no, el autor ha decidido jugar al trampantojo narrativo o al Elige tu propia aventura. 
Es práctica habitual de los escritores de relatos que, una vez que han finalizado la escritura de los mismos, dudan del orden en que deben ser publicados. Duda él en soledad, o duda en compañía del editor, en función de quién tenga la última palabra sobre la obra y con ello sobre las hipotéticas ganancias en ventas. El escritor suele tener dos métodos (hay muchísimos más): el cronológico; el cual, como su propio nombre indica, permite elaborar el índice en función de la fecha en que se hayan parido los relatos (de más antiguo a más moderno normalmente) y así poder comprobar cuál es la progresión del autor en su lucha con las letras. El otro es el de compensación: el autor, según su criterio solitario y con la ayuda de sus lectores de confianza, elabora un listado en el que situará su mejor relato el primero para elevar el interés del lector y, posteriormente, irá intercalando el resto de relatos según las distintas calidades, para finalizar con alguno que deje buen sabor de boca o recuerdo. Si depende la elección solo del editor, los métodos, a veces, son mucho más complejos. Luego está el método de la baraja, el cual consiste en que se numeran los relatos y, al azar, se sacan las cartas de una baraja y, como dicte la diosa fortuna, así quedan ubicados. No podemos saber el método utilizado por José Luis Pujol, pero sí podemos asegurar que no defraudará a aquellos que disfrutan con lo diferente. Además, homenajeando a la película Origen, tenemos una matrioska central en forma de interludio que se enquista en el relato entre otras capas. Es una forma de acentuar la idea de que son nuevos tiempo para nuevos formatos de narración.
tres-amigos-varones-sentados-juntos-disfrutando-videojuego_23-2148160146Según las estadísticas, la longitud media de las novelas no hace otra cosa sino que adelgazar. Lejos empiezan a quedar la novela típica de 400/600 páginas (es el mismo adelgazamiento que han sufrido las películas en relación al auge de las series televisivas). En un mundo multitarea, donde mantener la atención en un mismo contenido es cada vez más difícil por el influjo de la digitalización de los contenidos de ocio, los formatos cambian. Se alzan los microcuentos, microrrelatos, antologías, poemarios modernos y “arrítmicos”, además de las más cuestionables andanzas de youtubers, triunfitos, tronistas, políticos, polemistas, etc que además, muchos de ellos, utilizan “negros” para que les escriban sus memorias y andanzas. Pero José Luis Pujol ha aunado lo mejor de un relato clásico de enredos sociales y románticos con situaciones rocambolescas y humorísticas, con otras más solemnes y sentimentales (pero no almibaradas). El autor mide muy bien los tiempos y no deja nada al azar. El único azar es el de sus personajes que se enredan en mil batallas, desde la pasión del catre, hasta la lucha en la camilla del centro hospitalario. Pero, sobre todo, Ley de vida habla de los mecanismos deterministas que hacen del mantra cotidiano de: “eso tenía que pasar, es Ley de vida” una filosofía fatalista en la que nuestras decisiones ya han sido consensuadas por el sumo marionetista y de cuyas acciones ninguno somos ajenos, ya que la escapatoria es una mera ensoñación de espejismo desértico. Y en el centro de toda esta ciclogénesis explosiva se encuentra la camaradería de tres amigos que cruzan sus caminos, sus anhelos, deseos, secretos y destinos en un cóctel de difícil conciliación y de final incierto.
soñar-que-estas-perdidoLey de vida se articula entorno a la cotidianidad de las idas y las venidas de toda relación de amistad y de pareja, esto unido a la original puesta en escena con capítulos que no siguen un orden cronológico y que exigen la atención del lector para no perderse (aunque el autor haga lo posible por anotar recordatorios oportunamente), logran un resultado final que se sale de la lectura pasiva. El lector luchará contra su propio recuerdo narrativo para saber en dónde se encuentra. Hay que recordar que este ejercicio de funambulismo narrativo sin red de seguridad es el mayor riesgo que corre un autor, y que la mayoría tratan de evitar. Todo compositor cultural se obliga a cumplir la primera premisa del arte en cada obra: el contexto. El miedo a si el lector o espectador de la obra se sentirá perdido al no poder englobar lo que está viendo con sus expectativas y sus propios conocimientos. Y lo peor de todo, ¡el apocalipsis!: perder al lector para siempre. Aquellos que como José Luis Pujol, que invierten tiempo y recursos personales en aventurarse en tierras pantanosas en las que se le pide un esfuerzo al lector para que le siga hasta el final de su concepción novelada, lo primero que hay que hacer es reconocerles la valentía de arriesgarse a la incomprensión o a la desidia. Más si cabe en momentos donde las obras culturales cada vez más caen en un caldo de clichés para mantener cómodo al espectador. Solo aquellos que han llegado a la cima se permiten volar libres como Martin Scorsese filmando El irlandés con una duración de tres horas y media de puro goce. El oficio se pierde y las nuevas generaciones exigen contenidos fáciles de digerir y confortables de evacuar. José Luis Pujol atraviesa el abismo con la firme convicción de que pudiera ser incomprendido o desechado en el lineal físico o digital de la librería de turno. Pero la creatividad es así: furiosa, caprichosa, violenta… y cuando pugna por salir no se le pueden poner barreras. Quien se las pone están cercenando y traicionando a su musa y amoldándose a los tiempos que corran en cada momento de lo políticamente correcto o de lo mediáticamente consumible.
Ley de vida toca aquí y allí temas universales, pero desde la cámara al hombro de la playa de Omaha, donde todo lo que salpica lo hace con un realismo ausente de moralismos y convencionalismos. Lo que ocurre cuando se apagan los focos de los realities y los concursantes llegan a su casa con el pelo engominado ya zarrapastroso y tienen que cenar en solitario algo congelado y precocinado. Ahí, donde la verdad llama a la puerta se encuentra esta obra que, hablando de todo un poco, identifica punzantemente el ADN de los sentimientos primigenios que se cuelan en los daguerrotipos de las cajas de fotografías de los desvanes decimonónicos y que, cuando salen, asaltan de nostalgia a aquel que pensaba que su vida era rutinaria e insulsa. Si el lector ha sido constante y atento verá a los que le rodean con otros ojos. Es ley de vida.

Vida-verdadera_2155894452_13886934_660x371

ENTREVISTA A IVÁN INCERTI MORALES – LA CAMPANA DEL TIEMPO

Posted on

ENTREVISTA A IVÁN INCERTI MORALES

LA CAMPANA DEL TIEMPO

 

Vivió su adolescencia en Tánger, donde se aficionó al ciclismo en ruta, así como a los juegos de rol. Empezó también a descubrir el fantástico mundo de los libros, leyendo desde literatura clásica hasta novelas de aventuras. Paul Bowles, Ernest Hemingway, Dostoyevski, Gabriel García Márquez y Julio Verne fueron de los primeros que le enseñaron la magia de las letras.
Ya acabado el instituto, siguió sus estudios de informática en Málaga, donde reside actualmente. El auge de la tecnología durante estos años fue de la mano a su curiosidad, y su afán de poder crear le llevó a prosperar en su oficio. Creó una plataforma de autopublicación de relatos cortos, donde él mismo contribuyó con varias creaciones. Más adelante tuvo la enorme suerte de formar una familia, de la que se siente tremendamente enamorado a cada día que pasa.
Comenzó su andadura en la escritura, de forma más profesional, en el año 2015, publicando su primera novela de la saga Crónicas de Ampiria en el 2016. Como amante de los juegos de rol e historias de fantasía, ese género es su favorito. Publica “Crónicas de Ampiria: El camafeo de Guerón” y “Crónicas de Ampiria: La forja de los titanes”, la segunda parte de la saga, en el 2016, ambos con su primera edición. Luego se volcó en escribir una novela negra con tintes esotéricos ambientada en los años 60, “El códice Voynich”, que pasa a publicar en el 2017, para dar paso a la tercera parte de “Crónicas de Ampiria: El pacto de los dragones” a mediados del año 2018.

RESEÑA: AQUÍ — COMPRA: AQUÍ 

Web personal: AQUÍ  – Instagram: AQUÍ 

Twitter: AQUÍ – Facebook: AQUÍ

 

 

 – PRIMERA PARTE: (Conocer al autor) –

 

¿Qué lee en estos momentos?
Sigo enfrascado en la lectura de la fantástica saga de La Rueda del Tiempo, concretamente por el tomo 10 “La encrucijada del crepúsculo”.
¿Cuál es su género favorito?, ¿y sus libros preferidos?
Estoy entre dos mundos. La fantasía y la ciencia ficción me llaman muchísimo, son casi mi catarsis literaria luego de ser afín a los juegos de rol y haber crecido con el talento de Julio Verne.
Por otro lado, la novela negra o semejantes (thrillers, policíacas, investigación) también son un nicho que abrazo mucho. Nombres tales a Agatha Christie y Conan Doyle me mostraron la belleza de sus guiones literarios y cómo se podía tener a alguien entregado a cada página, párrafo y frase de las hojas de sus libros.
¿Ficción o no ficción?
Difícil elección, aunque si tuviera que decantarme por una de ellas… diría no ficción.
¿Tiene alguna manía de coleccionista bibliófilo?
Plumas de escribir de antaño, con sus tinteros de colores y barras de cera para lacrar los pergaminos.
¿Destacaría alguna adaptación cinematográfica de algún libro que haya leído?
Sin lugar a dudas la trilogía de El Señor de los Anillos. Sé que es previsible y que hay muchas más adaptaciones de igual notoriedad, mas esta fue sensacional.
¿Papel tradicional o ebook?, ¿tapa dura o de bolsillo?
Papel tradicional, siempre. Sentir el peso del libro sobre mis manos y palpar cada hoja es una sensación que -para mí- forma parte del disfrute de la lectura.
Sobre el formato, me decantaría por tapa dura. Las hojas no se doblan, las letras son más fáciles de leer y se transmite con más fuerza el efecto de tener un libro entre tus manos.
¿Ha prestado libros no devueltos o no ha devuelto libros prestados?
Prestar libros, muchos, y creo recordar que dos de ellos no fueron devueltos. Eran los dos primeros de la saga Canción de hielo y fuego.
Pedir prestado no he pedido nunca, no lo he necesitado. Ya tengo una importante baraja de libros en mi biblioteca por leer.
¿Cuál es su sitio preferido para leer?
Al aire libre, en el jardín de la casa.
¿Ha llorado o se ha reído con algún libro?, ¿con cuál?
No soy de sentir emociones tan fuertes como para que mi físico reaccione en lágrimas, aunque sí es cierto que fue muy intensa la lectura de El niño del pijama a rayas.
De esbozar risas, sin embargo, hay muchos. Le pongo la corona al mítico “Un yanki en la corte de rey Arturo”, de Mark Twain. Una sátira repleta de despropósitos y situaciones de lo más divertidas.
¿Su cita literaria favorita?
“Todo lo que una persona puede imaginar, otros pueden hacerlo realidad”, de Julio Verne.

 

– SEGUNDA PARTE: (Conocer la obra del autor) –

 

¿Qué nos puede contar de La campana del tiempo?
Es una novela situada en el demacrado ambiente del fin de la Segunda Guerra Mundial y los inicios de la Guerra Fría, destapándose uno de los tantos proyectos secretos que el grupo dirigido por los nazis llevó a cabo.
Hay varios grupos dispares e inconexos entre sí que van confluyendo hacia la raíz de ese proyecto, unos por puro azar, otros por intereses políticos mientras que otros por sentimientos mucho más personales. Persecuciones, investigación, misterios y esa atmósfera sesentera abrazará al lector durante cada hoja.
Al final, el secreto de la misteriosa campana será un proyecto que formulará una pregunta aún más poderosa: ¿Cuál es la fuerza motora más poderosa en la vida de la gente?
¿Tienen sus obras un género específico?
Sí, sin lugar a dudas. En el caso de “El códice Voynich” y “La campana del tiempo”, el género de novela negra. En el caso de la pentalogía -aún en desarrollo- de “Crónicas de Ampiria”, la fantasía.
Más allá de estos dos géneros no he creado nada y dudo que vaya a hacerlo, al menos a medio plazo.
¿Qué parte de verdad tiene esta obra de ficción?
Pues me gusta pensar que casi su totalidad, excepto la parte en la que se habla de los efectos del extraño artilugio. El proyecto de la Campana nazi existió y está documentado, aunque nunca se pudo encontrar físicamente la misma.
En los diarios se puede leer cuál era el objetivo de su construcción y qué efectos tendría una vez montada, unos puntos que entran a formar parte de leyenda y lo esotérico. Este es el único punto donde radica la ficción, pues el resto he intentando que sea un retrato lo más exacto de la política y sociedad de aquellos años convulsos.
¿Qué le impulsó a escribir esta obra?
La propia iniciativa. Me fascina imaginar posibles resultados a estos misterios inconclusos que dejaron huella en el truculento pasado que describe nuestro mundo. La Atlántida descrita por Herodoto, los enigmas egipcios que aún hoy resoplan incredulidad, los códigos extraños que se deducen de múltiples obras pictóricas y literarias… me encanta barajar las posibles soluciones que dan respuesta a esos enigmas.
¿Están sus personajes basados en historias personales o cercanas?
No, en absoluto. Los personajes que creo están basados en sus propias personalidades ficticias. Me gusta que estén creados desde cero, y no como molde de alguien conocido.
¿Cuál es su hábito de escritura, manías, protocolos?
Tengo pocas, la verdad. Me gusta tener música instrumental de fondo (Oldfield, Jarre, ópera, clásica) y quizás estar en un ambiente abierto tipo jardín, aunque como digo, no tengo imposiciones que dictaminen la creatividad a la hora de escribir.
¿Qué nos puede contar de la evolución en su carrera literaria?
Pues empecé escribiendo relatos cortos y poemas en la extinta Ociojoven. Anteriormente, era un asiduo de los juegos de rol en los que mi papel era de director de juego, esto es, el que se ocupaba de crear esos mundos imaginarios, poblarlos de gente, dotarlos de diálogos y caracteres singulares, montar las tramas, etc. Fue una época en la que el crecimiento de mi imaginación fue exponencial, y desde estas letras animo a todos aquellos que aún no hayan experimentado la belleza de los JDR que lo hagan.
Más adelante me planteé iniciar ya mi andadura en la publicación con Crónicas de Ampiria, mi primer libro que marcó el pistoletazo de salida a muchos más.
¿Dé dónde saca las ideas de sus obras históricas?
La primera parte -la sencilla- es investigando acerca de los enigmas olvidados que persisten en nuestro pasado. Una vez encuentras uno que te llama, lo haces tuyo y comienza la segunda parte, esa que depende de tu imaginación. Ahí comienza la fantasía en la que abres tu mente y comienzas a crear ese mundo y a todos los protagonistas que vivirán en él, teniendo como reglas lo que la historia nos dice.
¿Tiene algún nuevo proyecto literario entre manos?
Actualmente estoy volcado en la cuarta parte de la pentalogía “Crónicas de Ampiria”.
 
Gracias por esta entrevista, staff de forolibro. Webs culturales de fomento literario como la vuestra son iniciativas que merecen ser aplaudidas, pues no solo acercáis al escritor a un público, sino que mostráis a los lectores una amplia oferta. Esto es ser amigo de la cultura.

JARDINES DEL ÁNIMA – F. JAVIER CÁRDENAS GARCÍA – EDITORIAL EXLIBRIC, 2019

Posted on

libro-recomendado-fondo-blanco

Jardines-anima-portada

TÍTULO: JARDINES DEL ÁNIMA.

AUTOR: F. JAVIER CÁRDENAS GARCÍA – FACEBOOKTWITTERINSTAGRAM 

EDITORIAL: EDITORIAL EXLIBRIC – WEB

PÁGINAS: 50.

¿DÓNDE COMPRARLO?:  AQUÍ

 

 – SINOPSIS –

Si trataremos de ejecutar una reseña leal a esta obra, en primer lugar deberíamos hacerlo en el diestro uso de un oficio que combine, en mayor o menor medida, el certero pulso de un relojero con la destreza práctica de un cirujano, con el único fin de desmembrar y desarticular cada uno de los elementos que conforman el título de la misma: jardines del anime. En un coloquio de metáforas, tópicos y sentimientos, el autor nos brinda su propio yo reconvertido en un páramo hospitalario, del cual un día emergió una vegetación sin par de cada una de las semillas plantadas en sus adolescentes retales de vida. Algunas, flores magníficas, confiadas y hermosas; otros, árboles inmateriales y de un valor incalculable o arbustos que recuerdan en el símil, tantas veces enunciado, de la cicatriz indolora en la carne el amargo tributo al des amor, la derrota o la pérdida; pero a lo sumo, partes irreemplazables de un proyecto, camino y persona. Oda a la verdad, al amor, al auto descubrimiento, a la luz, a la traición y al porvenir, cada verso derrama y palpita con el fluir irreductible de la vida. El papel no es más que el seno de un germen y su océano de brotes verdes dispuestos a colmar de semillas, ramajes y primavera a aquel que guste de devorarlos. Así, jardines del anime no es una pretensión a la originalidad o a la narración de una adolescencia de oveja negra en un mundo de rebaños, sino la confesión, el relato, la voz tan íntima del verso que por algún motivo brotó en la adolescencia de alguien que podrías haber sido tú mismo.

 – AUTOR –

maxresdefault

F. Javier Cárdenas García nació en julio de 1997 en Lucena (Córdoba), iniciándose en el camino de la lectura y la escritura de forma muy prematura, convirtiéndolas en un estilo de vida desde entonces. De esta primera etapa cabe mencionar dos primeros premios en concursos literarios a nivel escolar: 1º premio Concurso Literario IES Marqués de Comares en homenaje a Julio Cortázar (curso 2013-2014) y 1º premio Concurso Literario IES Marqués de Comares en homenaje a Teresa de Jesús (curso 2014-2015), así como la publicación de un relato corto en la revista literaria Saigón de la misma localidad. Actualmente cursa el cuarto año de Medicina en la Universidad de Córdoba y se estrena en la poesía de la mano de este poemario. También podéis encontrarlo en: • Instagram: @javicarden5 • Facebook: F Javier Cárdenas García • Twitter: @javicarden51

– GUSTARÁarrow-145786__340

A los amantes de la poesía pulida y abrillantada, donde cada palabra tiene su lugar, su engarce y su oficio. Disfrutarán de esta obra todos aquellos que ven en los poemarios un conjunto armónico de temas y contenidos, en lugar de una concatenación de poemas de creación independiente a golpe de ocurrencia deslavazada. El presente poemario aglutina un único sentir con enjundia propia.

– NO GUSTARÁ arrow-145782__340.png 

Lógicamente, a aquellos que no estén interesados en la poética. Tampoco será del agrado de los lectores de poesía clásica donde la métrica y la forma es un requisito imprescindible para presentar las obras al lector.

– LA FRASE vintage-1751222__340.png

 

X. ORTIGAS VENENOSAS

 

A veces bebo elixires placebo y decrezco,
muy necio, tristemente anestesiado en mi incendio;       
adicto a la cicuta de un labio de serpiente
que me aturde, me eleva, a la par que me ingiere.

 

Muchas veces creo ser un coloquio de tristezas
enfrascadas y hacinadas tras frágiles cristaleras;
el desoído grito enterrado en la inmensidad,
descosido de un títere de tinieblas y pena.

 

Tras mis pisadas, lo levantado se descama,     
manipulado por tu saliva adulterada,     
desquiciado, obsesionado, tan desgastado,         
con la melancolía en mi rostro circunscrita.

 

Demasiadas veces olvido que me declinas, 
consumes mi confianza, mi ilusión desbordada,                                
vuelvo a ti, y niego tu tan necesaria tala, 
abdico ciego e incapaz, y muerto me mantengo   
contemplando tu crecimiento a costa de mi ánima.

– RESEÑAletter-576242__340.png

como-cuando-abonar-cannabis-revista-love-talavera-mayo-2017-300x194Hoy traemos para reseñar, Jardines del alma, del poeta cordobés y estudiante de medicina F. Javier Cárdenas García. Javier nos presenta su particular ciclo natural de abono, siembra, cuidados intensivos (y, en ocasiones, paliativos) y recolección. Nos habla desde su particular “patio de recreo” de su fecundo huerto que atraviesa con brioso tino todas las estaciones del calendario. En su quirúrgico proceso de acicalado de frutales, flores, hierbas aromáticas, boletus, tubérculos y hortalizas de toda condición, el autor va desmigando la peculiar composición de este microcosmos que tiene que amoldarse a las condiciones climatológicas (del alma del poeta) jalonadas de luces, sombras, ventiscas, tormentas y suaves brisas del sur. En el eterno e infinito girar de este invernadero el lector hallará, quizás, respuestas a la formación de los brotes de su experiencia en proporción a la dedicación y al respeto que haya prestado a la cimientos de sus raíces orgánicas. Al igual que las casas no se comienzan por el tejado, la frondosidad de las copas de los árboles son el resultado de las luchas en mil batallas diez metros más abajo. 
Screenshot_20200207_205025En este poemario, el autor tamiza los temas fundamentales en los que se rige, siempre desde el mundo demudado de la naturaleza, en cualquiera de sus vertientes vegetales. Se apoya en este lugar que vive paralelo y ajeno a la crueldad del género humano para exponer sus inquietudes más hondas: el paso del tiempo, las cicatrices del camino, la furia de la incomprensión, el hastío vital, el pasado que hilvana sus tentáculos hacia el presente, la soledad del que echa la vista atrás y del valiente que pone su apuesta ganadora en el punto más lejano del horizonte. Nos habla de la soledad, de la insoportable levedad kunderiana del serdel cambio de piel del otoño y del renacer del Ave Fénix en primavera, de las ortigas que nos rodean y circunnavegan nuestro sufrimiento, de la nostalgia y la pérdida de la memoria del niño interior, de las zarzas “maléficas” que se entretejen e impiden al príncipe Felipe llegar a tiempo para despertar a La Bella durmiente y de los sueños lisérgicos que despiertan a un alma adormecida por la rutina.
De versos bruñidos y rítmicos el poeta expone toda su cosmología como Wenceslao Fernández Florez en El bosque animado, Camilo José Cela en La colmena o el recientemente fallecido, José Luis cuerda en Amanece que no es poco. Con un hilo argumental muy original y orquestado en la metáfora del medio natural que engarza con el medio más personal e íntimo, el poeta encuentra las tan ansiadas fuentes del Nilo azul en su singladura por terrenos, a veces movedizos, a veces emotivos. Esta sinergia natural la tenemos en la famosa escena de la calabaza de Amanece que no es poco, en la reivindicación medioambiental de J.R.R. Tolkien y sus venerables Ents, o en el epílogo de la serie televisiva David el Gnomo que a algunos, todavía a día de hoy, nos sigue abriendo las compuertas del lagrimal. Desde el barbecho y la reflexión de la fuerza de  las palabras, hasta la violencia del tornado tropical, F. Javier Cárdenas García, ahora con guadaña, ahora con mimo, trasplanta los esquejes de su memoria y los vuelca en una tierra fértil que espera la lluvia de un mayo venturoso. Recordemos que la mala hierba es así nombrada por aquellos que, solícitos, acuden a cercenarla para dejar paso a una belleza mayor, a un cultivo más rentable o a un espacio más despejado. Pero si les preguntáramos a ellas, a las hierbas, estamos seguros de que ellas mismas, incluso haciendo un examen de conciencia, no encontrarían su maldad por ninguna esquina.

Cuadros_Decorativos_Pixelarte_-_Meeting_with_the_Ents_-_Smash_grande

ENTREVISTA A SANTIAGO ALONSO BUERS – LA FÓRMULA DEL BESTSELLER

Posted on Actualizado enn

ENTREVISTA A SANTIAGO ALONSO BUERS

LA FÓRMULA DEL BESTSELLER

RESEÑA: AQUÍ — COMPRA: AQUÍ 

Email: santi_buers@hotmail.com
Instagram: AQUÍ

 

 – PRIMERA PARTE: (Conocer al autor) –

 

¿Qué lee en estos momentos?
Estoy leyendo el último tomo de la monumental obra autobiográfica de Karl Ove Knausgard,  además de las memorias de César Vidal y el último Premio Nacional de Narrativa, un libro de Cristina Morales titulado: Ni amo, ni Dios, ni patria, ni partido de fútbol. 
¿Cuál es su género favorito?, ¿y sus libros preferidos?
Me gusta sobre todo la autoficción. Por ejemplo Menos que cero y Suites Imperiales de Bret Easton Ellis y toda la obra de Michel Houellebecq, pero también el thriller, como It de Stephen King o las novelas de uno de los mejores escritores de intriga actuales que considero que es Dennis Lehane. También me interesa la conspiranoia a lo Umberto Eco en su último libro, y prácticamente toda la obra ensayística de David Foster Wallace. Del ensayo se aprende mucho. 
¿Ficción o no ficción?
Novela de no ficción.
¿Tiene alguna manía de coleccionista bibliófilo?
Con los libros me gusta conseguir primeras ediciones (a ser posible firmadas por el autor) y libros clásicos en tapa dura que además de por estética sé que no perderán valor con el tiempo. 
¿Papel tradicional o ebook?, ¿tapa dura o de bolsillo?
Papel, en tapa blanda para leer y en dura para coleccionar. 
¿Ha prestado libros no devueltos o no ha devuelto libros prestados?
Yo no pido libros, los compro. Y si me los dejan los devuelvo, pero no dejo porque la gente suele ser bastante informal. 
¿Cuál es su sitio preferido para leer?
El tren, el bus, el aeropuerto, un avión… el sofá de casa. La verdad es que me da igual, pero está bien leer en momentos de espera para aprovechar el tiempo. 
¿Ha llorado o se ha reído con algún libro?, ¿con cuál?
Reírme bastante, llorar nunca. 

 

– SEGUNDA PARTE: (Conocer la obra del autor) –

 

¿Qué nos puede contar de La fórmula del bestseller?
Gracias por proponerme esta entrevista. Creo que vuestra reseña de mi libro ha sido la más acertada e interesante de cuantas se han hecho. Además me gusta que me hayáis enviado las preguntas porque cuando se hace por teléfono o en persona me he dado cuenta que los periodistas terminan poniendo más o menos lo que quieren y que por lo general tiene poco que ver con lo que yo quería decir.  Al mismo tiempo no es tan fácil responder porque esto por una parte es una forma de darme visibilidad y promoción y por la otra creo que si hay algo interesante o algo por lo que la gente compra mis libros es por la autenticidad con la que me expreso y por mi vocación de tratar de buscar la verdad.
Si lo piensas la publicidad y la promoción nunca son sinceras porque se trata solamente de resaltar lo bueno y de tratar de convencer a un público de la necesidad y la importancia de adquirir tu producto y, al mismo tiempo, la mejor publicidad es este tipo de publicidad “encubierta”. O sea, aquella en la que el comprador potencial no es plenamente consciente de que algo se está promocionando.  Cuando en la contracubierta de un libro pone “la mejor novela del año” o “el autor más interesante de su generación” o cuando lo ponen en el trailer de un película la frase suele ir avalada por una persona de prestigio en ese campo que en realidad en el noventa por ciento de las ocasiones le está haciendo un favor a su compañero de la misma profesión. Lo mismo ocurre con los premios. Sin embargo en este caso sé que vosotros me habéis hecho esta propuesta sin ánimo de lucro y que en realidad me estáis haciendo un favor a mí. O quizá sea una win-win situation. 
A lo que me refiero es que en este mundo de la imagen tan materialista y superficial en el que vivimos, si eres alguien que además de compartir conocimientos trata de sacarle beneficios a la escritura, tienes que ser un poco manipulador. O sea, el escritor debe ser traidor.  La forma en que yo concibo esto es bastante más seria y elevada que la media pero no me distingo de ellos en tanto en cuanto a que soy consciente de que es a través de la emoción y no de la razón como se consiguen lectores. El éxito de un artículo reside en su capacidad de despertar emociones fuertes en la audiencia. Una noticia sensacionalista siempre tiene más éxito que una noticia intelectualmente elaborada que exige un esfuerzo al lector sin alimentar su morbo. Pero en realidad son las redes sociales las que nos han condicionado a mostrar una determinada pose, a presentarnos de una determinada manera más deseable para conseguir “likes” que en este caso se traduce en conseguir ventas. Lo mismo pasa en el caso de la política o el deporte, la gente por lo general se siente identificada con un equipo y unos colores y por tanto no tiende a ser objetiva y se deja arrastrar por los sentimientos. También soy consciente de que mis textos ya de por sí son incendiarios porque en esta sociedad de las posturas y la autocomplacencia las verdades ofenden. Como decía George Orwell en tiempos de mentira universal decir la verdad se convierte en un acto revolucionario. 
¿Tienen sus obras un género específico?
Creo que la habéis definido bien diciendo que no se podía catalogar en solo género porque es una novela negra pero también un trabajo de denuncia y de investigación, una falsa autobiografía… O sea, abarca muchos géneros distintos. 
¿Qué le impulsó a escribir esta obra?
Recuerdo estar en mi segundo año de doctorado redactando la tesis y pensar en que estaba invirtiendo demasiado tiempo y esfuerzo en escribir trescientas páginas sobre un tema que a) no le interesa a nadie b) no se iba a leer ni el tribunal evaluador. Porque esa es la verdad, y tengo el suficiente conocimiento de cómo funcionan las universidades en nuestro país como para afirmar que cuando redactas una tesis en el 90% de los casos tienes suerte si se la lee tu tutor, porque aparte de la persona que te la dirige (que no quiere perder su prestigio pasando cualquier chorrada) a nadie le interesa lo que haces. El tribunal se conforma por compañeros que como buenos bomberos no suelen pisarse la manguera entre ellos (aunque se detesten) porque todos de alguna manera buscan la ascensión. Y entonces si el tutor te da el visto bueno los demás te hacen las cuatro preguntas de rigor sobre el abstract para que parezca que se lo han leído san se acabó. 
De encontrarme en esa posición, en la que con suerte aspiraba a contratos precarios de profesor asociado y a pasarme equis años de sumiso para aspirar a una plaza de contratado doctor a sacar un libro por mi cuenta y descubrir que hay centenares de personas a las que ni si quiera conozco dispuestas a gastarse veinte eurazos (y digo veinte eurazos porque hasta a mí que me gusta leer me cuesta gastármelos o tengo que estar bastante seguro de que el libro va a satisfacer mis expectativas antes de comprarlo) hay una gran diferencia.  Y es verdad que hay que tener hoy en día la autoestima por los nubes para creer que alguien está dispuesto a pagar por leerte, además de que ese ego y esa vanidad – por la cultura del buenismo – están mal vistas en la sociedad. No obstante a una persona tan hedonista como yo eso le viene muy bien porque te incentiva y te pone a trabajar. La ambición es la que muchas veces nos lleva a conseguir cosas. Lo inteligente es que cada persona descubra cuál su talento y se esfuerce en mejorarlo, porque eso es lo mejor que le puedes ofrecer a los demás. Si te gusta lo que haces el esfuerzo te supondrá mucho menos trabajo. La vocación es vacación.
¿Están sus personajes basados en historias personales o cercanas?
Prácticamente todo está sacado de la realidad, aunque les cambie el nombre son personas reales. 
¿Qué nos puede contar de la evolución en su carrera literaria?
Bueno yo creo que hay tres tipos de escritor, tres perfiles. Las personas que simplemente escriben en redes sociales o se mandan mensajes son como los que antes escribían cartas, casi todo el mundo escribe textos a diario y no por eso se es escritor. Sin embargo hay gente a la que le gusta escribir y lo hace en Facebook, Watpadd, o tiene un blog, y como cree que lo hace bien puede tener la idea de escribir un libro e intentar publicarlo (lo cual a día  de hoy es casi imposible en el modo tradicional). Normalmente terminan por autopublicarlo o coeditoralo – que es aún peor- sin encontrar realmente una audiencia fuera de su círculo de amistades, familiares, alumnos a los que se le ha impuesto la lectura del mismo, etc. Ese sería el primer tipo de escritor. Y hay una plaga, digamos que si una de cada diez personas se ha planteado en su día escribir un libro, uno de cada cincuenta lo hace y ante la negativa de las editoriales termina optando por la autopublicación sin ningún éxito, aunque  quizá sí con una cierta satisfacción personal.
El segundo tipo de escritor – y me parece que es entre los que me encuentro – es un tipo de persona que tras haber sido publicado en ciertas revistas de prestigio, se lanza a escribir un primer libro y tiene la suerte de ser reconocido y publicado en un sello tradicional. Por ello, y gracias a cierta promoción y estrategias de marketing consigue llegar a una audiencia (mayor o menor).  Pero lo que le distingue fundamentalmente del grupo anterior es que tiene conciencia de la existencia de un cierto público. Sabe que su libro está siendo comprado, leído y comentado por personas a las que no conoce de nada y entonces se pone contento cuando lee reseñas o comentarios positivos, o incluso cuando le escriben para meterse con él. Hay gente que te pone cinco estrellas en Amazon y otra que te pone dos. Que te pongan dos es más fácil porque normalmente en internet solo comenta el que acaba insatisfecho. Pasa como con todo, si quedamos contentos en un restaurante no decimos nada pero si tenemos una queja entramos en internet y lo ponemos a parir. Creo que es el hecho de contar con con una audiencia que se entusiasma, apasiona u odia lo que haces lo que te consagra como escritor. Porque la mayoría de los libros salen muertos de la imprenta. Yo empecé a tener conciencia de escritor porque ciertos medios de comunicación me ofrecieron trabajo.
El tercer tipo de escritor sería el superventas, el bestsellerado. Que tiende a ser un artista genuino que termina prostituyéndose porque no es fácil resistirse a las mieles del éxito. Muchas veces también es un famoso que aprovecha su fama para vender libros malos o escritos por un negro. Si se trata del artista de repente le llaman para hacer anuncios o salir en TV y supongo que empiezan a priorizar la fama y el dinero a literatura. Por eso, salvo algunas excepciones, pasa como con los grupos de música, que tienden a comercializarse. Pero en realidad a todo el que escribe le gustaría estar en esa posición.
¿Se ha hecho algún enemigo con la temática de la presente obra?
Sí, absolutamente todo el establishment cultural del país. Los mayores medios de comunicación están en manos del poder político y económico. 
¿Tiene algún nuevo proyecto literario entre manos?
Tengo un nuevo libro en mente. El problema es que los libros ya no interesan socialmente y en términos económicos es como si me plantease abrir un nuevo videoclub ahora que la gente tiene Internet y ve Netflix o Amazon Prime en casa. No va a tener ni de lejos el efecto que habría tenido hace años y la cantidad de esfuerzo que hay que invertir en investigar es ingente.  
Como tampoco hago las cosas solo por sus frutos quiero sacar un libro sobre la catástrofe de Germanwings y el piloto que tiró el avión llevándose la vida de 149 pasajeros para suicidarse. Resulta que el piloto vivía en Düsseldorf como yo y que fue al venir de Barcelona; era el vuelo que yo tomaba habitualmente desde allí – estudié con la beca SÉNECA en la Universidad Autónoma – para ir a visitar a mi madre y ayudar a mi padre con los negocios en Alemania. Creo que como soy bilingüe lo escribiré esta vez en alemán porque en Alemania se venden como cuatro veces más libros que aquí y la industria cultural es menos corrupta. No se trata tanto de ganar dinero sino de una superación personal y de ir posicionandome como escritor. Aunque la literatura haya perdido la relevancia que tenía creo que si se pierde esto irá en contra de la identidad cultural y los individuos. Además, no hay todavía novelas sobre este tema y creo que podría conseguir una suerte de documento histórico interesante en la historia de la aviación y los accidentes aéreos.

HISTORIA DE UN PIANO – ROCÍO MORALES PÉREZ DEL ARCO – EDICIÓN PERSONAL, 2018

Posted on

libro-recomendado-fondo-blanco

historia-de-un-piano

TÍTULO: HISTORIA DE UN PIANO.

AUTORA: ROCÍO MORALES PÉREZ DEL ARCO

EDITORIAL: EDICIÓN PERSONAL – WEB

PÁGINAS: 182.

¿DÓNDE COMPRARLO?:  AQUÍ

 – SINOPSIS –

El piano que una familia manchega compró nada más terminar la Guerra Civil es el hilo conductor para contar las venturas y desventuras de todos sus miembros. Aparte de la historia familiar, también narra acontecimientos históricos, tradiciones, costumbres, fiestas… tanto del pueblo de Villanueva de los Infantes como de Madrid, donde la familia se trasladó a vivir en 1949.

 – AUTORA –

2180728-2-569x427

Rocío Morales Pérez del Arco acaba de publicar, a los 75 años, su primera novela. Nació en Villanueva de los Infantes en 1943, con su libro “Historia de un piano” quiere reivindicar la fortaleza de las mujeres durante los complicados años posteriores a la Guerra Civil española. Es su primera novela publicada. La autora es autodidacta y ha publicado varios artículos en la revista del BRM, además de varios cuentos que se plantea adaptar y publicar en forma de novela. Además, Rocío Morales es una gran aficionada a la pintura al óleo, a la música clásica y a todo lo que tenga relación con el arte. Las ilustraciones del libro son pinturas al óleo de Regino Ortega Zalama.

– GUSTARÁarrow-145786__340

A quienes todavía emociona la visión del horizonte en una revuelta del camino. A los que alguna vez tuvieron una badila en las manos para atizar el brasero, o alimentaron una chimenea desprovista de “cassette” como toda fuente de calor en la casa. También será del gusto de los que, en alguna medida puedan reconocerse, y de aquellos otros que quieran bucear en la cotidianidad de los años 40, 50 y 60 en España.

– NO GUSTARÁ arrow-145782__340.png 

A los que prefieren los géneros de entretenimiento, aventuras, fantasía o misterio, dinámicos en el desarrollo y despegados de sentimientos y necesidades humanas cotidianas. A quienes no encuentran interés en un pasado reciente que consideran “viejuno” sin la pátina del tiempo que concede un período superior a los cien años, para etiquetarlo como histórico.

– LA FRASE vintage-1751222__340.png

“Una vez más, el camión de la mudanza abandona la calle Zorrilla y marcha junto con Luis y Dolores hasta el nuevo domicilio. Atrás dejan momentos muy duros, pero también sucesos entrañables, que en realidad es lo que va tejiendo la vida. Lo más importante es que en las circunstancias más adversas la familia se ha mantenido unida, sin fisuras, y al final han conseguido salir adelante y cumplir sus sueños”.

– RESEÑAletter-576242__340.png

miller1En un entorno rural, en plena y calamitosa posguerra civil española, elegir un piano en vez de un cerdo resulta una durísima decisión para una familia numerosa. Sin embargo Luis y Lola, secundados por todos sus hijos, se inclinaron por el piano. Apostaron, de cara al futuro, por alimento para el espíritu y nunca se arrepintieron. Rocío Morales Pérez del Arco nos acerca, con su prosa sencilla y directa, a un mundo que parece muy lejano, en una España que se desdibuja. Para varias generaciones de lectores, de cualquier origen y nacionalidad, es un universo tan distante como la Grecia Clásica, el Renacimiento o la Guerra de la Independencia. Sin embargo aún despertará el recuerdo vivido, en primera persona, por tantos españoles que, afortunadamente, aún pueden contemplarse en ese espejo del pasado. Los primeros podrán transitar por la “Historia de un piano” disfrutando de una novela costumbrista con multitud de detalles curiosos sobre usos y costumbres que el vértigo del progreso ha hecho desaparecer hace tiempo. La humanidad de los personajes que retrata les permitirá una aproximación a valores, emociones y sentimientos que cada vez son más difíciles de encontrar en nuestra sociedad. Los segundos, con pocas excepciones, verán muy claramente la imagen de su pueblo, de su ciudad o de su barrio. Evocarán la estela evanescente de familiares próximos y parientes de cualquier grado. Recordarán a los amigos de la infancia y de la juventud, a vecinos y compañeros de estudios o de trabajo. Fundida en todos y en cada uno de ellos encontrarán también rasgos indelebles de su propia imagen. Puede incluso que experimenten un dulce o amargo escalofrío emocional.
AuxPorteurs-1La autora permite, sin cortapisas, que el lector “descubra” sus notas autobiográficas y que juzgue si son breves pinceladas o llegan a componer toda una sinfonía encadenada. Coplas, versos y poemas, populares y anónimos o de insignes poetas, hábilmente intercalados en el texto acompañan los distintos escenarios por los que se desplaza el piano protagonista, a “lomos” de camiones de mudanzas. Las sucesivas andanzas de la familia propietaria del instrumento musical, que ejecuta magistralmente la hija Blanca, y especialmente la curiosidad lectora de Antonio, el hijo varón, permiten que lleguen al lector 20 páginas de relevantes momentos de la historia de España en general, y de Madrid en particular, que se integran con amenidad en el relato. A grandes rasgos, con toda clase de altibajos y transposiciones, podríamos pretender asomarnos a la “Historia de un piano” como si se tratara de una “trilogía” condensada de la familia protagonista. Así, veríamos una primera parte pletórica de ilusiones y expectativas, génesis en definitiva del éxodo hacia una meta de mejora vital. Mientras la autora hace, o creemos ver, ese planteamiento inicial, la imaginación nos lleva a otras narraciones con paisajes rurales y, acaso, bucólicos. No queremos comparar (no nos atreveríamos) pero recordamos “El viaje a la Alcarria” del Nobel Camilo José Cela, que nos causó parecidas emociones, junto con sus palabras: “Los vagabundos tampoco precisan de muy pesados e innecesarios ropajes y el escritor, aun el que más sedentario pudiera parecer, es siempre un irredento vagabundo:  ese es su mayor timbre de gloria y libertad”.
fotosepu-720x720En esa imaginada segunda parte, de lucha cotidiana, trabajo y asentamiento, hallarán atractivo todos los lectores con capacidad de imaginar el espacio-tiempo referido y compararlo con el actual, pero proporcionará especial disfrute al segundo grupo de lectores, a quienes se hizo referencia antes, es decir a los que tengan vivencias propias como haber escuchado por la radio a Pepe Iglesias “El zorro”, hayan comprado en los desaparecidos almacenes SEPU (“quién calcula compra en SEPU”), o recuerden qué laboratorio fabricaba el medicamento Transpulmín, o los cosméticos Nivea en España. Por no hablar de la comida alemana, especialmente el codillo, del restaurante Edelwaiss original que aún existe con ese nombre pero, como habrían dicho los humoristas Martes y Trece (Josema Yuste y Millán Salcedo) “es lo mismo pero no es igual”. Y así tantas posibles referencias que harían esta reseña interminable. La tercera parte sería, como todo lo que nace y crece en la vida, la culminación, el ocaso, el final de un ciclo para el piano y para la familia que hemos conocido. La autora describe esa etapa, del núcleo de los personajes principales y también de otros allegados, de una manera que puede resultar excesivamente prolija para los momentos menos gratos.
En todo caso, como dice la letra en español del tema central compuesto por John Williams, para la película La aventura del Poseidón (1972), “Tras cada día hay un mañana”. Es posible que en el futuro Rocío Morales Pérez del Arco decida, de algún modo, dar continuidad a su obra. Si así fuese la leeremos con atención.

Historia-de-un-piano_0

EL SARGENTO CADÁVER – RODRIGO MARTÍNEZ PUERTA – LIBROS INDIE, 2019

Posted on Actualizado enn

libro-recomendado-fondo-blanco

81eQh4ZgEjL.jpg

TÍTULO: EL SARGENTO CADÁVER.

AUTOR: RODRIGO MARTÍNEZ PUERTA – FACEBOOKMY LIBRETO

EDITORIAL: LIBROS INDIE – WEB

PÁGINAS: 175.

¿DÓNDE COMPRARLO?:  AQUÍ

 

 – SINOPSIS –

Aislado en su trinchera y rodeado de cadáveres, un soldado debe hacer frente al enemigo y a la muerte, además de a sus propios demonios, acompañado por una fantasmagórica presencia. Una claustrofóbica parábola que, con la excusa de la supervivencia como hilo conductor, reflexiona acerca de los estragos de la soledad e indaga en la necesidad de redención ante el peso de los remordimientos, más aun cuando acecha el fantasma de la muerte inminente. Todo sin renunciar al dinamismo de la trama empleando ciertas dosis de acción bélica, además de plantear algunas otras temáticas secundarias que enlazan con la línea argumental: la responsabilidad familiar, el papel del mundo occidental, la ética en la guerra, el valor, la religión…

– AUTOR –

rodrigo-martinez-puerta.jpg
Nacido en Madrid el 21 de marzo de 1982 y licenciado en Filología Hispánica por la Universidad Complutense de Madrid, Rodrigo Martínez Puerta es un escritor neófito que compagina sus experiencias profesionales —la docencia tanto en Secundaria como en ELE, la corrección editorial…— con la narrativa empujado por una vocación literaria algo tardía. En octubre de 2019 publica su primera novela titulada El sargento cadáver (Libros Indie S.L) que fue acogida con excelentes críticas por parte de los usuarios de varias páginas web especializadas. Además de su producción novelística, también cuenta con algunos cuentos, uno de los cuales, El paraíso incendiado, le sirvió para alzarse con el Premio Navactúa 2019 de Relato Corto. También se ha atrevido con los microrrelatos: El hombre del espejo y Una luz gélida entraron en la selección oficial para la antología en la IV edición del Concurso de Microrrelatos Ávila Pasión Abierta (Asociación Cultural Avilabierta).

– GUSTARÁarrow-145786__340

A los que se enfrentan a las más crudas descripciones del sufrimiento y de la  muerte sin pestañear. A los degustadores de cine gore que va más allá de la salsa de tomate. A los que disfrutan escudriñando situaciones inverosímiles y valorando sus facetas.

– NO GUSTARÁ arrow-145782__340.png 

A quienes repele el tema de la sangre y los menudillos humanos esparcidos. A quienes prefieren contemplar la complejidad de los sentimientos humanos desde un otero menos salpicado de hemoglobina. A quienes disgustan las palabras de uso no frecuente o segundas entradas del diccionario.

– LA FRASE vintage-1751222__340.png

“El único cuerpo que no me atreví a mover fue el del sargento. Por alguna razón aquel fiambre espeluznante ejercía en mí una poderosa atracción –sobre todo tras los incomprensibles desvaríos de Lince – como si guardase la clave esencial para dilucidar mi futuro inmediato”.

– RESEÑAletter-576242__340.png

Paths-of-GloryLa peor cara de la guerra, y la más truculenta, se nos presenta de golpe y porrazo en cuanto iniciamos la lectura. Un fulgurante e intenso ataque de artillería sobre una posición militar machaca, inmisericorde, a toda la guarnición. El soldado narrador sufre, impotente, la ígnea tormenta y presencia angustiado la breve agonía de su último y tronchado compañero, después cierra piadosamente los ojos del cabo Lince. Horror para todos los sentidos. Página tras página se hacen inevitables y súbitos los paralelismos con Johny cogió su fusil (soy el jefe, esto es champagne, y feliz Navidad), Adiós a las armas, El paciente inglés, Senderos de gloria y un sinfín de etcéteras de muerte de soldados al por mayor, por cientos, por miles. Masacres bélicas, literarias y fílmicas. Y hecatombes humanas reales, referenciadas en nombres de batallas como la de Verdún, más de 700.000 muertos según unos y más de 900.000 según otros, en 303 días. La escala y el balance varían, pero el drama es el mismo. Sudor, sangre, sesos y picadillo a granel. La Pachamama alimentándose insaciablemente con el jugo de sus hijos mezclado con su propia esencia, la tierra enrojecida de los campos de batalla.
7f92a56e85ecc306932ab36d8161bc75El soldado protagonista narra en primera persona su vivencia, o su agonía, en su particular valle de la muerte, más colmado que el de Mel Gibson en Cuando éramos soldados, o del sanguinolento cieno digno de los campos de arroz, sin arroz, de los Jemeres Rojos de Pol Pot, en Camboya, o de los vertederos de descabezados en los rituales de Apocalypto, o de la crueldad de Hasta último hombre (también ambos films dirigidos por Mel Gibson). Encontramos guiños de hazañas guerreras individuales, de una película dentro de otra película, como Malditos bastardos. El intenso sufrimiento físico y psíquico le proyecta recuerdos de su pasado malgastado y ansias de un futuro al que no accederá. Evocaciones de infancia y juventud, de ELLA y el hijo, entrañables escenas familiares que abocan, por sublimación, al deseo de finalizar la tragedia. Sobre el drama planea, a manera de cucaracha de Gregorio Samsa, un mosquito símbolo de un microcosmos en descomposición. Resistir o rendirse, luchar por vivir o entrar en el olvido por propia mano. En medio de tanto horror entra en juego, de manera sorprendente y sorpresiva, el cadáver del sargento de su unidad, el Sargento Cadáver.
1400674655_713056_1401909280_noticia_normalEl diálogo con muertos y espíritus no es infrecuente en la literatura y en el cine incluso, según algunos videntes, médiums y teósofos, en la vida real. Si bien es verdad que no acostumbran a ser tan truculentos y desagradables como el del suboficial que nos ocupa. Estamos más acostumbrados a los diálogos de Sam y Molly, con Whoopi Goldberg por medio. También imaginamos la mesa camilla de Madame Blawatsky y evocamos la estatua del Comendador de Zorrilla. Hemos contemplado con admiración, y a veces con magnanimidad (según el intérprete), los diálogos del príncipe Hamlet con la blanca calavera del bufón Yorick en la mano. Incluso la momia de Norma (la madre de Norman Bates) nos pareció horrible, pero congruente y soportable. El Sargento Cadáver supera todos los límites y tiene todos los atributos de lo que atemoriza, repele y asquea.
Rodrigo Martínez Puerta utiliza este recurso con impactante y brutal maestría. En un escenario atroz nos describe una serie de diálogos entre el sargento y su subordinado, que abarcan un interesante abanico de temas que van desde la filosofía elemental, del ser o no ser, hasta la política internacional de bloques y las guerras geoestratégicas. No dejan sin repaso a la familia, el paso del tiempo, el espacio, la evolución de las modernas civilizaciones desde sus primeros estadios como Mesopotamia, La Hélade, Persia (mucho antes de Irán), el Imperio Romano con su conocida Pax y tantos otros eslabones de una cadena, susceptible de reventar en algún momento. El sargento, ejerciendo con propiedad su ambivalencia de padre inflexible y madre compasiva del soldado, lo azuza, lo denuesta, lo estimula. No ahorra en reproches individuales y colectivos para el subordinado. Su pasado, su país y su civilización. Le reprocha los asesinatos y violaciones cometidos en nombre de este o aquel principio moral. Le insta a resistir. Le da instrucciones técnicas y tácticas para con los atacantes y le conmina a mantenerse con dignidad marcial todo lo posible y más allá.
soldier-1347275_960_720El lenguaje del soldado interpelado, ora poético, ora barroco, casi siempre culto y a veces solicitante de diccionario, envuelve sus reflexiones y respuestas en un aura que no disuelve la dantesca imagen de lo que acontece frente, bajo, tras y sobre él. Por el contrario, el lenguaje del sargento es directo, descarado, grosero y ofensivo, como corresponde al tópico del suboficial instructor (La chaqueta metálica). Los momentos de diálogo vesánico transitan con intermitencia entre ataques y acciones de cruda realidad carnicera. Parece lícito usar a un hombre como gusano, pinchado en un anzuelo, para atrapar a otros hombres en letal celada. Puede matarse más por miedo, error e ignorancia, o por fallos en la comunicación. Cualquier truco, o trato, es aprovechable para los más abyectos propósitos siempre que se disponga de un escorpión negro y un frasco de antídoto. Como en tantas tópicas situaciones, el plazo de una hora es resolutorio (una hora corta, la última hora, la hora de la verdad). A contrarreloj de una hora. La hora de la redención. Pero redención ¿a cambio de qué?
Ahora se vislumbra el final del final. ¿Qué puede hacer una guerrera de uniforme, incluso una chaqueta metálica y una ametralladora Browning M2 contra el blindaje reforzado de un carro de combate? (¿Recuerdan Salvar al soldado Ryan?). Hasta el rocoso Sargento Cadáver parece comprenderlo y concede algún elogio antes de enmudecer. El fugaz brillo de una supernova, a la medida, torna la situación en una estrella de neutrones y reaparece vívidamente ELLA. La rueda del destino sigue girando sin fin.