Últimas Actualizaciones del Evento

CAMINO REAL – PEPO SÁNCHEZ – EDITORIAL SOLDESOL, 2018

Posted on

51j+v0iO3-L

TÍTULO: CAMINO REAL.

AUTOR: PEPO SÁNCHEZFACEBOOK – TWITTERINSTAGRAM

EDITORIAL: EDITORIAL SOLDESOL, 2018. – WEB

PÁGINAS: 218.

¿DÓNDE COMPRARLO?:  AQUÍ

 

 – SINOPSIS –

La placidez de la aldea asturiana de Ereba se vio interrumpida por el hallazgo de varios cadáveres en el Camino Real. Los vecinos relacionan este lugar con la leyenda de una misteriosa mujer que los lleva asustando desde hace años. La desaparición de un niño en ese mismo lugar, lleva al detective Diego Domínguez, con una fobia muy particular, a investigar el caso. Junto a una camarera y una asistenta alcohólica descubrirán toda la verdad sobre las leyendas de ese camino. Camino Real se convierte en la primera parte, autoconclusiva, de lo que será una tetralogía en torno a las investigaciones, paranormales y misteriosas, de nuestro detective.

 

– AUTOR –

PepoSanchez_bio_Web

Escritor de novela y relato. Dedicado a la logística de grandes superficies lleva toda su vida compaginando la escritura con su profesión. Nacido en Málaga, pero criado en tierras asturianas, ha crecido empapándose de las numerosas leyendas de la mitología asturiana y de su cultura e inspirándose en todas ellas a la hora de escribir. Su primera novela, es un thriller donde se mezclan intriga, humor, pasiones humanas y las leyendas más hipnóticas de Asturias.

– GUSTARÁarrow-145786__340

A aquellos lectores que se sienten cómodos transitando entre diferentes géneros literarios (de donde suelen salir las mejores obras gracias a la fusión narrativa). Será del agrado de los lectores que no han perdido el toque fantasioso y que siempre están al acecho de las nuevas aventuras que se producen cuando se juntan ambos mundos. Camino real es una fábula que une el suspense policíaco  con la mitología más recóndita de nuestro país que debe ser conocida y difundida.

– NO GUSTARÁ arrow-145782__340.png 

A los lectores que no casan con la conexión o fusión de géneros. A algunos la parte de la fantasía se les quedará corta y, a otros, será la parte policíaca la que no profundice suficientemente en todos los aspectos de la práctica forense. Al tratarse de una novela corta, poco más de doscientas páginas, el autor no tiene espacio suficiente para desarrollar ambas mitades, así como sus respectivos personajes. Alguno de ellos, por cierto muy interesante, le vendría bien unas cuantas páginas más para ahondar en su absorbente personalidad. 

– LA FRASE vintage-1751222__340.png

“El Camino Real es un trazado rural con una longitud aproximada de doce kilómetros. Recorre de un extremo a otro todo el Valle de San Jorge, atravesando varias aldeas y finalizando en Ereba, donde me encontraba. Pero la zona caliente, el bosque que unía el camino con la finca de los marqueses, solo ocupaba el tramo que iba desde la aldea de Cardoso hasta Ereba, los últimos tres kilómetros del trazado. Lo que más me preocupaba era que ese bosque se extendía, alejándose del camino, varios kilómetros más, llegando a salirse del mapa, y que la cantera también se alejaba del camino”.

– RESEÑAletter-576242__340.png

1059309MasterHoy traemos para reseñar: Camino Real de Pepo Sánchez. Una policíaca, detectivesca y fantasiosa novela ambientada en una recóndita aldea asturiana. De la España rural más folclórica y legendaria toma el autor el hilo narrativo de esta fábula que reúne el tono clásico de la búsqueda del asesino/secuestrador con las trazas de un mundo inhóspito a los ojos del bullicio de una sociedad que corre como pollo sin cabeza imbuido en autopistas de la información y tecnología digital. Pero aún quedan lugares analógicos, donde los visillos ocultan ojos vigilantes, sus ciudadanos arrastran pretéritas pugnas de toda índole y se ocultan secretos en un acuerdo tácito para no derruir los desvalidos cimientos de la comunidad. Se difunden historias que corren de generación en generación de manera velada y al abrigo de la estufa. Mientras, en las grandes ciudades, el anonimato queda a la salvaguarda del ruido, del hacinamiento, de los atascos y de las masificaciones, en las pequeñas aldeas que, todavía sobreviven con sus costumbres casi intactas, cada individuo está marcado con el sello de su historia pasada. Aquí, el autor, Pepo Sánchez evoca ese “Bosque animado” de Wesceslao Fernández Florez. En esta particular “Fraga de Cecebre” el personaje principal es el entorno donde se suceden los acontecimientos (nos hubiera gustado que el autor hubiera entrado en él hasta las últimas consecuencias a nivel descriptivo, a riesgo de que algunos lectores se pudieran aburrir con una detallada exposición). Es precisamente, en la delgada línea entre la realidad y la ficción, donde la presente novela adquiere su mayor interés.
ee04488e-a142-4e01-80c9-155e0ae06de8Nos recuerda a ese extraño encuentro con lo fantástico unido a la, aparente, investigación más rutinaria de las novelas de Douglas Preston y Lincoln Child que se encuentran con el elemento distorsionador sorpresivamente en cualquier momento. Aquí, el exagente del FBI Aloisius Pendergast de los autores estadounidenses se pone la piel de un detective en horas bajas, descreído y hastiado de una profesión que ejecuta con el único deber que le llena la faltriquera y le permite conservar la dignidad de la utilidad profesional. Vamos de lo urbano a lo rural, de las autopistas impersonales de la información a las sendas secretas de lo intangible que se pierden en la memoria de sus habitantes. De la fantasía más juvenil a las trazas del realismo sudamericano. El detective Diego Domínguez se verá envuelto en un misterio que se abre en abanico y que culebrea, a partes iguales, entre la frondosidad de bosque y los secretos de sus habitantes. Ambas vertientes confluirán en un final vertiginoso en el que la fantasía y la verdad oculta saldrán a la luz. Con las cartas en la mesa se reflexionará sobre la memoria, el recuerdo y sus consecuencias en el atlas del bestiario que atesora la comarca. ¿Se acuerdan de Peter Pan?, pues algo hay en esta fábula. Y esto nos lleva a reivindicar el folclore de la mitología española que ha sido eclipsado tanto por volumen, como por “marketing“, por la romana, egipcia, griega, nórdica, irlandesa, japonesa, etc. Pepo Sánchez nos recuerda que en España, tierra de meigas, de Los ojos verdes y El monte de las ánimas de Becquer, de xanas, trasgos, cuélebres, nuberus, lavandeiras o del hombre pez de Liérganes, hay un nutrido grupo de mitos y leyendas que hay que cuidar y atesorar para no perder las raíces de lo que somos y el origen de nuestros miedos más enraizados y de las fantasías mas increíbles.
Un elemento a destacar, en un momento en el que la producción literaria no deja de intentar reinventarse con originales maquetaciones y herramientas, que buscan destacar sobre las clásicas propuestas es el aspecto formal de la obra. Camino real cuida mucho sus elementos estéticos, atención al interior de las solapas (la portada eso sí, a nuestro juicio es mejorable, valga solo como opinión). Pero lo que queremos destacar es el interior: los interludios. El autor orquesta su obra en dos momentos temporales que tendrá que descubrir el lector y los diferencia mediante el color de las páginas que los identifican. Son estos pequeños detalles los que un lector atento agradece. Siempre aportan. En este cambio de colores podemos observar la diferencia del espectador y testigo en primera persona de los acontecimientos y de aquellos incrédulos que escuchan sus andanzas.
Camino real de Pepo Sánchez es, por encima de todo, un cuento moderno que reivindica el valor de las formas tradicionales y de las leyendas rurales. Con un lenguaje y un contenido perfectamente asimilable y asequible por todo tipo de lectores esta novela une la leyenda con la realidad de unos personajes que van de lo extravagante, con pinceladas humorísticas, a los malvados irredentos pasando por los que siempre defienden los valores de la amistad y el hermanamiento. En el filo entre la realidad policíaca y la fantasía mitológica transita esta narración que nos descubre un mundo oculto.

Cuelebre

UN PROFUNDO SILENCIO – URLA A. POPPE – BUBOK EDITORIAL, 2020

Posted on

41Ewa9iOmyL

TÍTULO: UN PROFUNDO SILENCIO.

AUTORA: URLA A. POPPE –  WEB – TWITTER –  FACEBOOK – INSTAGRAM

EDITORIAL: BUBOK EDITORIAL – WEB

PÁGINAS: 151

¿DÓNDE COMPRARLO?:  AQUÍ

 – SINOPSIS –

“Ella estaba sentada observando el sol que entraba por la ventana, los pájaros que volaban cerca, y podía sentir el aire que susurraba entre los árboles. Observar los sauces que alguna vez alguien había plantado mucho tiempo atrás. Veía los grandes jardines que rodeaban la casa, todo la esperaba afuera y ella no podía tocarlo, sentirlo ni oírlo. Llevaba demasiado en este silencio y se había acostumbrado a cargar con él. Lo aceptaba como un castigo, pero no sabía si era un error o si realmente tenía que pagarlo con su silencio y su encierro. Los días se alargaban y la culpa no la dejaba dormir, se había acostumbrado a ese lugar…”

 – AUTORA –

DSC_0716

Hola, soy Urla. Soy una peruana afincada en Madrid con muchas ganas de luchar por una meta, ya no un sueño. Crecí rodeada de grandes libros que me inspiraron a tener grandes visiones del mundo. García Márquez, Virgina Woolf, Jane Auste, Allan Poe. No puedo mencionarlos a todos, pero siempre estarán presentes en mis escritos y pensamientos. Te invito a acompañarme en el mundo fascinante de la literatura.

– GUSTARÁarrow-145786__340

Principalmente a los lectores de novela romántica ambientada en un pasado donde las mujeres carecían de los mismos derechos que los hombres. Es en este período donde muchas “mujercitas” tuvieron que forjarse su destino a pesar de los grandes obstáculos que se encontraban en el camino. Lectura corta y sencilla para todo tipo de lectores aficionados al género de los amoríos, encuentros y desencuentros.

– NO GUSTARÁ arrow-145782__340.png 

A todos aquellos lectores que no son seguidores de la novela romántica así como de los que, abrazando esporádicamente este género literario, se les pueda quedar algo corto el plano descriptivo de las escenas y situaciones narradas aquí. La novela puede pecar de ir al grano (para algunos será una ventaja) y no pararse en las composiciones de los encuadres de cada momento expositivo.

– LA FRASE vintage-1751222__340.png

“Espero que algún día me perdone por lo que voy a hacer. Espero ser yo misma quien lo haga, mas ahora es mi corazón el que manda. Le quiero agradecer todo lo que hizo este tiempo por mí, no sé dónde hubiese estado si no fuese por usted y el resto de hermanas. Me enseño a creer en mí y en que todavía puede haber personas desinteresadas que quieren ayudad sin desear nada a cambio. Gracias por su eterno amor y por ser como es. No sé si a partir de ahora ese amor cambiará, no lo sé. Así que me despido y le pido que no intente seguirme. Adiós, madre. Salió corriendo del lugar y la madre hizo lo que ella le había pedido; dejó que se marchase lejos. Nada podía hacer, más que esperar que Dios ayudase a Mari en su nueva aventura. Así como había venido se estaba yendo, y ella nada podía hacer salvo rezar”.

– RESEÑAletter-576242__340.png

pajaro-en-jaulaHoy traemos para reseñar: Un profundo silencio de Urla A. Poppe, una novela corta romántica con tintes históricos o un cuento largo sobre las idas y venidas del amor y de los personajes protagonistas que se encuentran por los caminos de la vida. Los amantes unas veces recorrerán la misma senda cogidos de la mano, otras la transitarán paralelamente o tangencialmente y, en algunos casos sin solución, lo harán en sentido contrario. La presente novela nos presenta a una mujer de principios de siglo XX, momento histórico en el que los derechos sociales no habían logrado aún el bienestar del que hoy en día disfrutan la mayoría de los países occidentales. Tanto en el apartado laboral, como en el personal y el social, las mujeres solo, a partir de recientes fechas, han logrado la paridad en muchos campos. En los países con democracias occidentales la igualdad de derechos y obligaciones es prácticamente un hecho palpable hoy en día. A principios del siglo XX, donde se ambienta la presente novela, el rol femenino estaba siempre vigilado por la organización patriarcal de la sociedad que velaba para que la conducta de estas fuera intachable. Así, cuando alguna mujer tomaba una senda de rebeldía sobre el canon establecido, las repercusiones tanto sociales como penales eran férreas. La mujer, como sujeto pasivo de derecho, no encontraba facilidad alguna para tomar la iniciativa en ningún campo aunque, gracias al arrojo de algunas valientes, se pudieron alcanzar los derechos que en toda sociedad moderna son completamente esenciales. 
Mujer-huyendo-con-una-maletaLa presente novela de Urla Poppe nos presenta un viaje en el espacio, en el tiempo y en el interior de María Celeste, su protagonista. Nos encontramos ante un matrimonio fallido en el que las promesas, la galantería y la ilusión se tornan en la indiferencia apática de quien vive en una jaula dorada. Ante tal hostigamiento somos testigos de una irreflexiva huida hacia adelante y, a partir de ahí, será el lector el que, cual puesta en escena de un teatro de guiñoles, irá sufriendo con la protagonista y con sus cuestionables decisiones. Al lector le asaltarán pensamientos como: ¿pero a dónde vas chiquilla?, o ¿no sabes dónde te estás metiendo? Las huidas carcelarias suelen tener una quirúrgica planificación, pero las huidas por despecho o apasionamiento son caóticas, espontáneas e instintivas. Es por ello que veremos las consecuencias de este “cambio de aires” de la protagonista y de cómo sus nuevos compañeros de camino le harán replantearse sus decisiones. Además, en medio de todo este torbellino de sentimientos, la protagonista se topará con la amistad más sincera en forma de una reclusión en buena y reflexiva compañía. Caerá al pozo más profundo y perderá toda orientación vital sin, a priori, una posibilidad cierta de reposición y de control de la situación por la que atraviesa. Pero, como de todo se aprende, la protagonista, en último término, intentará alcanzar, al menos, su lugar en el mundo de la manera más equilibrada posible. Respecto a la resolución, ya tendrá que ser el lector el que enjuicie si los pasos de María Celeste han sido los apropiados y de si ha merecido la pena todo el camino recorrido hasta la sinuosa y esquiva meta.
Un profundo silencio, por su estructura interna, funciona mejor como cuento aleccionador o como pieza teatral. El relato abraza el principio de causa-efecto propio de los folletines románticos o de las telenovelas televisivas. Hace hincapié en los encuentros y desencuentros y lleva al lector hasta el final por un camino de obstáculos a la espera de que la protagonista caiga en los brazos de un lado o del otro del amor (con una dura pugna entre el pasado y el presente) o que se cierre a toda esperanza y siga su camino en solitario. La autora, en un tono sencillo y perfectamente abarcable por todo tipo de lectores, arma una alegoría sobre la libertad individual, el replanteamiento de la fidelidad y de la lealtad hacia uno mismo y hacia los demás, así como del aprendizaje a base de fracasos y pérdidas. En un camino tortuoso el único tramo asequible es el ya superado. La presente novela parte de un profundo silencio para finalizar con un clamoroso grito hacia el infinito que te devuelve la mirada y que cierra las heridas de la batalla.

2020021617552674365

UN MONÓLOGO EN ASIA CENTRAL – PABLO EGUILUZ QUEVEDO – AUTOPUBLICACIÓN, 2020

Posted on

41H2gtCn2KL._SX331_BO1,204,203,200_

TÍTULO: UN MONÓLOGO EN ASIA CENTRAL.

AUTOR: PABLO EGUILUZ QUEVEDO – WEB

EDITORIAL: AUTOPUBLICACIÓN, 2020

PÁGINAS: 193

¿DÓNDE COMPRARLO?:  AQUÍ

 

 – SINOPSIS –

Podría haber titulado este libro: Asia Central, Desactivando Amígdalas, porque de eso trata el manuscrito, de intentar desdramatizar los miedos que cierta parte de Occidente sigue manteniendo sobre Oriente, gracias en gran parte al martillo pilón que tergiversa la realidad y responde al nombre de medios de comunicación. Nunca se llegaron a encontrar las bestias previstas en los confines de la tierra una vez explorado todo el planeta, pero continúan permaneciendo en nuestra imaginación con la misma fuerza o más que antes. Para combatir la aprensión no hay mejor forma que salir de casa y tomarse todo muy en broma y solo un poco en serio. Si finalmente el título es otro, es para que nadie piense que se trata de un manual médico ancestral. Como mucho, llega a la categoría de enredo que entrelaza un poco de historia, arte, costumbrismo e ironía con un hilo conductor en forma de viaje por Osh, Sary Mogul, Montañas Alai, Margilón, Kokand, Samarcanda, Bhukara, Khiva y Nukus.

– GUSTARÁarrow-145786__340

A todos aquellos lectores de libros y experiencias de viajes que buscan algo distinto respecto a las rutas tradicionales que no aparecen en las portadas de los folletos de los grandes touroperadores. El presente libro será más del interés de los viajeros que de los turistas. Lectura del agrado de aquellos que disfrutan más de su mochila que de su maleta y de su saco de dormir más que de un colchón de látex. Experiencias a pie de terreno con improvisaciones, descubrimientos cotidianos y sin guía.

– NO GUSTARÁ arrow-145782__340.png 

A aquellos que no les interesan las experiencias de un viajero. Tampoco será del disfrute de aquellos que prefieren las guías de viaje al uso con los destinos turísticos más emblemáticos y clásicos, desdeñando las correrías personales de quienes pisan terrenos poco transitados.

– LA FRASE vintage-1751222__340.png

“En Sary Mogul volvimos al mismo albergue del que partimos, en el cual nos encontramos con un grupo de jóvenes israelitas con las que estuvimos hablando sobre Irán entre otras cosas. Les hizo gracia que me paseara por el país persa con una gorra que pusiera Masada en un costado. No fue una provocación, simplemente un despiste. Cuando visitamos el yacimiento arqueológico israelita, compré una visera porque se me había olvidado llevarla y el sol caía a plomo. Al darse cuenta Noe de que en Irán posiblemente no les gustaría que exhibiera un símbolo patrio judío, lo tapé porque por mucho que me gustara el pasaje histórico que envuelve a la fortaleza y el paisaje, no merece la pena discutir de forma visceral sobre lo que sucedió hace miles de años. El episodio ocurrió durante la primera guerra judeo-romana y consistió en que un puñado de judíos se atrincheró en un castillo resistiendo los envites del ejército romano. Se parece bastante a lo acontecido en Numancia y a lo que perpetran hoy en día los israelitas con el pueblo palestino, pero con los papeles invertidos”.

– RESEÑAletter-576242__340.png

Kirguistan_Naryn_LPT0411_045_Eric Lafforgue_Lonely PlanetHoy traemos para reseñar, Un monólogo en Asia Central, de Pablo Eguiluz Quevedo. Un libro de viajes, de experiencias, de descubrimientos, de aprendizaje. No es solo una guía de ¿dónde comer?, ¿dónde dormir?, ¿qué visitar?, (Los diez sitios que no te puedes perder de XXXXX, qué diría el titular reclamando los clicks de los despistados usuarios). El destino: la vastísima Asia y, en concreto, un par de países que se alejan notablemente de las rutas de los grandes touroperadores pero que, históricamente, han acumulado una enorme tradición artística y cultural: Kirguistán y Uzbekistán. Nos encontramos con la sinceridad de quien nada tiene que ganar, ni convencer ni vender un producto, ya que el único rédito es el de su propia experiencia. Un monólogo en Asia Central es la radiográfica personal de quien vive una cita con los anhelos más profundos en los ojos del que siempre tiene puesta la mirada en el horizonte. Alejados de los circuitos tradiciones se encuentran lugares que no tienen marcada la X en su mapa: Osh, Sary Mogul, las montañas Alai, Margilón, Kokand, Samarcanda, Bukhara, Khiva o Nukus. En todas ellas, el viajero, con la capacidad de sorpresa que acompaña al niño en sus primeros años de vida, descubre matices a cada paso y los pone en contraposición con su vida cotidiana del occidente más materialista, capitalista y raudo.
82e2ae94-e1434108999196-1050x6011El narrador recorre, geográfica e históricamente, cada paso que da. Relatado en primera persona, el lector se podrá hacer una completa composición de lugar acerca de toda la experiencia vital que contemplan sus ojos. El tono es sencillo, natural y desprovisto de la impostura que, en ocasiones, arrastran otras publicaciones similares donde la extenuante búsqueda del dato lo copa todo. Aquí, en cambio, Pablo Eguiluz mostrará un elegante equilibro entre la parte más puramente cultural e histórica y la personal, por donde transita con maestría. También, el valor y el aporte del detalle cotidiano humanizan la lectura. Lo grande se engarza con lo pequeño; de esa naturalidad, de quien viaja con la mente abierta y la mochila ligera se puede recopilar una serie de vivencias que van más allá de los destinos visitados. El lector podrá descubrir contrastes y diferentes modos de vivir, de relacionarse y de solucionar los problemas de sociedades que están alejadas de los “cánones” del mundo capitalista occidental. El temor del turista “tipo” de viajar por estas rutas viene muchas veces condicionado bien, por los dictados de las grandes empresas turísticas con la imagen que dan de unos lugares y de cómo silencian otros, o bien por el propio miedo arquetípico del que huye de las diferencias culturales de sociedades que no le son afines. Un monólogo en Asia Central permite al lector trazar la comparativa entre su forma de vida y la de otros pueblos. Como ya han dicho muchos autores de una u otra forma, el nacionalismo excluyente, el racismo o la xenofobia se curan viajando. Desechar la idea de que “lo nuestro” es lo mejor es la única manera de empatizar con el nuevo entorno y con sus pobladores. Es por esta razón por la que viajar no es solamente una cita cultural o gastronómica, sino una manera directa de aprender del entorno y de enriquecerse interiormente. Conoceremos el influjo de la Ruta de la seda, del colonialismo occidental, del poderío de la antigua Unión soviética y de la pugna en el campo de batalla en el devenir de estos pueblos hasta el mismo presente.
MoskenstraumenEl viaje es un microcosmos en sí mismo de la propia vida. Desde la partida al regreso, el viajero se pone a prueba, sortea peligros, crea vínculos con lo que le rodea, supera sus miedos afrontando el devenir de los caóticos acontecimientos diarios, se adapta al medio y a sus posibilidades, aprende aquellas herramientas que le serán de utilidad e interactúa con todo aquello que le fortalece en el aprendizaje. A mayor conocimiento de lo que nos rodea, mejor será el trato con los demás y con uno mismo. Un monólogo en Asia Central de Pablo Eguiluz Quevedo es un ejercicio de honestidad y respeto con las culturas que son visitadas. El viajero escucha y aprende, no impone doctrinas ni hace proselitismo de su causa. Y todo ello lo vivimos en la primera persona de un diario de campaña que se va ensanchando al ritmo del calendario. Lejos quedó la tradición medieval del Hic sunt dracones (aquí hay dragones) donde en los primeros mapas terráqueos trazados por la mano del hombre se indicaba que, en las zonas inexploradas, existían monstruos y terribles criaturas marinas. Pero los dragones salieron de los mapas para instalarse en la mente de las personas. En definitiva, el miedo se cura viajando.

PORTADA-UZB-samarkand

EL LIBRO DEL MUERTO – CHRISTIAN ESSENWANGER – EDITORIAL CALIGRAMA, 2019

Posted on Actualizado enn

lantia_cover_5e1735b071036_360

TÍTULO: EL LIBRO DEL MUERTO.

AUTOR: CHRISTIAN ESSENWANGER WEBFACEBOOKTWITTERINSTAGRAM

EDITORIAL: CALIGRAMA, 2019 – WEB

PÁGINAS: 262

¿DÓNDE COMPRARLO?:  AQUÍ

 – SINOPSIS –

¿Alguna vez has escuchado historias de muertos? Óscar Ledesma conoce muchas.
Trabaja con ellos y durante cada encargo descubre siempre alguna nueva: en una foto escondida debajo del colchón o en una carta de amor secreta, y hasta en una botella de licor vacía. Y es que siempre que alguien muere sin dejar herederos en la gran capital peruana, él se encarga de inventariar su vida. Puede ser que para algunos sea tétrico manosear las cosas de alguien muerto; en el caso de Óscar, se trata solo de una jornada más.
Pero fueron siempre eso, tan solo historias que delatan los fantasmas en los objetos dejados por los muertos. Hasta que un día todo cambia en su complicada vida de mucho alcohol e historias propias de malos y tristes recuerdos; uno de sus muertos se le aparece con una propuesta de fama y dinero. Lo que tiene que hacer para conseguirlos es publicar un libro maldito, El libro del muerto, y pagar también un precio adicional.

 – AUTOR –

Nací en la ciudad blanca de Arequipa, Perú, el 12 de agosto del año 1972. Soy peruano de nacimiento y alemán por ascendencia. Mis estudios primarios y secundarios, hasta el segundo año, los realicé en el colegio Pedro Ruiz Gallo en Lima. De ahí tuve el orgullo de entrar al Colegio Militar Leoncio Prado y terminé mis estudios secundarios en 1988 integrando la gloriosa promoción XLII. Ingresé a la ENAMM (Escuela Nacional de Marina Mercante) el siguiente año y terminé graduado como Tercer Piloto en la especialidad de Cubierta ocupando el primer puesto. Los siguientes once años los dediqué al mar y a los barcos en los diferentes cargos de mi especialidad: Tercer, Segundo y Primer Piloto.
Durante mis años en la mar, he tenido la suerte y el privilegio de navegar en tres océanos y de conocer las culturas de diferentes países en cuatro continentes. En el año 2002, ya viviendo en Alemania y durante mis últimos meses en la mar, decidí, por fin, poner por escrito las muchas ideas y sueños que tuve para concretar más tarde lo que sería mi primera obra: Nidos I. La tentación. Siempre lo quise hacer, la escritura siempre me acompañó, mas el tiempo necesario nunca estuvo de mi lado. Ahora, diecisiete años después, tengo seis obras terminadas, y en mi constate intento de llegar a los lectores, he autopublicado en Internet Nidos I – La tentación (2007), y en el Perú La taberna al pie del mar (2014) y Fobos (2017).

– GUSTARÁarrow-145786__340

A los que disfrutan con lecturas ligeras de corte fantástico donde los personajes tejen sus propios destinos apostando por las rutas fáciles y los atajos cómodos pero que tendrán sus consecuencias dramáticas. Será del interés de aquellos lectores que intentan avisar en su mente a los personajes de que se están metiendo en camisas de once varas. También funciona como crítica a una sociedad ególatra, solitaria y cargada de desafecto.

– NO GUSTARÁ arrow-145782__340.png 

A aquellos que prefieren, dentro del género elegido, obras que exploren más profundamente y de manera más barroca y descriptiva los escenarios físicos y la psique de los personajes protagonistas por sendas muy elaboradas y documentadas. Los amantes de novelas más sofisticadas, así como aquellos que prefieren contenidos más domesticables y amables no encontrarán aquí su lectura.

– LA FRASE vintage-1751222__340.png

“Luego de un mes de investigaciones por parte de la policía y el juez encargado, se había llegado a la conclusión de que Alejandro Murillo no tenía heredero en ningún orden. Era hijo único de unos padres fallecidos y todos sus otros familiares también estaban muertos; tampoco existían registros de matrimonios o hijos. Además durante el tiempo que Alejandro llevaba muerto tampoco nadie había realizado un trámite de sucesión intestada para reclamar la herencia. El caso era evidente y triste al mismo tiempo”.

– RESEÑAletter-576242__340.png

2bf227da28bfd7e67348be7f6d711336Hoy traemos para reseñar El libro del muerto, del escritor y viajero peruano, Christian Essenwanger. Lo primero que tenemos que comentar es que los amantes del género fantástico/terror (con todos sus subgéneros, acepciones y aproximaciones diversas) están de enhorabuena. La narrativa más primigenia y formativa desde que el hombre dormía al abrigo de la fogata y las estrellas eran los únicos testigos de su existencia se aprecia en estas hojas. Allí aconteció la seminal herencia oral de lo que luego ha terminado llegando hasta nuestros días: desde la óptica más mística, espiritual y religiosa, hasta la más mundana, cotidiana y diaria. El miedo se generó por la acumulación de los infortunios de los primeros asentamientos humanos que intentaban dar forma a sus desdichas: el significado de la muerte, la explicación de las tormentas, la contemplación de las estrellas o los ciclos estacionales de la naturaleza. Por todo lo que nos ha dado la literatura, el cine, y la cultura del misterio en general es siempre una alegría toparse, apenas empezada la lectura, con referencias a Cuentos/Historias de la cripta (Tales of the crypt, 1989-1996) o con un número que creemos que no es casual, del departamento del muerto con el que empieza a rodar la presente novela: el 1408. Título homónimo de un cuento de Stephen King 1+4+0+8 = 13. El Maestro de Maine siempre hila muy fino (aunque la crítica no siempre lo respalde… Pero eso ya es otra historia).
El comienzo de esta novela recuerda al abogado Jonathan Harker en lo que, aparentemente era, una rutinaria visita de trabajo al castillo de un viejo conde transilvano y que se enreda de manera significativa. Se pone en valor el acercamiento desde lo cotidiano hacia lo extraordinario del antes mencionado escritor norteamericano (seguramente el mejor narrador de cuentos cortos de terror desde el <<Dios>>, Edgar Allan Poe). También indicar que Santiago, el protagonista de la novela, etimológicamente significa “el que es sostenido o protegido por Dios”, este particular Iacoubus tendrá que emprender su particular “Camino” para encontrar la redención en la noche limeña.
el-necronomicon-portadaY como en el inmortal hotel Overlook, aquí tenemos fantasmas. Entes que, cual pacto con el diablo, piden a cambio una contraprestación. Ya sabemos que la temporalidad de los ofrecimientos del diablo se paga con la perpetua esclavización del alma; pero el ser humano siempre tropezará las veces que hagan falta en la misma piedra. Las ansias de llegar a donde, por los cauces ordinarios no es posible, ocasionan que la mochila de la hipoteca esté demasiado llena. Algunos buscan atajos para promocionarse a las alturas por la vía rápida, (si algo nos ha enseñado el cine de mafiosos es que, a la misma velocidad a la que subes, bajas; y que el poder, el dinero y el orgullo, corrompen a cualquiera). El libro del muerto habla de vanidades, de envidias y de ambiciones, pero también de la soledad. La soledad de aquel que vive rodeado de todo aquello que se presupone que le encuadra en una zona de confortabilidad social pero con una falta de afectividad y empatía con sus congéneres que le aboca a buscar salidas de emergencia en los brazos de aquellas que tarifican el amor por minutos y que entregan el cuerpo, pero no el alma. La presente novela funciona mejor en el terreno de la pugna de egos y de las voluntades e impetuosidades de los personajes en un tono dramático de enfoque nihilista que como clásico terrorífico de atmósfera clásica. También encontramos la figura del alter ego, tan utilizado por muchos autores, sobre el misterio del escritor, su obra, la reflexión sobre la fama, la esquiva musa, la publicación de manuscritos, la búsqueda de la fama de aquel al que se le desvela el camino para lograr alcanzar el bestseller, etc. Y todo mientras el diablo se aburre y mata moscas con el rabo e inyecta problemas mundanos que activan su afición al divertimiento con el sufrimiento y la desorientación de aquellas almas atormentadas que sucumben a sus cantos de sirena. También, y dentro del tema principal que atesora la presente obra, nos topamos con la problemática actual de la soledad de todos aquellos mayores que mueren solos en sus casas y que no son reclamados por ningún familiar. Serán los vecinos los que den la voz de alarma al fijarse el aroma de la muerte en las paredes del edificio.
isolation-515x379Christian Essenwanger recorre los bajos fondos de Lima en un tour de force donde los personajes se asomarán peligrosamente al abismo. Testigo siempre el alcohol como trampantojo cotidiano y distorsionador de la realidad. Un recorrido dantesco a lo Nicholas Van Orton por la oscuridad de la noche y de los corazones de aquellos que toman rumbos peligrosos en sus vidas. Presenciamos una moraleja modernista de los tiempos en los que vivimos, donde la imagen exterior pesa más que la conducta y la moral interior. Personas vacías de contenido pero que intentan proyectar al exterior un perfil de entereza, poderío y triunfo. La presente novela corta aborda en un lenguaje sencillo y, fácilmente abarcable por todas las edades, los peligros que esperan en cada esquina ya que el diablo se encuentra en los pequeños detalles. Respecto a sus dos grandes arcos narrativos, tendrá que ser el lector el que valore su engarce, nosotros pensamos que uno de ellos funciona mejor que el otro y que hay un poco de desequilibrio en la formación de los personajes protagonistas.
Si de algo nos advirtió H.P. Lovecraft con El Necronomicón es que hay grimorios que es mejor que no salgan nunca a la luz del día y menos aún que sean leídos.

1-18

ENEMIGOS DE CAUTIVERIO: DE LOS QUE QUEDAN ATRÁS – GARRIDO ROBLES – EUROPA EDICIONES, 2019

Posted on

libro-recomendado-fondo-blanco

61c6-SfkGfL

TÍTULO: ENEMIGOS DE CAUTIVERIO: DE LOS QUE QUEDAN ATRÁS.

AUTOR: GARRIDO ROBLES –  INSTAGRAM

EDITORIAL: EUROPA EDICIONES, 2019 – WEB

PÁGINAS: 230

¿DÓNDE COMPRARLO?:  AQUÍ

 – SINOPSIS –

En la España de la posguerra, la repudiada familia de un rojo trata de salir adelante con los escasos medios de que dispone. Prostitución, contrabando, abusos, tortura y muerte impregnan el paso de la adolescencia a la juventud de Lorena Sanchís, una valiente mujer que no se dejará pisotear por la crueldad de la cínica «Nueva España». ¿Dónde está Joan? ¿Qué harías para encontrar a quien amas cuando no quedan registros físicos de su existencia? ¿Cómo buscarías a un republicano, quizás exiliado sino muerto, en la España franquista? Tras hacerse estas preguntas, Lorena, desesperada, opta por contratar a un profesional; Hermógenes Ramos, detective privado. A cambio de bienes de consumo como forma de pago, Hermógenes inicia una compleja investigación sobre el aspirante a piloto de guerra de origen barcelonés; acudirá allí donde lo lleven pistas y declaraciones, entrevistará a quienes esconden su ideología político-democrática del fascismo y descubrirá la miseria que las autoridades esconden en las afueras de las ciudades y en la oscuridad de la noche.

 – AUTOR –

Nació en Barcelona en 1988. Estudia Geografía e Historia y Relaciones Internacionales.

– GUSTARÁarrow-145786__340

A los lectores que disfrutan por igual con la trama novelesca y con el tapiz donde se representa. Aquellos que entienden que no es posible contar una historia sin enseñar la arquitectura de los bastidores. Tanto para los que vivieron esta época aciaga de la historia española como para los que les ha llegado de oídas les será interesante saber qué estaban haciendo sus abuelos para que nosotros disfrutemos de la comodidad que nos rodea hoy en día.

– NO GUSTARÁ arrow-145782__340.png 

A los fervientes partidarios de uno u otro bando que, anclados todavía en la trinchera infinita del rencor y del menosprecio, no puedan reconocer los errores del pasado por encima de colores e ideologías. Los que solo ven los titulares de la adhesión a su causa pero no quieren bajar al humanismo de personas con nombres y apellidos que intentaron labrarse un futuro de la mejor forma posible no empatizarán con lo que aquí se desarrolla. La maldad humana no entiende de bandos, es personal e intransferible. Y, al revés, los héroes anónimos abrazan la bandera que pone en riesgo su vida para llevar comida a casa del vecino.

– LA FRASE vintage-1751222__340.png

“La caminata se alargaba ya cuarenta minutos, cuando Lorena estuvo tentada de detener a su madre y preguntarle sin ambages a dónde iba. Pero en ese momento comenzó a aminorar la marcha, mientras rebuscaba en su bolso. Lorena se ocultó detrás de un almendro exuberantemente florido cuando su madre se detuvo por completo. En aquella soleada plaza que Lorena desconocía, entre silbidos de afilador y gorriones revoloteando y enganchados a los salientes de las fachadas cual murciélagos, la chica contempló a su madre maquillándose con la ayuda de un espejito de mano. La curiosidad de la joven no hizo más que acentuarse. <<¿Por qué no se ha maquillado en casa, en lugar de esperar a hacerlo aquí, de malas maneras?>>, pensó Lorena, que ni siquiera tenía constancia de que su madre se hubiera maquillado desde que la desgracia se instalara en casa”.

– RESEÑAletter-576242__340.png

final-presidente-del-gobierno-carlos-arias-navarro-manana-del-noviembre-1975-comunicando-muerte-franco-traves-tve-miseria-grupo-mujeres-1950-hace-cola-frente-una-fuente-publica-madridHoy traemos para reseñar Enemigos de cautiverio: de los que quedan atrás, de Garrido Robles (autor que ya de por sí tiene nombre de detective privado). Novela costumbrista, negra y picaresca que expone un excelso bodegón de posguerra (válido para prácticamente cualquier guerra fratricida). Es de tener poca perspectiva histórica y social pensar que la guerra acaba con el final firmado, o no, en un documento entre vencedores y vencidos o, unilateralmente, solo por los vencedores: ya se sabe: “En el día de hoy, cautivo y desarmado…”. Es a partir de ese momento, en el que se atisba cierta normalización, cuando los civiles intentan retomar la vida que dejaron atrás durante el lapso del conflicto bélico. El espacio de tres años de conflicto de la guerra civil española apagó sueños, separó familias, interrumpió prometedoras carreras, oficios y negocios, empobreció a la ciudadanía y sembró el miedo a ser señalado por el vecino de cualquiera de los bandos por ser simpatizante del contrario. ¿Envidias intestinas, cuentas pendientes, pura supervivencia?, de todo hubo. Durante la posguerra se cruzaron las sombras y se afilaron los dientes de una población que, olvidó a su vecino y compatriota, para ceñirse únicamente a la imaginativa manera de llevar un bocado a sus hijos. Desde la atalaya de nuestro actual mundo del estado del bienestar y del confort occidental nos es difícil entender los ingentes esfuerzos que hicieron las generaciones pasadas para dar de comer a sus familias y calentar el hogar. Esfuerzos que, en algunos casos, rozaron (o rebasaron) la falta de ética o la punibilidad del sistema legal. Es precisamente durante este “sálvese quien pueda” donde aparece la tensa narración de Garrido Robles.
theleftoversEn la ficción televisiva tenemos a Los 4400, The leftovers o el universo Marvel, por poner unos ejemplos que, nada tienen que ver con la lectura que tenemos entre manos, pero que sí sirven para definir lo que ocurre cuando existe un “lapso” de tiempo en el que los personajes han quedado “suspendidos”. También podría valer el relato vital de un prisionero que es excarcelado tras muchos años en la cárcel. Durante esta ausencia la vida ha seguido su camino pero, aquellas personas que han partido y las que aún esperan la vuelta del familiar desaparecido sienten un vacío y una desesperanza que les impiden continuar con una rutina que les ha sido arrebatada, en la mayoría de ocasiones, por la acción y decisión de terceros. En Enemigos de cautiverio, el autor nos propone una doble búsqueda: la del personaje desaparecido durante el conflicto bélico y la de los propios protagonistas de la historia que transitan en una búsqueda personal como forma de conciliarse con un pasado que ha destruido las raíces familiares más profundas y la coexistencia pacífica entre vecinos y conciudadanos. A río revuelto, ganancia de pescadores; pero de pescadores avispados, que vuelan en vez de correr y que saben que no hay chuscos de pan suficientes para todos. Somos testigos de la dignidad del hambriento, que no tiene vergüenza alguna en mostrar su condición si esto le reporta el llenado del depósito. En una posguerra de “carpantas” hasta el más mínimo atisbo de esperanza es asumido con decisión por aquellos que han caído en desgracia por haber elegido (o haber sido obligados a elegir) el bando de los perdedores. Mientras tanto, un nutrido grupo de oportunistas, paniaguados, pazguatos y aprovechados ven cómo las prebendas del nuevo régimen les colocan en un otero del que pueden atisbar nuevas esperanzas y conseguir tres comidas al día sobre mantel de hilo y, lo más importante, dar rienda suelta a la defensa de su ideales (de tenerlos) mancillando el buen nombre de aquellos que, por múltiples motivos, la balanza les situó en el bando perdedor. En el mundo de los vencedores y vencidos no siempre el ganador de la contienda ofrece la mano al que, en buena lid, batalló con entrega a sus ideales e intereses (cierto es que los denuestos de los vencidos, en ocasiones, tienen difícil reparación o perdón). La lucha entre hermanos crea cicatrices que ni el tiempo es capaz de ocultar del pecho de los beligerantes.
unnamedEnemigos de cautiverio esboza el cruel panorama de aquellos que tuvieron que ganarse las habichuelas por cualquier modo posible: el estraperlo, la prostitución, la mansa servidumbre, la traición, el abandono, la picaresca, la ruindad, etc. El autor nos muestra una historia mínima y muy acotada en el tiempo donde la narración está al servicio del cuadro que se muestra de la España de posguerra. El poder civil, eclesiástico y militar al servicio de un régimen que, para perpetuarse en el poder, tiene que mantener un férreo control en su gallinero para que nadie se desmande ni se salga del tiesto. Cada pequeño caudillo de barrio manifestará su poder de distinta manera. Desde el atropello directo de quien se sabe con el salvoconducto del poder, hasta el que de manera velada y sinuosa controla cada rincón de hasta donde llegan sus tentáculos. En este laberinto de peligros directos y disimulados cualquier paso en falso destapará las cartas del exilio autoimpuesto por muchos para no ser detectados por los servicios del régimen. Sobre esta cuchilla se mueven unos personajes que, en su lucha por la supervivencia propia y de su familia, tienen que sortear, con mucho talento e imaginación, los obstáculos que les pone la vida. El autor, no solamente crea una historia que transita por varios géneros de una manera muy resuelta, sino que la dota de un trasfondo y un decorado muy bien tejido y construido para que todo en su conjunto se compacte con un engarce que, para todo lector que tenga conocimientos de este período histórico, fluya sin notas chirriantes ni altisonantes que desorientan y sacan de la lectura.
Si tomamos como referencia uno de los mejores lienzos de Barcelona de la literatura contemporánea en la pluma de Carlos Ruiz Zafón con su tetralogía de El cementerio de los libros olvidados, podemos decir que esta novela de Garrido Robles es digna satélite del autor de las desventuras de la familia Sempere. En un tono ágil, directo, correctamente descriptivo y donde el nutrido diálogo resultante de la pugna entre sus personajes nos recuerda extractos de La colmena de Camilo José Cela o de Nada de Carmen Laforet. Nos muestra un tiempo en el que, aunque el frío atería con fuerza y el estómago siempre rugía insomne, la resolución de quienes querían seguir hacía adelante se mantuvo impertérrita. También encontramos notas de la mejor novela negra norteamericana de los cincuenta en adelante: detective en apuros personales + clienta misteriosa + bajos fondos + violencia. El noir siempre se ha sabido mover muy bien en tiempos convulsos y revueltos para poner a cada personaje en su sitio. Fuera caretas, fuera convencionalismos sociales. Cuando vienen “mal dadas” los caninos siempre se muestran y la piel de oveja se deja en el ropero.

50340656_26712326

LA CALLE DE LA MONTERA – GONZALO ARJONA – ESSTUDIO EDICIONES, 2018

Posted on Actualizado enn

libro-recomendado-fondo-blanco

29425341_300107167185199_303928683482054656_n

TÍTULO: LA CALLE DE LA MONTERA.

AUTOR: GONZALO ARJONA  TWITTER –  FACEBOOK – INSTAGRAM

EDITORIAL: ESSTUDIO EDICIONES – WEB

PÁGINAS: 350

¿DÓNDE COMPRARLO?:  AQUÍ

 – SINOPSIS –

Dice la leyenda que allá por los años antiguos en los que reinaba Felipe III, en una calle de Madrid vivió una charra, viuda joven y muy bella que tenía distraídos los corazones de cuantos se acercaban a su calle para verla. Dicen, que los hombres se apostaban bajo su balcón cuando salía a regar las flores, para mirarla. Y que estos hombres se disputaban las hojas secas que caían a la calle, con tal fiereza, que hubo muertos a su puerta. Dicen, que grandes del reino hicieron que se marchara y dicen, que al marcharse maldijo aquella calle diciendo que siempre a esa calle irían los hombres a buscar a las mujeres bellas. Pero es una leyenda. Esta es la historia de Isabel, viuda que se marchó de Salamanca huyendo de su belleza y en Madrid su hermosura fue su cárcel; es la historia de Blas, un viejo pícaro y borrachín que vende cuentos por los mesones; de Rodrigo, hijo bastardo de un hombre tan poderoso como el rey al que manejaba. También es la historia de una carta perdida y de una traición. En la villa y corte de Madrid, ‹‹Donde todo se compra y todo se vende, desde el amor hasta la muerte››. También es la historia de una calle, a la que el pueblo de Madrid le puso por nombre ‹‹calle de La Montera››.

 – AUTOR –

f8CmtSnj_400x400

Nací un día de mayo del año cuando mediaba el siglo pasado, en Tetuán, en Marruecos, de los amores de una algecireña morena y guapa y un jimenato alto y rubio que estuvieron repartiéndose amor desde el día que se conocieron. A los ocho años me traen a Madrid y aquí viví, crecí, estudié, trabajé y me enamoré; también me desenamoré y me volví a enamorar. De formación técnica, lector incansable y furibundo, comienzo a escribir muy joven, de aquella época no queda nada, eran cosas escritas en los cuadernos, en papeles, donde pillaba, casi todo frases, principios de historia que luego no seguía, o seguía en otro cuaderno que después perdía. Siempre en mi desorden. Es ya de mayor, cuando la vida me serena y me sujeta a la silla que decido escribir más en serio y comienzo con relatos y cuentos que comparto con grupos de escritura, eran los años 2005, 06 y 07; en 2008 publico un libro de cuentos llamado “Cuentos de medianoche”. A pesar de que el trabajo era muy absorbente, siempre saco tiempo para escribir, son las noches y las madrugadas robadas al sueño y los fines de semana los que aprovecho para escribir, siempre relatos y cuentos cortos. Después vino la etapa del trabajo en Argelia y se detiene la creación, intento escribir pero se me niegan las musas, deberían estar asustadas por el ambiente raro y claustrofóbico de aquel país difícil.
A mi regreso a España, después de seis años, retomo la escritura con fuerza, publico mi primera novela en Amazon KDP, en formato papel y digital “Cielos de Carbón”, una trepidante novela de misterio en París, con terrorismo internacional incluido. Publico por el mismo medio un mes más tarde “Siete bestias y una nube” una recopilación de relatos cortos. Mantengo activo un blog que se llama Reflejos, donde escribo periódicamente cualquier cosa que se me ocurra. Y ahora acabo de publicar mi nueva novela “La calle de la Montera”, cuyo comienzo se remonta allá por el año 2006, donde empiezo a documentarme y voy escribiendo los primeros encuadres, eligiendo lenguaje, y forma de presentar la novela. Este proyecto queda detenido durante los años argelinos y retomado de nuevo en junio de 2017, y con todo lo que tenía documentado y escrito logro terminarla el 29 de diciembre de 2017, después de muchas horas de silla y sacrificio. Hoy está editada gracias a Fussion Editorial.
La calle de La Montera es una novela costumbrista, al más puro estilo “galdosiano”… ese fue el motivo que alegaron al rechazarla en una de las editoriales a las que envié el manuscrito. Narra la historia de Isabel de las Cuevas, una mujer valiente, viuda de un teniente de los Monteros de Cámara del Rey, bellísima y muy joven, que vino a instalarse en Madrid, huyendo de la prisión en la que se había convertido su pueblo tras el fallecimiento de su marido. Es tan bella que los hombres llamados por su belleza ocupan su calle para verla y como consecuencia, las prostitutas detrás de ellos, lo que convierte aquella calle en coso de disputas y peleas y hasta de muertes. Tiene a bien la fortuna poner en manos de Isabel una carta que es vital para los planes de los enemigos del Duque de Lerma, valido del rey, que intentan derrocarle y llevarle ante la justicia por malversación, corrupción y apropiación indebida de bienes de la corona. Este hecho pone su vida en peligro.
La historia está narrada en su mayor parte por Blas, un viejo y pícaro mendigo, a un señor castellano que acompaña a sus sobrinos a Alcalá para que estudien en la universidad. Don Álvaro, el noble castellano tiene que velar toda la noche para que Blas, entre frasca y frasca de vino le relate la historia de su vida en la casa del duque de Lerma, al que sirvió y de lo que su cedió en aquella calle para que el pueblo de Madrid acabara llamándola La calle de la Montera. Blas es un pozo de sabiduría popular y lo va demostrando a lo largo de todo su relato con citas, refranes y dichos. Se educó en casa noble, pero es consciente de cuál es el sitio donde le ha tocado vivir, Tiene un alto sentido del deber y de la fidelidad hacia sus señores y no duda en poner su vida en peligro si con ello ha de salvar la de su señor. Cada personaje de esta novela tiene su porqué, nadie se queda fuera de la trama y todos son necesarios para dar cobertura a la historia, y puedo decir que me he sentido muy cómodo con ellos y son ellos y no otros los que me han guiado por los intrincados caminos de este Madrid de capa y espada, de bolsa y coleto, de envidias y amores, para encontrar la salida y poder poner fin a esta historia.

– GUSTARÁarrow-145786__340

A los aficionados a la novela histórica en cualquiera de sus vertientes. A quienes aprecian las situaciones de acción y de intriga con final previsible por la parte histórica pero incierto por la parte ficticia. Satisfará a los que disfrutan reconociendo lugares, marcos y paisajes que permanecen, aunque sea, estratificados por Chronos y cubiertos con su pátina menos etérea y más rotunda.

– NO GUSTARÁ arrow-145782__340.png 

A quienes prefieren una clara delimitación racionalista entre hechos y literatura. A los puristas del Siglo de Oro en todas sus facetas y manifestaciones, especialmente en las formas literarias, incluido el uso arcaico del lenguaje.

– LA FRASE vintage-1751222__340.png

“—Se nos fue la noche Maese Blas, y la historia sin su final.
 —Aún queda tiempo. El fin de la historia se acerca, y cuanto más cerca está más se aviva mi memoria y más se me revuelven las entrañas recordándola. Lo que pasó nos cambió la vida a todos; a unos se la mejoró, a otros nos la destrozó. Por eso es tan duro el recuerdo.”

– RESEÑAletter-576242__340.png

las-novelas-ejemplares-del-patio-de-monipodioCon esta entretenida novela histórica, Gonzalo Arjona rinde memoria a toda una época, turbulenta como tantas otras en España, y bastante desconocida para muchos estudiantes de la E.S.O. que saltan con desidiosa alegría de Felipe II “el Prudente” a Fernándo VII, «el Deseado» o «el Rey Felón», a elegir. Este último, según la canción infantil, usaba paletón, que a saber qué relación guardaba este monarca con los diente de una llave, pero esa es otra historia. El caso es que Felipe III (“El piadoso”) y Felipe IV (“El grande”) también son Historia, con mayúsculas, y reinaron en el periodo Barroco del Siglo de Oro que consagró, entre otros géneros, la muy española Novela Picaresca. El autor sitúa en la onda de Felipe III a los personajes más relevantes que darán aliento a su novela y nos harán rememorar ocasionalmente las andanzas del Licenciado Vidriera, del Lazarillo de Tomes, del Pícaro Hablador o de Monipodio y su patio, entre otros muchos.
De  los varios posibles orígenes del nombre de la actual Calle de la Montera de Madrid, Gonzalo Arjona, con acierto a nuestro parecer, se ha inclinado por el más romántico y vistoso para titular y soportar su novela. Seguramente, desde ese punto geográfico, se atisbaban en su día montes de forma singular (casi todos los montes tienen parecido a lo que al “avistador” le es grato o familiar),  o puede ser cierto que un rey, en apresurada galopada, perdiera en esa calle su prenda de cabeza. Incluso si por esa ruta iniciaban los monteros su aventura cinegética, o quedó indubitadamente documentado que allí habitó un notable apellidado “Lamontera”, nada es literariamente más atractivo y digno para nombrar a una calle que el recuerdo de una mujer bella y rompedora. Nos adentramos con facilidad en el relato y vemos que el autor sabe, en todo momento, guardar ese difícil equilibrio entre la adecuación idiomática con términos y giros propios del castellano del siglo XVII, que mantienen sumergido al lector en la atmósfera apropiada, pero en la justa medida para no hacerle precisar un diccionario “ad hoc” ni distraerle de la historia que le es narrada. La descripción de ambientes, escenarios, modas y costumbres, sigue la misma tónica y propicia una “bilocación” sin traumas intelectuales ni esfuerzos innecesarios. Se agradece la amenidad, sazonada con la porción de rigor histórico que corresponde. El conjunto da credibilidad a los personajes y a la trama.
Calle-de-la-Montera-e1448875388763En una larga noche, digna de la mejor y más locuaz Sherezade, debidamente regada con mistela, Blas desgrana la historia de su vida para los atentos oídos de don Álvaro. Todo un periplo vivencial que convierte al pícaro y truhán Blasillo adolescente, en sirviente fiel, amante proclive a variopintos tálamos, oportunista “desfacedor de entuertos” y, sobre todo, tutor comprometido y preceptor por solemne encargo. Tal es el atractivo de su narración que, en la consideración de su atento oyente y de sus sobrinos, pasa de ser un vulgar mendigo a ser tratado como maese Blas e, incluso, como Don Blas. Nada hace mella en el ánimo del atento escuchador, ni las horas de vigilia ni los denuestos y epítetos que el dueño del Mesón de la Herradura prodiga al malhadado cojo, si bien es cierto que las respuestas de este están a la altura y ponen de manifiesto la cómica relación de amor-odio entre ambos carcamales personajes.
Doña Isabel, La Montera, requiere el foco central de la novela, y lo merece, pero no resta un ardite al valor y la fuerza del resto de personajes de todo pelaje y pedigrí, históricos o ficticios, que le acompañan en la obra.  Desde el Duque de Lerma que «para no morir ahorcado, el mayor ladrón de España, se vistió de colorado», al bravo conductor y antiguo soldado Dimas, al inefable Blas, la jacarandosa a la par que prudente y sentimental Margarita, al intrigante Don Gaspar Guzmán de Pimentel, al despreciable sicario “Tuerto” y  a todos los demás que, no citados aquí, se asoman a la narración participando con intensidad, desde sus distintos papeles y posiciones sociales.
La entretenida trama deja espacio al lector, que pueda estar interesado en seguir las huellas de los personajes por múltiples escenarios geográficos reconocibles hoy en día, si se toma la molestia de contrastar, por ejemplo, el Plano de Madrid de Pedro Teixeira con el de Google Maps, “mutatis mutandis”. Si busca la ubicación asignada por el autor a la residencia madrileña de Doña Isabel se encontrará (siempre que no cambie el negocio) con una franquicia que ofrece actualmente “pinchos” o “montaditos” a propios y extraños. Y si alguno de los personajes saliese hoy en día por la discreta calle lateral no encontraría los jardines que allí estuvieron, pero podrá comprar “tickets” para un recorrido turístico por la capital o para visitar la Consejería de Asuntos Sociales. Una vez se ha disfrutado de los lances, aventuras, intrigas, amoríos, retratos históricos y costumbristas que nos propone Gonzalo Arjona no dejamos de percibir el triste destino y magra recompensa que podía recibirse por un criado y hombre de confianza, tras años de abnegado servicio, en una época carente de “estado del bienestar”. Un abrazo, un elogio y poco más. La supervivencia habría que fiarla a la habilidad para cortar los cordones de la bolsa ajena.
Dicen que nunca segundas partes fueron buenas, pero a más de un lector le gustaría saber de la vida de Rodrigo e Isabel en las Américas o de Don Miguel de Cervera y Doña Ana en su nuevo destino. Tal vez maese Blas aún tenga mucho que ofrecer.
templete-san-luis-madrid-kgQE--510x286@abc