Últimas Actualizaciones del Evento

PORTADAS “TOP 10” LITERANIA 2019

Posted on Actualizado enn

Durante la celebración de Literania (https://literania.global/) hemos contado con grandísimas portadas, de magníficos libros. En nuestro subjetivo juicio y, aunque no hemos podido llegar a ver el 100% de los libros expuestos, os presentamos las portadas que más nos han gustado. (Por orden alfabético).

literania-2019.jpg

 

– TOP 10 PORTADAS LITERANIA 2019 – 

– DIARIO DE MAMI AUTORA  COMPRA
– GENERACIÓN T: EXPLORADORES DE LA VOZ DIGITAL AUTORA  COMPRA
– INSÓLITO AUTOR COMPRA
– LAS AVENTURAS DE TXANO Y ÓSCAR. OPERACIÓN SABUESO AUTOR COMPRA 
– ORISSA AUTOR COMPRA
– PÁLPITOS AUTOR COMPRA 
– PERGAMINOS DEL ALMA AUTORA COMPRA
– RESACA DE MARIPOSAS AUTORA COMPRA 
– SOFÍA Y EL ÁNGEL CAÍDO AUTOR COMPRA
– UN AMIGO DIFERENTE AUTORA COMPRA 

ENTREVISTA A JOSÉ DE LA UZ, ALCALDE DE LAS ROZAS Y CANDIDATO DEL PARTIDO POPULAR

Posted on Actualizado enn

 

Entrevista a José de la Uz, 

alcalde de Las Rozas y candidato del Partido Popular

IMG_0733 (1).JPG

Hoy tenemos con nosotros en la entrevista literaria de Forolibro, a D. José de la Uz, alcalde de Las Rozas de Madrid desde 2015. Licenciado en derecho, Máster en Administración y Dirección de Empresas (MBA) por ICADE y otro en Asesoría Jurídica de Empresas, además de un Programa de Liderazgo en la Gestión Pública por el IESE. Comenzó su actividad laboral en la empresa privada, concretamente en el mundo de la banca, que compaginó con sus primeras responsabilidades políticas. Ha trabajado en varias consejerías de la Comunidad de Madrid como asesor y jefe de Gabinete y, en 2011, fue nombrado Secretario General Técnico en la Vicepresidencia y, posteriormente, en la Consejería de Presidencia, Justicia y Portavocía del Ejecutivo regional. Casado y padre de un hijo. Amante de los animales, deportista ocasional y lector asiduo. Agradecemos mucho su tiempo y atención con esta entrevista. Vamos a ver qué nos cuenta de una de sus grandes aficiones: los libros.
Recordemos que Las Rozas es un municipio que ya sobrepasa los cien mil habitantes. Cuenta con tres bibliotecas municipales que en épocas de exámenes abren sus salas de estudio 24 horas para los estudiantes. Hay que destacar que en 2018 se entregó el carnet de socio número 70.000. Por tanto, el 70% de los ciudadanos del municipio son socios de las bibliotecas municipales, que cuentan con un fondo documental de más de 200.000 documentos. Además, la Red de Bibliotecas municipales de Las Rozas ha recibido el Premio Liber 2018 a la mejor iniciativa de fomento a la lectura en bibliotecas abiertas al público, reconocimiento que otorga la Federación de Gremios de Editores de España.
img_lteixidor_20181004-214312_imagenes_lv_propias_lteixidor_liber18_7373_21-k5lB--992x558@LaVanguardia-Web

 

– ENTREVISTA – 

 

Sr. de la Uz, desde la óptica de ser alcalde de Las Rozas, ¿qué nos puede comentar acerca de la relación de los vecinos del municipio con los libros y la literatura en general?
En general los vecinos roceños son lectores asiduos, como demuestra el hecho de que en una ciudad de más de 100.000 habitantes las excelentes bibliotecas públicas de las que disponemos cuenten con nada menos que 72.000 socios.
Desde el Ayuntamiento respondemos a esta demanda con una red de bibliotecas que ha sido recientemente premiada y que está en constante evolución en cuanto a servicios, horarios e instalaciones.
Además, se realizan un gran número de iniciativas municipales relacionadas con la lectura y la literatura. Muchas de ellas se concentran a lo largo del mes de abril en lo que hemos denominado ‘Abril de Libro’, con especial protagonismo para ‘Las Rozas Lee’, un concurso nacional de carteles de animación a la lectura que ha celebrado este año su segunda edición con un nivel impresionante de obras e ilustradores. También se realiza durante este mes la lectura compartida de El Quijote, conciertos, talleres, certámenes, exposiciones…

 

¿Qué infraestructuras, proyectos culturales, librerías, bibliotecas, revistas, talleres, clubs de lectura o cursos de literatura puede destacar del municipio?
Cada viernes celebramos la Hora del Cuento, un espacio de fomento de la lectura entre los más pequeños, en las tres bibliotecas del municipio, que lleva en marcha ya 20 años. Para ellos, los que dan sus primeros pasos en la lectura, también tenemos los talleres educar Creando.
Las bibliotecas, además, colaboran habitualmente con los centros educativos para la formación de usuarios, y también colaborando en proyectos específicos. También hemos puesto en marcha hace pocos años un certamen literario escolar de prosa y poesía, en el que participan la mayor parte de los colegios del municipio cada año.
En cuanto a Club de Lectura, tenemos el Club Espacio de Lectura, que tiene una gran acogida y participación por parte de los vecinos. También se realizan a menudo presentaciones de libros y fomentamos el  talento local para que los artistas locales puedan hacer exposiciones o presentar sus obras literarias.

 

¿Hay algún plan o proyecto literario que tenga en mente para futuras fechas?
Lo más importante que incluye el programa electoral es el proyecto para construir una planta adicional en la sala de estudio de la Biblioteca Leon Tolstoi, que supondrá una importante ampliación de plazas, además de una nueva instalación cultural con sala de estudio y lectura en La Marazuela.
Vamos a seguir apostando por el talento local, por presentar las obras de nuestros escritores aquí en Las Rozas y por favorecer el estudio y la lectura a todos los niveles que sea posible.

 

Y, de lo general, a lo particular: ¿qué lee en estos momentos José de la Uz?, ¿y qué no lee?, ¿tiene vetos literarios?
Algunos vecinos me están haciendo llegar libros, algunos que escriben ellos mismos. Ahora mismo estoy leyendo ‘Relatos humanos’, que es la segunda parte de ‘Recursos humanos’, escrito por varios responsables de RRHH de grandes empresas, que se presenta también aquí en Las Rozas.
Después tengo pendientes ‘El Director’, del ex director de El Mundo David Jiménez y también ‘Sapiens’, de Harari.
En cuanto a los vetos literarios, no tengo ninguno, aunque siempre hay épocas en las que me apetece leer más algún tipo de obras que otras.
 
¿Cuándo comenzó su hábito de lectura?, ¿recuerda su primera o primeras lecturas?
De pequeño me apasionaba leer, era un lector tremendo. Me encantaban los clásicos de Los Hollister, Los tres investigadores, Los cinco… también estas colecciones de clásicos que había en varias editoriales, disfrutaba mucho leyendo estas obras de niño.
Después, ya en la época de estudiante, recuerdo con cariño ‘La historia interminable’, ‘El nombre de la Rosa’ o ‘Cien años de soledad’.
Más tarde me gustó mucho Pérez Reverte, disfruté mucho leyendo ‘La piel del tambor’ o ‘El capitán Alatriste’, Ken Follett, John Grisham, también Murakami…  ese tipo de lectura me gusta mucho.

 

¿Qué libro recomendaría a alguien que se inicia a la lectura?
Es muy difícil acertar, creo que cada uno acaba por encontrar ese libro que le emociona y le hace amar la lectura casi por casualidad, pero en mi caso disfruté mucho con clásicos como ‘Colmillo Blanco’, ‘Martin Eden’ o ‘La Isla del Tesoro’ cuando era joven.

 

¿Cuál es su género favorito?
Como decía antes, es algo que va cambiando según las épocas y los momentos. Sin duda lo que más leo últimamente es ensayo, pero la novela policíaca y de intriga es mi preferida.

 

¿Su libro o libros clásicos preferidos?
 ‘Trafalgar’ y el resto de los ‘Episodios Nacionales’ son un referente, también he disfrutado con los clásicos rusos, y ‘Cien años de soledad’ estará siempre entre mis libros preferidos. Adoro el realismo mágico.

 

¿Es más de pila de libros en la mesilla de noche y leer varios a la vez, o prefiere leer de uno en uno?
Suelo leer los libros de uno en uno, pero algunas veces dejo parado un libro para leer en medio otro, si es muy corto o me interesa mucho leerlo, y retomar después el anterior.

 

¿Puede leer en cualquier lugar o necesita un sitio tranquilo y solitario?
Prefiero un sitio tranquilo, desde luego, y tiempo por delante, pero son dos circunstancias que no encuentro tan a menudo como me gustaría.

 

¿El lugar más raro donde haya leído alguna vez?
Recuerdo una noche entregado a ‘Historias de cronopios y de famas’ dentro de un tren abarrotado en algún lugar de Centroeuropa, ya no recuerdo el trayecto exacto. Estaba haciendo el Interraíl con unos amigos y me enganché al libro a pesar de que estábamos agotados y de que en el vagón no había prácticamente luz, pero no podía dejar de leerlo.

 

¿Alguna manía de coleccionista o bibliófilo?
Me gusta el aspecto del mueble de la librería lleno de libros, y de vez en cuando acercarme a leer los lomos y recordarlos, pero creo que es algo que le pasa a todo el mundo ¿no?, así que no, ninguna manía especial. Tampoco me puedo considerar coleccionista ni bibliófilo… es mucho decir.

 

¿Tiene algún libro en busca y captura, pero que no aparece o está descatalogado?
No, ninguno en especial.

 

¿Alguna adaptación cinematográfica a destacar de algún libro que haya leído?
Destacaría algo más bien a la inversa. Me sorprendió lo mucho que disfruté de la novela ‘Memorias de África’ sin ser fan de la película.

 

¿Un político lee literatura política?, ¿tiene algún autor político de referencia?
Sí, claro, es prácticamente obligado. En cuanto a referencias, son todas ya clásicos, Larra, Azorín, Unamuno…

 

¿Ha leído el último libro de Pedro Sánchez?, ¿qué opinión le merece?
No, no lo he leído.

 

En su mochila a una isla desierta, ¿qué libros llevaría?
No sabría decirte cuales, pero sí cuantos… ¡muchos!

 

¿Papel tradicional o ebook?, ¿tapa dura o de bolsillo?
Al final del día he pasado mucho tiempo mirando la pantalla del móvil. En esto soy clásico, para la literatura prefiero el papel.

 

¿Tiene algún autor u obra que socialmente no es confesable decir que le guste?
Diría que no…

 

¿Sigue leyendo el periódico en papel?
Por una cuestión práctica, rara vez, pero es algo que disfruto.

 

¿Comics, novelas gráficas, tebeos?
Sí, he leído algunas novelas gráficas que me han gustado mucho, como ‘Maus’ o ‘Persépolis’, pero no es un género que conozca bien.

 

¿Ha prestado algún libro que no le hayan devuelto o no ha devuelto algún libro que le hayan prestado?
De algunos que he dejado y no me han devuelto soy consciente. De los que me he quedado yo sin querer, no. Procuro ser cuidadoso con ello pero estoy seguro de que me ha pasado más de una vez. Desde aquí aprovecho para pedir perdón a los agraviados, nunca fue mi intención.

 

¿Qué opina de la polémica acerca de Marie Kondo, la “nueva gurú del orden”, que, aunque luego matizó, dice que solamente se pueden tener treinta libros en casa? ¿Usted podría ajustarse a esta “premisa”? Porque, por cierto, ¿cuántos libros tiene en casa?
Conozco a la influencer, pero no sabía que había afirmado eso. En todo caso a mí, personalmente, me cuesta mucho deshacerme de los libros así que no puedo estar de acuerdo con su teoría. No sé cuántos libros tengo, la verdad. Muchos en cajas en casa de mis padres, víctimas de las mudanzas, y en mi casa un par de librerías que ya rebosan.

 

¿Viene de familia lectora?, ¿leen sus familiares?
Sí, la mayor parte de mis familiares, incluida mi familia política, son lectores.

 

¿Cuál es el mejor lugar para leer en Las Rozas bajo techo?, ¿y en exteriores?
Cualquiera de las salas de lectura de las bibliotecas de Las Rozas son un lugar magnífico para leer. También tenemos la suerte de vivir en un municipio rodeado y atravesado por muchas zonas naturales, y los parques son una de nuestras señas de identidad, con lo que no nos faltan zonas estupendas para leer al aire libre.

 

¿Tiene algún autor por el que haría cola bajo la lluvia para que le firmase un libro?, y ¿con qué escritor se iría a tomar unas cervezas?
No soy muy sensible al fenómeno fan, ni siquiera con los escritores, pero me encantaría tomar un café con todos los que me han hecho disfrutar y aprender con sus obras.

 

¿Conoce algún escritor vecino de Las Rozas?
Que yo sepa que no le importa que se sepa, Benjamín Prado, pero viven grandes escritores en nuestro municipio que no mencionaré por respetar su intimidad.

 

¿Ha llorado o se ha emocionado con algún libro?, ¿con cuál?
Soy de lágrima fácil con libros y películas. El libro con el que más he llorado jamás, que leí en 8º de EGB, fue ‘Mi planta de naranja lima’, de José Mauro de Vasconcelos.

 

¿Y se ha reído a carcajada limpia con algún otro?
A carcajada limpia, por el tipo de lectura que prefiero, de investigación e intriga, no mucho. Hace poco terminé las trilogías de la ciudad blanca de Eva García Sáez de Urturi y  como la del Baztan, de Dolores Redondo, y claro, son un tipo de literatura que no se presta mucho a ello.

 

¿Su cita literaria favorita?
No recurro a menudo a citas literarias, pero esta de El Quijote la tengo presente y la he usado más de una vez: “La libertad, Sancho, es uno de los más preciosos dones que a los hombres dieron los cielos, con ella no pueden igualarse los tesoros que encierra la tierra ni que la mar cubre”.

 

Y, por último, ¿ha escrito o tiene pensado escribir algún libro?
Sí. En el verano después de COU, que fue maravilloso y lo recuerdo especialmente, escribí un libro –bajo pseudónimo- que tendría unas 150 páginas y que luego perdí porque lo guardé en disquetes de aquellos que ya no existen. Me da mucha rabia haberlo perdido.
Me encantaría seguir escribiendo, la pena es que no consigo sacar tiempo. Estos años tan intensos de implicación y de estar con los vecinos permanentemente me limita. Ahora no podría escribir nada, pero en el futuro, con tiempo, disfrutaría mucho escribiendo sobre la etapa tan maravillosa que está suponiendo, la experiencia vital que está suponiendo ser alcalde. Sí me gustaría poder hacerlo algún día, aunque fuera de forma novelada.

 

Redes sociales del entrevistado:
Instagram: @jdelauz
Twitter: @jdelauz
Facebook: José de la Uz

Las_Rozas_-_Centro_de_las_Artes_y_Biblioteca_Leon_Tolstoi_2.jpg

SOBREVIVIÉNDOME – RUBÉN ZAMORA – EDITORIAL DRAKUL, 2019.

Posted on

libro recomendado fondo blanco

PortadaSobreviviendome.jpg

TÍTULO: SOBREVIVIÉNDOME.

AUTOR: RUBÉN ZAMORA – INSTAGRAM  FACEBOOK 

EDITORIAL: EDITORIAL DRAKUL – WEB

PÁGINAS: 173.

¿DÓNDE COMPRARLO?:  AQUÍ

 

 – SINOPSIS –

El protagonista vuelve a su pueblo natal en España después de pasar muchos años trabajando en otro país. No le apetece nada regresar, pero la última llamada de su hermano, seca y apremiante, le hace sospechar que su padre se encuentra muy mal. No le queda más remedio que hacer una visita a la familia en Navidad, aunque sea breve. El reencuentro con su familia y el lugar de su infancia le evocan recuerdos y sentimientos contradictorios. La enfermedad de su padre está más avanzada de lo que creía. Sin embargo, todo esto pasa a segundo plano cuando el pueblo sufre un cataclismo que nadie espera, y del que no se sabe el motivo o la causa. Es el fin del mundo, de la humanidad y nadie sabe quién lo ha provocado. Lo único que importa ahora es sobrevivir.

– AUTOR –

Rubén Zamora Equert (1 de diciembre de 1975, Pamplona, España) es un actor español radicado en México desde el año 2002 donde ha desarrollado la mayor parte de su carrera. Ha participado en multitud de largometrajes, cortometrajes y series de televisión; trabajos que han sido rodados en México, Colombia, Estados Unidos, Italia y España. Devorador de libros desde la infancia, esta es su primera novela como escritor.

FotoRubenZamora-480.jpg

– GUSTARÁarrow-145786__340

A aquellos lectores que disfrutan viendo sufrir a los protagonistas. También a todos aquellos que quieran ver arder el mundo para comprobar qué puede germinar de sus cenizas, una vez que el último router se ha chamuscado y el último Mercadona ha cerrado para siempre. La vida se nos presenta en un formato, pero esto podría cambiar con unas simples campanadas. Los amantes de la ficción apocalíptica estarán de enhorabuena; esta obra suma detalles y trazos originales al género. Si fuera una película estaría rodada con la cámara al hombro de Salvar al soldado Ryan.

– NO GUSTARÁ arrow-145782__340.png 

A los lectores más apegados a la narrativa contemporánea, donde el hiperrealismo de denuncia social se abre paso en los conflictos que se producen, en detrimento de los demás géneros. Tampoco entretendrá a los que no empaticen con las desventuras de supervivencia de un moderno Robinson Crusoe vestido de Decathlon. Hay que recordar, que en el mundo de Rubén Zamora, ya no existen los establecimientos de manteles caros y estrellas Michelín. Aquí todo se tiene que comer y digerir en crudo.

– LA FRASE vintage-1751222__340.png

“Si la Nada fuera un color, ya no sería blanca como siempre pensé, la Nada sería del color negro: un negro con infinidad de facetas, un negro que nace del fuego y vive en las cenizas, el negro del carbón, del plástico retorcido, de la roca quemada; un negro malvado, dañino, ausente de todo, desierto de vida; un punto oscuro en el manto blanco, un hueco sombrío en mi corazón helado”.

– RESEÑAletter-576242__340.png

portada_la-tierra-permanece_george-r-stewart_201505261051.jpgSobreviviéndome, la obra de Rubén Zamora que traemos hoy a la palestra de las reseñas literarias, explora de nuevo lo que tantas veces ya han abordado los grandes clásicos de la ficción postapocalíptica, como Stephen King en Apocalipsis, George R. Stewart en La tierra permanece, Richard Matheson en Soy leyenda, J.G. Ballard en El mundo sumergido o Robert McCammon en El canto del cisne. Pero esta vez entroncando esta situación final de la supervivencia de los últimos humanos con un acertado e intencionado realismo, claramente identificable en tierras españolas (recordemos en este punto el Apocalipsis Z de Manel Loureiro). Al igual que en la óptica del cineasta M. Night Shyamalan, que va de lo particular a lo general, la presente obra también se centra en el detallismo de la concreción espaciotemporal, más allá de épicas al estilo World War Z o La guerra de los mundos. Sobreviviéndome se halla más cerca de Señales o de las actuales, Cargo o El final de todo (ambas disponibles en el catálogo de Netflix). La lucha es más por la cordura que contra el enemigo (aunque lo hay y muy inquietante). La tensión se asemeja en muchos sentidos a la película 10 Cloverfield lane, en relación al enemigo invisible. El gran acierto radica en formar parte del canon del género postapocalíptico de los que apuestan por plasmar a los humanos como los verdaderos enemigos, frente a las fuerzas externas. El género humano tiende a refugiarse en el caos y en las luchas intestinas en lugar de forjar un nuevo y próspero mundo tras la aniquilación. Preferimos, en la incertidumbre, alzarnos como caudillos, aunque sea para gobernar nuestro patio de vecinos. De Ensayo sobre la ceguera de José Saramago o de Hijos de hombres de P.D James también podremos encontrar trazas.
1_zLIdivumrx38uvEa0SpIeg.jpegLas novelas de ficción postapocalíptica ponen a prueba al escritor. Normalmente están divididas en dos partes: “Caída de la Humanidad” y “Renacer”. La primera parte es en la que la mayoría de los autores transitan con notable pericia; el mundo cae fruto de un virus, de armas nucleares o de la contaminación; el motivo es lo de menos. Se exponen sobre el tapete una serie de personajes y de cómo consiguen pasar de una situación cotidiana, a la supervivencia más cruel, durante el peor de los desastres conocidos. El problema viene en la segunda parte. ¿Cómo contar con riqueza y realismo un mundo reducido a escombros?, (por cierto, magníficamente descrito por Cormac Mccarthy en La carretera). En esta segunda parte se dirimen los problemas morales, religiosos, normativos y filosóficos resultantes de crear un nuevo orden, partiendo de parámetros y acontecimientos totalmente nuevos. En Sobreviviéndome no nos da tiempo a entrar en nuevas cimentaciones normativas y éticas. El mundo se acaba en un chasquido de dedos, y lo que sigue a continuación, es una lucha contra un medio agreste e inclemente que va debilitando el cuerpo y la mente del protagonista. Entre los grandes aciertos de la presente novela se encuentra la arquitectura del personaje principal y la de su compleja vida familiar. La construcción del protagonista tiene un gran peso dentro de la narración, ya que no es simplemente un superviviente anodino e insípido. Su mochila está bien cargada de motivaciones, empeños y sentimientos.
green-hell-portada-810x400.jpgSobreviviéndome, no abraza la distopía, ya que no le da tiempo a llegar a ella. Seguramente en una hipotética segunda parte nos podríamos acercar, pero no  de momento. Ahora solamente somos testigos de la caída de la civilización. Los únicos pilares que se mantienen en pie son los de una sociedad que caducó en sus propósitos y, que arrasada en su lento marchitar, se ha convertido en polvo. Con los rescoldos de un mundo pretérito, en el que solamente bailan unos leves reflejos en su estructura, el autor tiene la libertad (y la gran responsabilidad) de armar un cuerpo estructuralmente cohesionado, verídico, formalmente inteligible, rico en matices y con rasgos anticipativos de lógica evolutiva. Todo un aparato social, político, religioso, comercial, legal y relacional que tenga lazos atrayentes en todas sus capas para formar una unidad que funcione, sin errores ni sinsabores en la mente del lector. Esta es una labor descomunal en la que se pueden escapar muchos detalles que lastren el resultado final y lo alejen de una composición robusta. Pero este nuevo mundo salido de las cenizas tendrá que esperar. Se pueden entrever sus líneas maestras, pero de su desarrollo dependerá mucho un “personaje” que no desvelaremos, ya que al ritmo de su batuta se mueve todo el cotarro a su antojo. Escenario  madmaxiano, de lucha de clanes y de agrestes y vastos espacios naturales yermos, jalonados de juegos del hambre por la supervivencia. También nos gustaría hacer algún que otro paralelismo con otras obras pero pensamos que podríamos destripar parte de la trama. Así que dejemos que “los otros” sean descubiertos por el lector.
El estilo del autor, como ya comprobarán, es igual de poderoso en las escenas más cinematográficas, como en aquellas que requieren más talento descriptivo, buenos diálogos, poesía narrativa y composición del razonado armazón sentimental de cada personaje. Rubén Zamora, se para y escruta su entorno. No crean que solo basa su estilo en la carrera y el atropello apocalíptico. Es selectivo, punzante y observador en cada escena… Y atentos al “momentazo” Alex de la Iglesia, para quien lo pille (nosotros aventuramos que esa ha sido la intención del autor. También podríamos estar equivocados).
Y para terminar, un consejo: celebren cada Nochevieja como si fuera a última… a lo mejor algún día puede que acierten.

214251.jpg

RESEÑA: “CHLOE SIN CORTAR” – EDITORIAL CÍRCULO ROJO, 2019.

Posted on Actualizado enn

sin-cortar.jpg

TÍTULO: CHLOE SIN CORTAR.

AUTORA: CHLOE – INSTAGRAM TWITTER

EDITORIAL: CÍRCULO ROJO – WEB

PÁGINAS: 92.

¿DÓNDE COMPRARLO?:  AQUÍ

 

 – SINOPSIS –

Este libro trae consigo atisbos de psicología, de espiritualidad, de vacío, de trance. En él dispongo mi cuerpo abierto en canal para que puedas reflejarte. Nunca se escribió para su publicación. Es un impulso creativo que viajó desde la más profunda inspiración hasta mis manos. Está hecho para acariciarte. Hecho para que me sientas en cada palabra, para olvidar la diferencia entre tú y yo.

– AUTORA –

Screenshot_20190507-173556_Instagram
(Barcelona, 1996). Influenciada desde la niñez por la metafísica, siempre se ha interesado por el estudio del ser humano, la mente, sus motores sensoriales, su poder. Mas tarde, de joven, recurre al existencialismo de Jean Paul Sartre, Jiddu Krishnamurti, colindando con la física cuántica y el hermetismo.
Se trata de engullir realidad de una manera muy pura, dándole a la experiencia su merecida exaltación. Todo para ella tiene un sentido trascendental, toma cada momento como parte de su <<dieta artística>>. Respeta el componente primero que debe tener el arte, expresar, exaltar la experiencia humana. Que la obra nazca en ella y muera en el lector. Realza la vida para alimentarse.

– GUSTARÁarrow-145786__340

Para lectores de poemarios de verso suelto, desinhibido, sin complejos y alejados de la formalidad, la pompa y la ceremonia de otros autores. Poemas que luchan, muerden, reivindican, lloran y piden paso entre tropezones, caídas y vueltas a la verticalidad. Chloe afila la pluma para pinchar al lector y averiguar si sangra o está abducido por los nuevos tiempos de la indiferencia digital y el hastío vital.

– NO GUSTARÁ arrow-145782__340.png 

A aquellos lectores que buscan poemas de formas clásicas, ornamentadas, reglamentarias y pulcras. Tampoco será del interés de aquellos que ya lucharon en su juventud y no se acuerdan del órdago de sentimientos que se conjugan en aquella etapa en la que se camina con pies de barro y con la mente apelotonada a la espera del orden que le darán los años venideros.

– LA FRASE vintage-1751222__340.png

ERES TÚ
Te instalas en mí,
y siento que quizá puedas entender cuando te miro.
Eres el final y cualquier principio
que quieras regalarme.
¿Estás segura de que hay más gente aquí?
Parece que solo seas tú, cada una de estas personas
que caminan a nuestro alrededor. 

– RESEÑAletter-576242__340.png

La poesía más que un género literario es, en su más pura concepción, un lugar etéreo, intangible, reivindicativo y, esencialmente, espinoso. Mediante el canto de sirenas varadas en el desierto el autor, autora concretamente en el presente caso, nos espolvorea una rutilante suerte de conceptuosa arquitectura de interiorismo vital. Boquea en mares procelosos agarrada al mástil de proa de un barco de destino incierto. La vida se desmaya en la pluma de la poetisa que recorre toda su paleta de sensibilidades en trazos gruesos y finos, siempre en connivencia con el viento que recorre su diario aprendizaje de este mundo plagado de sinsabores, corazones cercenados, hipocresía y selfies de encuadres felices pero de cimientos vacíos y faltos de autoestima.
principes-disney-20-1544651758.jpgAl igual que en el clásico cinematográfico de Disney, donde el príncipe Felipe se abre paso entre la intrincada y salvaje vegetación creada por el hechizo de la bruja Maléfica, para despertar a su amada Aurora de las garras de Morfeo; aquí, Chloe, intenta traspasar dichos obstáculos sin cortarse o, al menos, sin desangrarse por el camino. Su narración va encaminada a despertar a carnes propias y ajenas para compartir su mirada inquieta, salvaje y despojada de reglamentos métricos. La autora concreta un concilio apóstata que congrega a aquellos lectores que andan por los mismos caminos y fases dubitativas que ella pero que están faltos de unos canales de comunicación apropiados para gritar y saltar al vacío. Chloe pone la red para que nadie se lastime en la caída, pero de la impresión de que se suba el corazón a la garganta al enfrentarse al vértigo de la ingravidez, nadie se podrá salvar.   
woman_corta.jpgEn Chloe sin cortar se dan cita una paleta temática policromática que vertebra y psicoanaliza a su autora, desgajándola en múltiples capas y estratos. Se conjuga el dolor, el desamor, la búsqueda del conocimiento, los celos, la propia existencia, el perdón, la malicia, el cuestionamiento de la realidad y de la ficción, la autoestima, la distorsión del pensamiento, la valentía, el ahogo vital, la fluctuación del “yo” y del “tú”, el sueño de la evasión del cuerpo físico, el alienante ahogo mental, la pasión, la ofensa, la disculpa y el desasosiego de la búsqueda de uno mismo y de aquel que engalana y decora el alma del que ama. Todo en Chloe sin cortar empasta las fijaciones recurrentes de la autora que persigue a un esquivo conejo blanco por una madriguera psicotrópica de luces y sombras bajo el manto de un mensaje que lucha por salir a la superficie. Con tintes libertarios y esquiando fuera de las pistas normativas del género, este pequeño poemario rezuma naturalidad y crudo realismo al haberse eliminado el filtro de la corrección política, los cánones y los reglamentos académicos.
Los lectores podrán comprobar que aquí hay fruto prohibido pero no gato encerrado. Chloe hilvana un circo urbano lleno de todo aquello que le duele, que le motiva y que le calma. Al abrigo de las letras ofrece su tinta roja al sacrificio de los dioses asfixiantes de la cotidianidad. Entre ellos se mueve, cohabita, lidia, pelea y disfruta. En ocasiones sus letras mirarán a los ojos del lector para que sea consciente de que su castillo de naipes está cimentado en arenas movedizas de desconfianzas, miedos y desasosiegos. Chloe le empujará a que vaya más allá de su confortable estufa, y allí, donde el viento arrecia y golpea con fiereza, comprobará de qué está hecho realmente.

3941785399_8e7e8436ce_o.jpg

 

YA DISPONIBLE: 39 SALTOS EN EL CHARCO.

Posted on

Ya disponible el libro de cuentos “39 saltos en el charco”. 
A continuación el enlace de compra en Amazon: AQUÍ.
Libro 100% solidario.

39-saltos.jpg

33 escritores y 20 ilustradores se han unido para escribir y dibujar los 39 cuentos que componen esta maravillosa antología titulada 39 Saltos en el charco destinada a niños de 8 a 12 años. Son historias sobre animales, niños, princesas y monstruos. Algunos son realistas y otros son mágicos, unos duran más y otros duran menos, pero en todos ellos hay sentimientos y emociones. Adéntrate en estos relatos entrañables llenos de humanidad y fantasía que ensalzan el valor humano, la superación, la amistad y el amor y vive con sus protagonistas aventuras en mundos fabulosos. Los beneficios de este libro solidario para la infancia irán destinados íntegramente a la Fundació Pere Tarrés, una entidad no lucrativa con más de 60 años de existencia, que promueve la educación de niños y jóvenes durante el tiempo libre así como el voluntariado, la mejora de la intervención social y el fortalecimiento del tejido asociativo. Los autores y los ilustradores de 39 Saltos en el charco agradecen la compra y esperan que el lector disfrute, a través de sus páginas, de unos momentos inolvidables.
Autores: Asunción Belarte, Luis Benagulu, Jesús Benítez Benítez, Blue February, Begoña Buil, Paquita Caparrós, Anna Casamitjana i Costa, Ana Castillo Martínez, Victoria Cuesta Prieto, Ana Escudero Canosa, Belén Escudero Canosa, Pepa Fraile Colorado, Iván Gilabert, Isidro López-Neira, Merche Maldonado, Irene Mata, Esther Mor, Fernanda Núñez Núñez, J.D. Oldman, Raúl Ortiz Arias, Manuel Pociello, Pilar Reiloba, Sonia Rico Trujillo, Jesús María Sáez, Amalia Vásquez, Luisa Vázquez Vélez, Salvador Vega Alarcón, Jordi Villalobos, Edgar K. Yera, Marisol Zafra del Barco, Adolfo Pascual Mendoza, Alex Moya y Alonso Barán. Ilustradores: Almudena Alberola (Neska), Anna Arasil Albert, Lorenzo Arganzuela, Albert Baldó Oliva, Chema Benítez, Emilio Benítez Cabot, Teresa Benítez Aguado, Natalia Burgos, Anna Carretero Catalán, Sandra Castell, Agnès Catalán Bravo, Noelia Cuenca, Carolina Ferreiro, Carlos García Ortega, Marta García Viruete (Tuki), Teresa Morros Arandes, Javi Olalla, John Rodríguez, Luis Benagulu, Ana Castillo Martínez, Alejandro Moya, Jesús Benítez, Benítez, Quimey Tedesco Oroquieta y Luis Escudero del Barrio. Con prólogo de Luis Oliveira Giner.

LERU LERU – SUSANA ALIANO CASALES Y FRANCESCA DELL’ORTO

Posted on Actualizado enn

9788409043354

TÍTULO: LERU LERU.

AUTORAS: SUSANA ALIANO CASALES WEB  / FRANCESCA DELL’ORTO WEB

EDITORIAL: EDITORIAL MÁS PIMIENTA. AQUÍ

PÁGINAS: 28.

¿DÓNDE COMPRARLO?:  AQUÍ

 

 – SINOPSIS –

Él se llama Pedro y es un niño, pero parece una niña. Al contrario de su hermana, Valeria, que parece un niño. Son los más raros de la escuela.

– AUTORAS –

dc23cd_22c3a92a39ac41679c3650398269dae8_mv2_d_4128_3096_s_4_2.jpg

 

SUSANA ALIANO CASALES – Tacuarembó, Uruguay, 1973

Escribo para saber quién soy y para comprender el mundo. Escribo para descubrir quiénes son los demás, a veces, hasta habitarlos. Escribo debajo de una magnolia o de un tilo, con los pies sobre el pasto o a la orilla del río cercano a mi casa. Escribo acompañada de mi perro, rodeada de árboles y flores. Desde niña la naturaleza ha sido un alimento para mi existencia y en la rueda incesante que es la vida, colmada de cambios y vaivenes, esa esencia que permanece inalterada es la que me mantiene en comunión con mi entorno, me recuerda de dónde vengo y me hace feliz.

FRANCESCA DELL’ORTO – Near Milán, 1990

Nacida cerca de Milán en 1990. Francesca estudió escenografía y diseño de vestuario en la Academia de Bellas Artes de Brera (Milán). Inmediatamente comenzó a trabajar en disfraces y vestuario para ópera, teatro, televisión y moda, mientras cursaba su maestría en Historia y Filosofía de las Artes Escénicas en la Universidad de Milán. En 2015, Francesca asistió a varios cursos en la Escuela Internacional de Ilustración en Sarmede, enamorándose de la ilustración y abriendo así un nuevo capítulo creativo en su vida. Ahora trabaja como ilustradora y diseñadora textil.

– GUSTARÁarrow-145786__340

A niños, jóvenes, y padres, que quieran acercarse a un tema muy de actualidad desde un mensaje sencillo, claro y emotivo. La diferenciación de algunos frente al cerramiento de filas de la mayoría. La fuerza de la didáctica como bálsamo que ejemplifica el mundo en el que queremos vivir.

– NO GUSTARÁ arrow-145782__340.png 

A los que se creen que los cuentos clásicos son los únicos que tienen interés, (aunque desconozcan el mensaje hermético que esconden muchos de ellos). Tampoco será del interés de aquellos que están sentados en sus prejuicios morales inamovibles que son los mismos que discuten desde la atalaya inexpugnable de su razón.

– LA FRASE vintage-1751222__340.png

“Pedro, que además de callado es miedoso, simplemente se queda parado sin saber qué hacer, mientras nosotros damos vueltas a su alrededor y nos divertimos a su costa”.

– RESEÑAletter-576242__340.png

bullying-o-acoso-escolar.jpgHoy traemos para reseñar el cuento, Leru Leru. Una fotografía en movimiento de ondas producidas por una piedra en un lago en aparente calma. Pese a la efímera extensión narrativa de la presente obra su fuerza radica en la concreción de su mensaje: el derecho a ser diferente respecto a la normalidad estadística y a no ser vetado, censurado o perseguido por dicha diferenciación. Esta podría ser de credo, sexo, raza o ideal político. En el caso que nos ocupa en esta narración veremos el acoso escolar o “bullying”, algo que no es nuevo, pues desde que el mundo es mundo en la infancia cada niño mide sus fuerzas con el resto de la tropa para hacerse un lugar seguro y fortificado. En los tiempos que corren, como en muchos otros ámbitos de actuación, todo este material se ha expandido fruto de la digitalización de la sociedad de la información. En un lugar extraño de cambios constantes y súbitos que es la infancia y la juventud, unos tratan de recorrer su propio complejo camino adaptándose a los sinsabores del salir del nido, mientras que otros, para autoafirmarse o protegerse, deciden que la mejor defensa es un buen ataque. En la sociedad occidental que nos ha tocado vivir en el que, hasta hace relativamente poco tiempo no contábamos con las plenas, a priori, libertades de las que gozamos en la actualidad, entra en juego la siguiente asignatura: la educación en la libertad entre individuos libres e iguales. Todos tenemos derecho a ser diferentes mientras no quebrantemos ningún principio de convivencia o precepto legal. Las líneas de pensamiento único, los grupos de presión económicos, las empresas en su afán comercial y el escudo de la corrección política, conllevan, en ocasiones, a que el individuo sea, desde ninguneado, a perseguido, vilipendiado, acosado o señalado. El miedo a lo diferente lleva demasiado tiempo habitando en el imaginario colectivo de las personas que encuentran en el amparo de la mayoría estadística su zona de confort vital. El diferente les asusta, les incomoda, les escuece.
porcentajes-bullying-oscilan-jovenes-Fotolia_LPRIMA20181221_0036_27.jpgSiempre ha habido y seguirá habiendo abusones o matones en los colegios. La diferencia es que hoy en día existentes protocolos cada vez más extendidos y pormenorizados que tratan de detectar, atajar y corregir, aquellas conductas que atentan ostensiblemente contra los alumnos que son reiteradamente acosados. “Las cosas de niños” que se pueden circunscribir a ciertos aspectos de comportamiento esporádico hay que saber diferenciarlas del abuso reincidente, prolongado en el tiempo y cruel. En un mundo plural, donde la libertad personal es el eje de la democracia, existe un nutrido y heterogéneo grupo de individuos que, enarbolando esa bandera que tanta sangre, sudor y lágrimas ha costado conquistar, hacen gala de su diferencia. La visibilidad de colectivos de distintas orientaciones sexuales, ideas políticas, pasatiempos de lo más variopinto, pensamientos religiosos, formas de entender y vivir la vida, deben ser respetados. El crisol de múltiples formas de sentir y de relacionarse no deberían ser la diana de las burlas de la “mayoría reglada y ortodoxa”. Además, contamos con la terrible consecuencia de no atajar a tiempo a estos “pequeños caudillos”. Los niños se hacen mayores y, si ha enraizado en ellos el gen del odio al diferente o al que no piensa en los mismos términos, tendremos los resultados indeseables que observamos periódicamente: maltratadores, responsables corporativos zafios y malencarados, y violentos en general que solamente consiguen perpetuar el odio entre los que les rodean, e incluso, lo germinan en futuras generaciones.
Por eso, Leru Leru, no necesita una gran extensión para difundir su mensaje. Un mensaje claro y conciso: la rareza, la diferencia, debe ser una circunstancia habitual añadida a la convivencia colegial. Y esto debe ser mostrado con un sencillo mensaje a los niños que absorben la información como esponjas para que, en su vida, rijan los principios de tolerancia y respeto para con el que se sale de la “normalidad”. Debemos ser iguales en derechos y obligaciones, pero todos tenemos una manera diferente de ver el mundo que nos rodea. Visión igual de respetable, la de unos y la de otros.
El presente relato también deja un pequeño espacio al perdón y a la conciliación. Todos en alguna medida hemos efectuado burlas y nos las han hecho a nosotros. En aquella época puede que no nos diéramos cuenta del daño que pudimos hacer a nuestros compañeros de escuela. Es ahora, en una fase más equilibrada y reflexiva, cuando caemos en la cuenta de aquellos con los que fuimos inclementes. Leru Leru, deja en su haber un epílogo escueto pero clarificador. La importancia de enmendar los errores pasados y conciliarse con aquellos que, por acción u omisión, fueron objeto de la inquina gratuita de algunos. Nunca es tarde para reconocer que el niño que fuimos ayer, fue, en ocasiones, un dictadorzuelo en potencia. La diferencia es que aquel que no lo reconozca ahora es muy probable que lo siga siendo.
Leru Leru, es de fácil y sencilla lectura. Las ilustraciones acompañan a sus personajes para que la semilla de su mensaje sea más asimilable y transparente. Ideal para niños y jóvenes, aunque también para adultos que reflexionan acerca de su papel en la escuela cuando fueron niños y que quieran ayudar a que las nuevas generaciones vivan en mayor armonía y respeto mutuo.

9788409043354.PT02.jpg