Crítica libros

EL AMOR QUE TÚ DESEAS – JHONATAN RODRÍGUEZ FERREIRA – AUTOEDICIÓN (2017)

Posted on

51m2TwbKHDL._SY344_BO1,204,203,200_.jpg
TÍTULO: El amor que tú deseas.
AUTOR: Jhonatan Rodríguez Ferreira. Aquí
EDITORIAL: Autoedición.
PÁGINAS: 180.
¿DÓNDE COMPRARLO?: Aquí
– SINOPSIS:
Cuando encuentras tu primer amor, piensas que este será único, especial, verdadero y para toda la vida, pero a medida que van pasando los años esta idea se va desvaneciendo hasta el punto de olvidar que el amor verdadero de pareja existe. Pero, ¿Por qué sucede esto? Ahora no solo aprenderás del porqué sucede esto, si no que volverás a CREER nuevamente en el AMOR VERDADERO, comprenderás cuál ha sido el error de tus relaciones pasadas y descubrirás que en algún lugar EXISTE ALGUIEN ESPERANDO POR TI que realmente está hecho a tu medida y será la persona definitiva. Hay alguien que ha nacido para ti, ¡Aún estas a tiempo! pero primero debes aprender qué hacer para que esto suceda. No todo depende de ti, ¡hay algo más! y debes saber cuál es el verdadero secreto para encontrar el AMOR que TÚ DESEAS, pero te adelanto algo, debes abrir tu mente y comprometerte contigo. Si lo haces, te aseguro que…. Pronto alguien llegará a tu vida.
– GUSTARÁ:fist-160957__340.png
A aquellos que les gusta indagar en los puntos de vista personales en que se viven las experiencias amorosas con sus distintas fases: el enamoramiento, la crisis de pareja, la ruptura, el nuevo encuentro… y que finalmente optan por la vía más optimista que propone el autor.
– NO GUSTARÁ:fist-160958__340.png
A aquellos que buscan una mayor base científica y empirismo en los libros llamados de “autoayuda o de superación personal“. Agnósticos al fin y al cabo de estos temas.
– RESEÑA:
Valga de antemano que no me gusta la catalogación de este tipo de libros con los términos anteriormente citados de “autoayuda o de superación personal”, ¿por qué?, pues porque aquí se cuelan todo tipo de publicaciones, desde las más metódicas y científicas (Eduard Punset, Carlos Chaguaceda, Albert Figueras, Deepak Chopra, Bernardo Stamateas, Luis Rojas Marcos, Eduardo Zancolli, Desmond Morris, Marvin Harris, Daniel Goleman, Wayne Dyer, el mismísimo Dalai Lama, y muchísimos otros más), hasta las más metafóricas, narrativas y “moralejiles” (ya famosos libros como “¿Quién se ha llevado mi queso?” de Spencer Johnson y Ken Blanchard, “El alquimista” de Paulo Coelho, “El monje que vendió su ferrari” de Robin Sharma, “El caballero de la armadura oxidada” de Fisher Robert, “El poder del ahora” de Echart Tolle, “Juan Salvador Gaviota” de Richard Bach, “Cuentos para pensar” de Jorge Bucay”, “La buena suerte” de Álex Rovira Celma y Fernando Trías de Bes, “Cuentos espirituales de oriente” de Ramiro Calle, “Dios vuelve en una Harley” de Brady Joan, “El secreto” de Rhonda Byrne, y un sinfín más).
Es un gran cajón de sastre (o desastre), donde cabe todo y para todos. Pero a diferencia de cualquier otra obra de ficción o de no ficción, este tipo de literatura se encuentra en un limbo a caballo entre las propuestas más estrictamente demostrables bajo parámetros científicos y las que son puramente alumbradas desde el plano más personal y experimental del autor, sin más apoyo que su interés por el tema y las ganas de divulgarlo a las personas que cree que pueden necesitarlo. Ahí justo radica el problema o la circunstancia diferenciadora en este tipo de libros.
Aun habiendo un amplio espectro, mayoritariamente el lector tipo que aborda estos temas lo hace en momentos de búsqueda, crisis personal, desempleo, enfermedad, o cualquier otra situación anómala que lo mantiene en un nivel de sensibilidad y permeabilidad que le puede avocar a que no reflexione complejamente sobre el contenido que está consumiendo y, que por lógica, va a afectar o a condicionar su discurso y actuación posterior diaria en su entorno laboral y personal.
La responsabilidad del escritor nunca debe ser la de adaptar su contenido a la sensibilidad del lector potencial que lo lea, (aunque los tiempos parece que van ajustando los patrones de la corrección política y social. Es la censura auto-impuesta por el propio escritor o la censura social marcada por los medios de comunicación, redes sociales o grupos de presión). Sabiendo esto, al menos el autor debe ser consciente de que trata con material inflamable. Luego él ya verá como lo aplica o manipula.
“El amor que tú deseas” es una obra eminentemente personal, sobre las vivencias y experiencias vitales acaecidas al autor. El lenguaje del libro es sencillo, directo, apto para todos los públicos, con subrayados, entrecomillados y con frases en letra grande a modo de mandamientos para grabar a fuego en la mente del lector. El autor se enfoca en un relato personal acerca de sus experiencias de pareja pasadas y va creando su propio destino hasta llegar al feliz presente donde comenta una de sus máximas “PÍDELO Y SE TE DARÁ” … “entonces si realmente queremos el amor correspondido el primer paso sería pedirlo, así de sencillo“.  Según las palabras del autor “el 80% de lo que escribí se me cumplió y a día de hoy estoy disfrutando al 100% de lo que pedí hace 2 años.”
Ya será cuestión del lector dilucidar si las premisas que presenta Jhonatan Rodríguez Ferreira en el presente libro se adaptan a sus ideales, creencias, inquietudes o personalidades de cada uno y de si le otorgan validez y confianza a sus palabras, consejos para aplicar sus 16 pasos de superación y posicionamiento de la atracción en el amor.
El libro también es interactivo. El lector podrá mediante una cuenta de la red social Facebook adentrarse en sus secretos, mediante contenido adicional y una serie de regalos que se indican al final del último capítulo. (Incluida una sesión privada gratuita de 30 minutos para poder hablar con el autor directamente sobre las dudas o preguntas que le hayan podido surgir al lector con la presente obra. Sobre esto último no puedo comentar nada de momento, ya que no he hecho uso de este servicio).
Eso sí, por convicción personal, si me piden una opinión sincera sobre la recomendación de libros de “autoyuda” no tengo la menor duda que, así a vuelapluma, citar al menos tres: “Robinson Crusoe” de Daniel Defoe, “David Copperfield” de Charles Dickens o “El conde de Montecristo” de Alejandro Dumas. Con ellos se entenderá perfectamente el concepto de la superación personal, el desamor, la pérdida, el reencuentro y el lugar que en el mundo nos corresponde a todos.
Si a alguien le ha conspirado alguna vez más el universo para conseguir lo que se proponía, ese ha sido sin duda a mi querido Robinson Crusoe.

CUENTOS PARA DESPERTAR – GEMA LÓPEZ SÁNCHEZ – FUSSION EDITORIAL (2017)

Posted on

cubierta_cuentos_despertar.jpg
TÍTULO: Cuentos para despertar.
AUTOR: Gema López Sánchez. Aquí
EDITORIAL: Fussion Editorial (2017). Aquí
PÁGINAS: 164.
¿DÓNDE COMPRARLO?: Aquí

 

– SINOPSIS:
Julie es una chica tremendamente despistada cuya vida cambiará para siempre cuando Rosa, la profesora de lengua y literatura, le pide que se haga cargo de la sección literaria de la revista del instituto. Rosa le entrega un archivador que contiene los relatos de los alumnos del misterioso profesor Arturo Oporto, con la esperanza de que inspiren a la chica para escribir. Pero esos relatos de argumentos tan dispares… Esas preguntas de gramática tan sencillas… De cada tilde de esos escritos depende el éxito de Julie en la revista, pero también su propia supervivencia y la de sus seres queridos…
– GUSTARÁ:fist-160957__340.png
A aquellos que disfruten de la literatura juvenil con aroma de madurez y sin ñoñerías ni infantilismos relamidos, pegajosos e innecesarios.
– NO GUSTARÁ:fist-160958__340.png
A aquellos que ven la literatura juvenil solamente apta para una franja de edad muy marcada y que una vez rebasado ese momento ya no les interesa el latir de lo que ocurre entre pizarras y pupitres.
– RESEÑA:
Es una convicción personal. Siempre he pensado que las colecciones de cuentos o relatos les falta un algo. Con el tiempo he llegado a la conclusión que ese “algo” es el contexto en el que se desarrollan. Expondré mi parecer: Una novela o novela corta con su planteamiento, nudo y desenlace, nos permite realizar un viaje embebido dentro del mundo que nos presenta el autor. Durante este espacio de tiempo somos esclavos sumisos (o críticos, pero esclavos al fin y al cabo) de lo que el autor nos relata. Debido a la extensión del texto nos da tiempo a entrar en su mundo de una manera natural y a abandonarlo con un aterrizaje en principio sin turbulencias.
¿Qué ocurre entonces con los cuentos o relatos cortos? Pues que entramos y salimos de uno a otro a tal velocidad que no se nos permite llegar a ese estado de pérdida y reflexión tras terminar de leer un (buen) libro, y a veces quedamos desorientados y sin saber muy bien qué ha ocurrido. Al igual que con el amanecer de cada mañana, si este se produce de manera brusca con el maldito despertador, el sueño nos abandona súbitamente perdiéndose para siempre. Mientras que cuando despertamos con naturalidad circadiana el sueño nos suele dejar un poso del que disfrutamos en esos primeros momentos del día hasta que nos despide con borrosidad amnésica a los pocos minutos, a no ser que el sueño sea recurrente (como la memoria de los buenos libros leídos).
Algunos autores deciden contextualizar estos relatos introduciéndolos bien en un todo más grande, o bien, dándoles continuidad entre ellos. Gema López consigue ambas cosas. Por un lado todos los relatos están unidos por una estudiada planificación interna y por otro, forman parte de un relato de ficción que despertará el interés del lector según avanza, más allá de los compartimentos estancos de los propios cuentos. Se tocan temas como el del acoso escolar, las ideas autolesivas o el propio suicidio, la homosexualidad, la muerte, la ruptura amorosa, la enfermedad, etc. Si bien estos temas son universales y no conocen de limitaciones de edad, es en la adolescencia donde el mar enbravecido hormonal hace que sean más dramáticas su interpretaciones, valoraciones y asunciones por parte de los chavales. Estos temas son tratados desde la ficción de la autoría de varias manos, siendo una manera muy acertada de acercárnoslos más a la realidad y naturalidad de sus protagonistas. La obra, de lenguaje cercano y sencillo es adecuada para cualquier adolescente con inquietudes, si bien los temas a tratar no son precisamente amables (la vida real tampoco lo es).
En definitiva la autora de la saga Mekronos nos dibuja un escenario metaliterario donde toman igual protagonismo los cuentos a los que hace mención el título de la propia obra, como la ficción que lo envuelve en papel de regalo, que aquí no desvelaremos, pero que le da un aldabonazo en toda la frente al recorrido que el lector lleva leyendo, transportándolo por caminos más oscuros. En este punto se abre un gran ventanal a algo nuevo ya fuera de la simple apariencia de inocencia académica.
Cuentos para despertar” de Gema López Sánchez es muchas cosas a la vez, pero todas de un brío y una honestidad clara. Contemplamos el crisol de vicisitudes cercanas a la edad adulta, donde se forma la mente para resistir los embates de la vida por medio de experiencias a veces alegres, a veces dolorosas. Las manos de esta acertada autora van nítidamente desgranando lo que sucede cuando te conviertes, normalmente sin quererlo, en una persona mayor que ha olvidado el campo de batalla en que se forjó.
Gema invita a despertar al lector.
¿Saltarás de la cama o te  recrearás entre las sábanas cinco “minutitos” más?

 

 

 

 

TODO OSCURO, SIN ESTRELLAS – STEPHEN KING – PLAZA Y JANÉS (2011)

Posted on Actualizado enn

– NOTA –

eight-1426653__340.png
descarga
TÍTULO: Todo oscuro, sin estrellas.
AUTOR: Stephen King. Aquí
EDITORIAL: Plaza y Janés (2011).
PÁGINAS: 439.
¿DÓNDE COMPRARLO?: Aquí
– SINOPSIS:
Un hombre obligó a su hijo a ayudarle a asesinar a su mujer y a esconder su cadáver en un pozo. Sin embargo, no podrá vivir con su sentido de culpa // Una escritora de simpáticas novelas de intriga es brutalmente violada cuando regresa a su casa después de dar una charla a un club de lectura. Descubrirá que no ha sido una casualidad // Un enfermo terminal recibe una curiosa oferta por parte de un vendedor que ofrece «extensiones». Si lo que quiere es «extender su vida», deberá elegir a alguien para que pague el horrible precio de tener una segunda oportunidad // Un apacible matrimonio lleva veinticinco años de casados, cuando la esposa descubre casualmente a qué se dedica su marido cuando parte en viaje de negocios.
– GUSTARÁ:fist-160957__340.png
A los que disfrutan con los relatos cortos, (para Stephen King “corto” puede tener más de cien páginas, ¡ojo!), dramáticos, intensos y de tintura negrísima en ocasiones. No aburre. Se trata del King más contenido y realista. Hay mucha dureza en algunos de sus pasajes.
– NO GUSTARÁ:fist-160958__340.png
A aquellos que no le dan una oportunidad al maestro de Maine ni en aquellos relatos donde se aleja de sus registros fantásticos más habituales. Por favor, recuerden que Stephen King es uno de los narradores más importantes del folclore de la América rural, profunda, enigmática y en ocasiones endogámica, más importes de la segunda mitad del siglo XX.
– RESEÑA:
Todo oscuro, sin estrellas, es sin duda uno de los mejores recopilatorios de cuentos o relatos cortos de Stephen King. En la mejor línea de “Las cuatro después de la medianoche – 1990″ o “Las cuatro estaciones – 1982″ (este último, seguramente su mejor colección de cuentos cortos con “Rita Haywoth y la redención de Shawshank”, “Alumno aventajado”, “El cuerpo” y “Método de respiración”).
Siempre capitales, los pecados aquí tratados son los que mejores historias nos ha regalado la literatura de cualquier época: La envidia y su consecuencia, la (ira) venganza. Tan antiguo como Caín y Abel, esta rueda del destino debe ser renovada periódicamente con un relato que nos haga reflexionar sobre los peligros de mirar el coche de nuestros vecinos con ojos golosos.
– Yo es que ando mal de tiempo, si solamente me pudiera leer uno de los relatos, ¿cuál de ellos me aconsejarías? – Pues claramente: 1922. (Además tienes la película de reciente estreno en Netflix y de resultado notable). King nos regala un cuento descarnado, sucio, de opresiva digestión, agotador, y finalmente… soberbio. El autor se mueve siempre con brillantez entre las almas incompletas de los hombres que quieren llegar a un lugar que no les corresponde a costa de dejar su marca vil (garrote incluido) en la frente de sus semejantes, incluso aunque estos sean familiares. La familia y la intrahistoria que encierra cada una de ellas hace que existan una serie de leyes de equilibrios y contrapesos entre sus miembros, donde se crean parcelas de poder que son aprovechadas por los progenitores en la mayoría de los casos para manipular el objeto de lo que se desea. King siempre bucea en los límites de la convivencia familiar para explicarnos en última instancia el porqué de las malformadas mentes adolescentes que ocasionarán el mal a su alrededor o que en la minoría de casos saldrán reforzadas de esta carga infantil. Ejemplos del propio autor los hay a puñados… El juego de Gerald, Carrie, Mr. Mercedes, It, Rabia, La cúpula, etc.
Son palabras del epílogo de Stephen King a este libro, “En Todo oscuro, sin estrellas, me he esforzado al máximo por consignar qué podría hacer la gente, y cómo podría comportarse, bajo ciertas circunstancias extremas. La gente de estas historias no se encuentra desesperanzada, pero reconocen que incluso nuestras más preciadas esperanzas (y nuestros más preciados deseos para nuestros prójimos y para la sociedad en la que vivimos) a veces pueden ser vanas. A menudo, incluso. Sin embargo, creo que también expresan que la nobleza reside casi enteramente no en el triunfo sino en procurar hacer lo correcto…, y que cuando fracasamos en nuestro intento, o cuando voluntariamente damos la espalda al desafío, el infierno nos sigue”.
Para muchos, Stephen King no tiene valor literario alguno, ya que piensan que enfrenta simplemente a sus personajes con muertos, fantasmas, payasos, zombis u hombres lobo, y ese gusto por lo sobrenatural no aporta nada de calidad a la narrativa realista contemporánea. Pero lo que olvidan estos lectores es que el autor, bajo ese velo de fantasía, nos enfrenta a nosotros mismos, con nuestras ansias de poder, con nuestras debilidades y con nuestras más bajas pasiones. Mientras los ojos del Sheriff se encuentren cerca del delincuente y con las llaves del calabozo bien fijadas a su cinto o el mazo del juez mantenga girando la rueda de la justicia bien engrasada no hay nada que temer… pero cuando las leyes y la cordura desaparecen, irrumpe el hombre, el hombre cruel, aquel despojado de toda humanidad, aquel que solamente rastrea el terreno en busca de su próxima víctima, mas que para saciar su hambre, para saciar su sed inmoral. King entra por una pequeña puerta en la mente de todos estos personajes asilvestrados para plasmarnos a bofetones de ida y vuelta la amenaza, esta vez real, de lo que podemos encontrarnos en la casa del vecino. (Sí, ese mismo vecino de amplia sonrisa que acaricia a tu perro cuando pasas por su puerta mientras piensa en la manera de meterte en la caldera).
A pocas horas para que finalice el 2017, solamente desearos felices lecturas para el próximo año a todos nuestros seguidores y que vuestros sueños se aúpen siempre un escalón por encima de vuestras pesadillas.

UN MUNDO FELIZ – ALDOUS HUXLEY – CÍRCULO DE AMIGOS DE LA HISTORIA (1977)

Posted on Actualizado enn

UnMundoFeliz_by_masg72.jpg
TÍTULO: Un mundo feliz.
AUTOR: Aldous Huxley.
EDITORIAL: Círculo de amigos de la historia (1977).
PÁGINAS: 270.
¿DÓNDE COMPRARLO?: Aquí
SINOPSIS:
La novela describe un mundo en el que finalmente se han cumplido los peores vaticinios: triunfan los dioses del consumo y la comodidad, y el orbe se organiza en diez zonas en apariencia seguras y estables. Sin embargo, este mundo ha sacrificado valores humanos esenciales, y sus habitantes son procreados in vitro a imagen y semejanza de una cadena de montaje.

GUSTARÁ:

Y mucho, a los que se sienten diferentes en un mundo unidireccional que les empuja a agachar la cabeza y recorrer la manida senda transitada de las muchedumbres.

NO GUSTARÁ:

A aquellos que lean este imprescindible e imperdible libro únicamente desde la óptica narrativa aventurera sin entrar en las inquietantes reflexiones que lleva en su interior.

RESEÑA:

Sin tiempo para desarrollar una reseña decente, ya que se nos acaba el año y hay que pasar página (de nuevos e interesantes libros) comentemos, al menos superficialmente, lo que significa esta obra publicada en 1932 (que según varias fuentes es el tercer libro más censurado en todo el mundo). El grado de identificación, anticipación, conocimiento y análisis del autor sobre una sociedad futura que vive mecánicamente bajo los efectos del opio (soma en este caso) es de una brillantez y lucidez indudable. Aldous Huxley pudo componer una fábula terrorífica sobre la alienación humana antes de los tiempos de internet, de la digitalización, de las redes sociales, y del ocaso de los valores tradicionales y familiares, de la educación, de la lectura y de la filosofía. En definitiva, la pérdida de competencias particulares para mayor gloria de gobiernos y corporaciones que mueven los hilos de nuestros destinos y vacían nuestros bolsillos de sueños, emociones y libertades.
El control siempre ha sido y será la máxima aspiración de los poderosos. A estas alturas de la historia parece fácil comprobar que solamente hay dos maneras de controlar a una sociedad; por las buenas (Un mundo feliz de Aldous Huxley) o por las malas (1984 de George Orwell). El control a sangre y fuego es muy acertado a corto plazo, la mano de hierro siempre ha quemado aldeas y acuchillado a sus moradores, pero si la masacre se deja a medias, como todos sabemos, luego vienen las venganzas que acabarán por hacer caer antes o después al régimen totalitario. La primera opción, que es la que nos ocupa, necesita más tiempo, mimo y esmero que la segunda, y es a largo plazo cuando obtiene los mejores resultados. En la opcion de Huxley no hay revueltas que sofocar ya que los rebeldes han claudicado a un sistema que creen que es el adecuado, correcto y enriquecedor. Esta es la vía de las sectas y demás grupos de presión que eliminan la individualidad de la persona para tornarla en parte del engranaje del grupo mismo (todo ello apoyado por las drogas en la mayoría de las ocasiones y mediante una persona que se atribuye las competencias de guía espiritual. Muy al estilo de la película La invitación, 2015).
Finalmente podría existir un tercer tipo de control o una variante de las dos comentadas, mucho más difícil y complejo de llevar a cabo que las dos anteriores, que sería el del control bajo la mentira absoluta (El show de Truman, 1998 o Matrix, 1999). El desarrollo de esta cuestión espero poder plantearlo en un futuro.
Resumiendo. El control “por las buenas” es sin duda el que mejor resultados arroja. Cercenar la libertad del individuo mediante técnicas que consigan que sea el propio sujeto el que acepte dicha situación al encontrarla ventajosa para sí mismo es la clave. Así el individuo cumplirá obedientemente lo que se le reclame para mantener su privilegiado status además de velar por que el resto de los individuos también acepten esta realidad (por ejemplo, aconsejando tomar soma/droga a un compañero a los primeros síntomas de planteamiento de algo complejo o traumático).
Más allá de las aventuras que acontecen a los personajes (el impactante inicio con la visita guiada al centro de clonación y acondicionamiento, la secuencia de los sucesos en la reserva india con su correspondiente baño de realidad y, sobre todo, un pasaje que quedará para siempre en la memoria del lector y que tiene que ver con la muerte y la presencia de unos niños) el texto nos ofrece una de las mejores cincuenta páginas finales de la literatura de ciencia-ficción, no tanto por lo original del desenlace sino por las reflexiones que nos regala al lector. Comentarlas aquí sería privar de un gran momento a aquellos que no hayan leído la obra todavía.
Por cierto, ¿vives en un mundo feliz?. Si es así, enhorabuena, aunque sería bueno saber si esa felicidad la has adquirido por acudir asiduamente a los centros comerciales, por ver telecaca, por poner morritos en Instagram, o por decir “SÍ” cuando todos dicen sí, y por decir “NO” cuando todos dicen no.
Reflexionemos sobre el porqué los poderosos, que no saben ni ser puntuales en sus reuniones y ruedas de prensa, ni votar solitos en el hemiciclo ya que les tienen que indicar si pulsar el botón “rojo” o el “verde“, están capacitados para decirnos a los ciudadanos en qué sentido tenemos que andar por la calle. Efectivamente, en un país al que hay que recordar cada año cómo funciona todo el operativo de las campanadas de Nochevieja, (los cuartos, la bajada del carillón, etc) le queda mucho por andar.

LA OPCIÓN WESSER – RAFA LIMONES – EDICIONES LABNAR 2017

Posted on Actualizado enn

La opción Wesser

 

 

TÍTULO: La opción Wesser.
AUTOR: Rafa Limones. Twitter
EDITORIAL: Ediciones Labnar (2017). Twitter
PÁGINAS: 358.
¿DÓNDE COMPRARLO?: Aquí
SINOPSIS:
Atzel Wesser vive en Berlín con su mujer enferma, sus dos hijas y Jedrek, un amigo al que quiere como a un hermano. Alemania palpita con el odio que emana de las consecuencias de la Gran Guerra y teme la crisis que se expande desde el otro lado del Atlántico. Como miles de familias judías, los Wesser no tardarán en sufrir el desgraciado azote de una ideología destructora que cobra más fuerza con cada discurso de su líder, Adolf Hitler. El poder de las palabras y la errada fe en la bondad del hombre hacen surgir una crueldad que nadie creyó posible. En medio del caos, Atzel hará todo lo posible por proteger a su familia del odio imparable hacia su pueblo, pues en ellos está la alternativa al horror, un modo de acabar con el infierno que acecha. Los Wesser son la clave, una llama frente al polvorín de Hitler. La única opción para evitar lo inevitable.
  • GUSTARÁ:
A los que reflexionan sobre los actuales lodos con severas inquietudes por los polvos que los han originado. Lectores que se plantean cuál es su lugar en la Historia, siempre cíclica, cruel y deshumanizada.
  • NO GUSTARÁ:
A una mayoría social que piensa que vivimos en la bonanza de la cúspide del desarrollo social e intelectual y que los errores del pasado fueron causa de una minoría de personas anticuadas. Ignorantes del siempre acechante “Homo Homini Lupus“.
  • RESEÑA:
La Historia fija el 1 de septiembre de 1939 antes de la llegada del alba, como el punto de no retorno del comienzo “oficioso” de la II Guerra Mundial. Aunque existieron una serie de hostilidades anteriores, como la ocupación de Checoslovaquia, Bohemia, Moravia, etc, es con el pacto de no agresión entre alemanes y rusos del 23 de agosto del mismo año y la entrada de las tropas alemanas en territorio extranjero con la icónica foto de los soldados apartando la barrera de la frontera polaca con la que se abre el telón del Holocausto (el ministro de propaganda Joseph Goebbels ya apuntaba entonces maneras hacia los nuevos medios de comunicación de masas que se instalarían a finales del siglo XX. La tirada de octavillas desde los aviones ya no era suficiente).
Aprovechando que la RAE recientemente ha adoptado en su diccionario el término “posverdad” podemos asegurar que Goebbels, aunque no por ese nombre, ya lo conocía. En uno de sus preceptos del decálogo de propaganda nazi explica el principio de vulgarización “La propaganda debe limitarse a un número pequeño de ideas y repetirlas incansablemente, presentadas una y otra vez desde diferentes perspectivas pero siempre convergiendo sobre el mismo concepto. Sin fisuras ni dudas”. De aquí viene también la famosa frase: “Si una mentira se repite suficientemente, acaba por convertirse en verdad”.
En el cine nos han contado repetidamente las consecuencias de la II Guerra Mundial. En un primer momento desde un punto de vista puramente bélico, donde la población civil es obviada en aras de explicar el relato de los ganadores. Épicas batallas, victorias (y pocas derrotas), sangre, sudor y lágrimas (nazis en la mayoría). Este relato acentuaba el glorioso triunfo, no solo contra un rival militar, sino sobre el fanatismo, la autocracia y la creencia en una supremacía eugenésica de un caudillo omnipotente que quiso construir un Reich de mil años, pero que solamente le duró poco más de diez. (Nunca sabremos si con unas decisiones militares más acertadas, incluso lo pudo haber conseguido. Es Historia-Ficción). Más tarde, el cine nos trajo las consecuencias de la guerra, más allá de la valentía de los “Doce del patíbulo“, “El desafío de la águilas” o “Los cañones de Navarone“, había un mundo cruel y sanguinario que quedaba marginado. Cuando se mostraba un campo de concentración era de manera parcial y edulcorada, como en la “La gran evasión” o ” Evasión o victoria“. Entonces llegó Steven Spielberg y cambió nuestra mirada para siempre con la brillante “La lista de Schindler” donde nos enfrentó, no solamente a los horrores de la guerra (que ya conocíamos), sino a los horrores de la malignidad del género humano y a su falta total de piedad y escrúpulos con sus semejantes. Después del sopapo del realizador estadounidense vinieron muchas otras películas notables que relataban el Holocausto, como “El pianista“, “La vida es bella“, “El niño con el pijama a rayas” o la brutal y angustiosa en grado sumo, “El hijo de Saúl“.
Todo se nos ha narrado anteriormente, ya sea desde la trinchera o desde el campo de concentración. Pero hay algo que por ser menos cinematográfico no ha llegado al gran público en la abundancia que debería. Esto es, ¿el por qué? ¿Qué ocurrió para romper la convivencia pacífica entre judíos y sus convecinos? (que hoy en día podrían ser de cualquier otra etnia, pueblo, raza o religión), ¿cómo fueron degradando y humillando a un pueblo próspero y trabajador? Aquí entra Rafa Limones para explicarnos el alcance de las políticas maledicentes y denigrantes de culpabilización y victimismo que llevadas al límite apuntan con el dedo el odio sobre las personas a las que son orientadas estos dardos venenosos. Un ejemplo muy claro lo tenemos en pleno siglo XXI en Cataluña.
El autor nos presenta a una familia judía, próspera, acomodada y perfectamente integrada en la comunidad berlinesa de 1930 a la que el infortunio de la guerra y la persecución hará caer en el peor de los infiernos posibles. Ya nada será como antes. Curiosa reflexión para los lectores que, acomodados en nuestros sillones, pensamos que la vida nos trata con respeto y delicadeza y no nos damos cuenta de que el demonio acecha en cada esquina y, sobre todo, en cada despacho enmoquetado de gobernantes faltos de neuronas pero sobrados de músculo. Periódicamente aparecen pequeños Führers dispuestos a cercenar la libertad de sus semejantes en una descerebrada carrera dictatorial. El problema no es tanto el individuo particular, sino la generalidad de la mente colectiva que jalea sus soflamas, apropiándose de un discurso violento y excluyente.
El autor toma valientes decisiones narrativas sobre el destino de sus personajes. En unas circunstancias excepcionales en las que la locura se ha adueñado de una sociedad abducida por los mensajes sectarios de Adolf Hitler, la familia Wesser se encontrará con su destino. Es en estos momentos cuando conocemos el verdadero calibre de la sensibilidad humana. La guerra pone a cada uno en su sitio. Los héroes no son aquellos que se enfrentan a las bayonetas a pecho descubierto, sino los que reorientan el sentido de dichas bayonetas del pecho de sus vecinos al suyo propio. Mientras los cobardes (la mayoría), morderán el mendrugo de pan que les ofrece el oficialismo imperante a cambio de poder respirar un día más, aunque ese día sea vapuleado a yugo, fuego, pico y pala.
A lo largo de este vasto panorama, echamos de menos un mayor detenimiento en la Alemania de la época, en paisajes, vestimentas, ambientación, inclusión en datos históricos de mayor calado, etc. Si bien es verdad que esto es una apreciación subjetiva en la que cada uno puede interpretar de diferente manera y que a muchos incluso aburriría. Tenemos personajes secundarios que podrían haber tenido mayor recorrido, más mala leche e incluso un final más acorde con su “hijoputismo“. Desde luego el de uno de ellos es del todo épico (quizás algo complejo de amoldar a la realidad) pero épico al fin y al cabo.
Nadie puede permanecer impasible a esta historia. Cuando llega el horror, la familia es el único abrigo posible ante la barbarie. Quedémonos pues con dos mensajes. Mantener siempre la atención a nuestro alrededor sobre los comportamientos “supremacistas”, elitistas y violentos (una simple pintada en un comercio o un “escrache” es el germen del mal que vendrá a continuación). Y en segundo lugar, llegado el funesto momento, mantener siempre la esperanza y la fuerza para seguir caminando entre la oscuridad de un valle de lágrimas.
Atzel Wesser nunca pensó que lo que veía a su alrededor estuviera pasando realmente. Nosotros debemos estar advertidos para cercenar de raíz cualquier atisbo de situaciones parecidas antes de que se vuelvan irreparables. Por que todos sabemos que periódicamente siempre aparece algún personajillo con ínfulas de caudillo, que aun cambiando el discurso para ocultar sus verdaderas razones, edulcorando sus formas y meciendo galantes sonrisas de manual de estilo, su poso de aroma pestilente se aprecia siempre en la distancia.
Los Wesser bien merecen ser regalados por Navidades.

LA PALABRA PERFECTA – ANTONIO DOMINGO MUÑOZ – (AMARANTE 2017)

Posted on Actualizado enn

36527227.jpg
TÍTULO: La palabra perfecta.
AUTOR: Antonio Domingo Muñoz.
EDITORIAL: Editorial Amarante (2017).
PÁGINAS: 303.
¿DÓNDE COMPRARLO?: Aquí
SINOPSIS:
En “La palabra perfecta”, Fran Heredia es un maestro gruñón y enamoradizo que vive escondido en un pueblo del sur hasta que le implican en el secuestro de unos niños. Acusado por un fiscal, con problemas en su escuela y forzado por una monja para que busque en la gran ciudad a los niños, descubre un país sin gobierno, donde se maquina el mayor crimen de la historia de España. Gracias a una serie de cómplices inesperados y a viejos socios que le llevan al límite, Fran se pone a prueba para luchar por la literatura, y como recompensa descubre su palabra perfecta, que puede ser, quizá, la que le salve la vida.
GUSTARÁ:
A los amantes de la literatura y a los rebeldes moderados con causa. Exaltados y panfletarios, abstenerse.
NO GUSTARÁ:
A los que son más de las sombras del tal Grey y menos de La sombra del ciprés es alargada.
RESEÑA:
¿Por qué tristemente esta novela tendrá muy complicado llegar a ser un bestseller?
a.) Porque es muy buena.
b.) Porque hay que leerla con detenimiento y atención (y esto no está de moda).
c) Porque nos enfrenta a nosotros mismos y a nuestro desapego vital.
d.) Todas las anteriores.
−Señorita, yo creo que es la “D”.
−Muy bien Mariano. Has ganado las obras completas de Ortega.
−¿Podrían ser las de Ibañez?
Antonio Domingo Muñoz (@antoniodmunoz) reza en su peana el título de Doctor en Comunicación y periodista de vocación. De profesión mensajero de palabras, de mensajes claros y desnudos. Amachambró su tesis con el aldabonazo de “el mensaje es el mensaje“. A la sombra de su profesionalidad de estricto sentido y lealtad periodística, subyace un alter ego de rebeldía por los cuatro puntos “cantinales” a ritmo de Zacapa, bulerías, trastadas de Daniel El Mochuelo, (el verdadero, no el Travieso), afrontas de Larios, guitarra soñadora y nostalgia de una tierra malagueña, que es la suya y de la que tanto habla, inventa, crea y peca de palabra, obra y remisión, a cada paso que su memoria y su pluma cabecean en el metrónomo. Hablamos de rebeldía, pero no de la que guerrea entre soflamas, porrazos, tiranteces y scratches (curioso anglicismo, que valida a la calle para suplir su verdadera traducción de la palabra: “arañazos“, pues eso es precisamente lo que hace este método de intimidación: arañar cual gato panza arriba que se ve acorralado por la sinrazón y el desespero… una verdadera fiera iría de cara y mordiendo, no amilanando al personal de soslayo… en fin) Volvemos. La rebeldía de Fran (nuestro antihéroe) es la rebeldía de la partida de dominó, de la larga charla de sobremesa en estío, del olisqueo ratonil en las librerías de segunda-mano, del desayuno en la terraza de la casa campestre familiar, de tildar el sólo. Y, sobre todo, es la rebeldía de las masas. Masas que amasan unas promesas que no siempre podrán cumplir a sus hijos. Promesas de cultura, de letras, de palabras, de Historia.
Esta novela con alma de nivola Unamuniana y cuerpo quijano, (el del Café no, el otro, el de La Mancha), no dejará indiferente al que la lea con empaque, sosiego y capacidad de análisis fuera de indubitados credos y mantras oficialistas. Está escrita en primera persona, porque no podría escribirse en ninguna otra. El tenor de la función que de Quijote riela a ratos, nos cuenta lo que le sucede de forma muy personal y sin ambages ni cortapisas. Directo a la línea de flotación, donde duele, donde sangra y donde finalmente, si no estás listo, el agua te congela, primero las piernas y luego la sesera (aquí no hay puertas para asirse). El pecio del lenguaje y la cultura española hay que sacarlo a flote entre todos. El óxido se puede limpiar (y darle esplendor), pero si falla la mentalidad de los rescatadores todos nos iremos a los más profundo de Las Marianas.
Durante este camino de expiación nos veremos las caras con personajes salidos del cráneo de Valle Inclán, que no desvelaremos en estas líneas, ya que las humorísticas situaciones que nos proporcionan son lo suficientemente buenas como para chafar aquí la función. Bogamos en esta novela por situaciones muy recientes en la política y en la sociedad española. Fran Heredia y su grupo de Sanchos (creo recordar que ninguno de ellos barrigudos, aunque sí más de una Dulcinea guerrera), viajarán desde la Andalucía de la luz, del verso de Sabina, de la genialidad circense de Isco, de la tapa y de la cerveza fría, a la capital de todos y de nadie, al cruce de arterias con colesterol, a la meseta de los malos humos, al lugar donde todo empieza de nuevo. Al lugar, al fin, donde la burocracia preserva las letras, ya sea en la RAE, en la Biblioteca Nacional, o en un Congreso de los Diputados flanqueado por montañas de escombros con una niña de abrigo rosa que intenta salvar la identidad de una nación multicolor que no se pone de acuerdo en si tirar para el centro, para la derecha o para la izquierda, pero que mientras tanto descuida que la Nada, cual recreación de La Historia Interminable de Michael Ende, se aproxima inexorablemente a su espalda.
El estilo del autor (que seguro comprobarán, ya que si han leído hasta aquí les habrá picado la curiosidad de saber qué misterios esconden las páginas de @lapalabraperfecta) va de frente y “de frenta” con el “todos y todas”, con los problemas de la educación regresiva, con la pérdida de los valores y la memoria de los ancianos, con los regionalismos y la multitraducción del esperanto al babélico, pasando por el manatí (¡ah, no, calla, que esto es un animal!… uno ya se pierde). Es un Duel of the fates del tiempo que Momo quiere recuperar de unos grises hombres poderosos que nos hacen desviar la atención del arte, las letras, la investigación y el saber, a favor del sistema imperante que marisca en nuestros bolsillos y en nuestras almas con el blackfriday, los pokemongers y demás alimañas de telecirco. Vivimos al son de una suerte densa del Ulises de James Joyce emparentada con el Cristo Versus Arizona de Camilo José Cela, en una carrera sin resuello a la búsqueda del último punto final.
En esta singladura hay golpes para todos, hay escopetas de cañones recortados (me ha venido a la mente el delirante cura de El día de la bestia de Alex de la Iglesia, que aquí se tornará en monja. No anticipemos, pero si el colofón final de esta película se encontraba en las Torres Kio, en el caso que nos ocupa, el mito se actualizará en otro parecido, pero más actual edificio, y en lugar de demonios, puede que haya ángeles, o ¿serán demonios disfrazados de ángeles?… espero que Dan Brown pueda ayudarnos). Contamos también con personajes secundarios de lujo entre la febril jungla de cristal madrileña, que ayudarán a nuestro desvalido héroe entrometido, desde el grafiterismo más antisistema al más depurado hombre de puros y moqueta. Todo este cónclave de La Colmena de Cela depurará el espíritu del protagonista para que pueda enfrentarse a la prueba final, esa que lo dejará colgado, literal y alegóricamente, de amores perdidos y venganzas a punto de consumarse.
Si eres de los que te saltas las reseñas para ver la conclusión de si te debes dejar los cuartos o no en un libro y no quieres que te cuenten rollos… pues ¡ale!… Resumiendo, SÍ, mayúsculo, rotundo, monosílabo y tildado. Lo tiene todo. Si el gran Gaspar Rosety dijo una vez “Esa final de Sudáfrica fue realmente el alquimista que el fútbol español necesitaba”, la novela de Antonio Domingo podría ser “Esa palabra perfecta fue realmente el alquimista que la literatura española necesitaba“.
Vale.