Crítica libros

RESEÑA DE: «HURACÁN. EL LEGADO DE LOS HÉROES».

Posted on

Huracán.jpg

 

Gacro es el acrónimo de un joven autor chileno nacido en 1983 en Copiapó y que durante sus ratos libres en la universidad le fue dando forma a “Huracán. El legado de los héroes”. Ahora ya todo un “arquitecto” de la ciencia ficción se encuentra detrás de esta primera novela que en los próximos años se convertirá en una pentalogía de referencia en la literatura juvenil.

Partimos de una premisa que siempre apasiona al lector clásico de fantasía y ciencia ficción. Aquí nos plantea una Tierra después del día del Gran Impacto, dividida, agotada y con un grado de decadencia con la que tendrán que lidiar sus nuevos habitantes. En esta ocasión no se trata de abandonar el planeta azul por falta de recursos, ni siquiera de sobrevivir con los despojos que ha dejado la antigua civilización. El problema radica en hacer frente a unos seres artificiales creados por la propia raza humana, que aunque exiliados en un primer momento, querrán tomar venganza por los desaires y vilipendios que creen que se han cometido con los de su especie.

Todo este macrocosmos político/militar queda en un principio fuera de la esfera de un chico tímido y esquivo. Lázaro, (nombre idóneo que influirá rotundamente en su destino), se traslada junto con su ausente padre a un nuevo domicilio con la mochila llena de conflictos familiares y personales. A partir de ahí se tendrá que labrar una nueva vida que le llevará hasta una épica aventura para proteger a los que más quiere y encontrar un lugar en un mundo que hasta la fecha le ha sido esquivo.

La propuesta de Gacro, va encaminada al público más juvenil, tanto por el sentido narrativo, la tipología de los personajes y la puesta en escena, como por la cadena de acontecimientos que se desarrollan en sus más de trescientas páginas. Creatividad y fantasía no faltan en un mundo en el que nada es lo que parece, y sobre todo, en que nadie es el lo que dice ser, (nos encontraremos más de una sorpresa). No asistiremos a extensos espacios descriptivos ni rebuscadas tramas ininteligibles, lo que permite una gran agilidad a la novela que toma un rumbo directo y sencillo en sus maneras y definiciones formales.

En resumen, esta primera novela de Gacro nos deja con ganas de conocer más en profundidad a los personajes que todavía tienen grandes secretos que contar y conspiraciones por descubrir. En definitiva, ¿a quién lo le gustaría ser un héroe?

GUSTARÁ: A todos aquellos que mantienen un espíritu juvenil, que abordan la ciencia ficción desde la óptica más desprejuiciada y que se quieren meter en la piel de un protagonista que ha sido nosotros mismos en algún momento de la mocedad.

NO GUSTARÁ: A aquellos que comparen la presente obra con los eternos C. Clarke, Asimov, K. Dick, Wells, Huxley, Herbert, Orwell, etc. y quieran salir ganando.

APERITIVO A «CUENTOS DE IMAGINACIÓN Y MISTERIO» DE EDGAR ALLAN POE

Posted on Actualizado enn

«Tales of Mistery and Imagination» fue publicada originalmente en 1902, más de cincuenta años después del fallecimiento del autor. La presente obra recopila los cuentos más importantes de Edgar Allan Poe. La reseña sobre este volumen es de una gran complejidad ya que Poe es inabarcable. Cuando tengamos más fuerzas, intentaremos abordarla. De momento vaya como aperitivo las palabras que sobre él han dicho los más grandes autores de la literatura mundial. Pero antes y una vez releídos sus cuentos de nuevo, enumero por orden alfabético lo que a nuestro juicio son los diez mejores.

  • Berenice
  • El corazón delator
  • El gato negro
  • El pozo y el péndulo
  • El tonel del amontillado
  • La caída de la casa Usher
  • La máscara de la muerte roja
  • La verdad sobre el caso del señor Valdemar
  • Ligeia
  • William Wilson

(Poema «El Cuervo» de Edgar Allan Poe. Homenaje y adaptación en «Los Simpsons)

 

Sir Arthur Conan Doyle: «Cada una de estas obras constituye una raíz de la que ha brotado toda una literatura. […] ¿Dónde estaba la literatura policíaca antes de que Poe le insuflara el aliento de vida?»

Robert Louis Stevenson: «Quien fue capaz de escribir «Rey Peste» dejó de ser un ser humano. Por su bien, y movidos por una infinita piedad hacia un alma tan extraviada, nos agrada darle por muerto»

H.P. Lovecraft: «La fama de Poe ha sido objeto de las más curiosas vicisitudes y ahora está de moda entre la avanzada intelligentsia minimizar su importancia como escritor y su influencia. Sin embargo, le sería difícil a un crítico imparcial negar el enorme valor de su obra y la potencia penetrante de su pensamiento como creador de visiones artísticas»…«fue el primero en darles ejemplo y enseñar un arte que sus sucesores, con el camino abierto y con su guía, pudieron desarrollar mucho más. Pese a sus limitaciones, Poe realizó lo que nadie había realizado o podía haber realizado, y a él debemos la novela de horror moderna en su estado final y perfecto»…«De esta manera los espectros de Poe adquirieron una malignidad harto convincente que no poseían los de ninguno de sus antecesores y fundó un nuevo modelo de realismo en los anales del horror literario»

D.H. Lawrence: Define a Poe como «aventurero en las criptas, sótanos y horribles pasajes subterráneos del alma humana»

Charles Baudelaire: «¡Lamentable tragedia la de la vida de Edgar Poe! Su muerte, ¡desenlace terrible cuyo horror incrementa la trivialidad! Todos los documentos leídos me han llevado al conocimiento de que los Estados Unidos no fueron para Poe sino una vasta prisión que recorría con la agitación febril de un ser creado para respirar en un mundo más aromático —que el de una gran barbarie iluminada con gas—, y que su vida interior, espiritual, de poeta o incluso de borracho, no era sino un esfuerzo perpetuo por escapar a la influencia de esta antipática atmósfera. Despiadada dictadura la de la opinión en las sociedades democráticas; no imploréis de ella ni caridad, ni indulgencia».

Stephan Mallarmé: «Permita que le diga que alguien en París piensa en usted a menudo y se une a usted en la conservación de una profunda veneración respecto a ese genio que, probablemente, ha sido el dios intelectual de nuestro siglo».

Jorge Luis Borges: «En la neurosis, como en otras desdichas, podemos ver un artificio del individuo para lograr un fin. La neurosis de Poe le habría servido para renovar el cuento fantástico, para multiplicar las formas literarias del horror. También cabría decir que Poe sacrificó la vida a la obra, el destino mortal al destino póstumo. […] Poe indisolublemente pertenece a la historia de las letras occidentales, que no se comprende sin él».

Rubén Darío: «La influencia de Poe en el arte universal ha sido suficientemente honda y transcendente para que su nombre y su obra sean a la continua recordados. Desde su muerte acá, no hay año casi en que, ya en el libro o en la revista, no se ocupen del excelso poeta americano, críticos, ensayistas y poetas».

Julio Cortazar: «De la totalidad de elementos que integran su obra, sea poesía, sean cuentos, la noción de anormalidad se destaca con violencia. A veces es un idealismo angélico, una visión asexual de mujeres radiantes y benéficas; a veces esas mismas mujeres incitan al entierro en vida o a la profanación de una tumba, y el halo angélico se cambia por un aura de misterio, de enfermedad fatal, de revelación inexpresable; a veces hay un festín de caníbales en un barco a la deriva, un globo que atraviesa el Atlántico en cinco días, o la llegada a la Luna después de asombrosas experiencias. Pero nada, diurno o nocturno, feliz o desgraciado, es normal en el sentido corriente, que incluso aplicamos a las anormalidades vulgares que nos rodean y nos dominan y que ya casi no consideramos como tales. Lo anormal, en Poe, pertenece siempre a la gran especie».

LOS CUENTOS DE HADAS CLÁSICOS ANOTADOS – MARIA TATAR – EDITORIAL CRÍTICA 2003

Posted on Actualizado enn

Screenshot_20170830-205755

20170830_144715

 

Maria Tatar presenta su visión de la literatura infantil y el alcance en los niños.

 

 

 

 

TÍTULO: Los cuentos de hadas clásicos anotados.

AUTOR: Prólogo y edición Maria Tatar. (Incluye cuentos de los hermanos Grimm, Perrault, Beaumont, Jacobs, Runge, Afanasev, Asbjornsen, Moe y Andersen).

EDITORIAL:  Crítica (2003).

PÁGINAS: 455.

SINOPSIS: Desde la publicación, hace casi treinta años, de la obra de Bruno Bettelheim, «Psicoanálisis de los cuentos de hadas», no había aparecido ningún libro que nos enseñara tanto sobre los cuentos infantiles como el que el lector tiene en sus manos. En Los cuentos de hadas clásicos anotados se recuperan las historias más queridas por los niños de hoy y de siempre a través de la selección de Maria Tatar, una de las mayores expertas mundiales en el campo de literatura popular e infantil. En este volumen, bellamente ilustrado, Tatar ha seleccionado veintiséis cuentos clásicos que son otros tantos modelos que ayudan a los niños a desenvolverse en el mundo real y contribuyen a desarrollar el ingenio y el coraje necesarios para sobrevivir en un mundo gobernado por adultos. Este libro pretende reivindicar un legado cultural de gran peso en las vidas de todos nosotros, guiando a los lectores a través de cada una de las historias, explorando sus orígenes históricos, sus complejidades culturales y sus efectos psicológicos.  El nivel de los contenidos, los comentarios y el refinamiento de este volumen maravillosamente diseñado sorprenderá a quien crea que los cuentos de hadas son «solo para niños»: las reproducciones a color de ilustraciones de diferentes períodos, más de trescientas obras de la mano de algunos de los mejores ilustradores del género, como Arthur Rackham, Gustavo Doré, George Cruikshank o Maxfield Parrish- iluminan y realzan los comentarios de Tatar a cada uno de los cuentos.

GUSTARÁ: A todos aquellos que miran más allá de los cuentos clásicos que nos han leído de niños para observar que el mundo que nos rodea da mucho miedo.

NO GUSTARÁ: A quienes los cánones de Disney han cegado y prefieren no ver qué hay detrás de las princesas de cuento y los finales felices.

RESEÑA: Esta impecable edición de la editorial Crítica en tapa dura, nos hace volver al mundo del cuento, que tantas veces nos han leído nuestros padres, de manera edulcorada eso sí, pero siendo en cualquier caso nuestra casilla de salida para enfrentarnos a un mundo cruel en el que de adultos nos tocará lidiar. Esto y mucho más nos explica Maria Tatar, que ocupa la cátedra John L. Loeb de lengua y literatura germánicas de la Universidad de Harvard y es una autoridad indiscutible en literatura infantil.

La presente edición anotada nos presenta jugosos datos acerca de cada cuento, su origen, sus textos comparados, y sus diversas versiones, dentro del mismo autor, y entre diferentes autores. Muchos de los relatos provienen de la misma fuente, pero cada autor recoge lo que le interesa y realiza su propia propuesta. Todos los cuentos llevan un contexto introductorio e histórico del mismo, así como de su finalidad didáctica. Durante el cuento, se intercalan notas precisas de diversa índole analítica. Además, el acompañamiento fotográfico es magnífico. Cientos de representaciones nos hacen reflexionar acerca de cómo han interpretado numerosos artistas el contenido y sentido de cada uno de ellos. Por último nos encontramos con una serie de apéndices que completan esta insigne obra. Biografía de los escritores y de los dibujantes. Así como decenas de cuadros de cada narración y una profusa e investigada bibliografía acerca del cuento infantil de toda época y origen.

No es casualidad que niños de todas las culturas y condición social hayan bebido de las fuentes de los cuentos clásicos. En sus mil variantes todos recogemos el testigo de la antigua tradición oral de nuestros mayores, que no hacían otra cosa que prepararnos para el rito iniciático del paso a la edad adulta, mediante metáforas e historias que, si bien eran inventadas, tenían un trasfondo muy real. Los ritos preparatorios han existido desde siempre y son imprescindibles para que el niño se convierta en adulto. Los ogros, princesas, enanos, madrastras, magos, dragones, o encantamientos son el espejo de los conceptos de avaricia, lujuria, envidia, hermanamiento, justicia, templanza, bondad, egoísmo, etc. El niño antes de salir físicamente a un mundo hostil, se enfrentará bajo la protección de las sábanas a lo que está por venir. Los padres intentarán defender a sus hijos de la locura exterior el mayor tiempo posible. Concepto ejemplificado soberbiamente en la película «El bosque» (The Village) del director M. Night Shyamalan.

Es interesante ver cómo esta tradición ha sido fagocitada y edulcorada en gran medida por los medios audiovisuales, y en concreto por la franquicia Disney. Es necesario volver a la fuente para descubrir que los finales felices tal y como los creemos conocer no son realmente así. A veces la maldad vence, a veces el sacrificio del héroe no es suficiente, a veces el príncipe no salva a la princesa, a veces, al fin y al cabo, el vengativo mundo nos gana la partida. Las perdices se las comen los malos en sus cubículos infectos.

Y sí, el poder de la infancia es enorme y necesaria, mucho más grande de lo que pensamos desde la ordenada mente analítica del adulto. Aunque a veces lo olvidemos y veamos en ello una amenazante inocencia que debe ser purgada, para inmediatamente arrojar a los pobres imberbes desafortunados a la rueda de la vida, con todas sus angustias y sinsabores.

Siempre debemos atender a la niña del cuento de «El traje nuevo del emperador».

Nunca falla. Nunca.

 

MR. MERCEDES – STEPHEN KING – EDITORIAL PLAZA Y JANÉS 2014

Posted on Actualizado enn

Screenshot_20170816-174800

descarga

 

Trailer en versión original de la reciente adaptación en televisión de Mr. Mercedes.

 

TÍTULO: Mr. Mercedes.

AUTOR: Stephen King (1947 – ).

EDITORIAL:  Plaza y Janés (2014).

PÁGINAS: 493.

SINOPSIS: Justo antes del amanecer, en una decadente ciudad americana, cientos de parados esperan la apertura de la oficina de empleo para reclamar uno de los mil puestos de trabajo que se han anunciado. Han hecho cola durante toda la noche. Invisible hasta que lo ven encima de ellos, un Mercedes surge de la fría niebla de la madrugada. Su conductor atropella y aplasta a los que encuentra a su alcance. Después da marcha atrás y vuelve a arremeter contra ellos. El asesino huye dejando atrás ocho muertos y quince heridos. Meses después, un policía jubilado, Bill Hodges, sigue obsesionado con este caso sin resolver cuando recibe la carta de un anónimo que se declara culpable de la masacre. Brady Hartfield vive con su madre alcohólica en la casa donde nació. Disfrutó tanto de aquella sensación de muerte debajo de los neumáticos del Mercedes que quiere recuperarla.

GUSTARÁ: A los seguidores del Maestro de Maine, que siempre aporta situaciones de luz y maldad. Esta vez con un trío secundario antológico, que suman al brillante protagonista y a su correspondiente cruel antagonista.

NO GUSTARÁ: A los seguidores del King más oscuro y terrorífico. O a aquellos que después de leer mucha novela negra detectivesca clásica, vean aquí como se actualizan demasiado los cánones del género.

RESEÑA: Primera incursión en el género detectivesco de Stephen King tras 40 años de prolífica carrera como escritor de éxito. No es la primera vez que Stephen King se aleja del mundo de la fantasía o del terror. Hay claros ejemplos en: Rabia, (1977), El cuerpo, (1982), Cadena perpetua, (1982), Colorado Kid, (2005), etc, aunque no son abundantes en su bibliografía, siempre plagada de elementos fantásticos.

Mr. Mercedes nos presenta al más clásico de los clásicos detectives posibles. Un policía recién retirado que vive su jubilación entre vapores etílicos y juegos malabares con su pistola reglamentaria. De este círculo de perdición solamente podrá salir con la inestimable «ayuda» del psicópata de turno que le atrapará desde un primer momento en una espiral de violencia, mentiras y autodestrucción. Este juego solamente podrá acabar con la salida de la partida de uno de los dos, (o de ambos).

Será fruto de la casualidad pero mientras el autor nos ha mostrado en varias novelas a un plantel de chiquillería en sus obras más corales, en la fase adulta normalmente nos hemos encontrado con un protagonista individual, normalmente masculino, que hace frente a todo lo que se le venga encima. Pero en esta ocasión es diferente, contamos con un «Ka-Tet» perfectamente delineado, que acompañará al protagonista en un camino de espinos. Será la edad del escritor y que sus hijos están  empezando a cosechar éxitos de ventas, el caso es que Stephen King como alterego de sus personajes protagonistas, se siente en este caso más cómodo con la ayuda de varios secundarios, (exquisitos eso sí).

En Mr. Mercedes, no encontraremos sucesos extraordinarios, pero si ordinarios. Ordinarios de personas que enferman en el yugo de su hogar. Diezmadas por sus propios familiares que les llevan al límite, empapelan su cerebro de cartería de saldo y abrasan sus oídos con histerias, dogmatismos de galleta china de la suerte e intimidades de salones de té herrumbrosos. Esas personas se ciñen fuertemente el cinturón junto con su autocontrol, hasta que les estalla en el momento más inoportuno, y ni medicación ni terapia alguna pueden remediar el mal que llevan dentro, que pagarán con el más inocente que se le cruce en su camino de enfermedad de diagnóstico rabioso.

Si en Carrie, (1974), el detonante de la furia fue una madre de creencias fervorosas, defensora a ultranza de la rigidez formativa y religiosa, en el caso que nos ocupa el personaje desestabilizador comparte parentesco, pero solo eso, pues es una paria de la sociedad que literalmente no tiene donde caerse muerta. De aquellos polvos, estos lodos, la causa-efecto está servida para que el mal se abra camino.

A mi juicio donde peca Stephen King, es simplemente con el devenir de los tiempos modernos. Esto es, con la utilización de los nuevos equipamientos tecnológicos que nos rodean continuamente. En Cell, (2006), ya nos avisó de las terroríficas consecuencias del teléfono móvil, que nos dejaba medio agilipollados a casi todos y los que resistían a este primer embate, se llegaban a plantear incluso sino sería mejor quedarse en el durmiente bando de los aletargados babeantes. Ahora nos plantea la cuestión del uso de las redes sociales y de la intimidad de los depredadores que navegan a sus anchas por las autopistas de la información, haciendo todo el daño que pueden desde sus atalayas bien defendidas. Entendida la crítica subyacente a la intercomunicación global hay una pequeña fisura, y es que el autor es plenamente analógico, por edad y por costumbres. Disfrutamos mucho más, cuando sus personajes en apuros se encuentran en mitad de la noche en el bosque careciendo de un teléfono móvil. En cualquier caso es un King ágil y directo, alejado de sus obras más hercúleas, y que más que por el argumento, gana por la composición de los personajes.

Hay que recordar también que se trata de una trilogía: La segunda parte es (Quién pierde paga – Plaza y Janés 2016), y la todavía no publicada en España (End of Watch – 2017). La reciente serie televisiva pretende abarcar las tres novelas.

LA TIERRA PERMANECE, (EARTH ABIDES) – GEORGE R. STEWART, 1949 – Ed. MINOTAURO 1962.

Posted on Actualizado enn

Screenshot_20170813-220328

descarga

No me resisto a pegar aquí el Documental «La Tierra sin humanos». Fantástico.

 

Error
El video no existe

TÍTULO: La Tierra permanece (Título original Earth Abides) – 1949.

AUTOR: George R. Stewart (1895-1980).

EDITORIAL:  Minotauro (1962).

PÁGINAS: 379.

SINOPSIS: Un devastador y desconocido virus asola la civilización; inexplicablemente, Isherwood Williams sobrevive a la plaga. A la deriva, ha de afrontar un mundo sin humanidad, de paisajes degradados y hordas de insectos y roedores. Finalmente, dará con una superviviente, con la que fundará una nueva sociedad semejante a la de los antiguos nativos norteamericanos. Único testigo del pasado, Ish nos recuerda que «los hombres van y vienen, pero la Tierra permanece».

GUSTARÁ: A aquellos que quieran seguir el canon de la crítica y disfruten viendo el desmoronamiento de la sociedad con las reflexiones que se plantea el protagonista.  

NO GUSTARÁ: A los que piensan que la acción narrativa, y más en un contexto apocalíptico, es una pieza fundamental en toda novela de este género. Ver al protagonista dar palos de ciego organizativos, dejando al azar la mayoría de sus decisiones, tampoco ayuda.

RESEÑA: La novela alumbra en 1949, con los humos de la reciente finalización de la II Guerra Mundial aún picando en los ojos. Es el mismo año de la publicación de «1984», la obra cumbre de George Orwell. Son momentos en los que la amenaza nuclear, y el sentimiento de fatalidad vitalista, se instalan en las sociedades que han vivido el horror de una guerra que se ha llevado por medio muchos sueños, relaciones y amigos. Son tiempos de desolación y de reconstrucción de familias rotas e ideales truncados. En este caldo de cultivo son multitud los autores que reflexionan acerca del papel del hombre sobre la Tierra que nos ha sido prestada, durante un período vital relativamente corto. Unos autores se decantarán por la pequeñez y temporalidad del ser humano y sus exiguas circunstancias, mientras otras verán un futuro fascista, amenazador y subyugador de las libertades individuales, como pieza fundamental en el devenir de los acontecimientos. (Orwell erró en «1984» únicamente en el año, pero acabará acertando, es cuestión de tiempo).

La Tierra permanece ganó el Premio International Fantasy 1951, y se puede decir que razones no le faltan en el contexto en que fue laureada. Tras un virus que arrasa a casi toda la humanidad, el protagonista comparte con el lector la problemática de crear una nueva sociedad bajo las antiguas costumbres o el propio derecho consuetudinario o Natural. La logística, el transporte, la vuelta al ámbito rural, la crianza de una nueva generación nacida en valores y circunstancias completamente nuevas, la labor punitiva de las nuevas sociedades, y una larga batería de preguntas que no encuentran respuestas fáciles en los hombros de unos «primeros hombres» que deben cargar con el peso de la creación de una nueva sociedad menos imperfecta de la que tenían. Es su oportunidad. Un gran proyecto que a veces se enfrenta a grandes dudas, poca colaboración y la desidia personal de quienes no creen que esto sea posible.

Hasta aquí las virtudes de la novela, que no son pocas. Además es seguramente el pilar fundamental de todo el género post-apocalíptico que ha venido después, (incluidos zombis e infectados 2.0). Pero STOP, seamos sinceros. A los que disfrutamos con el género de ficción, con las tramas, sus personajes, la tensión y los hilos y vaivenes argumentales, nos encontramos ante una gran decepción en la presente lectura. Posteriormente han surgido multitud de novelas, donde nos han narrado acontecimientos parecidos si bien, además de las lógicas preguntas trascendentales de la muerte y resurrección de una sociedad, nos han brindado momentos de apoteosis argumental, tensión y pasajes terroríficamente míticos. Títulos hay muchos, por mencionar algunos: «La carretera» de Cormac McCarthy, «El mundo sumergido» de J.G. Ballard, «Soy leyenda» de Richard Matheson, «Apocalipsis o La danza de la muerte» de Stephen King, «El canto del cisne» de Robert McCammon, entre otras muchísimos más.

En La Tierra permanece, no solo el argumento y trama principal deja lagunas y momentos sin explicación, sino que los personajes, (y principalmente el protagonista), realizan acciones irracionales y completamente erradas para la necesidad y urgencia de los duros momentos por los que tienen que bregar. Muchos asuntos se concluyen de manera azarosa. El hilo argumental y la motivación de los personajes en cada situación, no es el fuerte de esta novela.

Aunque la calificación haya sido de 3/10, es debido a que se queda corta en el argumento como novela de ficción. Hay que reconocerle muchas virtudes, incluido su final poético, pero a nivel de ficción narrativa, le falta coherencia y sentido de la creación novelesca. Hay que leerlo en cualquier caso, ya que es un clásico del que beben gran parte de todo lo que se ha publicado después sobre este tema. Además leyéndolo en sus capas más profundas, da bastante miedo reflexionar acerca de la mera posibilidad de que el autor antes o después acabe acertando el tiro.

RESEÑA «MAL DE ALTURA» – JON KRAKAUER – ED. DESNIVEL 2008    

Posted on Actualizado enn

Screenshot_20170808-235807

 

 

Maldealtura

 

 


TÍTULO: Mal de altura

EDITORIAL: Desnivel

PÁGINAS: 266

SINOPSIS: Mal de altura se ha convertido en una lectura obligada para todo amante de la literatura de montaña, de aventura o de viajes. Un best-seller internacional tanto por la calidad de la historia como por el acierto con el que su autor, Jon Krakauer, nos narra lo sucedido. Qué más se puede decir de una tragedia que conmocionó el mundo de la montaña incluso transcendiéndolo… quizá sólo que merece la pena empaparse de la intensidad de las palabras y el estilo gráfico del autor que consiguen atrapar al lector y nos llevan en este viaje literario hasta el corazón mismo de lo inevitable.

GUSTARÁ: A aquellos deportistas fornidos y aventureros intrépidos que se encogerán de miedo, viendo en carne ajena, los peligros de la montaña y de la naturaleza desatada.

NO GUSTARÁ: A aquellos que le da frío solamente pensar en sacar al perro a pasear.

RESEÑA: Jon Krakauer nos narra en primera persona la expedición en la que participó en el Himalaya en 1996 para escribir un reportaje acerca de la explotación comercial creciente del Everest. En aquella época varios tours turísticos se dedicaban a llevar a ahorradores montañeros a la cima de mundo, con la promesa de la seguridad y la emoción como pilar principal de la aventura. La intención primordial del autor del libro y periodista de profesión, fue la de intentar averiguar qué le lleva a personas sin aparente formación y amplia experiencia en alpinismo a intentar lograr uno de los retos más complejos al que se puede enfrentar un ser humano. Casualidades del destino, fue precisamente en esta expedición cuando una imprevista meteorología adversa, la falta de pericia de alguno de los integrantes del grupo escalador, así como diversos fallos de organización, seguridad y evacuación, tornaron aquello en una auténtica pesadilla, con varios muertos y heridos incluidos.

Jon Krakauer también es el escritor de “Hacia rutas salvajes”, (https://forolibro.com/2016/11/18/hacia-rutas-salvajes-jon-krakauer-ediciones-b-2009/), publicado en 1996 y llevada al cine por Sean Penn en 2007. Mal de altura alcanzó el primer puesto entre los bestsellers de no ficción en el New York Times.

La presente historia se llevó al cine en 2015.

WATCHMEN – ALAN MOORE – DAVE GIBBONS – DC COMICS 1986-1987

Posted on Actualizado enn

Watchmen-cover.svg.png

 


WATCHMEN

NOTA: 9,0

GUSTARÁ: A los lectores de historias complejas y diferentes, desviadas de los clásicos cómics de peleas eternas, las frases manidas y los personajes planos.

NO GUSTARÁ: A aquellos que prefieren la argumentación clásica, sin sobresaltos, ni intrincamientos argumentales.

Si en el cómic clásico de superhéroes el argumento principal es la eterna lucha entre el bien y el mal, encarnada en las espaldas del héroe y del villano, en Watchmen, la delgada línea entre ambas caras de la realidad se entremezcla de forma sibilina. Aquí nos encontramos con personajes más complejos, en una historia (e intrahistoria propia) muy rica en matices y en situaciones. Rebasamos el predominio de las batallas épicas entre el caballero blanco y el señor maligno para adentrarnos en las razones de unos superhéroes castigados por el tiempo, por los medios de comunicación y por sus propias decisiones familiares y vitales.

A mediados de los años 80, llegando a su fin el período denominado como de «Guerra fría» entre los entonces dos grandes bloques hegemónicos mundiales formados por EE.UU y por la entonces U.R.S.S, el escepticismo moral de la población y de los principios básicos de coexistencia pacífica llega a sus cotas más altas de desconcierto. En Watchmen plasman a la perfección este período, habitándolo de personajes de toda índole, que desgranan sus razonamientos acerca de cómo llevar la batuta del «dios-director» de orquesta, para salvar a la humanidad de sus peores pesadillas. El dilema radica en entender cuál es la mejor solución para un mundo que brega en decadencia y se arrastra moribundo. ¿Cómo afrontar un nuevo orden?, ¿Qué valores morales estamos dispuestos a defender o a modificar en aras del progreso y la paz?

El argumento novelesco principal es sin duda muy interesante. Pero si algo hace de esta obra un intemporal baluarte icónico son sus personajes, y sobre todo, la interacción entre ellos, entre las varias generaciones familiares y de amistad que se enfrentan a su destino con mentalidades diferentes por el devenir de los tiempos. Conflictos que tendrán que solventarse para llegar a respuestas, sobre preguntas muy incómodas, pero que antes o después habrá que afrontar.

El director Zack Snyder, que venía del aclamado éxito de «300 – 2006″» llevó esta obra a la gran pantalla de una manera más que digna en 2009. Posteriormente se lió la manta a la cabeza con «El hombre de acero – 2013″ y » Batman vs Superman: El amanecer de la justicia – 2016″ con resultados más modestos. Veremos que ocurre con la «Liga de la justicia» que se estrenará en breves fechas. Sabemos que Wonder Woman tendrá mucho que decir. Por algo ha sido sin lugar a dudas el gran descubrimiento del año.

Wathmen lo ha ganado todo, situándose para muchos como la mejor historia de superhéroes de todos los tiempos. No es casualidad que le hayan otorgado galardones tan prestigiosos como el Kirby, Eisner, Harvey, y el Hugo, nunca entregado con anterioridad a ningún cómic hasta la fecha. Watchmen es la única novela gráfica listada en «Las cien mejores novelas desde 1923 al presente» por la revista Time.

¿Quién vigila a los vigilantes?

CRÍTICA NOVELA «CAEN ESTRELLAS FUGACES» – JOSÉ GIL ROMERO & GORETTI IRISARRI – SUMA DE LETRAS – 2017

Posted on Actualizado enn

20170704_011811

 

 

“CAEN ESTRELLAS FUGACES O DE MADRID AL INFIERNO DE POLIFEMO”

 

      Cuando Ulises arribó a la isla de los cíclopes se topó con el gigante Polifemo, que devoró a varios de sus hombres haciendo prisioneros a los demás. Los aventureros tuvieron que urdir una calculada estratagema para finalmente poder huir de aquellas peligrosas tierras. Primero emborracharon a la descomunal criatura con un barril de vino, para posteriormente atravesar su único ojo con una lanza. Así, Polifemo quedó a ciegas, para posteriormente ser engañado. Los cautivos pudieron finalmente liberarse y abandonar aquel paraje. Aunque la venganza de Polifemo (hijo de Poseidón) en forma de maldición, les perseguiría en su viaje. Al igual que Polifemo, Elisa, nuestra heroína, es engañada y clama venganza. Lo que sus ojos no pueden ver lo suplen el resto de sus sentidos, afinadísimos todos ellos, incluido el metasensorial. Acompañaremos a Elisa por un tiempo convulso que todavía se lame las heridas del alzamiento popular contra Napoleón.
      El personaje principal de “Caen estrellas fugaces” se adivina desde un primer momento que no es de carne y hueso, sino inmaterial. Fluye a los vaivenes de su destino, demuda a todos los personajes que pululan por sus calles en penumbra. Vientos del cambio acompañan a las almas apesadumbradas que intentan sobrevivir a un mundo, que se torna nuevo y que sorprende a calzón quitado a sus parroquianos. Si Ruiz Zafón nos brindó el mejor crisol posible del Siglo XX con la tetralogía literaria de “El laberinto de los espíritus”, Jose Gil Romero y Goretti Irisarri nos pintan el Madrid de la segunda mitad del Siglo XIX, de lo que es, y sobre todo, de lo que será. Son guías de una ciudad que derriba sus murallas para extenderse entre campos de cultivo, viejas fábricas y campos en desuso. El narrador utiliza para ello su omnisciencia para exponernos no solo el estado presente de la capital, sino lo que deparará su futuro, tanto en acontecimientos históricos y políticos como, y esto es seguramente lo más interesante, en la modificación, ensanche, demolición y vuelta a construir de una ciudad viviente, según los gustos de la época y sobre todo, de las necesidades del momento. También nos muestran unas apariciones estelares, “actores invitados”, que mejor no desvelar, pero que engarzan perfectamente con el fluir del momento. Madrid ciudad de acogida de inmigrantes sin recursos en busca de nuevas oportunidades pero también refugio de actores, políticos y escritores que con mayor o menor fortuna se van granjeando un nombre, un salario y sobre todo, un lugar en la Historia.
      En una ciudad donde todavía la luz eléctrica no ha recluido a las sombras nocturnas a las esquinas más recónditas, aparece el leviatán en múltiples formas. Dicen que de Madrid al cielo, pero aquí los autores han pensado que es mucho más divertido llevarnos al infierno, que no será de Dante, pero si Del Fierro, que como nos acompaña hasta nuestros días en las figuras de los poderosos sin alma, viste guante de seda, pero en puño de hierro. Y sí, también, a hierro mata, dejando la segunda parte del refrán para una futura ocasión. Es un Madrid que vive la noche con recelo, cautela e inseguridad. Solamente el chuzo del sereno, que ni siquiera caerá de punta, tranquiliza a las pobres almas que se azoran por llegar al hogar antes de que la noche traiga a los demonios a clavetear su pezuñas por las adoquinadas calles, jalonadas de tahúres, pelanduscas, borrachuzos y demás caterva de malandrines. Aunque una categoría más infecta de criminalidad se mueve por salones alfombrados, palcos exclusivos en teatros de postín, calesas relucientes y hoteles de rechupete.
      Hoy en día la luz lo inunda todo, ya no hay apenas sótanos oscuros con secretos inconfesables. El subsuelo está asaeteado por cientos de kilómetros de líneas de metro, aparcamientos, túneles para coches y un alcantarillado que tiene mejor mantenimiento que los setos de El Retiro. El misterio se repliega cada vez más, en una sociedad de la “posverdad” (moderneces del lenguaje que parece que la RAE va a adoptar como un hijo pródigo) que limita el contacto con lo sobrenatural e incluso con lo natural que nos circunda. Nada nos apasiona, nada nos importa. Pasamos de puntillas por lo que Madrid nos ofrece. El neón nos deslumbra, el ruido nos enloquece, y con ello nos aislamos en nuestras cajas de cristal. El Madrid que nos pintan en esta novela es abierto, chismoso, inquieto, ilusionante, lleno de ganas por medrar y salir a “portagayola”. Se interactúa con tenderos, boticarios, churreros, modistas. Se llenan los teatros y los bares. Se habla en voz alta. Se discute de lo divino y de lo humano en los cafés que exudan literatura por doquier. En definitiva, es el latido de una ciudad que quiere formar parte de la modernidad y que, sin saber cómo, avanza a trompicones hacia el futuro.
      Somos testigo de los primeros vestigios de la moderna técnica policial al estilo europeo. Métodos forenses incluidos, (C.S.I Matritensis). El desarrollo de la sanidad desde el “chicoparatodo” del barbero a la especialización médica reglada. El alcantarillado público quiere sanearse y regularizarse también. Algunos piensan en llevar el agua a las casas. (Incluso agua caliente, ¡válgame Dios!). Mientras tanto, en cárceles, arrabales de las afueras, buhardillas, hospicios y bodegas de mala muerte, la pestilencia sigue contagiando a sus moradores.
      Respecto a la trama de la novela, baste con leer la sobrecubierta, aquí no haremos desvelos inoportunos de lo que el lector disfrutará a través de sus páginas. Valga decir que hay correrías nocturnas, emboscadas, pesquisas policiales, descubrimientos escabrosos, maleantes enrabietados, y una sociedad hermética que parece que lo tiene todo muy bien atado para lograr sus fines más secretos. Se agradece que no lastre la novela ni romanticismos forzados ni giros deslumbrantes de la manga que restarían seriedad al resultado final. Quedamos deseosos de ver cómo evolucionan los personajes y su tablero de juego.
      El Madrid de 1859 se mueve de día y de noche, lejos quedan todavía los tiempos de la “movida madrileña”, pero este siglo XIX para el tándem “Romero & Irisarri asociados” trae movidas muy truculentas. Tengan el candil siempre cerca, es posible que lo necesiten.
NOTA: 7,5
GUSTARÁ: A aquellos buscadores de lo oscuro en sótanos y subsuelos abandonados que disfrutan de Madrid como su casa, y se interesan por la historia de su ciudad.
NO GUSTARÁ: A aquellos que prefieren el » Thriller bookseller de moda» y que rehúyen de tramas y personajes más cercanos a nuestras costumbres y maneras.

JOYLAND – STEPHEN KING (RANDOM HOUSE MONDADORI 2013

Minientrada Posted on

JOYLAND (RHM 2013)

 

RESUMEN:
       Devin Jones es un estudiante de 21 años que consigue trabajo en el verano de 1973 en Joyland, un pequeño parque de atracciones de estilo antiguo, anterior a la llegada de los modernos parques temáticos. Una de las leyendas que corre entre los empleados es que en la casa de los horrores habita el fantasma de una chica asesinada allí años atrás. Mientras cumple sus obligaciones diarias, Devin va atando los cabos sueltos que lo llevarán a descubrir la identidad del asesino.

 

CRÍTICA: (NOTA 6,5)
       Novela corta (300 páginas para Stephen King, es un simple aperitivo). El autor deambula por el escenario que más le gusta, los años de la adolescencia y la etapa universitaria. Los primeros amores y trabajos de verano. El gran punto a favor de este cuento es, como siempre, la maestría del autor para crear escenarios dotados de vida compleja para sus personajes perfectamente delineados. En este caso nos adentramos en el día a día de una feria, en una época en que los grandes complejos de los llamados «parques temáticos» fagocitan a estos pequeños reductos de otros tiempos, donde se encuentran personajes pasados de vueltas, anclados en los viejos oficios ya perdidos y tan analógicos como un botijo castellano.
       Stephen King tira de oficio para adentrarnos en la feria en la que todos hemos querido trastear cuando fuimos pequeños, y sobre todo responder a la eterna pregunta, ¿Qué te encontrarías si bajaras del cochecito en mitad de la oscuridad de la atracción del túnel del terror?

 

GUSTARÁ: A aquellos seguidores del maestro de Maine que siempre aporta personajes antológicos.
NO GUSTARÁ: A los que buscan una trama compleja, y medianamente realista.

 

JOYLAND.jpg

«ESTÁS SOLA» DE ALEXANDRA OLIVA – PLAZA Y JANÉS 2017

Posted on Actualizado enn

LA CONCURSANTE DEL FIN DEL MUNDO
   No podemos pedir a una novela primeriza que llegue a las altas cotas de complejidad narrativa, detallismo y vasta descripción, de obras mayores del género como “El canto del cisne” de Robert McCammon, “Apocalipsis” de Stephen King, “El mundo permanece” de George Stewart, “El día de los Trífidos” de John Wyndham, “El mundo sumergido” de J.G. Ballard, “Ensayo sobre la ceguera” de José Saramago, “Hijo de los hombres” de P.D. James, “Cántico por Leibowitz” de Walter Miller, “El martillo de Lucifer” de Larry Niven, o “La carretera” de Cormac McCarthy, entre otras muchas más. Todas las anteriores pertenecen al genero postapocalíptico “realista”, no entramos en el género Zombi, ya que no es comparable en la novela de Alexandra Oliva.
   “Estás sola”, se encuadra más en la arrolladora novela moderna juvenil, rauda, ágil y alejada de las obras anteriores, donde prima la acción y el romance por encima de otras cuestiones reflexivas, argumentales o descriptivas. Entre los adalides de esta nueva hornada podemos encontrar a “Los juegos del hambre” de Suzanne Collins, “El corredor del laberinto” de James Dashner, “Divergente” de Verónica Roth, “Crepúsculo” de Stephanie Meyer, “Soy el número cuatro” de James Frey y un largo etcétera.
   Siempre preferiré el primer grupo de novelas a este segundo, donde a la que te descuidas te cuelan un romance en mitad de la batalla para que dicha obra alcance a un espectro mayor de lectores y, sobre todo, de lectoras. Llegando tanto a los que buscan la historia distópica principal del argumento, como a aquellos que derriten sus adolescentes hormonas en los romances subyacentes. Los que somos de la generación de “Los Goonies”, de “Willow“ de “Los Cinco”, de “Los tres investigadores”, de “Los siete secretos”, etc, aborrecemos el romance por decreto y solamente queremos acción, aventura y búsqueda del tesoro, con personajes entrañables, complejos y sobre todo que no les falte un hervor. Serán tiempos nuevos a los que las actuales generaciones sí están acostumbradas y así aplauden a sus nuevos ídolos.
   Volviendo a “Estás sola”, hay que comentar que es una correcta primera novela que juega con capítulos alternos entre el narrador omnisciente y el narrador en primera persona, (a mi juicio ralentizando la inmersión en la trama), entrando a jugar con la crítica a los “reality shows” que editan todo lo que nos ofrecen para potenciar lo que quieren que veamos y ocultando lo que no. De esta manera orientan a la opinión pública hacia la finalidad de la productora, moviendo a sus “marionetas” al son de la rentabilidad. La realidad que nos presentan está alterada y parcheada, por lo tanto más que un “reality” es una obra de ficción que juega con la veracidad y con sus participantes, simplemente para explotar su producto económicamente, nada más. No hay más realidad que el papel de regalo en el que se prepara, lo demás es una simple alteración ramplona y miserable. Otro punto a favor es que incluso las reglas del concurso son de lo más azarosas, aleatorias y cambiantes.
   Aunque le falta tensión narrativa sobre todo en la parte del concurso, hay que destacar que es muy loable este primer acercamiento al género por parte de la debutante Alexandra Oliva. Peca eso sí, de un claro distanciamiento entre los personajes y el lector. Tampoco ayuda presentar a una protagonista que aunque le grites al oído que despierte a lo que está ocurriendo, parece que no se entera, (incluso habiendo en ocasiones claros errores en técnicas de supervivencia, prioridades fisiológicas, y decisiones que distan mucho de ser coherentes con las situaciones a las que se enfrenta). Por otro lado lo más destacable de las novelas sobre “El fin del mundo”, es el plano descriptivo. El ¿cómo demonios hemos llegado hasta aquí?, el ¿cómo hemos dejado el mundo?, y el ¿cómo vamos a salir de este apuro?, y por supuesto todo ello regado con impresionantes descripciones de un mundo en el que de repente, todo ha quedado en calma y la naturaleza se ha apropiado de aquello que le había sido arrebatado. Aquí Alexandra Oliva, pasa levemente por estas preguntas y sobre la descripción de este nuevo mundo. (Compárese con el pasaje del cruce del túnel Lincoln en la estupenda Apocalipsis de Stephen King).
   Lo mejor sin duda es la crítica televisiva y la competencia entre los concursantes, (aunque se podía haber ahondado más en sus conflictos e intereses). Se agradece que la parte romántica esté contenida y que no haya excesivas charletas adolescentes acerca de asuntos baladíes y completamente prescindibles. La protagonista luchará por el premio del concurso que sin saberlo es su propia supervivencia.
NOTA: 5,0
GUSTARÁ: A aquellos seguidores de la novela juvenil sin pretensiones ni complicaciones.
NO GUSTARÁ: A aquellos que quieren sentir más profundamente la caída de la sociedad.
LA CONCURSANTE DEL FIN DEL MUNDO
NOTA: 5,0