Últimas Actualizaciones del Evento

EL EXTRANJERO – ALBERT CAMUS, (ALIANZA EDITORIAL, S.A. 1999)

Posted on Actualizado enn

CRITICA: (NOTA 6,5)

Albert Camus hijo de la desesperanza y el hastío moral de la Europa de postguerra nos embarca en la historia de un ser, (y por extensión de todos los seres), que es completamente indiferente a los demás y a él mismo. De ahí que este antihéroe en mayúsculas no pueda empatizar con el lector en ningún momento, ya que su propósito existencialista es precisamente narrar en primera persona el destino fatal que nos escribe las líneas de la vida. Fatalidad en nosotros y en las personas que nos rodean, desgana, flojera y displicencia por doquier. El destino nos marca a fuego con su impronta deshilachada de melancólicos caminos plagados de indiferencia.
El espejo nos devuelve a meros autómatas designados por el director de escena, para que nos movamos como títeres o pollos sin cabeza en un espectáculo infinito de tristeza, calamidades y desvaríos. Vivir, morir, ¿qué más da?. Aunque sea sólo un poquito, todos llevamos un extranjero en nuestro interior, al que no queremos darle ni voz ni voto, pero que en ocasiones es capaz de auparse para mirarnos directamente a los ojos.

RESUMEN:

El extranjero, novela con cuya publicación saltó a la fama en 1942, tiene como referencia omnipresente a Meursault, su protagonista, a quien una serie de circunstancias conduce a cometer un crimen aparentemente inmotivado. El desenlace de su proceso judicial no tendrá más sentido que su vida, corroída por la cotidianidad y gobernada por fuerzas anónimas que, al despojar a los hombres de la condición de sujetos autónomos, los eximen también de responsabilidad y de culpa.

 

extranjero

EL CARTERO SIEMPRE LLAMA DOS VECES – JAMES M. CAIN – ED. EL PAÍS 2004

Minientrada Posted on

CRÍTICA: (NOTA 7,5)

Pura literatura negra, llevada al cine en varias ocasiones, de dónde es justamente recordada. La indolencia de los protagonistas entre ellos mismos y con los demás personajes es la característica en este género. Las relaciones se visten y se desnudan brincando tempestuosamente entre bourbon, cigarrillos, enormes coches descapotables y rincones abandonados a su suerte por la sociedad, que sigue su curso por los trámites normalizados. Rincones de necedad, prepotencia, aluminosis mental y designios viscerales que permiten a los antihéroes embriagados de sueños truncados y carreras fosilizadas, deambular con ínfulas de jardín de infancia, regodeándose de sus crápulas vidas y volcando su maltrecho sentido de la existencia en relaciones procelosas. El abismo les recorre longitudinalmente a todos ellos a cada paso que dan, y les mira con insondable apetito. Su canto de sirena les hará caer en un vórtice de perdición del que les costará mucho salir. La autodestrucción está servida, ¿o nunca te han dicho que con la comida de los demás no se juega?.
Ponga la imagen en su mente de un camino rural y polvoriento en un día de calor asfixiante, justo en el momento en que se es adelantado a toda velocidad por una camioneta que te envuelve en una nube de polvo y sequedad. Vas vestido con ropas demasiado ajustadas y gruesas para este día que arde entorno a tu insignificante figura. Los zapatos de cuero te aprietan, rozan y queman. Mientras, sacas un pañuelo del bolsillo, te enjuagas el sudor pegado en la frente y nuca, mezclado con polvo y polen de los ya yermos campos cercanos. Tu lengua lija tus labios y miras con recelo al cielo regio y subyugador. Así de opresivos se deben sentir los habitantes de la novela, que continuarán andando sin rumbo por este camino en el que nunca cae la noche ni hay refugio donde guarecerse.

RESUMEN:

Hoy sigue siendo una de las cumbres espeluznantes del género negro. El argumento convoca pasiones desbordantes, codicia compulsiva, mentira ilimitada y un destino infranqueable, el material con el que James M. Cain ha pervivido como uno de los referentes de una literatura que resiste como pocas el paso del tiempo. Frank Chambers, un trotamundos sin empleo, narra en primera persona la atracción que siente por Cora Papadakis, la esposa de un emigrante de origen griego propietario de una taberna en California, y cómo se vuelven amantes unidos por el ardor y la ambición. Pero no será tan fácil librarse del viejo marido. Y habrá que contar, además, con el inescrutable destino: ese cartero que siempre llama dos veces.

9788498677706_300x456

ESCUPIRÉ SOBRE VUESTRA TUMBA – BORIS VIAN – ED. EL PAÍS 2004

Minientrada Posted on Actualizado enn

CRÍTICA: (NOTA 5,0)
Publicada en 1946, la crítica la rechazó por violenta y atentado contra la moral. Fue prohibida dos años más tarde en varios países. Hoy en día por supuesto, expuestos a los cánones de violencia y execrable rutina multimedia ya casi nada nos descompone el rictus. Tenemos a un personaje protagonista vengativo contra el hombre blanco y su estilo de vida por la muerte violenta de su hermano. El problema es que la narrativa adolece de una lógica interna, tanto en el modo y organización de la venganza como en los deslavazados y recurrentes pasajes por los que se mueve. Las escenas más escabrosas son poco creíbles por la ingenuidad de las propias víctimas y la inoperancia del propio medio en el que se mueven. Interesante por el contexto racista postbélico estadounidense que nos enseña, pero flojo en sus planteamientos narrativos y composición de los personajes.
RESUMEN:
Violenta y pornográfica, la novela de Vian busca herir la sensibilidad del lector para dar mayor virulencia a su alegato antirracista. Una lectura loca y trepidante.  Escupiré sobre vuestra tumba es un maravilloso libro que trata también del racismo hacia el hombre negro “aprobado así por la justicia”. Lee Anderson es un afroamericano que llega a un pueblo donde los jóvenes están sedientos de alcohol y sexo. Trabajando cómo vendedor en una librería, Lee oculta un secreto: la única razón por la que está allí es para vengar la muerte de su hermano, que murió linchado y colgado por haberse enamorado de una mujer…

libro_1272710169

FAHRENHEIT 451 (RAY BRADBURY -PLAZA Y JANÉS, 1999)

Minientrada Posted on Actualizado enn

RESUMEN:
Fahrenheit 451: la temperatura a la que el papel se enciende y arde. Guy Montag es un bombero y el trabajo de un bombero es quemar libros, que están prohibidos porque son causa de discordia y sufrimiento. El Sabueso Mecánico del Departamento de Incendios, armado con una letal inyección hipodérmica, escoltado por helicópteros, está preparado para rastrear a los disidentes que aún conservan y leen libros. Como 1984, de George Orwell, como Un mundo feliz, de Aldous Huxley, Fahrenheit 451 describe una civilización occidental esclavizada por los medios, los tranquilizantes y el conformismo. La visión de Bradbury es asombrosamente profética: pantallas de televisión que ocupan paredes y exhiben folletines interactivos; avenidas donde los coches corren a 150 kilómetros por hora persiguiendo a peatones; una población que no escucha otra cosa que una insípida corriente de música y noticias transmitidas por unos diminutos auriculares insertados en las orejas.
CRÍTICA: (9,0)
La vida sin el recuerdo del pasado ni la tradición oral o escrita del conocimiento de los grandes maestros de la Historia, la Filosofía, la Ética o la Religión, nos condena al pensamiento único, a la esclavitud de los medios, y en definitiva, a la guerra por el adoctrinamiento único. Batallamos contra el ruido, la perturbación del poderoso, el grupo mediaset y su escaleta de pus y bilis, la senda marcada y rotulada por el ídolo de masas quinceañero, el futbolista multimillonario o la modela enclenque y plañidera. Te llaman loco por mirar las estrellas, oler la tierra mojada, acariciar a un perro, perder la noción del tiempo entre risas de sobremesa o traficar con sueños al abrigo de unas sábanas otoñales.
El dominio de una sociedad viene dado por el enclaustramiento de sus actividades cotidianas, de su ocio y de sus rituales. Compartimentos estancos para que todo se produzca en tiempo y forma, y que una sociedad aletargada y adormecida disfrute del sueño de los justos, con su dosis diaria de codeína “felicitante”. Llámale “Black Friday”, “San Valentín”, “Botox Day”, o “Happy Hour”, lo mismo da. Triste a lo triste, feliz a lo feliz. El calendario nos marca lo que a cada paso debemos vivir y sentir. Insensato el que se salte las normas, pues la mirada del opresor medio que nos rodea ya se ocupará de sacarnos del error en el que hemos caído. La mirada del “otro” nos afecta cada día más. Vivimos en los ojos, el juicio y la aceptación o reprobación de un tercero, que en la mayoría de ocasiones es imaginario como nos demuestra la mirada al abismo de las redes sociales.
Salvar un libro, es salvar un alma. Una pequeña semilla que nace en nuestras manos y se reproduce en nuestras mentes. Es nuestra obligación compartirla con las nuevas generaciones, o tristemente en breves fechas nadie de acordará de los errores del pasado, para cual día de la marmota, seguir tropezándonos con la misma piedra. No es simplemente la lucha de un hombre contra un sistema de valores establecidos, es la lucha de un hombre contra si mismo, ya que el sistema en mayor o menor medida se encuentra dentro de cada uno de nosotros, y es nuestra obligación detectarlo, hacerle frente y reflexionar sobre nuestras acciones y sus consecuencias en nosotros y en los que nos rodean.
La lucha tiene forma de trincheras de párrafos en cursiva y voces en la distancia que nos susurran a través de las páginas de los tiempos nuestro reflejo humano e imperfecto.
41cx8my2unl-_sy344_bo1204203200_
NOTA: 9,0