NÉO KÓSMO – FRANCISCO JAVIER RODENAS – AUTOPUBLICACIÓN, 2020

Posted on

libro-recomendado-fondo-blanco

neo-kosmo-de-francisco-javier-rodenas

TÍTULO: NÉO KÓSMO.

AUTOR: FRANCISCO JAVIER RODENAS – TWITTERFACEBOOKINSTAGRAM

EDITORIAL: AUTOPUBLICACIÓN, 2020

PÁGINAS: 473.

¿DÓNDE COMPRARLO?:  AQUÍ

 

 – SINOPSIS –

Néo Kósmo es un lugar idílico donde no tienen cabida la ira, el rencor o la codicia; donde no se miente, no se roba, no se mata; donde nada es de nadie ni nadie es de nadie; donde leyes y policía no existen.¿Qué harías tú si fueras uno de sus habitantes? ¿Qué harías si un día se produjera un asesinato? ¿Y luego otro, y otro más? ¿Qué harías si se decretase el toque de queda ante la imposibilidad de asumir los hechos? ¿Cómo actuarías cuando empezaras a cuestionarte todos esos principios que creías inamovibles? Esas y otras preguntas se hace Corfú, el joven científico encargado de la investigación, antes de desaparecer más allá de los territorios prohibidos.

– AUTOR –

unnamed

Francisco Javier Rodenas (Villena, 1971), es una persona que escribe porque lee y que lee porque escribe, sin que importe el orden de los factores Por ese motivo busca en la lectura y la escritura mundos perfectos (o imperfectos, tanto da) donde la ficción, aunque sea a veces, pueda superar a la ficción. Es autor de las novelas Atardeceres desde la ventana (Libros.com, 2016), El mar cuando nos habla (2018), El club Homero (Libros Indie, 2019) y Néo Kósmo (2020), además de muchos relatos y artículos de opinión en su columna del periódico Portada.info.

– GUSTARÁarrow-145786__340

A todos aquellos que disfrutan con la creación de mundos nuevos y con las cuestiones inherentes que les acompañan. Para los que entienden la ciencia ficción no solo como la exposición de unos planteamientos imposibles en el momento de su escritura, sino como la confrontación de los mismos con un futuro más o menos cercano. Será del interés de todos aquellos que han leído a los clásicos y saben encontrar pequeños matices en obras contemporáneas que aportan nuevos puntos de vista y reflexiones sobre el género humano. 

– NO GUSTARÁ arrow-145782__340.png 

A los lectores clásicos de ciencia ficción que se deleitan con la arquitectura barroca (y a veces compleja) de las premisas de las obras de los máximos exponentes del género donde priman, principalmente, la reglamentación teórica sobre el frenesí narrativo de acción y aventuras. Tampoco será del estilo de los lectores más anclados a postulados tangibles, contemporáneos y realistas.

– LA FRASE vintage-1751222__340.png

“Cuando acabó la cuarentena y, con ella, pasó el peligro, aquella caterva de advenedizos regresó a sus casas. Incluso el ejército de científicos fue obligado a salir de su madriguera para celebrar lo que las altas esferas de la orden acordaron en denominar la Fiesta del Renacimiento, una efeméride que, según amenazó Barone se repetiría de manera anual para conmemorar el nuevo amanecer que se acababa de producir. Hubo una celebración por todo lo alto, en la que se llevó a cabo una ceremonia. Hubo baile y mucho vino. Y, finalmente, hubo una cena en el interior del templo a la que no faltó nadie”.

– RESEÑAletter-576242__340.png

1_RCl1SqDTiuMgp1I-8eW1WQHoy traemos para reseñar: Néo Kósmo, novela de ciencia ficción anticipativa que nos muestra un mundo utópico/distópico (los extremos casi siempre se juntan) donde el avance sociocultural de la sociedad ha logrado frenar el crimen violento. Con la presente premisa de esta “nueva cosmología” que nos trae Francisco Javier Rodenas, el asiduo lector de género fantástico encontrará lugares comunes con otras totémicas obras inmortales y pilares fundamentales, así como retazos de obras más actuales donde prima más la acción sobre la densidad reflexiva. Podemos recorrer un amplio arco imaginativo entre el barroquismo y cientificismo de Isaac Asimov hasta el puro homenaje y el raudo artificio de Ernest Cline. Por medio, el impulso de un autor que trata de introducir al lector en, seguramente, uno de los más difíciles retos narrativos de la literatura: partir de cero en la creación de un contexto nuevo (un worldbuilding de raíz). La problemática de este ejercicio imaginativo radica en que hasta los cimientos deben ser forjados por el propio autor. No existe nada sin que el escritor lo amolde a sus inquietudes y a sus razonamientos éticos o lúdicos. Mientras que en géneros como el histórico, la novela negra, la costumbrista o el terror gótico, el lector se puede agarrar a una serie de concepciones y consensos comunes, tanto relacionados con hechos históricos, como en literatura comparada, sea esta coetánea o no; en la ciencia ficción, para que el lector no se despiste y las bases queden bien asentadas antes de entrar en materia, el autor debe guiar muy bien su pluma para que no existan errores de bulto ni malos entendidos. Si estos se cometen al principio de la exposición el lector entrará en conflicto entre lo que le indica el autor y lo que “cree entender” de la obra. Si las líneas maestras del relato no son inteligibles para el lector, este perderá interés o no captará la esencia del mensaje. Y es, precisamente, la ciencia ficción el género que es más proclive a los “falsos entendimientos”. La más profunda no contentará a los menos aficionados y la más “palomitera” no saciará a los experimentados lectores en la materia. Al igual que, salvando las distancias; 2001: una odisea espacial no está diseñada para el mismo público que Alien: el octavo pasajero.
metrc3b3polisFrancisco Javier Rodenas nos presenta un utópico mundo sin crimen que ya hemos transitado con anterioridad en múltiples obras de ficción, aunque en la mayoría de las mismas siempre ha existido una amenaza o reverso tenebroso (como en la presente). En la máquina del tiempo de H.G. Wells, el autor nos presenta a los Elois: hedonista y acomodada raza descendiente de la actual humanidad que ha logrado alcanzar un estatus en el que la contemplación es su única finalidad (luego aparecerán los Morlocks y entenderemos hacia dónde ha evolucionado la sociedad de clases del año 802.701). Disyuntiva de clases parecida nos plantea Fritz Lang en Metrópolis. En esta película muda de 1927 también nos encontramos con que las clases sociales se han polarizado con la subyugación de unos sobre los otros. La calma social, al igual que en Néo Kósmo es patente, pero siempre existe una latencia, una pulsión que hace que la utopía salte por los aires. Ahí tenemos a la cándida y engañada sociedad de La fuga de Logan (1967) de William F. Nolan y George Clayton Johnson o a la desmilitarizada y bobalicona policía del futuro en la película Demolition Man (1993). 
un_mundo_felizEn la presente novela podemos encontrar varios personajes con nombre de isla. Esto tendrá su razón narrativa, pero puede que (si así lo hubiera ideado el autor) sea también un homenaje a La isla (1962) de Aldous Huxley. Novela complementaria y contrapunto a su obra maestra: Un mundo feliz (1932). En ambas novelas se aborda una humanidad súper tecnificada y alejada de sentimientos, costumbres y ritos de los antepasados. El pensamiento individual cede ante el Gran Hermano (1984 – George Orwell, 1949). La pertenencia al grupo es el todo. La producción, los protocolos y formalismos atenazan al individuo que no se hace preguntas, sino que cumple con las expectativas a las que ha sido encomendado según su grupo genéticamente modificado para ello: Alfa, Beta, Gamma, Deltas y Épsilon.
La novela de Francisco Javier Rodenas cumple a rajatabla las partes de la novela clásica (presentación, nudo y desenlace). Nos introduce a lo largo de su primera parte en la explicación y arquitectura de la sociedad que ha creado para dar su visión de este Nuevo Mundo. Si en 1984 eran los ministerios del Amor, de la Paz, de la Abundancia y de la Verdad, en la presente novela son otros organismos e instituciones parecidas las que rigen el destino de los ciudadanos de esta, aparentemente, idílica sociedad.
Clonación-eligelavida-e1479816194897-276x300El autor también apunta a un tema clásico y muy de actualidad en el presente: El sexo como puro ocio despojado por completo de su función reproductora. Aldous Huxley bordó su planteamiento. Hoy en día estamos a las puertas de lo que ya hemos leído en todas estas obras clásicas: las técnicas de reproducción asistida, los métodos de clonación y modificación genética, los aportes conceptuales de Margaret Atwood en El cuento de la criada o los de P.D. James en Hijo de los hombres acerca de la infertilidad y, por consiguiente, sobre el fin de la humanidad. Es precisamente, en el momento en el que el sexo se desliga de la fertilidad, cuando ciertos convencionalismos sociales saltan por los aires. Ahora, incluso en nuestro presente, esto está cambiando también a pasos agigantados y Francisco Javier Rodenas no  ha perdido la oportunidad de dejarlo patente en la presente obra. Desde este asunto, hasta otras reflexiones sociopolíticas y culturales, el autor va confrontando a sus personajes. Ellos correrán las aventuras que el lector tendrá que descubrir, pero, mientras tanto, irán conformando el imaginario colectivo de su propio mundo, y con él, la arquitectura que el lector se va haciendo del presente cosmos que se le presenta.
Néo Kósmo es una novela que se ensancha y amplifica según pasan las páginas; desde la subida del telón inicial donde se introducen los cimientos de la imaginería del autor, a la historia del ¿cómo hemos llegado hasta aquí?, al último tercio del libro donde se cierran cuestiones y se abren algunas nuevas (en temas de ciencia ficción nunca se cierra el círculo por completo). Y, sobrevolando sobre todo lo anterior, la eterna pregunta de si el individuo que vive en la ignorancia es potencialmente más feliz que aquel que es conocedor de todas las circunstancias que le atañen y por tanto puede llegar a alcanzar el estatus de sujeto sufridor. Las dudas alcanzan a los protagonistas que se hacen así mismos una batería de preguntas que comparten con el lector. Tampoco olvidemos un “homenaje” al Juego de Ender (1985) de Orson Scott Card en el nombre de uno de los personajes.
Néo Kósmo juega con el thriller narrativo en ocasiones pero siempre con la cadencia de quien suelta migas de pan para que, quienes le sigan en lontananza, no pierdan la senda de las reflexiones, la filosofía vital y los distintos porqués convergentes del futuro de la humanidad. Francisco Javier Rodenas aborda un tema universal con pinceladas de inquietudes personales e intransferibles y aporta su pequeño granito de arena en la inmortal pregunta de qué futuro nos espera como sociedad y qué estamos dispuestos a hacer para defenderla. De nuestras obras, errores y aciertos dependerá que todo lo que han hecho nuestros antepasados merezca la pena o que caigamos en el olvido de un yermo mundo desolado por la barbarie, la incomprensión, la vanidad y el egoísmo.

cosmos-eye

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s